martes, 10 de febrero de 2009

EL MOTÍN DE ALCUBLAS (2ª PARTE)

Debieron ser "sonados" los enfrentamientos que se dieron en Alcublas en el año 1908, ya que al día siguiente de ocurridos, se publicó en el mismo periódico otro artículo dando más información sobre los mismos y que transcribimos a continuación. Haceros notar que el altercado ocurrió el día 16 de Enero (durante la celebración de las fiestas de S. Antón).
EL MOTIN DE ALCUBLAS
POR TELÉFONO (DE NUESTRO CORRESPONSAL)
Valencia, 19 (11 noche)

Hasta hoy no ha tenido el gobernador civil noticia oficial de los sucesos de Alcublas que ayer telegrafié. Ahora tiene ya varios informes, uno del jefe de la Guardia Civil de Casinos, otro del alcalde de Líria y otros de narradores espontáneos.
Trátase de una feroz rivalidad entre dos bandos políticos que se disputan la hegemonía en Alcublas, acaudillado el uno por el alcalde actual y el otro por un ex-alcade que es el dueño de la fábrica de luz eléctrica.
Parece que éste, al salir de la alcaldía hace unos años, dejó sin justificar, por olvido, indudablemente, la inversión de 3.000 duros de fondos municipales. Hubo sus más y sus menos como puños cerrados, y el hombre prometió pagar la luz. Cobraría la mitad de lo que por alumbrar al pueblo le correspondía como fabricante y dejaría la otra mitad para amortizar lo que como alcalde había dejado en descubierto.
Pero no se llegó a esta solución sin que las pasiones del vencindario de Alcublas se exaltasen. El bando del alcalde y el banco del ex-alcalde vivieron desde entonces su constante pugna, pugna que pagó el vecindario neutral, como es costumbre, quedándose al fin sin luz, porque el ex-alcalde cortó el fluido.
El odio que iba acumulándose tenía que estallar alguna vez. Faltaba sólo un pretexto.
Y el pretexto vino de Líria en forma de banda municipal.
El día 16 se celebraban las fiestas en Alcublas y el alcalde pidió al de Líria que, para amenizarlas, le enviase la música.
Naturalmente, la música de Líria, en cuanto llegó a Alcublas se creyó en el caso de darle serenata al alcalde, y ante su casa ejecutó las piezas más selectas de su repertorio, que tiene cinco o seis, contando la diana.
La música, que amansa a las fieras, excitó terriblemente a los partidarios del ex-alcalde. En los oidos de éste, cada nota sonaba como una injuria atroz.
Hecho un energúmeno, el ex-alcalde mandó al jefe de la banda que fuese a tocar ante su casino. El jefe de la banda vaciló y consultó angustiado al alcalde. El alcalde le dijo que se fuese con la música a otra parte, a cualquier parte menos al casino de su rival. Y aquí empezó la formidable marimorena. El pueblo se llenó de partidas armadas de los dos bandos. El juez municipal se puso al frente de una y he aquí sus hazañas, según relato del jefe de la benemérita de Casinos:
"Marchaba yo al frente de una patrulla a las once de la noche, cuando nos salió al encuentro el vecino José Ferrer Gómez en actitud hóstil. Se le preguntó adonde iba y contestó que no nos importaba. Ordené que fuese detenido y registrado, pero echó a correr y se refugió en el Círculo.
Presentósenos entonces un grupo de treinta hombres que el vecino Constantino Castells disolvió. Fui con la ronda al Círculo y exigí que se me presentase la autorización para tenerlo abierto a aquella hora y se me entregase al fugitivo Ferrer. El presidente me contestó que Ferrer no estaba y que el Círculo no faltaba a la ley. Ordené que se registrase el Círculo y entonces sonaron dos tiros. Establecí centinelas para que nadie entrase ni saliese y penetré en el casino con la ronda. Detuve a 36 y les cogí un revolver cargado y dos facas. Atravesado en una puerta encontré el cadaver de José Muñoz Cirera, vecino de Alcublas, soltero.
En sus casas respectivas encontramos luego varios heridos: Aurora Cubilles Lázaro, Constantino Castillo Palomar y Pedro Peris Cirera."

El día 17, fecha de estas noticias, estaba la tranquilidad restablecida.

No hemos encontrado más información sobre este suceso en los periódicos de la época.

Todos los hechos ocurridos en Alcublas, buenos o malos, forman parte de nuestra pequeña historia. Conocer nuestra historia local, nacional o mundial es imprescindible para reflexionar sobre nuestro presente, proyectarnos hacia el futuro y no caer de nuevo en errores cometidos.

Saludos.
PEÑA RAMIRO

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Eso si que fueron fiestas de San Antón u no la de este año!
Fuera de bromas, lo que no me explico es cómo una noticia de este calado, en un pequeño pueblo perdido en las inmensidades de España, y en aquella época, pudiese salir en portadas de periódicos nacionales.
Todo un misterio (a no ser que trabajara algún alcublano en la redacción, que todo puede ser).
Por lo demás, felicitarte por tu excelente labor investigadora. Y espero que nos sigas deleitando.

un penyista dijo...

Penya, lleva cuidado, te estás poniendo el listón muy alto, y hay mucho tiempo por delante que queremos continuar leyéndote.
Saludos, y a seguir!!

Anónimo dijo...

Deberíamos recopilar toda esta información en un archivo del pueblo, pues creo que vale la pena.
Es una noticia mezcla de curiosa con significativa del caracter alcublano, que explota en ocasiones.

rafa dijo...

Los apellidos Cubilles, Cirera, aunque puede ser que este sea una transcripción de Civera, y Palomar, han desaparecido del censo de Alcublas, es curioso el transcurrir del tiempo.
Por los años 80/90 salió un artículo sobre apellidos del pueblo en un programa de fiestas, no recuerdo el año, pero si alguien lo tiene le agradeceria me lo hiciese llegar. Gracias
P.D. No te preocupes penya tu sigue, que lo haces muy bien.