miércoles, 24 de junio de 2009

ANARQUISMO CULINARIO...

Territorio, tradición, neococina , globalización, vanguardia ecococina?
Son preguntas que nos hacemos
Pero, ¿Son alternativas irreconciliables o existe un espacio para el consenso?


Con esta sentencia comienza Philippe Regol el cuaderno Apicius de alta gastronomía num 12.

Grant Achatz “Restaurante Alinea”

Es de lo que se trata y lo que buscamos al fin y al cabo los apóstoles románticos de la gastronomía.. está claro que es un placer efímero eso del comer y encima pagar mas de 30 euros por este menester. Somos pocos pero estamos dispuesto a ello.

Nos importa tres pitos la cocina radical de vanguardia, cuatro la cocina tradicional, y cinco los modelos culinarios integrales y los globalizadores, amén de que nos la pela las opiniones de los críticos gastronomicos, los de verdad y los de mentiras. Somos capaces de emocionarnos igualmente ante unas lentejas con chorizo como con una sferificación de Yuzu, nos atrevemos a probarlo todo, hay a quien la adrenalina le sube haciendo puenting, y a quien le sube sentado ante un plato, la inspiración de los grandes maestros coquinarios, los de ayer y los de hoy, es nuestra poesía, la cocina al igual que todo tiene derecho a un pasado, a un presente y a su futuro, por eso estamos abiertos a nuevos universos gustativos, después ya los guardaremos como momentos imborrables o los desterraremos del corazón para siempre…pero desde el respeto la reconciliación y el consenso.

SALUT¡¡¡¡¡¡¡¡

Davinci.

6 comentarios:

querido Watson dijo...

Cuando la cocina pasa de ser un sistema de alimentacion a ser un placer (a veces un lujo),el concepto de la misma cambia de modo radical.
¿Que es caro y que es barato? Esa es la cuestion.

querido Watson dijo...

Hay quien siente indiferencia o desprecio ante un plato de cocina elaborado. Creo que es una expresion mas de arte. Y encima va y te lo comes luego!
Merece el mismo tratamiento que un cuadro, una acuarela, un boceto, un motivo escultorico.
Pero que poca gente lo ve asi!

manolete dijo...

Desde el respeto, como dice el autor, también se han cometido barbaridades usando el nombre de nueva cocina. He comido menús más honestos de 15 € alguna vez que otros más caros de cocina innovadora.
Hay de todo, como en todos los gremios.

PEÑA RAMIRO dijo...

Gracias por tu colaboración, Davinci!!

Eres crítico pero realista. Muy acertada la comparación que haces entre la poesía y la cocina de los maestros.
Ya sabes que la poesía es incomprendida en muchas ocasiones. ¿No le ocurrirá lo mismo a la cocina?

Angostura dijo...

Siempre he dicho que lo importante al sentarte en una mesa era la compañía y no la comida. Con el paso de los años he cambiado la idea y he aprendido a disfrutar de la buena cocina al igual que de los buenos amigos, porque hay momentos gastronómicos y conversaciones amistosas que nunca podré olvidar. En los recuerdos evocamos imágenes, olores, colores, sabores... Estoy de acuerdo contigo Davinci cuando dices que la cocina tiene un punto de poesía. Hacer versos es "jugar con las palabras" y dejar volar tu creatividad para hacer mágia con metáforas, comparaciones, metonímias, hipérboles, alegorías... Elaborar un plato es "jugar con las materias primas" y dejar volar la creatividad para hacer mágia y convertir una cigala en "cigala confitada con su fumet, huevo a 70º y puerro". Al fin y al cabo se trata de embellecer la vida, es una cuestión de estética... y todo tiene su belleza. Porque todavía me acuerdo, mucho, mucho, mucho, de unes fabes con almejas que me comí hace muchos años en una casa de comidas (pequeña y escondida) en Cangas d'Onís (poesía pura, oye).
Todo tiene su punto. La cuestión es que el que esté detrás de un plato, sean lentejas o sea una innovación culinaria, sepa transmitirle la sensibilidad necesaria para convertir la comida en "un pedacito de poesía".
Tú eres un gran poeta. No dejes de escribir, por favor... espero seguir leyéndote en Peña Ramino.

SALUT Y GÜENOS GINS!!

DAVINCI dijo...

Todo lo efímero parece caro querido watson es una cuestión de sutileza, tienes toda la razón Manolete, en el artículo hablaba como cliente, a mi también me han dado gato por liebre muchas veces, son experiencias que se olvidan pronto, de nada Peñaramiro, un placer colaborar en esta amalgama cultural, enhorabuena por el blog, vaya curros te metes.
Joer Angostura me has puesto la carne de Gallina, gracias por los ánimos, también me puso la carne de esta guisa una sopa de Gallina que me comí en un bar de menú de 12euros en el lago Ercía, poesía pura también, lo mismo que un complejo arroz con Chacón y rúcola en el Cenador de Amós en Villaverde de Pontones. Ya buscare un locutorio por tierras del Sur,que paso de llevarme el portátil que seguro que lo pierdo, y algo le mandaré a peñaramiro, es un honor y un placer contribuir en reste blog


SALUT¡¡¡¡