martes, 3 de febrero de 2009

SAN BLAS, PATRÓN DE ALPUENTE

Alpuente reparte naranjas bendecidas con motivo de San Blas.
"San Blas bendito, que no se ahogue el angelico"
Míriam Civera, Alpuente.
Alpuente celebra hoy a su patrón, San Blas, abogado de los males de garganta. Tras la misa, como manda la tradición, los ediles del consistorio reparten naranjas bendecidas a todos los asistentes. Son muchos los vecinos de otros municipios cercanos, como La Yesa, Titaguas o Chelva que se desplazan el tres de febrero hasta la villa alpontina para disfrutar de los actos festivos y llevarse, de paso, una bolsa de naranjas bendecidas que dicen sirven para sanar los constipados durante todo el año. Tras la procesión se dará chocolate para que los asistentes entren en calor. Los actos más lúdicos se han trasladado al próximo fin de semana para que puedan acudir los que ya no residen allí entre semana.
En Alcublas, los músicos de la Unión Musicla Alcublana celebrarán la festividad de San Blas este fin de semana, ya que la banda se fundó el tres de febrero de 1883 y todos los años conmemoran esta efeméride. Pasacallles, misa y una comida popular para todos los músicos serán algunos de los actos de este próximo domingo.
Artículos relacionados:

5 comentarios:

Anónimo dijo...

No sabía lo de las naranjas, me ha sorprendido. En casi todos los sitios es pan bendecido. Enla variedad está el gusto.

Anónimo dijo...

San Blas era conocido por su don de curación milagrosa.

Una pobre mujer tenía a su hijito agonizando porque se le había atravesado una espina de pescado en la garganta. Corrió hacia un sitio por donde debía pasar el santo. Se arrodilló y le presentó al enfermito que se ahogaba. San Blas le colocó sus manos sobre la cabeza al niño y rezó por él. Inmediatamente la espina desapareció y el niñito recobró su salud. El pueblo lo aclamó entusiasmado.

Le cortaron la cabeza (era el año 316). Y después de su muerte empezó a obtener muchos milagros de Dios en favor de los que le rezaban. Se hizo tan popular que en sólo Italia llegó a tener 35 templos dedicados a él. Su país, Armenia, se hizo cristiano pocos años después de su martirio.


En la Edad Antigua era invocado como Patrono de los cazadores, y las gentes le tenían gran fe como eficaz protector contra las enfermedades de la garganta.

El 3 de febrero se bendecían dos velas en honor de San Blas y se las colocaba en la garganta de las personas enfermas diciendo: "Por intercesión de San Blas, te libre Dios de los males de garganta".

Cuando los pequeños se enfermaban de la garganta, sus madres repetían: "San Blas bendito, que se ahoga el angelito".
Total , que competencia para la farmacia.

Saludos,
Penya.

rafa dijo...

San Blai glorios deixa al xiquet i anduste la tos.
San Blas glorioso deja al nino y llevate la tos.
Otro dicho mas sobre el santo.

gente de Aras dijo...

Desde Aras os enviamos este poema:

Bendito sea, San Blas,
por ser lo que siempre has sido
patrono de la garganta
puro como el trigo limpio
cuando tan malo me vi
alli acostado en mi cama,
apenas sin conocimiento
y ahogado de garganta,
quice dias nada menos
apenas sin respirar,
y las anginas crueles
cada vez más irritás,
con que a vos,San Blas bendito,
te pido con atención
que nos des salud y suerte,
y nos des tubendición´
eres la mano que cura
de mi garganta, el dolor;
comer pan de San Blas,
y que llegue al cielo mi voz,
el publico me perdone
no me aplaudais con palmas,
todos vivais y vivamos
y en especialmente los de Aras.

Saludos, Peña Ramiro.

Anónimo dijo...

También recuerdo cuando de pequeño tosía y en seguida las abuelas se aprestaban a decir:
-San Blas!
Y me hacían mirar al cielo.