martes, 22 de septiembre de 2009

TURISMO... RURAL? MOTIVO DE REFLEXIÓN



El baile de los datos de ocupación en turismo rural
Por Luis A. García
http://www.iberiarural.es
Los datos de ocupación en turismo rural, al igual que en los demás sectores turísticos, bombardean desde los medios de comunicación sobre todo en tiempos de recesión. Una leve ojeada por todos ellos puede volver loco a más de uno: la misma cifra que para una institución oficial es un excelente resultado, para una asociación puede ser la confirmación del desastre más absoluto. Pero esto no es lo importante.
Es posible que la tarea fundamental de muchos funcionarios relacionados con el turismo resida precisamente en el análisis de porcentajes y resultados turísticos de todo tipo. Sin embargo, de poco le sirve al propietario de una casa rural que le machaquen día sí día también con la idea de que su región ha superado en el último mes los datos de ocupación del año anterior, cuando sus habitaciones están decoradas con telarañas.
Los hechos importantes en turismo rural también son, por ejemplo, los que inciden sobre la necesidad de ofrecer productos diferenciados y originales al turista rural, los que apuntan a las nuevas tecnologías como herramienta imprescindible, aquellos que no sólo recurren a la bajada de precios para capear el temporal sino que buscan otros caminos por la senda de la calidad.
Y si esto puede ser crucial a la hora de sobrevivir, los responsables de alojamientos rurales y los de instituciones oficiales que continúan subvencionando su aparición deberían igualmente escuchar con extrema atención las voces que avisan de un exceso de oferta en el turismo rural.
Ya se sabe en este país, cuando algo funciona, carbón a la caldera hasta que reviente.
Más información en:
Podemos leer un artículo que publicamos el año pasado al respecto. La perspectiva del tiempo le da otro valor:

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Soy propietario de tres casas dedicadas al alquiler para turismo rural en La Serranía. Me gustaría hacer una distinción en este negocio nuestro:
Por un lado estamos los que nos dedicamos a esto en tiempo parcial, es decir, que nuestra fuente principal de ingresos es nuestro empleo y las casas son un complemento al mismo. Y las personas que se dedican al turismo rural como empleo único.
Estas últimas gentes lo están pasando bastante mal. Ha bajado mucho la ocupación rural en nuestra zoan. Si en épocas de no crisis nunca hemos sido boyantes, pues ahora ni os cuento.
En mi caso hay meses que salgo cuenta con pago, sin beneficios.
¿Qué hacer en estas situaciones? ¿Cerrar? ¿Abrir sólo en verano?

Esperemos que existan otras mejores.

valentín dijo...

Ya lo indica la noticia: cuando algo funciona, leña al bombo. También es verdad que la oferta es excesiva y no toda de la calidad deseada. Creo que ocurrirá como en otros secores, que se depurará el tema. El que quede...

PEÑA RAMIRO dijo...

Gracias por los comentarios, Valentín y Anónimo propietario.
Ambos comentarios están cargados de razón.
Si todo ésto lo unimos a la escasa proyección turística de nuestra comarca y la escasez de apoyos al respecto...

Anónimo dijo...

Quisiera aportar mi opinión sobre el tema. Es cierto que falta un plan de turismo en la comarca y quizás por eso el sector no haya despegado lo suficiente. Recursos turísticos hay muchos sin embargo la belleza de la Serranía queda a veces deslumbrada por las agresiones que sufre el territorio: exceso de minas, vertederos incontrolados, exceso de molinos de viento...
Creo yo que deberían aclarar primero los políticos de la Serranía y los de Valencia que línea debe seguir el desarrollo de la comarca. Destrucción el paisaje y turismo rural no es muy compatible, así que yo creo que o cambia la cosa o yo no veo mucho futuro al sector turístico, la gente no sólo va a estar en una casa bonita (para eso se queda en la suya) sino a ver un entorno bonito.
Yo no creo que haya exceso de oferta, quizás el exceso se de en pueblos concretos. Lo que hace falta es hacer llegar a los clientes potenciales que viven en Valencia que la Serranía es un lugar bonito donde ir y muy cerca de Valencia pero para eso, además de promoción (ferias y folletos), hace falta emprender otra serie de actuaciones para ayudar al sector. Como dije antes, destrucción del patrimonio y turismo rural no son buenos compañeros.

Raíz cuadrada dijo...

Pienso igual que el último anónimo que destrucción de patrimonio y turismo rural no van de la mano.
Pero creo que eso no lo es todo. Hay sitios en los que el patrimonio se respeta y el turismo rural decrece. La crisis es la crisis.
Por ejemplo, en Alcublas se lleva un tiempo potenciando actividades culturales, proteccionismo en medio ambiente, saliendo en multitud de medios informativos... ¿y qué me dices de su turismo rural? no inexistente pero casi. Hay establecimientos que han notado un bajón importante (como en todas partes) y te hace plantearte: ¿aunque yo haga las cosas bien la clientela dónde está?
Maldita crisis.

un humilde hostelero y restaurador serrano dijo...

En esto de la ocupación hotelera rural pasa como con los restaurantes, hay crisis, pero unos están siempre llenos y los otros se han vaciado debido a la crisis (y a algo más, supongo).
Buscar culpables siempre quita el desasosiego, pues siempre son otros, nunca yo. Y me pregunto:
¿qué puedo hacer para que mi negocio repunte o no decaiga?
¿por qué el de al lado llena y yo me como el polvo?
¿siempre son los políticos los responsables?
¿y si no hubieran minas y el medio ambiente se protegiera un poco más: llenaría?
Empezos por nosotros mismos y terminemos por los demás. Nunca entonamos un mea culpa.