martes, 7 de abril de 2009

MARTÍN "el alguacil"

El otro día al leer el artículo de caroruag,….. después en los comentarios había uno de cacao con corfa que nombraba a Martín cuando limpiaba las balsas. Pues, bien; este artículo me hizo recordar muchos gratos momentos que recuerdo muy lejanamente vividos con él. Voy a intentar contarlos, y dicho sea de paso que sirva como un pequeño homenaje hacia este “pequeño” gran hombre.

MARTIN “el alguacil “


Alcublano. Nació el 1 de Junio de 1921.Su infancia la pasó como cualquier niño de aquella época. Tuvo tiempo de poder ir a la escuela y aprender a leer y escribir, después vino la guerra. La pasó en Alcublas con 14-15 años .Acabada ésta, cuando tenía 19 años entró a trabajar en el Ayuntamiento.
Entonces, no estaba él solamente de Alguacil, sino que había otro que era el “Tío Gorro”, y hacían sus funciones una semana cada uno. Cuando el “Tío Gorro” falleció (o dejó el puesto por jubilación) el hijo de éste, quiso optar al puesto, pero el Ayuntamiento ya sólo daría una plaza de Alguacil y digamos que convocó unas “oposiciones”, las cuales ganó Martín. Y éste ocupó la plaza hasta su fallecimiento el 5 de Octubre 1974.
Cuando él entró en el Ayuntamiento, el alcalde era el tío Antonio “Porras”. Después fueron el tío “Carabinas”, Jaime Santolaria (padre), el tío Joaquín, el tío Emilio y Jaime Santolaria.
Martín tenía varias funciones. Yo recuerdo muy lejanamente verlo subido a una escalera sujetada por tres o cuatro hombres y tu Martín subido en lo más alto cambiando las “peras” de la luz.
“Lloviese, tronase o relampaguease”, ahí, tenías a tu Martín con su paraguas y sus botas de agua a echar el bando. Un toque de corneta significaba “bando popular” (pérdidas, mercado etc.), dos toques “bando del Cabildo” y tres toques “bando del Sr. Alcalde”.
Llevar papeles de “la Salva” a los pastores, para que fueran al Ayuntamiento cuando eran denunciados por algún agricultor, porque el ganado se había comido algún almendro, cepa, etc.
Me han dicho también, que cuando un “chiquillo” no quería comer le decían, “como no te lo comas, llamo a Martín”.
Personalmente guardo un lejano y grato recuerdo de él, pues todos los días estaba metido en mi casa para ver la televisión y me acuerdo que antes de afeitarse cuando llevaba barba de dos o tres días me decía “ven que te voy a dar un besico de abuela” y me rascaba con su barba mi mejilla (no podéis imaginaros como me ponía la mejilla).
Creo que todo el mundo recordará a Martín “el alguacil” con mucho cariño.

PALLAMÍN

17 comentarios:

la mena dijo...

Pallamin, termino de leer y me he tenido que poner a escribir.
Yo también conocí a Martín y es cierto todo lo que dices. Gracias por avivarme los recuerdos.

Y PeñaRamiro, lo debéis de hacer muy bien pues ya os salen lectores e imitadores hasta debajo de las piedras. Ya sabes...

la mena dijo...

Se me olvidaba PeñaRamiro, por favor pon estos textos a unas horas mejores, pues por lo visto cada vez trasnochamos más gente.
Por favorrrrr.

El ultimo Quecua dijo...

Desde luego Peña, eres un urgador como dice el samurai,no he acabado de escribir la respuesta anterior y ya me encuentro con otro articulo,en fin eso es actualizarse lo demas son tonterias.

Un saludo

cacao con corfa dijo...

Pallamin, me alegro un montón que mi comentario te haya servido para crear este bonito recuerdo de Martín.

montesa enduro dijo...

CREO Y OPINO:que todos estos temas de la historia mas reciente de nuestro pueblo,deverian transmitirse por el canal de SATELVEX ,porque la mayoria de gente que vive en ALCUBLAS no tiene ordenador sobre todo los mayores,deberias contactar con los dueños de tal canal,seguro que abra alguna alternativa.Y asi me ahorrare las fotocopias que tengo que llevar a los abuelos cuando sale un articulo asi.gracias seguro que lo reconsideraras PEÑA RAMIRO.

Pajarito Lindo dijo...

Desde luego peña es un lujo contar con colaboradores como pallamin,es simpatico hasta el seudonimo,sigue asi rodeandote de buenos contadores de historias.

una + dijo...

Hola a todos,
como no acordarse de las veces que Martín nos reñia a los chiquillos y nos quitaba las pistolas de agua porque ibamos mojandonos unos a otros y las encalaba en el tejao del bar de la Capa, y nos llamaba la atención porque tirabamos triqui-traca y tantos recuerdos me han venido al leer el articulo.
Si te portabas mal, si no comias, tu madre o las vecinas enseguida te decian que llamo a Martín (eso es verdad era una frase muy habitual, puer era el aguacil y entonces habia respeto y un poco de miedo,pero era una bellisima persona).
Cuando estabamos en casa y sonaba la trompeta todos atentos que Martín hecha el bando.
Pallamin, gracias por recordarnoslo
Un beso

agorasique dijo...

Pallamin, espero que sigas escribiendo tus recuerdos... nos haces pasar muy buenos momentos.
Las "grandes hombres" se caracterizan por su humildad. Tú eres un "gran hombre". Deja que tu sensibilidad siga deleitándonos. Tienes muchas cosas que contar...

The Last Samurai. dijo...

Estamos cerquica de llegar a 40.000 visitas, y todo eso gracias a artículos como éste, que despiertan el interés por lo vivido.

PEÑA RAMIRO penyaramiro@hotmail.es dijo...

Bienvenido al club, PALLAMIN!!
Tu nombre me suena a medicamento: recuerdo el Pallamin Forte para el dolor de cabeza y todo tipo de migrañas. Y qué decir de la Pallamicina, para infecciones respiratorias de vías altas y bajas...
Bueno, tu artículo no nos ha producido ningún dolor de cabeza, sino todo lo contrario. Lo importante es que este fenomenal debut tenga continuidad.
Un saludo, Pallamin!!

El tio la vra dijo...

Ay... si a Martín le hubieran dado una buena vara, seguramete hubiera quitado mucha tontería de aquellos tiempos.

Anónimo dijo...

hola buenas tardes a tod@s
gracias a una amiga que podido ver lo publicado en memoria de mi tio "martin el aguacil",muchas gracias PALLAMIN por acordarte y dar a conocer a este"pequeño gran hombre"como bien le has llamado,me consta que el tenia en mucho aprecio y estima a toda tu familia,gracias
felicidades a todos los que hacen posible penyaramiro y animaros a continuar haciendo esto tan bonito

Pallamin dijo...

La verdad que no esperaba la reacción de comentarios que habéis tenido.Me alegro mucho de que os haya gustado, especialmente al anónimo de las 21,40, por "tocarle" un poquito más de cerca.
Y también agradecer a Peña Ramiro por la publicación del reportaje.
¡saludos!

enólogo dijo...

Que sorpresa el leerte.
Un homenaje a Martín hecho de esta manera demuestra tu valía como persona, Pallamin. Transmites, y eso creo que es lo más importante en un blog.
Espero que te animes a contarnos cosas nuevas.
Saludos a Pallamin y a Peña Ramiro.

rafa dijo...

Muy logrado tu articulo, escueto, espartano y sin adorno para la galeria.
Espero que sigas colaborando, como has hecho siempre por Alcublas.
Tienes muchos dotes que te adornan.
Por otra parte felicitar a PENYARAMIRO, por sus 40.292 entradas, que espero sean muchas mas.
Animo por Alcublas.
Rafa Casaña (ACLA)

Pallamin dijo...

Quisiera pedir disculpas por un error escrito en el artículo de Martín.En el cual cito el nombre de Jaime Santolaria (Padre) y el verdadero nombre es Juan Manuel Santolaria, según me han dicho estos días en el pueblo.

Anónimo dijo...

me cuenta mi madre que cuando Martin sacaba los trozos de jabon de las balsas y la ropa que se quedaba en el fondo, cantaba:

-a quien se le habra perdido una camisa sin mangas, sin cuello y sin delantera y rota por las espaldas.