lunes, 23 de febrero de 2009

EL COMPLETO

Y como lo prometido es deuda, mi amigo me contó ayer una de las anécdotas o historias de las muchas que hay y que ocurrieron en las Bodegas de las Veinticuatro. La transcribo, tal y como mi amigo la ha contado... Entonces teníamos la costumbre de cazar con guisque y no había ninguno que no tuviera guisque. Todos tenían afición, pues entonces, habían más tordos que flores habían en la iglesia.
Estaban el padre y el hijo y el padre le dice:
- Anda ves chiquillo, ves para la clocha aquella, que allí caerá algún tordo.
- Entonces, ¿voy padre?
- Hombre ¡qué hemos de hacer aquí!
Con que se va el chiquillo y a la hora o así, dice el padre:
- Paco, anda ves a ver si ha caído algo.
- ¿Entonces voy?
- Si, si, anda, anda, porque estos animalicos, si no se enguiscan bien, se van.
Entonces se va para allá Paco y, mecagüen díez, había caído uno.
- Padre ¡ha caído un pichirroyo!
- Bien, hombre, bien. Pero ¿lo has dejao bien parao?
- Si, si, igual que antes.
Viene ya, todo pagado con el pichirroyo y después de un rato de coger olivas:
- Padre, me voy a dar otra vuelta a ver si ha caído algo, otro pichirroyo.
Entonces se va y mecagüentó, se da cuenta que le ha caído un tordo.
- Mecagüen, dice Paco. Y venía más hinchao que una butifarra.
- Padre, ma caído un tordo.
Y su padre contesta:
- EL COMPLETO, pa tu el pajarico y pa mí el tordo.

La próxima visita será a Torres y mi amigo ya me ha dicho que hemos de ir sin prisa y con un buen almuerzo, porque tiene muchas historias que contarme... anécdotas de otros tiempos que, estoy seguro, muchos recordaréis o habréis vivido...


4 comentarios:

cambio climático dijo...

Buena anécdota Penya. No la había oído. Es interesante recopliar todas estas informaciones, pues la tradición oral se perderá.
Ánimo y a seguir.
Saludos.

Anónimo dijo...

Sí conocía la historia que contáis. Me la contó mi abuelo en una de las muchas excursiones que hacíamos juntos al monte. Mi hermana, mi abuelo y yo, con el saco de la merienda. Qué mañanas más bonitas, y qué recuerdos.
Gracias Peña Ramiro por hacerme volver a ellos.

unos penyistas dijo...

Si guardas y recopilas todo este material gráfico (y no se si tendrás audiovisual) te vas a hacer con una base de datos alcublana muy importante. Y tan importante es el tenerla como el compartirla con el resto de alcublanos. Vease exposiciones, bases de datos para compartir...
Si necesitas ayuda para ello, que sepas que hay gente dispuesta a ello.
Saludos, y enhorabuena por tu trabajo, Peña Ramiro.

Anónimo dijo...

Estas historias son de lo mejor, pues son nuestras.
Mira a ver si le sacas a tus amigos lo que comían en el monte.
Saludos Peña Ramiro.