martes, 19 de mayo de 2009

LA FARMACIA DEL TÍO LLATAS

A mediados del pasado siglo, la botica del Tío Llatas llenó de historias nuestro baúl de los recuerdos. Rafael LLatas siempre tenía un remedio para todos los males.

La botica tenía un cierto aire misterioso, sobre todo para los ojos de un niño. Recuerdo al entrar una sensación de recogimiento. Me imponían mucho respeto el mostrador y las dos vitrinas de madera que lo enmarcaban, tan altas y solemnes que parecían el altar de un templo diminuto. Sin querer, bajaba la voz y esperaba que, por la puerta lateral, aparecieran el tío Rafael o su mujer Amparo. La farmacia olía a iglesia, a hospital, a medicina, a noches de invierno frías y lluviosas.

Entonces, de puntillas, apoyando los codos en el frio mármol, dejaba la receta en sus manos. Al poco rato, una caja de penicilina, o de aspirinas o de supositorios para la fiebre o una pomada para las escoceduras salían de las estanterias del fondo. El tío Llatas sonreía siempre, aconsejaba a mi madre cómo administrar el medicamento y la tranquilizaba diciéndole "eso del chiquillo en dos días está curao, no te preocupes mujer".

Mientras, me entretenía curioseando los estantes llenos de frascos, gordos botellones de vidrio amarillento, cajas de madera redondeadas con tapitas de metal y enigmáticas etiquetas, en las que palabras indescifrables nombraban toda clase de remedios.


Dicen que los recuerdos se difuminan con el paso del tiempo. El que yo tengo de la farmacia del tío Llatas es nítido y claro. Es el recuerdo de un niño, hace más de cuarenta años en Alcublas. Es un sábado de Enero, hace mucho frío. Mi hermano tiene fiebre y mi madre está nerviosa. Salimos a la calle, son las ocho de la tarde pero no se ve un alma. El olor a humo de las chimeneas nos acompaña hasta la plaza. Hay luz en la ventana, quizás ya estén cenando. Mi madre toca a la puerta y nos abre con una sonrisa grande, franca, acogedora, un hombre bueno, que me revuelve el pelo y me dice lo mucho que he crecido desde el verano.

El tío LLatas siempre tenía un remedio para todos los males. Creo que su sonrisa tenía propiedades curativas, apaciguadoras, reconciliadoras y por eso su labor como juez de paz ha quedado en el recuerdo de todos.

He querido ilustrar este pensamiento en voz alta con una fotografía que define perfectamente a la persona: apoyado en el mostrador de la farmacia, con la cámara de fotos a su lado y esa mirada que transmitía paz, tranquilidad y sosiego a todas la personas que se acercaban a él.

25 comentarios:

enólogo dijo...

Me parece perfecto que se haga un homenaje al tío Llatas. Figura destacada en muchos ámbitos en la historia reciente de Alcublas.
Juez de paz, farmacia, fotógrafo... y una buena persona.

olivera dijo...

Coincido con el enólogo.
Lo que quiero añadir es que me gustaría que la familia Llatas se animara e hiciera una exposición con todo el material fotográfico que tienen guardado. Sería una pasada.
Yo tengo 29 años y cuando veo las fotos que ponéis de "foto Llatas" se me pone la piel de gallina.
Brmm, brmm!

Anónimo dijo...

Mi padre me contaba que los mayores, para gastar una broma, mandaban a chiquillos de 12 o 14 años a la farmacia de Llatas a pedir cosas de broma.
Nos tocaba ir todo serios pues creíamos que era de verdad. El tío Llatas nos atendía muy serio y seguía la broma. Nos daba un recado para los que nos mandaban.
Todo terminaba en risas y nosotros sin enterarnos de nada.
Me habéis hecho recordar cosas bonitas de mi infancia. Gracias Peña Ramiro.

rafa dijo...

Como aperitivo me parece bien, la inmensidad y humanidad del tío Llatas es muy grande, posiblemente será dificil agradacerle todo su trayectoria.
Aunque toda su familia no le va a la zaga.
Tengo muy buenos recuerdos de la familia Llatas-Minguez.

MARIAN dijo...

Peña,mira si me he puesto contenta con el homenaje a " MI TÍO LLATAS"que me he decidido a escribir.
Digo "mí tío" porque ha sido tanto el contacto que he tenido con esta família ,que así los considero.
Era una persona admirable,siempre la encontrabas igual.NUNCA SE ENFADABA CON NADIE ,era la TRANQUILIDAD EN PERSONA.
Y lo mejor de todo es que a cualquier comentario nunca le daba
IMPORTANCIA.
Al enólogo le quiero decir que también era corresponsal de banco.
GRACIAS POR TODO ,fue lo último que
me dijo el "tío LLATAS" y cuando se
subía al coche para irse al hospital nos dijo HASTA LA ETERNIDAD,nosotros le dijimos que tonterias dice.Y ASÍ FUE , no se
equivocó.
Ahora soy yo la que le doy las GRACIAS por los buenos momentos que
pasamos juntos y por todas esas fotos que en todos los hogares de ALCUBLAS tenemos suyas.
HASTA SIEMPRE.

Quique dijo...

Al tío Llatas ya lo conocí mayor. Y a pesar de su edad tenía la misma apariencia, jovialidad y frescura que en fotos de su juventud.
El texto me ha encantado, relata con delicadeza y amor la relación de Rafael Llatas con Alcublas.
Una cara siempre refleja el alma; y más que nunca en este caso. Os quiero contar la última vez que lo ví:
Fuí al hospital, pues el médico que lo trataba era amigo mío. Me comentó lo que había... y asombrado me dijo que no le había oído quejarse ni una sola vez.
Entré en la habitación, que estaba en penumbra. Lo encontré acostado, sedado y tranquilo. Lo cogí de la mano y él me la apretó. Me sonrió, pero no dijo nada. Recuerdo salir de aquella habitación con una ligera sonrisa en el rostro...pensando en que me había despedido de una gran persona.

Blas. dijo...

Quién no tiene una anecdota con el tío Rafa?
Que se puede decir, de una persona que siempre te recibía con una sonrisa?
Yo lo conocí durante veinte años, gracias sobre todo, a la amistad que me une con su hijo Paco.
La imagen que me viene a la cabeza, cuando pienso en él, es sentado en su despacho, rodeado de fotos, negativos...y con su eterno puro en la boca.Todos los puros que replegaba, se los hacía llegar, bien me acercaba yo o se los daba a Paco.Aún recuerdo un verano que le dí venga puros y me trajo un bolsa de melocotones de su cosecha, en el Villar.
Mi suegra me contaba de él que un día les decía:
entre el practicante y yo, todas las mujeres a parir en el pueblo, y yo me decía "un tío nos va a hacer parir".
En fin, creo sinceramente que hizo por ayudar a los demás en todas las facetas a las que se dedicaba, eso sí, siempre con una sonrisa.
Tío Rafa: nos vemos en la eternidad.

Anónimo dijo...

Coincido con todos los comentarios anteriores. Mi padre le pidió dos favores y dicho y hecho.
Mi padre me lo recuerda cada vez que pasamos por la plaza.
Enhorabuena peña Ramiro por el relato tan bueno que habéis puesto.

Ascen dijo...

Dice un buen amigo mio que "por sus hechos los conocerás"... ¡qué gran verdad!. El tío Llatas fue, ante todo, un hombre bueno y esta virtud que nacía directamente del corazón, sin premeditación ni impostura, se reflejó en todas sus acciones, en toda su vida.
Personas de "esa clase" son las que quedan en el recuerdo, por su ejemplo, por su sabiduría.
Mi afecto y cariño para siempre a toda la familia LLatas-Minguez.

Paco dijo...

Me habeis pillado con la "plorera" al leer los comentarios, pero desde aquí quiero agradeceros en nombre de mi madre y hermanos lo que le habeis escrito a mi padre, por lo cual me doy cuenta de que lo apreciabais de verdad. No se me ocurre nada más en este momento.
¡Gracias Peña!

Paula Llatas dijo...

Yo no conocí a mi abuelo en sus tiempos de farmacia, yo nací cuando la farmacia ya era droguería. Para mi siempre vivió entre fotos y puros, como bien ha dicho "mi gran vecino y tío Blas", con su inseparable Curro y su "super-coche" amarillo. Sí que es cierto que era la tranquilidad en persona (en eso es clavadito a mi padre...). Nunca llegué a contar las veces que mi abuela tenía que llamarlo para que viniera a comer cuando ya estábamos todos sentados en la mesa, y cuando por fin venía, siempre acababa con una mancha en la camisa. Siempre que le preguntabas estaba "sin novedad" y cuando le enseñaba alguna cosa siempre tenía un "uiiiii chicaaaa" y si era alguna tontería te decía "mariconadas". Me ha gustado mucho que hayáis escrito este homenaje a mi abuelo, ya que me doy cuenta de lo querido que era. ¡Era la caña! Creo que era una buena ocasión para comentar esta página que tan enganchados tiene a mis padres... Por eso, y por que era el mejor abuelo del mundo.

federo dijo...

¡Razón tiene la nieta!
Sin novedad. Cuantas veces se lo habré oído decir.
Y Curro. Su sombra.
Sois de lo mejorcito de toda la comarca, Penya.

Toni dijo...

Quiero sumarme a este pequeño homenaje al Sr. Llatas y lo trato así porque para mi en su conducta y en las conversaciones que mantuvimos fué ante todo un SEÑOR.
Enhorabuena a toda la mamilia por ese esposo, padre y abuelo.

Carlos dijo...

Que decir que no hayan dicho ya!Mi abuelo era un personaje público Alcublano, del cual me siento muy orgulloso al ver que la gente lo apreciaba y lo siguen apreciando mucho. Una de las cosas que recuerdo de él, aparte de todas las buenas, como comentario gracioso, es que era un poco tacaño...de pequeño siempre nos tenía que dar la paga mi abuela a escondidas...y me decía...toma chiquillo y que el abuelo no se entere!!!de hecho mis amigos le llamaban el abuelo 35...porque una vez le dije abuelo dame dinero para ir a los recreativos...y me dio 35 pesetas...y le dije abuelo dame un poco mas...y el huiii hui un poco más va tira que ya esta bien...y na comentar que mi tío rafa poco a poco físicamente se parece cada vez más a mi abuelo, y mi padre y yo cada vez nos parecemos más a su forma de ser y de hablar...ya que cada vez se nos entiende menos...para seguirle una conversación tenías que estar con los 5 sentidos puestos y aun así a veces te costaba entenderlo...los que lo conocieron de cerca sabrán de lo que habló.
Salu2

Míriam dijo...

Bueno, yo quiero sumarme a todos los adjetivos positivos que se han ido escribiendo.
Para mi grupo de amigas siempre era el abuelo de la Llatas -pues Ana venía con nosotras en la pandilla desde pequeña- y tenemos muchas anécdotas de la droguería -los primeros pintalabios...- y de Curro. Pero sobre todo destacaría que era gran amigo de sus amigos...
Además de fotógrafo, farmaceútico, la droguería, organizador de fiestas o juez de paz -el que más años ha ostentado este cargo en Alcublas-, fue concejal del primer ayuntamiento democrático de Alcublas y creo que ésto, en el contexto de la época, es un dato relevante de su biografía del que todavía no se había escrito.
Creo que en la vida lo importante es dejar huella en tu familia, en tu pueblo, tus amigos,... para seguir viviendo cuando ya no estés físicamente con ellos. Estoy segura que El Tío Llatas ha dejado huella. Por eso sigue estando vivo para todos nosotros.

Dentro de unas décadas -espero que pasen muchas- se escribirá de Paco Llatas porque él también ha dejado huella en muchos de nosotros. O mejor, podríamos decircarle una entrada pronto para que siga con la plorera...

Besos

KASS dijo...

Buenas.
Yo ya no se que decir por que ni quedan palabras ni elogios, este hombre "DON RAFAEL".Es una institucion para el pueblo todos los homenajes que se le hagan seran pocos.
Aun recuerdo cuando lo conoci aya por los albores de los 80s cuando en mi cabecita iba madurando una idea, que luego surgio y se llamo "STRESS",cuando lo comentaba y el estaba delante me decia,"eso chiquillo haber si lo sacais adelante que la gente joven de este pueblo no tiene muchas diversiones"...En fin me a venido a la cabeza algo distinto para que veais si estaba puesto en todo JEJEJE.
Bueno no puedo despedirme sin antes no quedarme con ese aire de Humphrey Bogart en casablanca(en la foto).
Un beso a toda la familia

rafael llatas dijo...

Soy Rafael Llatas, dicen que el que mas me parezco a mi padre fisicamente y es verdad y ademas lo llevo con mucho orgullo.
Desde aqui quiero agradecer a todos los emotivos mensajes que habeis dedicado a mi padre, de verdad toda la familia os o agradecemos de corazon ¡¡¡gracias¡¡¡
El, tambien seguro que desde el cielo esta percibiendo que ha dejado mucho cariño aqui abajo y que aqui se le quiere mucho, muchisimo.
Esta pagina donde estamos escribiendo la estoy pasando por encima de nuestras fronteras a gente conocida y con raizes de Alcublas y concretamente desde Miami una de los comentarios que me hicieron cuando les envie el articulo de mi padre fue:
"Alcublas ya nunca sera loo mismo sin el el Tio Llatas" y sabeis que os digo y aunque sea pasion de hijo, que es cierto, hay un hueco en esa plaza, en ese pueblo, en ese Bar de la Capa, que dificilmente sera substituible.
Asi pues quiero nuevamente reiterar mil gracias por el aprecio hacia la figura de mi padre y un abrazo para todos.
Rafael Llatas
Enhora buena por esta pagina

Lola dijo...

El tio Llatas era MI tio. El hombre mas bueno, mas justo y con mas amigos que he conocido jamás. Nadie en Alcublas puede decir que se llevaba mal con èl, era imposible.
Yo llamaba todas la semanas para ver como estaban mis tios, y cuando el cogía el teléfono la conversación siempre era la misma:
Digamé
Tio
¿Quién eres?
Quien voy a ser, tu sobrina la mas guapa.
Ahhhhh, ya se
y la siguiente pregunta siempre era:
¿Cuando subes?

Mi tia Amparo siempre me dice que yo, a pesar de no ser sobrina de "sangre" (soy Minguez) era su sobrina favorita, y se que es verdad.
Nos encantaba cogernos del brazo e irnos a tomar el café. O coger "el mejor coche que hay" e irnos a la caseta a regar los tomates o al Villar a ver como estaban los campos de olivos. A veces, en invierno nos sentabamos delante de la chimenea, mirando el fuego, sin decir nada, pero estabamos juntos. Todavía no me hago a la idea que voy a subir a Alcublas y no va a estar en su despacho clasificando fotos y recibiendome con una sonrisa y un gran abrazo.
Tio, Mi tio Rafael, te quise, te quiero y te querre siempre, toda mi vida. Un beso de tu sobrina favorita, Lola

Antonio Llatas dijo...

Hola.

Yo también soy familia de los Llatas. En este caso el tío Rafael era tío abuelo mío (hermano de mi abuelo Enrique). Como mi abuelo Enrique falleció en el 84, contando yo con 5 años, apenas lo recuerdo a él y, quizás intentando avivar su imagen, siempre intenté ver al tío Rafael como un reflejo de mi abuelo Enrique.

Cuando se pasaba por el Villar con su perrica negra y el purico en la mano, siempre venía a casa de mis padres y yo intentaba imaginarme a mi abuelo... aunque al final su personalidad única me hizo apreciarlo tal y como era.

Un saludo para mis tíos (Paco y Rafa) y mis primos (Carlos y Paula). Y por supuesto felicitar al creador de esta página por la labor de recuperación de la historia de Alcublas. Ojalá algún villarenco con más tiempo que yo hiciera algo así...

Se despide uno que es medio villarenco, medio chulillano y totalmente churro.

Paco Llatas dijo...

Para Antonio LLatas....No te puedes imaginar la alegría que me ha dado leer tu comentario,te lo agradecemos tanto mi madre como mis hermanos.
Por otro lado me alegro que le eches un vistazo al Blog de vez en cuando,y desde aquí te digo que lo tienes a tu posposición por si quieres poner alguna "cosica" del Villar que haberlas tiene que haberlas y serán "grasiosicas".
Recuerdos a todos y como me decía tu abuelo Enrique(que era mi padrino)cuando iba al Villar "Ya está aquí el MOSTRICO"

Loli dijo...

Loli

Es la primera vez que entro en esta página y ha merecido la pena.Mi tía hoy me ha dicho que habían hecho un homenaje al abuelo. Y no es que sea mi abuelo, pero es que en la familia lo llamamos así.
Al leer todos los comentarios, algunos me han hecho sonreir, pero otros me han llevado de repente a mi feliz infancia, en el pueblo y con mis abuelos, que tanto los echo en falta de como estaban en aquella época. Recuerdo cuando los Viernes, con mis abuelos nos ibamos con la chelvana y después de cenar ibamos a visitar a la familia Llatas. Todos alrededor de la mesa con la estufa y me gustaba oírlos hablar a los cuatro de sus cosas, a mis abuelos y a la tía Amparo y al tío LLatas.Es verdad que era un hombre muy bueno y especial. La última anécdota que recuerdo de él, es cuando falto mi abuelo y él le dijo " pronto nos veremos".En mi familia lo hemos querido mucho.

Amparo Llatas dijo...

En primer lugar, quiero agradecer a todos el cariño y el afecto que estáis demostrando en la figura de mi padre.
También (como a mi hermano Paco) me habéis hecho llorar... y mucho.
Qué puedo yo decir de ti, papá... para mí has sido, aparte de mi padre, mi maestro: de ti aprendí el bonito oficio de la fotografía, que sigo llevando a cabo con mucho orgullo. Recuerdo, cuando iba a hacer algún reportaje, y tú me ibas diciendo cómo tenía que poner el enfoque, la velocidad, etc... y después te sentías orgulloso con mi trabajo: siempre me decías que era muy negocianta ...jaja...
También recuerdos en la farmacia, cuando yo era una cría, que me enseñaste a hacer análisis de orina, acetona, etc...a hacer pedidos a la cooperativa de farmacia: me encantaba ir a “La Chelvana” a por el paquete de los encargos y luego poner cada cosa en su sitio... ¿Te acuerdas, papá, que la colonia y el alcohol se vendían a granel?... Madre mía!: cuando ponía alcohol para medirlo en la probeta se me ponía un dolor de culo (con perdón) pensando en las inyecciones (que, por cierto, tú ponías muy bien) y el olor a Barón Dandi ¡Qué fuerte!, ¿no, Papá?...
Yo también me siento muy orgullosa de parecerme a ti en muchas cosa, como bien dice la mamá; ella dice que soy tranquila como tú, y que mi forma de vivir es como la tuya (sin novedad).
Recuerdo que me contabas que, a veces, iba algún chiquillo a la farmacia y te decía: “tío Rafael, me ha dicho mi madre que me dé una aspirina”. Y tú le decías: “¿cómo la quieres, redonda ó cuadrada?”... Qué valor... El crío se quedaba todo parado mirándote y te decía: “no sé, tío. Mi madre no me ha dicho nada...”. Entonces, tú te atusabas el pelo, te reías, le dabas la aspirina (redonda, claro) y aparte un caramelo...
O cuando venía una persona de confianza a hacerse alguna foto le decías con mucha sorna: “¿cómo la quiere: de cuerpo entero ó de cuerpo presente?”.. y os descojonábais los dos de la risa... Hablando de fotos, como en las de carnet salían cuatro, si te decían “sólo necesito tres”, tú igualmente y con mucho humor, decías “la que sobre para la lápida” y vuelta a la risa... en fin, que siempre has sido un crack...
Querida Paula, a mí también me decía lo que “Uuuuyyyyy, chica. Y yo le hacía el pase de modelos, o si llevaba alguna falda larga ó algún vestido largo me decía que parecía “un sereno”... y recuerdo que no sólo se manchaba la camisa, sino que las tenía todas como un colador llenas de agujeritos (osea, quemadas) de lo que le caía de su flamante puro. La abuela se ponía negra y él le decía: “ pero chica, ¡qué más da!, si Miguel Bosé lleva todos los pantalones todos rotos y son modernos!. ¿Por qué yo no puedo llevar la camisa quemada?”... Y así contaría miles de cosas de mi padre .. pero ya está.
Bueno, decirle a mi sobrino Carlos que ya somos tres en los de hablar raro: la abuela dice que no me entiende nada... Jajaja...”¿será genérico?”: porque el tío Rafa también déjalo, que también se le entiende poco...
Gracias, Blas, por esos puros que le regalaste con tanto cariño.
Gracias, Quique, por ese apretón de manos tan sincero y por preocuparte por él.
Gracias, Kass, por compararle con un grande, como Bogart.
Gracias, Mariam, prima, porque eso eres para mí: gracias por lo mucho que querías a tu tío Rafael y por tu ayuda desinteresada: me haces un gran favor con lo de las fotos. Te quiero, guapa.
En fin, gracias a todos por todo.
Y a ti, Papá, gracias por ser como eres, por haber elegido como pareja a esa gran mujer que es mi madre, por haberme dado dos hermanos a los que adoro; por tu nobleza, por tu bondad... por todo.
El dicho dice: “mientras estés en mi recuerdo no morirás”: por eso para mí estás más vivo que nunca... Venga, Papá, hablamos esta noche, ¿ok?..,: tengo muchas cosas que contarte.
Te quiero.
“Gracias, Peña: se os quiere”.

Fuensanta dijo...

Yo no conoci la casa del tio Rafa y la tia Amparin cuando era farmacia.Pero siempre recordare la primera vez que entre en ella.Yo muy joven y callada y ellos tan campechanos me recibieron con los brazos abiertos.¡Y alli estaba yo sentada en su mesa como uno mas de la familia!Podria contar un monton de cosas buenas del tio Rafa y su familia y de los recuerdos que tengo de cuando subia a Alcublas desde Valencia.Pero solo una cosa dire:Que siempre los llebare en lo mas profundo de mi corazon.
¡HASTA SIEMPRE TIO LLATAS!
De Fuensanta con mucho aprecio para esta maravillosa familia que son ¡LOS LLATAS! =)

Amparo Minguez, esposa del tio Llatas dijo...

Rafael, siempre estarás en mi recuerdo, tu esposa Ampara (me lo ha dictado mi tia entre lágrimas).

Gracias a todos y a todas por las muestras de cariño hacia mi marido. Os quiero

Anónimo dijo...

Vengo regresando a casa despues de haber pasado unos dias en Alcublas y a pesar de todo el encanto del pueblo., ya no es el mismo sin el Tio Rafael., como no recordar un poleo en el Jubilado o en el bar del Capa, muchos anos mas atras cuando de vez en cuando me daba una peseta para comprar kikos. Mi gran carino a todos.., y aquellos que os sentis mas alcublanos que yo porque estais alli de cuerpo presente, nunca olvideis que los que estamos fuera tenemos siempre presentes nuestra vivencias en nuestra tierra Alcublas.
Jose Manuel Cortes Mateo.