viernes, 9 de enero de 2009

...POR AQUÍ PASÓ LA GUERRA

Continuando en la línea de reforzar con nuestros artículos el próximo (los actos empiezan esta misma noche) fin de semana cultural de Alcublas: http://penyaramiro.blogspot.com/2009/01/fin-de-semana-cultural-en-alcublas.html , y como ya hicimos con lo referente a la Cartuja de Vall de Crist, toca ahora turno de los "escenarios de guerra".
Podemos recordar para ello los dos artículos publicados en Peña Ramiro:
- http://penyaramiro.blogspot.com/2009/01/informe-del-cvc-sobre-la-lnea-defensiva.html

- http://penyaramiro.blogspot.com/2008/12/por-aqu-pas-la-guerra.html

El 7º Centro de Resistencia de la línea defensiva XYZ lo constituían las poblaciones de Viver-Jérica, con posiciones batiendo el llano y cubriendo la carretera de Viver a Teresa.
En Jérica, Jesús Monleón nos ha mostrado parte de las fortificaciones que se encuentran en este término. En esta ocasión, mostramos tres de ellas.
La primera posición es un nido de ametralladora.
Realizado en hormigón armado, mantiene en perfecto estado la tronera, que bate la carretera Sagunto-Teruel, línea de penetración de la ofensiva franquista, con un acceso trasero que se continúa con una trinchera.


La estructura constructiva de estas posiciones es relativamente estable:
Nidos de ametralladora estrategicamente emplazados, perfectamente camuflados en el terreno, de enorme solidez, realizados en hormigón armado, con líneas de trinchera que los comunican, otras en posiciones más avanzadas, y con refugios en la retaguardia, similares a las de otras líneas como la de El Puig-Los Carasoles.
La siguiente posición, un nido de ametralladora de características similares al anterior, ha sufrido importantes modificaciones. No conserva la parte delantera, incluida la tronera, en la que se ha realizado un acceso de obra.



La imagen externa ha quedado bastante afeada.
La estructura y la cúpula presentan un estado más que aceptable. La entrada en origen, un estrecho acceso en uno de sus laterales, ha sido cegada.
La construcción, que evidencia un abandonado uso de almacén o trastero, debió encontrarse perfectamente camuflada por el terreno, en su parte delantera solo quedaría al descubierto la parte superior y la tronera, mientras que la inferior quedaría oculta por la tierra, que debió retirarse cuando se modificó su estructura en origen, posibilitando el acceso por la parte delantera.



En buen estado de conservación, su interior conserva inscripciones realizadas por los fortificadores.


A la izquierda de la tronera se lee:
Batallón Zapadores, 2ª Compañía, 1ª Sección, 2º Pelotón.
No se conserva el número del Batallón que si aparece en grabados similares de otras posiciones.

En los 15 días de Defensa a Valencia. 7-9-1938.


Encima de la tronera se encuentran las marcas realizadas por cada uno de los 15 días mencionados en la inscripción.
El hecho de que un nido de ametralladora de la guerra, parte de nuestro pasado histórico más cercano, en perfecto estado de conservación, quede a salvo de mutilaciones estructurales o de la destrucción más absoluta, depende de varios factores: uno de ellos radica en el conocimiento del significado que estas construcciones tuvieron hace setenta años; otro, de la relevancia histórica que les concedamos; y por último, de que adquieran la consideración de patrimonio histórico valenciano, para que se haga efectiva su conservación.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Todo ello lo comentó Matias en su conferencia en la exposición del viernes.