jueves, 22 de octubre de 2009

ALCUBLANOS POR EL MUNDO: VALERIANO MARTÍNEZ RAYOS

Actualmente estoy viviendo y trabajando en Kranj, una ciudad de Slovenia. Soy mecánico de aviones y, aunque trabajo para una agencia que está en Inglaterra, las compañías aéreas de todo el mundo se ponen en contacto con esta agencia para demandar mecánicos. Según seas especialista en un modelo u otro de avión te cambian el destino.Anteriormente mi trabajo estaba en Valencia, en el aeropuerto de Manises. Trabajaba para Air Nostrum, pero decidí rescindir mi contrato y marcharme fuera. Sabiendo que iba a hacer el mismo trabajo aquí que en España me iban a pagar mucho mejor. También me atraía el conocer otras culturas y otros países y mejorar mi inglés.
Integrarme en Slovenia creo que no me ha costado mucho. A nivel laboral ha sido rápido, pues el equipo de trabajo es excelente. En aviación, independientemente del país que seas, todos tenemos que hablar inglés, por lo que por tema de idioma no me ha costado. A nivel del país... pues bueno.
Slovenia pertenecía a la antigua república de Yugoslavia. Por el este limita con Italia, está pegado a Austria y al este con Croacia. Kranj es la tercera ciudad más importante del país, está en el centro y no llegará a ser ni mucho menos como Liria.
Es un país que aun no tiene una identidad propia bien formada y su gente es un poco cerrada... es otro carácter.
La principal diferencia que noté al llegar a Slovenia fue la música: allí les gusta mucho escuchar música balcánica, que es una mezcla entre flamenco, árabe... o te gusta mucho o no te gusta nada, y en mi caso ¡no me gusta!. Nada que ver con la Sefos.
Otra diferencia importante son los horarios de comida. Allí se come a partir de las 11 hasta la 1 y a las 6 de la tarde empiezan a cenar. A las 9 de la noche no cenas ya en ningún restaurante. Todo empieza allí antes.
El clima cambia también. El invierno es muy duro, hay mucha nieve, como en las fotos antiguas de Alcublas. Siempre está nublado, el sol se ve poco... puedes pasar 5 o 6 semanas sin verlo.
Por ello lo que más he echado de menos es el sol, sobre todo en invierno. Playas no hay, pero los lagos son impresionantes.
En Slovenia empiezan los Alpes por la parte sur. Todo montañoso. La gente es amable pero a la vez son muy suyos. La calidad de vida es buena, viven en plena naturaleza, la población está muy dispersa. Viven en casas enormes familias enteras.
Allí se bebe mucha cerveza, la más pequeña es de medio litro. Eso de tomar quintos como en Alcublas no saben lo que es. En invierno también beben vino caliente, con unas especias... es muy típico de allí. Se come mucha verdura y carne, pero apenas pescado. Bares grandes no hay. Al estar tan dispersa la población cada aldea tiene su pub. Luego aparte hay restaurantes que son todos pizzerías. Las mejores pizzas que he comido nunca han sido allí. Cenar y comer en restaurantes es muy barato (funciona también el euro): calidad, cantidad y buen precio.
¿Te cuento una anécdota?
Recuerdo una noche de diciembre que nos juntamos cuatro españoles y cenamos en casa de uno de ellos: Blas, un extremeño. Nos iba a preparar una cena española por todo lo alto. Nos fuimos para allá y cenamos y bebimos vino español. En cuestión de dos horas cayó una nevada que nos fue imposible salir de allí, hasta que no pasó el quitanieves no pudimos. Con la tontería nos acostamos a las cinco de la mañana y había que trabajar al día siguiente...
Pienso volver a España, tengo claro que aquí no me quedaré. Mis raíces están en España: mis amigos, mis padres, mi familia está toda en Valencia. Y pasar unos días en Alcublas como este verano no tiene precio... Esto es algo temporal, pero más adelante tengo claro que volveré.

Ahora hay bastante trabajo aquí en Ljubljana. Esta compañía (Adria Airways) acaba de firmar un contrato con una compañía alemana 57 aparatos del modelo Airbus 320 para realizar sus mantenimiento. Tendremos que desmontar completamente todo el avión, se revisa y se vuelve a montar. Con ésto tenemos aquí para unos cuatro años de trabajo.

9 comentarios:

frodo dijo...

Joer Peña, hay alcublanos hasta debajo de las piedras.
Yo que soy muy viajero, siempre que comento por ahí que soy de Alcublas enseguida me sale la frase típica: pues yo conozco a un@ de allí, ¿sabes quien es?
Un 10 por esta serie de reportajes.

the family dijo...

¡Qué sorpresón el verte por internet, Valeriano!
Un abrazo desde Valencia.

Anónimo dijo...

Si la idea de retomar el campo de aviación de Alcublas sigue adelante tendrás una buena oportunidad de volver a tu pueblo, Valeriano.
Perdona la broma (je je). Espero que te encuentres bien tan lejos de tu tierra. Un abrazo de un alcublano.

Anónimo dijo...

Coincido con frodo. En los sitios más insospechados hay/ha pasado/o se conoce a alguien de Alcublas.
Tenemos que explotar todo eso.

LA MARI dijo...

Se te echa de menos... Espero que vengas muy pronto. Y ya sabes, Nochebuena y Navidad en Alcublas. Un beso enorme.

Rayos dijo...

Hola todos desde slovenia,por aqui ya empieza hacer un frio que pela.
me gustaria saber a quien e dado tan grata sorpresa por salir en esta comprometida web(con el pueblo de alcublas por supuesto).
Oye por soñar que no quede,un aerodromo en la balsilla?un aeroclub alcublano?(con aviones de epoca)...con un hangarcito?..huf!! sin duda el sitio ideal para retirarse.
Yo tambien os echo de menos a todos,por supuesto que estoy en casa por navidades.un abrazo a todos los alcublanos de sangre y de corazon.por cierto,mis felicitaciones a los que mantienen esta pagina web viva,seguid asi!!

PEÑA RAMIRO dijo...

Gracias por tus palabras, Valeriano.
Aquí frío bien poco, en algo nos tenemos que diferenciar.
Esperamos poder verte ANTES de navidades.
Un abrazo.

Paco-Peña dijo...

Acabo de llegar de "Zevilla" y he visto tu reportaje, me alegro de que estés bien...aprende bien el oficio de mecánico de aviones y así en el pueblo montaremos un taller para arreglar "bicis" cuando vuelvas.
!Un abrazo!

VALERIANO dijo...

SOBRINO ESTAS LEJOS PERO CUANDO VENGAS AL VERANO TENEMOS QUE HACER UNA BUENA TORRADA. HASTA LUEGO TOCAYO