lunes, 16 de febrero de 2009

AMENAZA EÓLICA

Hola amigos-as.

No todas las noticias en el Año Internacional de la Astronomía, son tan generosas o buenas como las que suelen circular por estos foros de gente tan estupenda. Otra gente no tan bondadosa, está cumpliendo a "rajatabla" con la instalación del Parque Eólico de la Muela de Santa Catalina en Aras de los Olmos (Valencia). En menos de dos meses, sendas torres de 120 metros de altura total, adornarán la Muela de Santa Catalina y su ermita, esta Muela de 1.320 metros de altitud acoge dos observatorios astronómicos: el Centro Astronómico del Alto Turia desde los años noventa y la reciente instalación del Observatorio de la Universidad de Valencia, en una de las últimas zonas de cielo oscuro de la península Ibérica.
Hasta la fecha, se han abierto nuevas pistas por una zona LIC de interés comunitario a nivel medioambiental, se están transportando todos los "kits" gigantescos de cada aerogenerador (desde Bilbao) y por último, en breve se izarán los gigantes, que taparán y destrozarán la visión del cielo en nombre de aquello de las energías renovables y el cambio climático (amén de la verdad por tantas mentiras que se esconden bajo subvenciones que todos pagamos en el recibo de la luz y otros).
Por último, los destellos nocturnos para indicar que por allí no pase nadie volando de noche, se podrán ver desde lugares tan distantes como Sinarcas o la serranía de Cuenca y las de Teruel, quedando la calidad de este cielo en entredicho.
Por último, os adjunto las fotos que hablan por sí solas de este atentado medioambiental. Atentamente,

Joanma.


1 comentario:

Paisajes de Alpuente dijo...

En la disciplina que aborda el paisaje se trata de diferenciar "transformación del paisaje", "degradación del paisaje" e incluso cabria hablar en este caso de "cambio de carácter". Todo ello desde la óptica (recogida en el Convenio Europeo del Paisaje), del dinamismo del paisaje: es un hecho que el paisaje se transforma con el tiempo, pero no todo vale.

También se insiste, en el papel de los ciudadanos a la hora de abordar las transformaciones aceptables: el paisaje es un patrimonio colectivo, y como tal y en sociedades democráticas, la participación ciudadana es fundamental.

La construcción de parques eólicos en La Serranía supone, cuanto menos, una transformación. No creo que pueda existir dudas: conjuntos de 8, 10, 30 aerogeneradores de mas de cien metros, transforman el paisaje. Que estos parques incidan en espacios naturales y poco humanizados, casi seguro que estamos ante un cambio de carácter: de paisaje natural a paisaje "semi" industrializado.
¿Cabe hablar de degradación? (Yo creo que en muchos casos si).

Varias veces hemos comentado sobre la conciencia hacia el paisaje en La Serranía. El escaso, o más bien nulo debate sobre las instalaciones eólicas en La Serranía, hace llegar a la conclusión que estamos a años luz de otros países en esta materia. La nula participación ciudadana en un proceso que transforma nuestro territorio, nos sitúa también, creo, a años luz de las formas democráticas que, recogidas en nuestra propia legislación, hacen pensar que son pura teoría o más bien una tomadura de pelo.