viernes, 21 de agosto de 2009

EL PROBLEMA DEL AGUA POTABLE EN ALCUBLAS DURANTE EL SIGLO XX (PARTE II)

A finales de la década de los años 80 del pasado S.XX se produjo una creciente falta de suministro de agua potable en Alcublas, que se agravó todavía más durante principios de los años 90, hasta tal punto que para poder garantizar el abastecimiento se arbitraron contundentes medidas de restricción de su consumo, con los consiguientes cortes de agua. Medidas que al ser insuficientes, debieron complementarse con el llenado del depósito de la población mediante el recurso de camiones-cuba.Ante esta situación tan alarmante, se iniciaron urgentes prospecciones para la localización de un nuevo pozo que garantizara el suministro de agua potable a Alcublas. En principio sin éxito. Y no fue hasta el año 1993, tras varias tentativas infructuosas, en el que la Conselleria d'Obres Publiques, Urbanisme i Transports llevó a cabo la ejecución del sondeo llamado Montanera II, que resultó positivo y que, tras el aforo del mismo, se vio que podría cubrir las necesidades de agua potable de Alcublas.

Ya en agosto de 1994 la Conselleria d'Obres Publiques, Urbanisme i Transports comenzó la ejecución de las obras necesarias, con el objeto de aprovechar este sondeo para el abastecimiento de la población de Alcublas. Obras que consistieron básicamente en:

1. La instalación de un grupo de bombeo en el pozo Montanera II (formado por una bomba sumergida de 150 CV y otra reelevadora de 60 CV, a la salida del pozo), capaz de elevar un caudal mínimo de agua de 1.000 litros/minuto.
2. La conducción del agua a través de 1.600 metros de tubería de fundición dúctil de 150 mm de diámetro hasta llegar a una arqueta-depósito de 175 m3 de capacidad.

3. La conducción, en sentido descendente, del agua desde dicho depósito intermedio hasta el antiguo depósito de la población, de 1.000 m3 de capacidad, a través de unos 3.700 metros de tubería de fundición dúctil de 125 mm de diámetro.
4. Asimismo se ejecutó el tendido de unos 5.000 metros de línea aérea de media tensión (30KV) y la construcción de un centro de transformación de 250 KVA para la alimentación eléctrica del grupo de bombeo.
5. La obra se complementó con el acondicionamiento de 2.800 metros del camino de acceso al bombeo.

Estas obras fueron acabadas en febrero de 1995, con una inversión total de casi 120 millones de pesetas. Con su posterior puesta en servicio poco tiempo después, el abastecimiento de agua potable ha quedado garantizado a lo largo de todos estos años hasta el día de hoy. Y con ello se ha visto cumplida la más importante reclamación histórica de los habitantes de Alcublas: el AGUA…

Una reciente avería, que desembocó en el corte de suministro durante varias jornadas, ha puesto otra vez de rabiosa actualidad la red de abastecimiento de agua potable de Alcublas. Al respecto, hay que señalar para ser justos, que el Pleno del Ayuntamiento de Alcublas, en sesión de 27 de Marzo de 2.009, ya había aprobado la contratación, por el procedimiento abierto y tramitación urgente, de la obra de "REPARACIÓN DE LA RED DE IMPULSO Y DISTRIBUCIÓN DE AGUA POTABLE", financiada por los FONDOS FEDER europeos.



Esperemos que dichas obras de reparación, presupuestadas en 375.000 euros, cumplan su plazo de ejecución previsto (4 meses), y pronto quede de nuevo garantizada la normalidad del abastecimiento de agua potable de Alcublas.
Eso sí, nadie debería olvidar que el hecho de poder abrir el grifo en nuestras casas, por habitual, conlleva detrás importantes obras y el consumo de unos recursos naturales que no siempre son completamente renovables. Por ello, estamos obligados, por propia responsabilidad ante las generaciones futuras, a ser muy cuidadosos con el uso de un bien tan escaso como es el agua…




Juan Antonio Fernández Peris.

Centro Excursionista de Chelva y colaborador del blog Peña Ramiro.





2 comentarios:

Maribel dijo...

Este artículo sobre el agua nos viene al pelo en estas fechas.
Parece mentira que una persona no alcublana tenga más dedicación por nuestro pueblo que muchísimos de nosotros. Desde aquí quiero felicitarlo y animarle a que podamos seguir leyéndolo.
Y su último párrafo me parece interesantísimo: el simple hecho de abrir un grifo conlleva muchas cosas que en ocasiones desconocemos o no nos queremos acordar.
Un diez al chelvano, Peña.

Anónimo dijo...

Perdonarme pero yo no puedo comprender como podemos convencer a los ciudadanos del ahorro de agua en sus grifos y al mismo tiempo permitir despilfarrar millones de litros de agua, regando tomateras.
Estas semanas de Agosto a sido un escandalo, la cantidad de personas llenando con remolques miles de litros.
Opino que estamos en la obligacion de poner fin a estos abusos innecesarios.