sábado, 21 de febrero de 2009

REFLEXIONES



Comenzamos con este video filosófico nuestra reflexión. Es bastante revelador.

Le pregunta qué está más cerca, la Luna o Cuenca. Lógicamente, la respuesta es la Luna, pues Cuenca no se ve desde el balcón. Seguimos con el viejo paradigma: Ver para creer.

Si trasladamos ésto al momento actual, podemos tener un paralelismo con el análisis que me hizo ayer un amigo (de corta edad):

El estado español entrega a los bancos 30.000 millones de €. Además comprará 30.000 millones de € más en deuda a la banca para evitar el colapso financiero. La población de españa, según el censo de 2008 es de 46.063.511 habitantes. Haciendo un sencillo cálculo salimos a 652.000 € para cada español. Y si lo pasamos a las familias, nos corresponden 2,5 millones de € por familia. Así si se pagan las hipotecas...

Parece que realmente existe un pequeño problema en la distribución de la riqueza.

3 comentarios:

Amparo dijo...

Peña, que buena distibución,lo mismo para el resto del planeta.
Lo malo es que no es real, pero en tiempos de crisis, las ilusiones no hacen daño, solo nos queda poner una sonrisa en nuesto rostro y las cosas se ven mejor.

PEÑA RAMIRO penyaramiro@hotmail.es dijo...

Tienes toda la razón Amparo.
La coyuntura no la podemos cambiar, la cara sí. Siempre está lo de la botella: medio llena o medio vacía.
Es obvio cómo deberíamos verla...
Saludos.

The last Samurai. dijo...

El comentario es acertado, pero nada más lejos de la realidad.
El problema es que si cada familia dispusiera de ese capìtal, aquí no curraba ni el gato.
Al problema yo le veo una solución más facil,ese capital puede llegar a las familias a traves del ICO, pero no sólo a las empresas, sino a quien realmente esté pasando por verdaderos malos momentos financieros.
Puesto que ese capital se le dió a la banca privada, para tener liquidez y dar préstamos a las familias,cosa que no han hecho, si no que lo han utilizado para hacer reparto de beneficios, creo que mi solución hubiera sido mejor para el pueblo.Al fin y al cabo el dinero sale de nuestros impuestos.