viernes, 27 de febrero de 2009

PAN INTEGRAL, UN MITO

Todos sabemos que el pan es un alimento sano y que puede estar presente todos los días en nuestra dieta, sin embargo, las variedades que encontramos hoy en día son muchas y esto nos ha hecho duda acerca de cuál es mejor para la salud. El pan integral, está asociado frecuentemente a dietas hipocalóricas, por lo que se piensa que engorda menos y ayuda a adelgazar, mientras que el pan blanco, es la versión más común que queda relegada a causa de este falso mito que necesita ser desmentido.
El pan blanco puede ser escogido por nosotros aún cuando intentamos perder peso, pues en su elaboración clásica, sólo se utiliza harina, agua, levadura y sal, mientras que para el pan integral, se utiliza una harina sin refinar que al ser más dura, requiere el agregado de grasas para conseguir una buena panificación.
Por otro lado, el pan integral conserva muchos más nutrientes debido a que el grano de trigo o del cereal usado para éste, se mantiene más entero, entonces, su aporte de vitaminas y minerales es superior.
No obstante, el pan integral no engorda menos ni provoca más pérdida de peso que si en su reemplazo comemos pan blanco, sólo se trata de un falso mito que necesita ser desmentido.
El pan integral suele exigir mayor masticación porque contiene más fibra, por lo que brinda más saciedad y en este sentido, sí puede colaborar a perder peso. Sin embargo, las calorías son semejantes a las del pan blanco, pero su aporte de grasas es levemente superior.
El pan blanco tiene menos grasas, por lo que también puede incluirse en una dieta para adelgazar. Eso sí, debemos hacer un mayor esfuerzo por controlar su ingesta, ya que este exquisito alimento no aporta grandes cantidades de fibra y a menudo, comemos en demasía.
En fín, si tenemos problemas de dislipemias, colesterol alto, estreñimiento o diabetes, lo ideal es buscar la mayor ingesta de fibra y en este caso, controlando las porciones, siempre conviene escoger el pan de salvado, integral o con agregado de avena o semillas. En cambio, si sólo deseamos adelgazar o mantener una dieta sana, cualquiera de las dos versiones de pan pueden escogerse sin temor, pues el pan no engorda y resulta muy saludable su ingesta.

2 comentarios:

El Clot dijo...

Ya me lo decía mi madre, el entrepan, no engorda, es la mezcla que pones y lo deprisa que te lo comes. Eso si engorda.
Como con el tema de la azúcar y la sacarina, donde nunca se me quedo claro, si fue un tema medico o comercial. Tengo una anécdota de un visitador médico, que siempre pedía un cortado con sacarina, para después añadirle al cortado un copa de whisky DYC. Todo un ejemplo.

The Last Samurai dijo...

Tiene razón el Clot, lo que engorda nunca es el pan, sino la mezcla.
Mi padre siempre me cuenta, que durante la guerra y después en la posguerra comían todo el pan que podían y nada de mezcla y estaban muy delgados.