lunes, 24 de noviembre de 2008

EL PASTOREO: CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA

Una de las actividades más arraigadas y tradicionales en La Serranía es el pastoreo ovino.


Antes de comenzar, quiero dejar claro que los nombres que aparecen son pura fantasía, no se corresponden con ningún personaje real.





A principios del s.XX más de la mitad de la población tenía ovejas en mayor o menor cuantía y multitud de familias vivían exclusivamente de esta actividad. La guerra frenó esta actividad en seco pero durante la posguerra se recuperó considerablemente, no tanto en número de pastores como en cabezas.


Sin embargo, en la última década los ganaderos (o mejor llamar pastores) han ido disminuyendo aceleradamente,bien por jubilaciones y falta de interés de sus descendientes por el oficio, bien por el abandono de la profesión debido a la dureza del trabajo y a las dificultades económicas que atraviesa el sector, que ha hecho que en ocasiones el rebaño caiga en manos de inmigrantes.


La vida de un pastor en La Serranía.



Uno de estos pastores, Fernando, con 50 años y soltero y propietario de 1.300 ovejas nos cuenta que su trabajo le ocupa desde el amanecer hasta la noche. Cada día del año que el tiempo lo permite, Fernando sale con sus ovejas a pastorear dado que los piensos son muy caros y los pastos en Alcublas suelen ser en ocasiones abundantes y proporcionan una alimentación más sana. En verano, cuando escasean los pastos cercanos se alejan más del pueblo y se ven obligados a pernoctar con las ovejas para que no se metan en los sembrados, etc.



La evolución de la profesión en los últimos 25 años:



- El uso de vehículos para el pastoreo, lo que permite al trabajador regresar a sus casa para las comidas y para dormir.



- La disponibilidad de piensos industrales aunque caros.



- Mejores instalaciones para el mantenimiento de los animales, lo que evita, entre otras cosas, la necesidad de la trashumancia en invierno.



El hecho económico.



Considerando la cantidad de trabajo y el costo de los piensos, la situación económica es precaria. Los ingresos provienen casi exclusivamente de la venta de corderos. El cordero de tres meses de vida se vende actualmente por 60 euros.



La lana se paga tan baja (15 céntimos de euro por oveja aprox.) que no compensa ni el costo de esquilarlas. Lo mismo se puede decir del ciemo que en otros tiempos se pagaba bien para ser usado como abono.







Los perros pastores.


El trabajo de estos pastores no sería posible sin la ayuda impagable de los perros. Ellos llevan el trabajo duro de dirigir por los caminos y mantener el ganado unido durante el día y cuidarlo por la noche. En su celo de mantener el orden además de ladrar llegan a morder a las ovejas por lo que los pastores tienen que arrancarles los colmillos para que no causen heridas al ganado.


Pero la labor de los perros no se limita al cuidado de las ovejas. Son también un amigo fiel y compañero de por vida capaces de dar la vida por sus amos. Fernando nos cuenta con emoción una anécdota de uno de sus perros. Hace 2 años aproximadamente otro pastor del pueblo, Angel, vendió sus ovejas a un ganadero de Ademuz y con ellas entregó uno de sus perros de nombre Sultán. La otra perra, Canela, se quedó con Fernando en Alcublas.


Sultán fue trasladado en camión junto a las ovejas a Ademuz. Pero la perra no se adaptó a su nueva tierra, a pesar de que las ovejas y el trabajo continuaban siendo los mismos, y regresó a Alcublas caminado durante 4 días (y sin GPS!!) para reunirse con su dueño.






Conclusión.


Dadas las circunstancias, Fernando cree que este tradicional oficio se estima que desaparecerá antes del final de esta década y con ella una profesión y una forma de vida. Y las consecuencias serán posiblemente éstas:


- Los pastores cambiarán de oficio, y posiblemente tengan que emigrar a Valencia donde la soledad es más negra que una noche de luna nueva, donde sólo se ven las estrellas por la tele, y donde nadie te ofrecerá compartir un plato de comida...


- Su pueblo perderá otro vecino, otra fuente de ingresos, otra forma de vida, otra razón de ser, otra esperanza de seguir siendo pueblo...


- Comeremos animales clónicos alimentados intensivamente en granjas industriales...


- Y los perros pastores, también se quedarán sin oficio, y como Sultán, tendrán que buscar a sus dueños en ciudades que serán manicomios para él. Lástima que en las ciudades ni el recuerdo, ni el olor de sus dueños sobre el asfalto les conducirá hasta ellos...




18 comentarios:

rafa dijo...

Buen comentario, aunque creo que esto da para mucho más, quizás seria interesante hacer un estudio, riguroso y sincero, de las causas que han abocado a la práctica desaparición de la ganadería en nuestro pueblo, si no se conocen bien los motivos, difícilmente se pueden poner los remedios.
Recuerdo con nostalgia, cuando todos los atardeceres el pueblo se llenaba de cabras, que volvían de pasturar, cada una a su casa y sin perderse, para así tener suministro de leche en los hogares.
Tiempo atrás lance la idea de que seria interesante, poner en escrito la historia, costumbres, leyes de "La Salva", especie de tribunal que había en el pueblo para dilucidar las divergencias entre agricultores y pastores. No sabe no contesta.
J. R. Casaña

Paisajes de Alpuente dijo...

Hace unas semanas tuve la suerte de conocer un pastor de La Serranía. No lo puedo asegurar, pero muy probablemente estemos hablando de la misma persona.

Mirada y conversación honesta, con muchas ganas de hablar, para compensar sus largas horas de soledad supongo. Ideas claras,expresiones sin tapujos, al pan pan y al vino vino. Conocedor como nadie del monte.

Nos habló de sus cabras, nos predijo que no llovería (no recuerdo por qué razón). Y no llovió, a pesar que las predicciones meteorológicas decía lo contrario.

Nos habló de una forma clara de su forma de ver los animales, su ganado, sus perros, los perros salvajes,... Un poco distinta a la visión de los defensores urbanitas. Mucho más sincera en mi opinión.

Y nos dijo que se lo dejaba. Y que era el último. Nadie tomará el relevo.

Una pena, porque se pierde no solo un pastor, sino todo su legado cultural. Pero...

Siempre nos lamentamos cuando es tarde. ¿No pensaremos que una persona debe continuar con una labor que no le permite vivir, cuando los demás hemos hecho tan poco por hacerla posible?

Es lo que hay, y no sé muy bien hacia dónde vamos y hasta dónde llegaremos.

PEÑA RAMIRO dijo...

Ya sé que este tema da para mucho más, Rafa.
Pero debes comprender que con mis medios técnicos, humanos, materiales y de tiempo...no llego a más.
Sería bonito recoger el testigo y hacer de ésta una historia rigurosa y mucho más ámplia. Y temas que tu dices como "La Salva" no me suenan de nada. Para que veas hasta dónde llega mi desconocimiento sobre este tema.

Saludos, y gracias,
PEÑA RAMIRO.

PEÑA RAMIRO penyaramiro@hotmail.es dijo...

...posiblemente fuera la misma persona, Paisajes.

rafa dijo...

Hola Peñaramiro
Como puedes comprender no hacia ninguna alusión personal, al contrario es estupendo que hayas sacado el tema.
Creo que solo quedan tres pastores en Alcublas y alguno mas por Sacañet.
También pasa que nuestro pueblo no se caracteriza por crear puestos de trabajo y dar jornales. Tengo entendido que a principios del siglo XX, habían en el pueblo 30.000 cabezas de caprino y ovino, s no de que tenemos en el termino tantos corrales.
J.R. Casaña.

PEÑA RAMIRO penyaramiro@hotmail.es dijo...

Ya me imagino que no hacías ninguna alusión personal, faltaría más, hombre!

Lo que no nos has explicado es lo de "La Salva"...

montesa enduro dijo...

El problema en si, del oficio de pastor, es el economico,son muchas horas en el puesto de trabajo y sin fiestas. si no hay relevos,como es posible que un cordero le paguen, al pastor 60e y en la carniceria este el kilo a ........vamos ir y comprobarlo.hay esta el kit de la cuestion,que chaval joven puede atraerle este oficio.al pastor se le deberia pagar un plus por la constancia,que aunque haga frio o calor tiene que sacar las borregas a pasturar y si enferma no encuentra ya a nadie para suplirle .cuando deja un pastor el ganao,desaparecen tres ganaos,el del abuelo,el padre y el hijo,me entendeis ¿no?

Anónimo dijo...

De lo poco que todavía nos queda en ALCUBLAS son muchos corrales de ganado, la mayoría de ellos en estado ruinoso,pero existen padres y abuelos que tuvieron ganados y cualquiera de ellos supongo podría informarte detalladamente de lo que era la salva,yo no me atrevo porque lo he oído muchas veces,pero metería la pata y no sabría contarlo bien.

Anónimo dijo...

Hola a todos!
Enhorabuena por el blog.
Respecto al tema de los pastores la prueba la tenemos en uno de los últimos pastores de Alcublas, Antonio, que no tiene quien le compre el ganado.
En mi casa siempre hemos tenido ganado y además vendíamos pienso. Así que he conocido y hablado con muchos pastores... Estoy de acuerdo en las causas que apunta montesa enduro. Una pena.

Saludos,
Míriam

rafa dijo...

Como te dije el comentario da.
Me ha gustado todos los comentarios, y animo al que ha oído explicaciones de primera mano de "La Salva", sea tan amable y se atreva a contarnoslas.
Lo que si que tengo entendido es que ICONA, fue la primera que prohibió el pastoreo caprino en el monte, debido, según ellos a que las cabras se comían los pimpollos, eran otros tiempos y no se podía quejarse.
Empezaron a bajar los ganaos y los pastores a cambiar de trabajo. Entonces que falta hacían los corrales, si no había ganao, pues saquemos unas perras de las tejas, (50.000 de las antiguas pesetas), ya sabemos que si una casa le quitas el sombrero, si que es crónica de una muerta anunciada.
Después ya teníamos coches y las distancias ya no eran tan largas.
Recuerdo que hay en el pueblo un pastor que bajaban todos los días a por el desde Sacañet. Vinieron las subvenciones para salvar a las cabras y ovejas autoctonas. Pero ya era tarde.
Según tengo entendido "la Salva" era una reunión, digo era porque no se si exíste, formada labradores y ganaderos en la que se tasaba el daño que había infligido el ganadero a un labrador en un campo, se comprobaba quien había sido el causante y reparaba los males causados, despidiéndose después de haberse un vino y darse la mano.
Como un Tribunal de las Aguas" , sin papeles, solo interesados. Supongo que hay mas, pero hasta ahí me llega.

PEÑA RAMIRO penyaramiro@hotmail.es dijo...

Rafa, me sabe mal darte faena...pero creo que a lo de la Salva le debes sacar más punta.
No te doy criterios de nada, porque sé que vas "sobrao".

Espero noticias...

rafa dijo...

Lo siento Peña Ramiro, pero mi información, sobre "La Salva" es mas bien escasa y no creas que no lo he intentado, pero no es nada fácil.
Tengo referencias de un familiar, ya fallecido hace años, el tío Pepe Blanco, sobre el y alguien mas del pueblo escribió Mari Angeles Arazo, en un libro sobre La Serranía en la entrevista que le hacia, daba algunas pinceladas sobre "La Salva" y sobre temas del pastoreo.
Si te interesa te lo escaneo y te lo mando, pero creo que esto sería mejor que las personas que lo han vivido, los hiciesen saber y así poner en papel, para que no se pierda,
Siento mucho no haberte sido de utilidad.
Rafa.

paisajes de Alpuente dijo...

Es triste que desaparezcan. Que desaparezcan y desaparezcan todos sus conocimientos. En un mundo en el que casi todo se documenta, se registra, se archiva, este legado personal o transmitido si acaso vía oral, no. Se documentan batallas y conquistas, se dedican nombres de calles y libros, pero la labor de unas personas anónimas que han dedicado su vida a mantener el ganado ni tan siquiera parece merecer el más mínimo reconocimiento. Es injusto y una pena por lo que supone de pérdida de conocimientos.

¿Qué hacer?
Lo ideal claro, es que no desaparecieran, y tuvieran unas condiciones de vida que no les animaran a abandonar. ¿Está en nuestra mano cambiar esta situación? Casi seguro que no, y no es signo de responsabilidad creo, embarcarse en aventuras que nos superan. No se puede luchar contra los elementos cuando estos nos superan

Pero al menos, si se puede contribuir a que este legado (y no me refiero solo a La Salva) no se pierda para siempre. Eso si es, con cierto esfuerzo, factible.

Para quien quiera colaborar, tal vez se trate más bien de colaborar, unos cuantos un poco, para que no se pierda y de paso suponga un mínimo reconocimiento a esta gente. Yo me ofrezco, desde la distancia, con tiempo y sin prisas. Pero claro, pensando en que cuando esta generación desaparezca habrá desaparecido su legado para siempre si nadie se anima a poner remedio.

Cuestión de animarse, organización y distribuirse la faena.

PEÑA RAMIRO dijo...

Rafa.Paisajes nos ha lanzado un guante...

Ah! El libro que dices lo conseguí el año pasado. También conseguí otro llamado "Gentes del Rincón", y este no lo encuentro...

rafa dijo...

Pues empecemos Peña Ramiro. Aviso para navegantes, ruego a todos los que nos puedan pasar cualquier información sobre el pastoreo en Alcublas, nos lo hagan saber. Creo que soy conocido en el pueblo y no tengo ningún inconveniente, en visitar a todas las personas que deseen transmitir sus conocimientos sobre el pastoreo en nuestro pueblo.
Cualquier información es valida.
Saber cuando se reunía "La Salva", porque se reunía, quien administraba la justicia en esa reunión, si existe documentación.
Aunque solo subo los fines de semana es fácil encontrarme.

Paisajes de Alpuente dijo...

Bueno, parece que hay voluntad, aunque de momento solo estamos ante los primeros pasos.

Primero una sugerencia / Opinión: Tal vez, y más si hablamos de pastoreo, sea más interesante, abarcar un poco más de unos límites municipales. Tal vez ¿la comarca?
No se trataría de emprender un exhaustivo inventario, tarea más problemática que otra cosa. Más bien recoger, p.e. en una publicación testimonios de aquí y allá, que al menos represente un oficio, y además dé para un material más interesante.

Esto sin pausa pero sin prisas. No es para mañana ni para dentro de un mes.

Yo, que no vivo en La Serranía, puedo aportar ciertos contactos, divulgación, y tareas de maquetación, algún plano, dibujo, etc.

En mi opinión, si nos animamos:

1. Montar un núcleo de coordinación (3,4, 5 personas)

2. Concretar un poco y divulgarlo para conseguir colaboradores.

Todo esto con tiempo, y sin pretender (al menos por mi parte) esfuerzos y dedicación excesivamente voluntarista. Con colaboradores (de aquí y allá), es factible y además más bonito.

montesa enduro dijo...

Yo mismo,tengo un tio,que en su niñez fue pastor de cabras,le preguntare y haber si le convenzo para que le hagas una entrevista,¿vale Rafa?un saludo,paisano

PEÑA RAMIRO dijo...

Ok Rafa
Si teparece lo podemos vehicularizar a través delcorreoelectrónico
penyaramiro@hotmail.es
y publicar cuando tenamosbastante información...
Ok?