sábado, 23 de mayo de 2009

LA HISTORIA DE UNA LEYENDA: EL MAQUI OJOS AZULES


Entre las vertientes del Turia y la Calderona sobrevivió otro huido sobre el que se ha construido toda una leyenda, el llamado OJOS AZULES, al parecer natural de Alcublas, hijo del tío Camilo, nacido en 1912, con domicilio en la calle Hospital. De él, con esa dosis de oralidad, trata Carlos Llorens en su libro de memorias “La primera década” (Valencia, Fernando Torres Editor, 1983), e igualmente Alfons Cervera lo hace protagonista de su novela “Maquis” (Barcelona, Montesinos 1997).
El Manco de la Pesquera” ante el interrogatorio de su juicio explica que
…”ha oído comentar entre sus compañeros que andaba por ahí, es decir por el monte un individuo que así se apodaba, pero que no pertenecía a las guerrillas, y también se comentaba entre ellos que lo habían matado, pero sin saber quién, si los mismos bandoleros o la Guardia Civil.” (Sumario 101-V-52, AJMV).
Ojos Azules, que participó en la guerra en el cuerpo de carabineros, no volvió a reintegrarse en la vida civil de su pueblo al ser denunciado. Su padre le ayudaría en los primeros momentos de huido trasladándose y recorriendo en los primeros años 40 los montes de los alrededores de Chera y municipios cercanos en cuyos casetos dejó recuerdo de sus apreciadas dotes de dibujante.

Su presencia era sabida e incluso consentida por autoridades y población de la comarca. Su suerte se truncó el 5 de julio de 1945. En la Caseta de Doce (Loriguilla), pernoctó con el tío Juan “el Bombo” y su hijo. El alcalde de Loriguilla, Juan Aliaga Baeza “Juanillo” lo denunció en el cuartel de Requena. Acto seguido, de noche, saldría a su encuentro una pequeña dotación mandada por el brigada Abraham López Sánchez. Su aproximación a la casa donde estaba Ojos Azules fue altanero y desafiante:
- ¡Abran!
- ¿Quién es?
- El brigada de Requena.
Para acto seguido verse encañonado y con el disparo encima. La sorpresa cundió igualmente entre los guardias que le acompañaban, que apenas pudieron responder con fuego y detener a quien se dejaba moribundo a su jefe y huía descalzo. Hasta la finca del tío Cardador en el paraje de los Olivastros llegaría. Allí se encontró con la tía Maria de Lino a quien le quitó las zapatillas. Su siguiente rastro antes de trasladarse al entorno de los montes próximos de Marines, sería estar dos días escondido en un nicho del cementerio de Casinos donde antes de abandonarlo dejaría escrita una nota personal.
(Datos facilitado por Francisco Gregorio Montón, cronista oficial de Sot de Chera).


Ojos Azules nunca fue un maqui al uso. Tal vez por ello su leyenda fue en aumento:

…”el disparo que le hirió trajo sus más y sus menos pues “Jerónimo” dudó si la bala había salido de la pistola de “Larry” o bien de la persona que estaba escondida en la casucha, y que en principio creyeron que se trataría de algún guardia civil. Posteriormente se comentaría que quien se escondía allí era el personaje de Ojos Azules, un huido de Alcublas que nunca llegó a integrarse en guerrillas, y con el que Nelson, sin informar a nadie de su grupo, había pedido una entrevista a través del padre del guerrillero, seguramente Rafael. Ojos Azules, en la memoria de los guerrilleros, entorpecía su labor y más en esa zona de actividad, y alguno piensa que poco después de esta acción fallecería, incluso Larry lo identifica con un paisano al que tienen que disparar en el camino de Náquera que conduce a la Cartuja de Porta- Coeli. Por las mismas fechas, y en un paraje cercano lo que posiblemente conlleve algún tipo de relación, la fuerza pública mataría a un desconocido apodado “El Inglés” en la partida de La Miseria (Serra), el 24 de noviembre de 1947.” (Sumarísimo 722-V-47 AJMV).



Y continuando nuestras pesquisas por Alcublas, obtuvimos el siguiente testimonio de una persona que prefiere quedar en el anonimato:
…”lo que yo se es que Ojos Azules huyó a Francia –como otros muchos maquis- y que tuvo una hija. Esa hija, años después vino al pueblo a veranear. Estuvo viviendo en la antigua tienda de comestibles de Asunción Domingo que estaba en las Cuatro Esquinas. Después compró una casa que, más tarde le vendió a un alcublano (en la calle de la Discoteca) porque le detectaron una grave enfermedad y ya no subía al pueblo. La hija falleció (creo). Hace unos años trajeron los restos al cementerio y lo enterraron en un nicho –me imagino que de la familia-. Coincide que se llamara Camilo pues a su hija la llamaban “la Camila”…”(Trini la Camila en la foto)


Y para terminar, un experto en el mundo de los maquis con el que contactamos nos dijo:

…”Ojos Azules era natural de Alcublas, pertenecía a la familia de los Camilos, lo más seguro es que huyera a Francia donde tuvo descendencia que con el tiempo regresaría a España. Investigaciones recientes nos señalan que viviría en Montpellier donde falleció en 1993. Una hija trasladaría su cuerpo al cementerio municipal de Alcublas, donde reposa con su nombre, el de Luis Pérez (Peris?) Martínez”.


Agradecemos la participación desinteresada de numerosas personas que han querido conservar su anonimato, y a la ayuda de Salvador F. Cava, que con su libro “Los Guerrilleros de Levante y Aragón” desvela muchas incógnitas de este apasionante tema.

* Este monográfico sobre Ojos Azules aparecerá en el libro en preparación “El paso de la Guerra Civil por Alcublas”, de PEÑA RAMIRO.
(La semana que viene concluiremos con más aportaciones orales recopiladas en Alcublas. Dejaremos a un lado a Ojos Azules como personaje y nos adentraremos en Luis como persona: el desencadenamiento de los hechos para convertirse en maqui, su peculiar relación con los guardias...).

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Aquí hay trabajo, se nota. Felicitaros por ello, y animaros a continuar.
Lo del libro que indicáis abajo es una idea retadora. Si os sale bien será lo más.
Enhorabuena Peña por todo tu trabajo. Sigue!

A.C.L.A. dijo...

Estupendo articulo, es muy grato leer las andanzas de un alcublano un tanto peculiar, no era muy querido por el resto de los "maquis" por su no afiliación, de hay los comentarios del "Manco de la Pesquera".
Desde la ACLA animaros para que sigais. Nosotros estamos en ello.

cacao con corfa dijo...

Excelente exposición de la historia.Me ha gustado mucho; la verdad,es que te lo estás currando de "la leche".Mi mas cordial enhorabuena Peña Ramiro.

enólogo dijo...

Con artículos de este nivel, el libro que prometes promete estar muy interesante.
Esperamos más cositas. Ánimo.

Anónimo dijo...

Un 10 Penya!!
Calidad, cantidad y una promesa futura muy bonita: el libro de la guerra civil. Aunque eso es faena!!

Anónimo dijo...

Está visto que cuando te pones, te pones.
Continúas añadiendo cantidad y CALIDAD al blog, está muy bien.
Felicitats!!!!!

Anónimo dijo...

Por lo que cuentas, Ojos Azules fue una víctima más de las circunstancias del momento.
Y víctimas han habido muchas, de todos los colores, pensamientos o, simplemente por estar en el sitio equivocado en el momento más inoportuno.
Todo ello lo comento, Peña, pues al final de la narración indicas que es parte de un libro en preparación. Es por ello por lo que te pido rigor, veracidad e información legitimada.
Si es así saldrá un excelente trabajo, estoy convencida.
No me queda más que animarte en ello, y felicitarte por el trabajo que llevas a cabo, fuera de polémicas y rollos extraños. Así hay que trabajar.

Paisajes de Alpuente dijo...

Magnifico trabajo Peña. El libro ya promete. Enhorabuena

Anónimo dijo...

Con cosas como estas, nos damos cuenta que el despertar de Alcublas es una realidad. Si además de todo ello, no existieran recelos y nada por el estilo, en vez de un despertar sería todo un lanzamiento comarcal.
Creo que sumando esfuerzos entre todos, haremos algo grande.
Felicitarte por el trabajo que haces, una maravilla.

PEÑA RAMIRO penyaramiro@hotmail.es dijo...

Ante todo daros las gracias por los comentarios recibidos.
Eso nos anima a seguir con más fuerza si cabe.
Como decís alguno de vosotros, el rigor y la veracidad de los hechos narrados ha de ser la principal premisa a la hora de elaborar el libro de El Paso de la Guerra Civil por Alcublas. Por lo que se necesitan dos cosas: tiempo y trabajo metódico. Estamos en ello.

Por otro lado, la publicación más avanzada es la de la Tradición Oral Alcublana (no es este el título pero sí el enfoque). Nuestra meta era la presentación del mismo en Agosto, pero por temas logísticos (imprentas y demás) podría retrasarse unos meses. Lo que sí estamos preparando es su presentación audiovisual, que perfectamente tendría cabida en fiestas de verano.
Saludos!!

The Last Samurai. dijo...

Peña, me ha gustado mucho tu artículo, espero con ansia viva la próxima entrega, que parece,será más apasionante si cabe.

!!!FELICIDADES!!!

Anónimo dijo...

Me ha encantado el leerlo, una autentica gozada. Y si esto siga, pues mucho mejor. Cuando se saca punta a las cosas, mira que dan de si.
Un saludo, Penya.

The Last Samurai. dijo...

Un tema que quedaría muy propio, cuando publiquéis la siguiente entrega de "ojos azules", al abrir el blog, sería la canción de la república "a las barricadas".

espero... dijo...

Me ha gustado releerlo. Espero que ya puestos...salgan mas cosas de ojos azules.
Espero...