miércoles, 22 de abril de 2009

HUELLAS DE GIGANTES EN LA PEÑA CORTADA

Hace unos días leí un estudio que nos proponía una teoría diferente sobre el origen del Acueducto de la Peña Cortada de Calles/Chelva.
Hablaba de orígenes muy remotos, incluso aparecen huellas de dinosaurios y de un gigante.
http://oraculodeoccidente.wordpress.com/2009/04/13/gigantes-y-atlantes-en-espana/
La historia comienza así:
Hace algunos años, concretamente en 2004, fui por primera vez a visitar un conocido lugar dentro del circuito turístico arqueológico valenciano. Se trata del recorrido de un acueducto a través de casi 30 kilómetros y adentrándose en diversas localidades: Tuejar, Chelva, Calles, Domeño y Losa del Obispo, todas pertenecientes a la comarca de Los Serranos, provincia de Valencia.
Se compone de acueductos (los típicos arcos elevados), acequias, y galerías escavadas en la roca de las montañas. Tradicionalmente se atribuye su autoría a los romanos, pero no existen pruebas determinantes sobre ello. El texto más antiguo que lo menciona, se retrotrae tan solo a 1797, de la pluma del insigne Antonio Josef Cabanilles, en su obra Observaciones sobre la historia natural, geografía, agricultura, población y frutos del Reino de Valencia.

Ni que decir tiene que tal atribución carece del fundamento necesario para darla por fiable, ya que no la sostiene con ninguna mención a otro texto antiguo ni a otra clase de prueba. Se le supone al acueducto una antigüedad que lo sitúa en el siglo I, ya en la época de dominación romana, pero esta atribución también está carente de pruebas que la sustenten, no es más que mera especulación, siguiendo en la linea política de atribuir todo aquello digno de mención al invasor romano, ninguneando cualquier atisbo de una civilización anterior y más elevada que ésta, no sea que recordando lo que fuimos, nos libremos de una vez por todas de esa infección cultural, tiránica y alienante de la cual es heredero el sistema actual que nos reprime.


...Y concluye:
Al poco de encontrar las anteriores huellas en la plataforma, di aviso al alcalde de la localidad para que fueran revisadas por los arqueólogos que trabajan en esa zona, eso sí, lo de ésta pisada del gigante evidentemente me lo callé, así tengo (o casi) la seguridad de que la próxima vez que vaya a verla, allí seguirá.
Ni que decir tiene, que nuestra historia necesita una revisión profunda, y no solo en tanto a la existencia de gigantes, también a la coexistencia de humanos con dinosaurios y de la posesión de conocimientos técnicos en tiempos antediluvianos, ya que cada vez son más las evidencias que aparecen en todas las partes de este mundo nuestro.

Os recomiendo que le deis una leída en el enlace que os paso de nuevo:
Ya me contaréis...




3 comentarios:

uno + dijo...

Alucinado me quedo. Esto merece llamar a los de cuarto milenio.
Estás en todo, Peña ramiro.

la mena dijo...

Hola Penya,
Tu amigo esotérico ese que has nombrado en ocasiones tendrá bastante que decir en esta noticia, ¿no crees?.

El amigo esóterico de Penya dijo...

Para La Mena:
Mira por donde he estado en "Peña Cortá" por lo menos cuatro o cinco veces, si llego a saber algo de esto te aseguro que el amigo esotérico de Penya Ramiro (que soy yo) le hubiera contado de pe a pa todo lo que hubiese sabido.
¡hasta la otra, La Mena!