jueves, 11 de diciembre de 2008

UN DÍA EN LA ÓPERA

EL ESPECTÁCULO VA DE MENOS A MÁS.
Suculentos 'Hänsel y Gretel' en Covent Garden.
Son muchos los motivos por los que merece la pena este 'Hänsel y Gretel'
Musicalmente, el montaje raya la perfección. Especialmente en el final del segundo acto .
EDUARDO SUÁREZ
LONDRES.- Si quiere que sus renacuajos se enamoren para siempre de la ópera, lléveles estas navidades a ver 'Hänsel y Gretel'. Ni siquiera le hace falta volar a Londres. El fabuloso montaje que el martes estrenó la Royal Opera House se transmitirá en directo el próximo martes 16 a partir de las 19.30 a diversas salas cinematográficas de Madrid, Bilbao, Barcelona, Málaga, Tenerife y Oviedo.
Son muchos los motivos por los que merece la pena este 'Hänsel y Gretel', dirigido por Moshe Leiser y Patrice Caurier. La obra es un festín de 'atrezo', voces y colorido que exprime el jugo agridulce de la música de Humperlinck y del libreto de su hermana Adelheid. Para quien no lo sepa hay que advertir que la ópera lima las resonancias macabras del cuento de los hermanos Grimm. La bruja, por ejemplo, no se quema viva en el horno sino que sale de él convertida en suculento pastel y los niños no son abandonados en el bosque sino enviados por su madre a buscar bayas.
Son pinceladas que hacen la historia más digerible para el público infantil y que hacen de 'Hänsel y Gretel' el clásico navideño por excelencia. Su 'première' mundial, por ejemplo, se hizo la víspera de la Nochebuena de 1893 bajo la batuta infalible de Richard Strauss. La 'première' en el Reino Unido, el 26 de diciembre de 1894.
El montaje de Leiser y Caurier va de menos a más. Se inicia en el dormitorio de los niños, ideado como una especie de módulo prefabricado decorado en tonos pasteles. Un decorado anodino en el que afortunadamente apenas repara el espectador, encandilado por la química y el buen hacer de la mezzo Angelika Kirchschlager (Hänsel) y la soprano Diana Damrau (Gretel), inmensas durante toda la obra.
El montaje no está ambientado en la época de los hermanos Grimm sino en el territorio aproximativo de la Alemania de entreguerras. Hay momentos en los que parpadea la ironía. Como cuando el padre entra en casa con una bolsa de Spar. O cuando la madre hace ademán de desnudar a su esposo rumbo a los preliminares del sexo. Guiños inofensivos al público adulto que anoche llenaba en su mayoría la platea.

El montaje raya la perfección.
La orquesta brilló bajo la dirección del veterano Colin Davis, que en Convent Garden siempre juega en casa. Lo hicieron también la voz robusta del Thomas Allen, que interpretaba al padre de los protagonistas, y los niños del coro final, miembros del Tiffin Boys' Choir.
El divismo benévolo lo puso la legendaria soprano alemana Anja Silja, firme, rotunda y estridente en la piel de la bruja caníbal. Silja provocó los murmullos del respetable al salir a escena sin abrocharse la chaqueta y con el escote al aire y enfundada, como corresponde a una bruja, en un vestuario estrafalario: falda floreada, chaqueta celeste, medias moradas y zapatos de color fucsia.
Excesos comprensibles en el marco de un cuento de hadas y que incluyen el atuendo del Hada del Rocío, vestida de gala y aderezada sin embargo con un plumero, unos guantes de limpieza y un bote de Don Limpio.
Musicalmente, el montaje raya la perfección. Especialmente en el final del segundo acto, con la plegaria susurrada de los protagonistas, cuya magia se adueña de la platea. También en el explosivo final del último acto, enclavado por cierto en una cocina pantagruélica y con un toque 'gore'. El que le aporta un puñado de cadáveres de niños colgados como telón de fondo en ganchos de carnicero.
Una licencia incruenta que enseguida se hace olvidar por la irrupción en escena de la bruja, que sale del horno convertida en pastel, propiciando el final feliz que exige el cuento navideño. Lo dicho. Lleve a sus niños. No se arrepentirá.


Una pena que desde Valencia no podamos verlo... Aunque si alguien se anima a pasar un fín de semana en Londres...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

No se si sería muy complicado poner las direcciones de otras páginas por orden alfabético, no siempre estan en el mismo sitio y es un lio.
Gracias

Anónimo dijo...

Mirate el de Las Alcublas, lo tienen todo muy ordenado.

PEÑA RAMIRO penyaramiro@hotmail.es dijo...

Es cierto que el orden por el que aparecen las direcciones cambia en ocasiones. Ello es debido a que cuando una página es actualizada, pasa a ocupar el primer puesto en la lista.
Lo que a veces puede parecer un lío viene bien para saber cuando está un blog actualizado.
Gracias por el comentario.