jueves, 18 de diciembre de 2008

CHELVA Y SU CUENTANTON


Festival de narrativa oral Cuentantón.
Cuentantón es un festival de narrativa oral que se celebra todos los años en Chelva, coincidiendo con la festividad de San Antón.
¡¡¡Atención!!! Los días 18, 19 y 20 de enero y para celebrar el día de San Antón, podremos disfrutar de uno de los festivales de cuentacuentos más populares de las tierras valencianas. Este festival que nació con el entrañable nombre de "Al calor de las palabras" ha ido creciendo y se ha convirtiendo en un referente de la narración oral. Recorrer la ciudad acompañando a los contadores, participar de la franca invitación de los vecinos en sus hogueras y compartir con sus gentes cuentos y tragos es una experiencia que os recomendamos.
Aun falta un mes, pero las fiestas de San Antón en Chelva, son de lo más completo...
Que no se os olvide...!!

1 comentario:

PEÑA RAMIRO penyaramiro@hotmail.es dijo...

Os adjunto un cuento de la edición del 2008:

EL JUEGO DEL ESCONDITE




Cuando el aburrimiento había bostezado por tercera vez. La locura, como siempre tan loca, les propuso:




-"¿Jugamos al escondite?".




La intriga levantó la ceja intrigada y la curiosidad sin poder contenerse preguntó:




-"¿Al escondite? ¿Y eso cómo es?".




-"Es un juego –respondió la locura- en el que yo cuento de uno hasta un millón mientras ustedes se esconden”.




El entusiasmo bailó entusiasmado secundado por la euforia. La alegría dio tantos saltos que terminó por convencer a la apatía e incluso a la duda. Sin embargo no todos los sentimientos quisieron participar. La verdad prefirió no esconderse, ¿para qué? Si al final siempre la hallaban. Y la soberbia opinó que aquello era un juego muy tonto (lo que le molestaba era que no había sido idea suya) y la cobardía… prefirió… no atreverse.




- "Un, dos, tres...", -comenzó a contar la locura.




La primera en esconderse fue la pereza tan sólo a unos pasos detrás de una piedra. La fe subió al cielo como las chispas de esa hoguera, el entusiasmo trepó a la copa del árbol más alto a cuya sombra se escondió la envidia. La belleza se escondió en un lago cristalino. Y la timidez en la hendidura de un árbol. La libertad, en una ráfaga de viento. Y la voluptuosidad en el vuelo de las mariposas.




La pasión y el deseo en el centro de los volcanes. Y hasta el olvidoooooo… hasta el olvidoo… se me olvidó dónde se escondió el olvido. El último en esconderse era el aún el amor, que no encontraba un sitio cómodo entre las flores.




- "Un millón", contó la locura. Y comenzó a buscar.




La primera en aparecer fue la pereza, tan sólo a tres pasos detrás de una piedra. Después escucho a la fe discutiendo con Dios sobre Biología en el cielo. En un descuido se encontró con el triunfo. Y claro, pudo deducir dónde se encontraba la envidia.




De tanto caminar, sintió sed y al acercarse al lago descubrió a la belleza, a la pasión y al deseo los sintió en el vibrar de las hogueras. Y con la duda resultó muy fácil cuando la encontró sentada encima de una valla sin decidir aún de qué lado esconderse. Y el olvido, salió por sí solo porque se había escondido en un avispero. Así fue apareciendo a todos:




Al talento, entre las hierbas frescas; la angustia, en una oscura cueva; al olvido me parece que apareció porque se le había olvidado que estaba jugando al juego del escondite, no me acuerdo muy bien. En fin, tan sólo el amor no apareció por ninguna parte. La locura miró detrás de cada árbol, debajo de cada arroyo, en la cima de las más altas montañas, y cuando estaba a punto de darse por vencida, divisó un rosal.... y pensó:




- Ji,ji,ji,ji,ji. El amor siempre es tan cursi. Seguro que se ha escondido entre las rosas.




Y tomando una vara comenzó a golpear las ramas del rosal. Mas de pronto, un doloroso grito se escuchó.




- Huyy!!




Las espinas del rosal se habían clavado en los ojos del amor. La locura lloró, rogó, imploró, pidió perdón, hasta ofreció ser su lazarillo.




Damas y caballeros, desde entonces, desde aquel remoto día que por primera vez en la tierra se jugó al juego del escondite, el amor es ciego y siempre va todas partes de la mano de la locura.”