martes, 17 de febrero de 2009

PREMIO PLANETA - ¿MERECIDO?

Leer es un acto subjetivo. Hay tantas valoraciones de un libro como lectores tiene. No siempre que una obra gana un premio es sinónimo de buena literatura o de que necesariamente tenga que gustar. La novela "La hermandad de la buena suerte", a mi parecer, es una prueba de ello. Fernando Savater es un gran filósofo y un buen escritor de ensayos, con los que ha acercado cuestiones transcendentales a un público más o menos neófito en estos temas, tratados desde una perspectiva muy didáctica y asequible. De recomendable lectura (casi diría imprescindible): Política para Amador, El valor de educar, Ética para Amador, Despierta y lee... http://www.lecturalia.com/autor/181/fernando-savater
Esta novela avalada por el nombre de su autor y por un premio de la importancia del Planeta, se traduce en un bombazo editorial, en un "best-seller". De ahí a ser una buena novela...
Savater recrea en su obra una trama que pretende ser "detectivesca", ambientada en el mundo de los caballos de carreras y sus entresijos.
Los personajes que presenta están desdibujados, no son creibles, y la historia resulta un tanto rocambolesca y absurda.
Creo que Savater no ha escrito una novela. Se trata sencillamente de un divertimento personal, de una especie de "folletín", sin pretensiones de verdadera obra literaria.
Lo mejor de esta novela, las reflexiones filosóficas que se apuntan en algunos pasajes, las referencias a las cuestiones de siempre, los "guiños" que Savater hace al lector y que nos recuerdan al gran maestro, al incuestionable filósofo y al gran didacta. Pero como novelista, puro y duro, como escritor de relatos de ficción, no le puedo dar en este caso el aprobado.
Seguramente las presiones editoriales pesan mucho. Hay que vender. Hay que ganar dinero. Y está claro que el marketing en este caso va a funcionar a la perfección.
Seguramente, se habrán quedado en el camino otras obras con mayores méritos para recibir un premio de la categoria del Planeta.

En fin, para gustos colores. Os invito a su lectura y a que compartamos la experiencia.
Seguramente vuestras opiniones contemplaran aspectos que a mí se me han escapado.

Y AHÍ ESTÁ LA VERDADERA MAGIA DE LA LECTURA...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Tienes razón Penya, leer es un acto subjetivo. Pero convendrás que dentro de esa subjetividad, existe algo que hace que nos decantemos en masa por una u otra lectura.
Lo que te vengo a decir, que por mucha subjetividad, lo bueno es bueno, y lo zafio es zafio.
No me atrevería a decir que esta novela es zafia, pues no la he leído, pero creo que tras leer tu comentario, la dejaré pasar.
Saludos Penya, y muy buenos tus comentarios literarios.
Hasta la próxima.

enólogo dijo...

Comparto tu opinión, Penya.
La Hermandad de la Buena Suerte empieza con buen pie, las primeras frases te animan a seguir leyendo, te hacen que quieras saber más. Después baja la intensidad de la historia. Desarrolla a los personajes de una forma bastante inteligente, todos protagonistas a su manera, nada tópicos y bastante interesantes. El conflicto es claro. Sin embargo el final no está acorde con la fuerza que tenía la historia en sus inicios, con lo que prometía. Mi sensación es la de querer que ocurra algo (que se supone que debe ocurrir) y nunca llega a ocurrir.
En resumen, me desilusionó bastante, pero coincido contigo que hay que leerlo.

PEÑA RAMIRO penyaramiro@hotmail.es dijo...

Muchas gracias tanto a Anónimo como a Enólogo por vuestras aportaciones...
Se trata justamente de eso, de contrastar opiniones y si son sobre un libro, mejor que mejor.
De igual manera que apagamos la televisión cuando un programa no nos interesa, debemos acostumbrarnos a cerrar un libro cuando suceda lo mismo.
Todo se cultiva: el paladar, el oido, la sensibilidad, los amigos... y el gusto literario.

Un saludos a los dos.
Penya.

míriam dijo...

Coincido plenamente con vosotros en lo que respecta al libro premiado de Fernando Sabater. A mí me ha enganchado más el de Ángela, la otra finalista. Pero me gustaría recomendaros “La venganza del bandolero” de Martí Gironell. Narra las aventuras de un grupo de bandoleros en una zona del interior de Girona entre finales del s. XVIII y principios de s.XIX. Hay muchas similitudes con costumbres alcublanas de la época y me sorprendió las coincidencias de agitación social con los artículos que colgó Penya estos días.

Saludos, Míriam