sábado, 13 de diciembre de 2008

UN PASEO POR LA MEMORIA...

IMAGENES DE MI NIÑEZ Una de las cosas que más me gustaba de pequeño cuando llegaba a Alcublas, era acompañar a mi madre, mi abuela, o alguna vecina a la tienda. La más próxima a mi casa era la de la "Tía Margarita". Traspasar la puerta me llevaba de repente a un lugar "mágico", lleno de cosas interesantes que despertaban mis sentidos. Casi en el umbral, se encontraban las sardinas de bota, dispuestas en aquel recipiente circular, orondas, ordenadas, brillantes, llamativas. Su olor todavía lo recuerdo, a mar y a sal, pero sobre todo a pueblo y a almuerzos entrañables con mi abuelo. En el mismo papel de estraza en el que se envolvían, las chafaba con la puerta, las desescamaba y las desmenuzada con mucha paciencia. Después, añadía un tomate del terreno a pequeños trozos y echaba un buen chorro de aceite del pueblo. Con el pan recien sacado del horno, se convertían en un bocado exquisito que todavía recuerdo.

Aquellos eran otros tiempos, en los que no habían tantas cosas, en los que a los niños no se les preguntaba qué quieres de merendar o de qué te pongo el bocadillo. El tiempo transcurría lentamente y disfrutar de aquellas sardinas se convertía en toda una fiesta.

A mi abuelo y a mí nos gustaban tanto las sardinas que cuando íbamos al monte, nos las llevábamos en el saco de la merienda... y las acompañábamos con uva. ¡Ah! y para beber agua del aljipe...

Probad este almuerzo... Ya me contareis.



8 comentarios:

Amparo dijo...

Peña, este comentario me pone el pelo de punta, lo recuerdo todo tal y como lo describes.
Hoy ceno sardinas salas con tomate.
Sinceramente, eres muy bueno, siempre en tu lugar y línea.
Gracias sigue así.

Anónimo dijo...

Coincido plenamente con Amparo.
El comentario me ha traído imágenes, colores, sensaciones, olores...de mi infancia.
No sólo brilla el artículo por sus recuerdos, sino incluso más por la calidad y sensibilidad que desprende.
Gracias por estos pequeños detalles, Penya.

cocinero antes que fraile dijo...

la uva tenia que ser moscatel del terreno,en la vendemas ,la garrofa y la almendra y taco de pernil y panceta turra,que "ORGASMO AL PALADAR EH... TORDOS"

PEÑA RAMIRO penyaramiro@hotmail.es dijo...

En tiempos como los que ahora corren de la nueva cocina, platos de diseño, llamar propuestas a los platos de la carta, cocina de autor... afortunadamente nos quedan esos manjares que nos apunta Cocinero antes que Fraile.

salinas dijo...

Esta receta me ha recordado tiempos lejanos, que nos hacían disfrutar de lo poco que teníamos.
Aún seguimos en casa comiendo las sardinas de bota, cuando mi madre hace patatas turrás, ajoaceite, pernilico, mojama etc.. sólo de pensarlo se me hace la boca agua.
Por cierto esta era la comida que se comía en mi casa, cuando yo era pequeña,el día que llovía y los hombres no podían ir al monte.

cambio climático dijo...

Como a os otros comentaristas, me ha traído entrañables recuerdos de niñez. Lo he leído con cariño, está escrito con delicadeza, ternura y amor por los recuerdos familiares.
Sigue así Penya, y espero que nos sigas avivando este tipo de recuerdos.

Anónimo dijo...

La pena es que hasta hace cuatro días, lo que cuenta PEÑA RAMIRO era lo que acontecía en Alcublas. Llega el desarrollismo, que en la mayoría de las ocasiones no implica desarrollo. Una pena.
¿Creéis que estamos mejor ahora que cuando las sardinas salás?
Yo lo dudo, lo dudo...como dirían Los panchos.

El duende dijo...

Hola Penya efectivamente tengo la boca hecha agua, cuando también por las tardes nos daban para merendar pan aceite y sal (a veces un poquico de pimenton colorao y tenías mas suerte el aceite era de la orza)
Dejamos de merendar esas cosas entre los 60 y 70, yo la verdad no volvería a la sutuación laboral, económica, sanitaria, etc que tenía en esos años. A mi como me gusta "lo mas", quiero lo bueno de en antes y lo bueno de ahora.