jueves, 12 de febrero de 2009

LIBROS ELECTRÓNICOS...QUÉ HORROR!

Ya tenemos sobre la mesa las presuntas imágenes oficiales del nuevo Kindle 2, el lector de libros electrónico de Amazon. Incluso casi podríamos afirmar que su precio será de 359 dólares y que saldrá a la venta el 24 de febrero. Los rumores además sitúan la llegada del lector de libros junto a alguna que otra jugosa novedad relacionada con los libros. Se habla de una versión preparada para el iPhone de Apple. Ya veremos...

Esta imagen me parece chocante. Una chica en la playa y, en vez de tener un libro entre sus manos, sujeta este artilugio electrónico. ¿Dónde va a quedar el placer de leer un buen libro con su peso y su tacto entre nuestras manos? ¿Y la belleza y relajación que produce estar sentado en una ámplia y selecta biblioteca?
De todos modos, creo que aún tenemos libros (de papel tradicional) para rato. Afortunadamente!! ¿No os parece?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Buena cuestión ésta: ¿artilugios electrónicos o libros tradicionales?
En cuanto a la música, la respuesta está clara: el mp3 es el amo.
Es apetecible el poder llevar encima con el tamaño de un móvil varios libros para poder leer en cualquier momento y lugar.
Pero donde se ponga un libro, que se quite lo demás.
Siempre he pensado que los niños en el colegio no deberían llevar libros, sino descargar por internet desde las editoriales lo que necesiten para estudiar en cada momento, pero creo que estamos verdes aun para todo ello.
En fín, el tiempo nos dirá.
Saludos a todos los lectores. Y tú, Penya, continúa!

Anónimo dijo...

Ventajas del libro electrónico:
Estos libros se descargan usualmente mediante Internet y, por lo tanto, se obtienen rápidamente, en cualquier momento y desde cualquier parte del mundo.

Pueden descargarse en dispositivos portátiles, y por lo tanto, tienen portabilidad igual que los libros convencionales.

Pueden formarse bibliotecas, es decir, guardarse muchos ejemplares en una computadora o en un dispositivo portátil, ya que estos libros ocupan poca memoria.

El precio de los libros electrónicos es mucho menor que el de los libros impresos.

Hay muchos títulos disponibles en forma gratuita en Internet, especialmente obras clásicas.

El pago se realiza en la mayoría de los casos con tarjeta de crédito vía Internet.

Se pueden hacer anotaciones, incluir notas, subrayar partes del texto, buscar significados de palabras dentro del libro electrónico.

El libro digital no ocupa espacio ni se deteriora con el transcurso del tiempo.

Ya existe un programa gratuito de lectura con salida de voz, una función de gran importancia para las personas no videntes o con severos problemas visuales.

Las publicaciones digitales tienen múltiples funciones, además de literarias. Dentro de las empresas e instituciones pueden funcionar como manuales de formación de personal. Entre profesionales pueden ser de gran utilidad ya que permiten disponer de grandes cantidades de información (ideal en caso de médicos, abogados, químicos, etc.). También se pueden utilizar en centros industriales como manuales de uso y mantenimiento de maquinarias o en escuelas y bibliotecas. Los libros electrónicos son también una excelente herramienta de promoción, ya que pueden entregarse ejemplares digitales con información sobre productos entre clientes potenciales. Además, sirven como catálogos siempre disponibles para los clientes, aún cuando no estén conectados a Internet.

Aunque el libro tradicional también tiene otras muchas ventajas.
Mientras leamos, creo que todo está bien.

rafa dijo...

En la frase final de el anónimo del día 12 de febrero de 2009 17:55, esta la clave “Mientras leamos, creo que todo está bien”, si lo importante es leer, aunque sean las etiquetas de las botellas, como ocurría en una antigua película de ciencia ficción.
Que no nos hurten el placer de la lectura, sea en un libro convencional o en cualquier otro soporte.
Creo que todo se puede utilizar, si el fin es la lectura.