viernes, 2 de enero de 2009

MANZANAS DE ADEMUZ

Una vez comidas las uvas, debemos pensar en la manzana como la mejor fruta para el año que ahora empieza. Y si hablamos de manzanas... hablamos de ADEMUZ.
En el Rincón de Ademuz, comarca valenciana productora de manzanas de calidad por excelencia, se siguen cultivando variedades tradicionales y autóctonas además de las del grupo Delicious, Reineta, etc. Por fortuna, estas últimas no desplazaron a las primeras por completo, y todavía podemos disfrutar del aroma, color, textura y sabor de sus frutos. Todas estas variedades las describimos a continuación:
COMADRE.-
Recibe las sinonimias dudosas de: Comadre, Comadre Capuchina, Comadre del Terreno; y erróneas de Cirio Amarillo y Esperiega de Ademuz. Tiene los frutos de tamaño grande a medio y con forma más alta que ancha, cilíndrica, ovoide o tronco-cónica, aunque esta última forma no es tan frecuente. Anchura máxima por debajo de ésta. Contorno irregular, tangente inclinada en su base. Posee la cavidad del pedúnculo profunda. Fondo limpio de color verdoso o suave chapa ruginosa. Bordes irregulares y algunas veces marcadamente rebajados de un lado quedando la tangente inclinada. Pedúnculo corto, medianamente grueso o fino.La cavidad del ojo es más bien estrecha, de variada profundidad. Borde de leve o muy marcado ondulado, a veces más levandado de un lado que otro. De ojo medio, cerrado o semi-cerrado. Sépalos largos y un poco fines, separados en su base, pocas veces juntos; puntas vueltas hacia fuera; verdosos y tomentosos.Epidermis lisa y fuerte, levemente untuosa. De color amarillo verdoso con ausencia de chapa o levemente cobriza. Punteado abundante y uniformemente repartido de color blanquinoso, más o menos visible.Tubo del cáliz medio o pequeño, en forma de embudo con tubito estrecho, corto o largo, a veces fusiforme. Estrambres situados bajos. De corazón bulbiforme, a veces sólo enmarcado por un lado. Con el eje abierto, cóncavo y celdas alargadas.La carne es de color blanca con fibras verdosas o amarillas, jugosa y de sabor dulce o ligeramente acidulado. Madura en invierno.

ESPERIEGA.-
Debido al nivel de expansión nacional que alcanzó, recibe los nombres de Esperiega, Esperiega Fina, Esperiega Roja, Esperiega Encarnada, (CAMBRA et al, 1975). Es una variedad de gran vigor y porte erguido, que florece del 7 de abril al 2 de mayo en Ademuz. El fruto tiene un calibre de mediano a grueso según aclareo. De forma esférica aplastada con un contorno regular o pentagonal. Posee una epidermis fuerte, untosa y con brillo acharolado.
De coloración verde-amarilla, presentando zonas "heladas" y estriado cerosa. Con chapa ausente o muy ruborosa rojo vivo o ciclamen, más o menos extensa en la zona de insolación y punteado uniforme, vistoso blanquecino o ruginoso con aureola blanca.
El pedúnculo es corto, fuerte, muy ensanchado hacia la parte saliente, de color verdoso y muy pubescente.
El ojo es casi siempre grande, abierto y muy característico ya que suele presentar aberturas o grietas. Con sépalos anchos, triangulares, puntiagudos y vueltos hacia fuera.
Tiene ésta variedad la carne blanca con fibras verdosas cerca del corazón. Muy dura, crujiente, medianamente jugosa y de sabor algo vinoso.
Se recolecta desde finales de octubre hasta finales de noviembre.
Debido a la consistencia y textura de su pulpa, es la más apropiada para consumir asada.
Cultivar autóctono de la localidad de Ademuz. Apareció el primer árbol en la partida de Guerrero, en la parcela de D. Manuel Manzano, en 1903.


GARCÍA.-
Recibe este cultivar las denominaciones erróneas de Calvilla Roja, Camuesa Castellana, García Dulce(muestra de Ávila identificada como Camuesa de Daroca), Camuesa Fina, Del Hierro, Príncipe y Verdedoncella, y las sinonimias dudosas de García Agria (muestra de Ávila identificada como García), De l´Habit, García Sol (denominación recogida en Oviedo como sinonimia de Reineta roja del Canadá)
Mencionada en Ávila, Baleares, Guadalajara, Guipúzcoa, León, Logroño, Navarra, Salamanca, Soria, Teruel, Zamora, Zaragoza y en la Colección de Aula Dei, (CAMBRA et al, 1975).
Posee frutos de tamaño pequeño o mediano y forma esférico-cónica, con un contorno de leve a notoria irregularidad.
La cavidad del pedúnculo es medianamente amplia, poco profunda con bordes globosos y levemente ondulados. Chapa ruginosa más o menos extensa. Pedúnculo corto, mediano y largo, más ensanchado en los extremos y medianamente fino, verdáceo, algunos teñidos de rojo en uno de los lados, apareciendo a veces unos embriones de yemas.
La cavidad del ojo es casi superficial y de variable anchura, fruncida en el fondo formando pequeñas protuberancias. De ojo mediano y pequeño, cerrado herméticamente o entreabierto, pero siempre como comprimido por el frunce. Sépalos largos y puntiagudos, carnosos en su base, erectos, muy compactos y de puntas vueltas hacia fuera con irregularidad, muy tomentosos.
Epidermis fina y fuerte, un poco grasa, si se frota toma un brillo acharolado. De color amarillo verdoso con chapa rosa cobrizo vivo o levemente iniciada, con o sin pinceladas leves. Punteado abundante de color claro.
El tubo del cáliz es alargado, rozando a veces el eje del corazón o uniéndose con él. Estambres insertos altos y pistilo fuerte.
Corazón centrado o más cerca del pedúnculo, con eje abierto o agrietado. Celdas grandes, anchas o pequeñas y alargadas, rayadas de blanco o lanosas. Posee semillas medianamente pequeñas y casi siempre semi-redondas.
Su carne es de color blanco-crema, con fibras de verde amarillo. De dureza media y fundente al tiempo que semi-jugosa y de sabor ligeramente acidulado.
Florece del 25 de marzo al 10 de abril en Ademuz, y se recoge desde mediados de octubre hasta primeros de noviembre.
Se considera que el primer árbol apareció en esta comarca hace unos 120 años.



MIGUELA.-
Recibe las denominaciones erróneas de Esperiega de Ademuz, Verdedoncella, Miguela Antigua (en Colección de Aula Dei, identificada como Segorbina) y muestra de Zaragoza descrita como 1676, y Juanilla como sinónimo dudoso.
Mencionada en Ávila, Granada, Huesca, León, Valencia, Zamora, Zaragoza y en la Colección de Aula Dei, (CAMBRA et al, 1975).
Tiene los frutos de tamaño medio y con forma tronco-cónica o esférica, globosa y rebajada de un lado. Contorno regular o pentagonal. Posee la cavidad del pedúnculo amplia o mediana, profunda pero abierta; a veces en uno de sus laterales presenta una carnosidad en forma de pico de loro. Bordes irregularmente ondulados. Con pedúnculo de longitud media, ensanchado en sus extremos y más acusado en la parte saliente; leñoso, teñido de rojo y al mismo tiempo verdáceo con tomentosidad gris, erecto o levemente curvado.
La cavidad del ojo es estrecha o mediana, poco profunda pero generalmente muy marcada en cubeta; fruncida y con bordes ondulados más o menos notables. De ojo medio, cerrado o entreabierto, también aparece alguno totalmente abierto, pero es lo menos frecuente. Sépalos triangulares, compactos en su nacimiento, convergentes unos y divergentes otros, al mismo tiempo puntas vueltas hacia fuera; verdosos y con tomentosidad gris.
Epidermis levemente untosa de color verdoso o verde amarillo, con chapa ausente o de rosado vivo al cobrizo de insolación. Punteado abundante, gris-blanquecino; algunos frutos presentan una capa parcialmente situada de pruína azulada.
Tubo del cáliz medio o pequeño, cónico o en embudo corto y con los estambres por su mitad. De corazón acebollado, aunque por lo general no se hacen visibles las líneas que lo enmarcan. Posición centrada o más cerca del pedúnculo. Con el eje abierto o agrietado y celdas alargadas o semi-esféricas. Las semillas son alargadas y ovadas, que en su mayoría aparecen con un costado aplanado.
La carne es de color blanco con fibras verdosas, jugosa, crujiente, de dureza media y con un buen sabor acidulado refrescante.
Florece del 8 de abril al 3 de mayo, y se recolecta desde primeros de noviembre hasta principios de diciembre.
El primer árbol de este cultivar apareció en la localidad de Torrebaja, en la parcela de D. Miguel Aliaga en el último cuarto del siglo XIX.


NORMANDA.-
Se denomina erróneamente como Diputación, Helada, Piel del Diablo, Verdedoncella, recibe sinónimos como San Román.
Mencionada en Albacete, Burgos, Cuenca, Guadalajara, León, Logroño, Madrid, Palencia, Salamanca, Soria, Teruel, Valencia, Zaragoza y en la Colección de Aula Dei, (CAMBRA et al, 1975).
El fruto posee tamaño medio y grande. De forma variada, cilíndrica o tronco-cónica, estos últimos más voluminosos hacia la parte inferior. Contorno irregular, a veces rebajado de un lado en la parte superior.
La cavidad del pedúnculo es medianamente amplia, profunda en la mayoría, con bordes irregulares. Chapa de iniciada ruginosidad en el fondo, o bien, exenta de ella. El pedúnculo es corto, no llegando casi nunca hasta el borde y raramente sobrepasándolo.
Es la cavidad del ojo medianamente estrecha, profunda o levemente profunda, con bordes levemente ondulados y en varios rebajado notablemente de un lado. Fondo tomentoso. De ojo cerrado, entreabierto y aisladamente aparece alguno abierto. Sépalos muy compactos en su base o levemente agrietados, algo puntiagudos y vueltos hacia fuera.
Epidermis notable o inapreciablemente untosa, fuerte y brillante. De color verdoso con chapa ausente o de tono rosa cobrizo, pero en ambos casos acusa pinceladas de rosado más o menos intenso, que se reparten a lo largo del fruto.
El tubo del cáliz es triangular o alargado con los estambres situados casi siempre en la parte media.
Corazón bulbialargado, o las líneas del corazón se pierden sin enmarcarlo. Eje agrietado o hueco. Celdas de forma variada pero con tendencia alargada; cartilaginosas, rayadas de blanco, lisas o lanosas. Con semillas más bien alargadas y variadas de tamaño.
Su carne es la de mayor consistencia de cuantas se describen, entre blanca y verdosa, presentando a veces zonas heladas. Crujiente, jugosa, y de sabor agradable característico de la variedad.
Florece del 1 al 18 de abril, y se recoge desde finales de octubre hasta mediados de noviembre.


RICARDA.-
La expansión que alcanzó este cultivar fuera de la comarca fue nulo o muy débil, pues no es citada ni en el extenso documento de Herrero y colaboradores, de 1964.
El fruto tiene un calibre medio que aumenta con el aclareo. Es de forma aplastada, con un contorno prácticamente circular.
Posee una epidermis cerosa, fuerte y gruesa con un ligero brillo en la madurez.
De coloración verde-amarilla, no presentando zonas heladas. Con placa continua de color rojo oscuro muy intenso y punteaduras blancas de tamaño medio, producidas por las lenticelas, cubriendo el hemisferio peduncular totalmente, en ocasiones acercándose hasta la cavidad del ojo.
Posee la cavidad del pedúnculo una amplitud y profundidad medias. El pedúnculo es de longitud media y calibre pequeño.
La cavidad del ojo es de tamaño y profundidad medias. Con sépalos estrechos y débilmente vueltos hacia fuera formando un conjunto compacto que da al ojo una cerrazón característica de la variedad. Siendo éste último de tamaño medio.
Tiene la carne blanca con fibras de color verde-amarillo claro cerca del corazón, de consistencia media y ligeramente jugosa con sabor dulce y muy ligeramente ácido.
Florece del 5 al 26 de abril y su recolección se realiza desde finales de octubre hasta finales de noviembre.
Se cree que apareció el primer árbol en la localidad de Torrebaja, en la parcela de D. Ricardo Esparza hace algo más de 100 años.






3 comentarios:

Paisajes de Alpuente dijo...

Todavía quedan en nuestras comarcas de interior, diversidad de cultivos que escapan a la homogeneizante tendencia que impone el actual comercio.

Es habitual, cuando hablamos de biodiversidad, hablar de especies de animales y botánicas. Pero con frecuencia olvidamos la riqueza de especies cultivadas. Variedad de especies, de adaptación, de sabores y propiedades.

Habría que hacer un mayor esfuerzo para preservarlas, garantizar su comercialización, garantizar las rentas de quienes las cultivan. Porque esto es también patrimonio.

PEÑA RAMIRO penyaramiro@hotmail.es dijo...

Tienes toda la razón, Paisajes.
Curiosamente,en el Diario Levante de hoy aparece un artículo hablando de la manzana esperiega, la reina de las ricas frutas que se recolectan en el Rincón, y es que según la época del año cuando te das un paseo por los campos rinconademucenses puedes encontrarte toda una gama de colores, sabores, y olores según la zona o la época del año. Toda la fruta que se recolecta en esta comarca tiene un sabor exquisito, a mi juicio junto a las manzanas destaco la cerezas, de pequeño tamaño, pero de un sabor intenso; a continuación os pongo el artículo referido anteriormente; eso sí recomendaros una visita a estas tierras.


En los campos del Rincón de Ademuz se cultiva una especie de manzana que no se encuentra en ningún otro lugar de España, la Esperiega, que está considerada como "la reina de las manzanas" por su pulpa dura y azucarada.
Lidia Ferrer, Ademuz.
Debido a las características climatológicas de la comarca del Rincón de Ademuz, basadas en el frío invierno y el viento Cierzo sobre todo, se cultivan unas manzanas de calidad que aportan una dulzura y un aroma únicos.Se cultivan prácticamente todas las variedades de manzanas, como son la Golden, la Delicias en todas sus versiones, la Fugi, la Reineta, la Miguela, pero la estrella es la Esperiega, la reina de las manzanas, como comenta Luis Férriz, agricultor y cultivador de manzanas. La Esperiega una variedad autóctona que sólo se desarrolla y se puede cultivar en el Rincón de Ademuz. Se ha intentado llevarla a otros puntos de la geografía nacional, pero no se ha podido cultivar, ni ha dado el éxito que se esperaba. El resto de variedades se cultivan y producen en muchos más lugares de España, pero es en el Rincón donde consiguen una mayor calidad, una mayor dulzura y mejor aroma."Más buena de comer"La Esperiega es una manzana de pulpa muy dura, azucarada y por ello "más buena de comer", de buena presencia y que no necesita cámara para mantenerse. De esta forma su recolección comienza de cara a Todos los Santos y se pueden mantener por sí mismas, hasta abril o mayo.Tras la recolección, la manzana debe permanecer unos 20 o 30 días en casa para transformarse y así su color rojo es hace más vivo, es más rojo y el verde se transforma en amarillo.De todos los cultivos que se producen en el Rincón , el 15 % aproximadamente corresponde a las manzanas . La Esperiega es la variedad que va ganando terreno en cuanto a extensión de cultivo y así se están plantando nuevos manzanos esperiegos y se están cambiando éstos por los que habían de otras variedades.


La Esperiega es la variedad que en otros lugares se conoce como las "manzanas heladas" o las "gelades", pues el azúcar que contiene se cristaliza y da una sensación de ser hielo. No cuenta con ninguna denominación de origen o distintivo de calidad, sobre todo porque las condiciones climatológicas determinan mucho de cara a conseguir una buena calidad. La manzana Esperiega es más tardía en su floración respecto del resto de variedades. Su recogida también se desarrolla más tarde y es la variedad que mejor aguanta el frío. La manzana del Rincón de Ademuz se cultiva siguiendo un proceso tradicional y así se tritura la hierba de los campos, se abona con estiércol y se riega unas cinco veces en todo el tiempo que dura el proceso de cultivo.Antiguamente, en el Rincón de Ademuz se cultivaba todo tipo de frutales, pero la caída de los precios, el envejecimiento de la población y el minifundio, entre otros problemas, han hecho que los cultivos se hayan reducido.

cambio climático dijo...

Tienes razón, Penya, en
http://www.levante-emv.com/secciones/noticia.jsp?pRef=2009010500_12_538749__Comarcas-Rincon-manzanas
se hace una visión complementaria a tu reportaje de días atras.
Saludosy feliz año!!