jueves, 26 de noviembre de 2009

DOÑA TERESA GIL DE VIDAURRE, SEÑORA DEL VILLAR DE LAS ALCUBLAS

El día 10 de abril de 1257, Jaime I de Aragón donó el villar de Las Alcublas a Teresa Gil de Vidaurre, dama de origen navarrés.
¿Quién era Teresa Gil de Vidaurre? ¿Por qué recibió la donación de un pequeño pueblo por parte del todo poderoso rey de la Corona de Aragón?




Jaime I, hombre propenso a conceder su afecto entre las damas que lo requerían o entre aquellas a quien él requería, mantenía una relación amorosa con Teresa Gil de Vidaurre desde la muerte de su segunda esposa, Violante de Hungría, en 1251, aunque algunos autores mantienen que se inició unos años antes.

Teresa Gil de Vidaurre, que era viuda de Pedro Sánchez de Lodosa y con el que había tenido al menos un hijo, Sancho Pérez de Lodosa, más integra, inteligente o sagaz que otras damas que habían compartido el lecho con el monarca, no accedió a sus proposiciones hasta que el rey le concedió ante un testigo, según la leyenda, “palabra de matrimonio”.

Si la leyenda es cierta, estaríamos en presencia de un matrimonio secreto y morganático que en aquellos años, aunque reprobado, era considerado válido. El matrimonio nunca fue reconocido por Jaime I, pues nunca dio el nombre de “esposa” o el título de “reina” a Teresa Gil de Vidaurre, aunque ésta, en su último testamento, se autotituló “uxor quondam” de Jaime I.

No habiendo cumplido Jaime I la “palabra de matrimonio”, Teresa Gil de Vidaurre recurrió ante el papa Clemente IV para que el matrimonio, que había contraído de buena fe, fuera reconocido oficialmente, iniciándose un pleito ante la corte pontificia que se prolongó durante los siguientes años. Algunos autores sostienen que el pleito lo inició Jaime I años más tarde, cuando a finales de 1265, el rey contaba cincuenta y siete años, se enamoró de Berenguela Alfonso, y alegando que Teresa Gil de Vidaurre padecía lepra solicitó al Papa autorización para contraer matrimonio y alejarse de Teresa.



A pesar de sus intentos, el monarca no pudo conseguir que la corte pontificia accediera a su separación. El papa Clemente IV mantuvo que si bien nunca había existido un verdadero matrimonio, vista la relación existente podía considerarse verdadero y consumado, por lo que no podía disolver dicha unión.

Jaime I no atendió la recomendación del Papa, manteniendo la amistad con Berenguela hasta su muerte en 1272. Poco después, ya sexagenario, el rey sedujo a una mujer casada, Sibila de Saga, si bien se decía que su matrimonio era nulo porque su marido no era soltero al contraer matrimonio. Jaime I aún se atrevió a solicitar al papa Gregorio X la anulación de su unión con Teresa Gil de Vidaurre, pero en septiembre de 1275 el sumo pontífice se negó a decretar la disolución, ordenándole separarse de su concubina bajo pena de excomunión. Al parecer, el monarca obedeció, tenía sesenta y siete años.

Los años más felices de la relación entre Jaime I y Teresa fueron desde 1255 a 1260, durante los que nacieron sus hijos, tanto que el monarca hizo diversas donaciones a Teresa y a su descendencia.

El 10 de abril de 1255 donó a Teresa las casas que en Valencia habían pertenecido a los reyes musulmanes Lobo y Zayyan.

El 9 de mayo de 1255 donó el castillo y la villa de Jérica, con sus aldeas y términos, a Teresa y la descendencia que pudieran tener ambos.

El 10 de abril de 1257 la donación que más nos interesa, Las Alcublas, a Teresa, sin mencionar a los hijos o descendientes.

El 18 de agosto de 1257 el castillo y la villa de Flix a Teresa y a sus hijos.

El 2 de enero de 1258 donó los castillos de Arcos (de las Salinas), Zacarés y Peña de Ahija a Teresa. A su muerte lo heredaría su hijo Pedro, pero si éste fallecía los heredaría en su caso un tercer hijo, y si éste no llegaba a nacer o le premoría, lo heredaría el primogénito Jaime.

El 5 de abril de 1260, la heredad de la Zaidía, situada fuera de las murallas de la ciudad de Valencia, a su hijo Jaime de Jérica. En ésa heredad es donde Teresa Gil de Vidaurre fundó el monasterio de la Zaidía en el que vivió desde 1268, no llegando a profesar como monja ni llegó a ser abadesa, como se desprende del hecho de haber otorgado testamento, lo que estaba prohibido a quienes profesaban como religiosos.



Teresa Gil de Vidaurre, mujer inteligente que era hija de Gil de Vidaurre, caballero de origen navarrés, y de Toda Garcés de Azagra, no se conformó con las villas, castillos, lugares y heredades que le donó Jaime I de Aragón. Dispuesta a que sus hijos tuvieran un gran patrimonio compró a los Azagras los lugares de Altura, Castellmontant y Mora de Rubielos, y a su pariente Pedro Ladrón el señorío de Ayerbe en Aragón.

Falleció entre finales de octubre de 1279 y principios de enero de 1280. Por su testamento, se conserva un traslado de 9 de octubre de 1408 en el Archivo del Reino de Valencia, sabemos como distribuyó sus propiedades entre sus hijos:

Al primogénito, Jaime de Jérica, lo instituyó heredero del señorío de Jérica y de los lugares de Altura, Castellmontant, Mora, Las Alcublas, Tormón y ciertas casas y heredades en Zaragoza y Navarra.

Al segundogénito, Pedro de Ayerbe, del señorío de Ayerbe y de los lugares de Cabañas, Azuer, Boquiñeni, Luesia y Agüero.

Por su parte, Jaime I de Aragón, en su último testamento otorgado en Montpellier el 26 de agosto de 1272, reconoció a los hijos tenidos con Teresa Gil de Vidaurre como legítimos, incluyéndolos en las sustituciones hereditarias que estableció detrás de los hijos tenidos con Violante de Hungría, los infantes reales Pedro y Jaime. La legitimación por vía testamentaria era legal, reconociendo a los hijos legitimados la condición de hijos legítimos y con plenos derechos, por lo que, tras su inclusión en las sustituciones hereditarias, si fallecían Pedro y Jaime de Aragón sin sucesión, los hijos tenidos con Teresa Gil de Vidaurre podían convertirse en reyes de la Corona de Aragón y Mallorca. Pasaron de ser tenidos por hijos naturales o bastardos, a tener posibilidades, aunque mínimas, de reinar. No tuvieron la misma consideración otros hijos de Jaime I, como Fernando Sánchez de Castro y Pedro Fernández de Hijar.

No sabemos si fue la conciencia del rey, la presión de la corte pontificia o el resplandor de la palabra “verdad” lo que motivó tal decisión, lo cierto es que Teresa Gil de Vidaurre debió recibir de Jaime I “palabra de matrimonio”.

Vicente Vallet Puerta

Cronista Oficial del Vizcondado de Chelva

NOTA. Para redactar el anterior artículo, me he basado en las páginas de mi libro “El Señorío de Chelva y sus Señores. Siglos XIII y XIV. Los linajes de los Azagra y los Jérica”.

19 comentarios:

dónde estás corazón dijo...

Excelente labor investigadora. De buena gente os rodeais, Penya. Y lo que es curioso, lo de uno/una quererse casar y la otra parte resistirse ha ocurrido en todas las épocas. Si entonces hubiera habido prensa o tv del corazón, Jaime I hubiera salido más que Belén Esteban.

Anónimo dijo...

Por lo que intuyo leyendo el texto, Teresa Gil de Vidaurre debió vivir en Valencia. Mi duda es saber si en algún momento recorrió o estuvo en las tierras que pasaron a su propiedad como Jérica o Alcublas.
A quien corresponda.
Me ha gustado este artículo, pues siempre había oído hablar de este personaje pero hasta esta lectura no tenía precisión de quíen era.
Gracias.

Mario dijo...

Muy interesante el artículo. Me ha llamado la atención, ya que nombra a Pedro Ladrón, que supongo que será el Vizconde de Chelva. Al final, todo quedaba dentro de la familia.
También aparece por ahí Ayerbe y sobre todo, Luesia. Me ha hecho ilusión, ya que tengo cierta relación con la zona: mi abuela era natural de esa villa, aunque criada en Uncastillo.

Seguid así. Sois geniales.

PEÑA RAMIRO dijo...

Agradeceros a los tres los comentarios.
Y por orden:
Razón tienes, dónde estás corazón, que el monarca tuvo una vida muy ajetreada.
Anónimo, traslado a Vicente Vallet tus dudas; él mejor que nadie te las podrá resolver.
Y Mario, bienvenido al club!! El otro día entramos en tu excelente blog y lo incorporamos a los nuestros favoritos.

Hasta pronto.

Anónimo dijo...

Ahora que tengo un momento, paso a contestar a vuestras dudas, no sin antes agradeceros vuestras palabras y el apoyo que prestáis a Peña Ramiro.

a) No creo que hubiera salido más que Belén Esteban, esas cosas se sabían pero no se comentaban, como pasaba no hace tantos años...

b) Doña Teresa no siempre vivió en Valencia. Durante algunos años estuvo donde estaba el rey, acompañándolo en sus viajes por la Corona de Aragón. Fue en la última fase de su vida donde se asentó en Valencia, concretamente en el convento de la Zaidía, lugar en el que vivió hasta su muerte. Pero en la época que el rey se distanció de ella, Doña Teresa vivió con sus hijos Jaime y Pedro en el centro de sus estados, en Jérica. Sus hijos fueron criados por el noble Gil Jiménez de Segura, siendo uno de sus preceptores un hijo de éste, Pedro Jiménez de Segura, que fue obispo de Segorbe años más tarde, entre 1273 y 1277. Si estuvo en Las Alcublas lo ignoró, ya que de los documentos que he estudiado no se desprende, pero estoy convencido que si no ella, sus hijos Jaime y Pedro sí que debieron estar en Las Alcublas, no me imagino a unos jóvenes sanos e inquietos que no tuvieran el deseo de visitar las tierras cercanas a Jérica, tierras que, además, eran propiedad de su madre y que llegado el momento serían de Jaime.

c)En la época que hablamos, Pedro Ladrón no era el I vizconde de Chelva, estamos hablando del último tercio del siglo XIII y el vizcondado de Chelva se crea en 1390, más cien años después. No obstante, éste Pedro Ladrón a quien Doña Teresa compra una propiedad, fue un antepasado del primer vizconde, y por heredar a sus parientes aragoneses, los Ladrón, fue cuando el que sería primer vizconde, en realidad se llamaba Ramón de Vilanova, adoptó el nombre, apellido, armas y escudo del linaje de sus antepasados Ladrón, llamándose a partir de entonces Pedro Ladrón de Vilanova.
En realidad era pariente de Doña Teresa Gil de Vidaurre, ya que su bisabuela se llamó María Ladrón de Vidaurre, pero esta es otra historia que no toca abordar hoy y que escapa del entorno de Las Alcublas.

Gracias a todos por participar, si de ahora hasta esta noche hay nuevas intervenciones intentaré contestaros.

Me gusta este sistema de explicar algunas dudas o equivocaciones, demantener un contacto casi directo con los lectores.

Vicente Vallet Puerta.
Cronista Oficial del Vizcondado Chelva.
Académico de la Academia de Geneaología y Heráldica de Valencia.

Federo dijo...

Se agradecen esas explicaciones y ya que te pones a tiro:
Conozco más o menos (siempre de manera mejorable) la evolución histórica de Alcublas desde doña Teresa Gil de Vidaurre a nuestros días. Mis lagunas están en el período inmediatamente anterior a esta señora.
Gracias, Vicente.

Mario dijo...

Gracias, Vicente. Ha sido muy interesante y productiva tu explicación.
En cuanto a que te gusta el sistema, a mí me parece genial, ya que queda escrito y siempre le puede resultar de utilidad a quien tenga curiosidad de leerlo, que suele ser, sorprendentemente, bastante gente.

Seguid así.

Anónimo dijo...

Gracias Mario, espero que nos veamos más pronto que tarde.

En cuanto a Federo: "ya que te has puesto a tiro..." Parezco una perdiz..., es broma.

Esas lagunas son difíciles de llenar. Yo no las he estudiado, mis veredas son otras, pero buscaría entre Teruel, a quien le fue concedida Jérica; Altura, propiedad de Pedro Fernández de Azagra, se la concedió Jaime I el mismo día y en el mismo documento que le concedió el castillo de Chelva; y la Universidad de Liria. El villar (pueblo pequeño) de Alcublas y sus tierras era un enclave apeticible para cualquiera de los propietarios de las villas que la circundaban. A quién perteneció desde la conquista hasta 1257? Es muy poco tiempo,no llega a 20 años, por lo que su historia es casi inapreciable vista desde el día de hoy, más que inapreciable, difícil de saber, pero seguro que pertenecía a uno de esos propietarios, lo más seguro que a Liria, de ahí los litigios de términos a los que hice referencia en mi anterior artículo entre los Jérica, señores de Altura, los Ximénez de Arenós, señores de Andilla y los síndicos de la villa de Liria. Estos últimos se sentían perturbados en su posesión y, al parecer, exhibian documentos reales que había fijado Las Alcublas como confín de su término.

En defintivia, son meras elucubraciones sin soporte documental, el cual puede estar en las donaciones de Jaime I a Liria, documentos que no he estudiado.

De nuevo gracias a Peña Ramiro. Buenas noches.

Vicente Vallet.

PEÑA RAMIRO dijo...

Agradecemos a Vicente Vallet tanto la elaboración del artículo como su dedicación a contestar dudas y curiosidades de todos nosotros.
Y ya estamos impacientes por conocer cuál será su próxima colaboración...

GUÍA DE TURISMO Y CULTURAL DEL ALTO PALANCIA dijo...

Después de leer el excelente artículos y los no menos interesantes comentarios con sus respuestas, me ha surgido una duda, que además, por mi labor, me interesa despejar si es posible.

Don Vicente Vallet comenta que la Villa de Altura es donada por Jaime I a Pedro Fernández de Azagra el mismo día y en el mismo documento que le concedió el castillo de Chelva.

¿Es en este documento donde Altura aparece citada como Oytura?

Yo tenía entendido que Altura pasó al Señorío de Jérica tras su entrega a Pedro Fernandez de Azagra... ¿Es cierto?

Si es así... ¿Permaneció Altura unida al señorío de Chelva? ¿Hasta cuándo? Yo sé que permaneció en el de Jérica hasta 1401.

Por otro lado, he visto en internet que Don Vieente ha escrito un libro titulado "El señorío de Chelva y sus señores. Siglos XIII y XIV. Los linajes de los Azagra y los Jérica".

¿Dónde se puede adquirir, y más o menos cuánto cuesta?

Muchas gracias por vuestro tiempo, y si es posible, también por vuestas respuestas.

joseaplanillo@hotmail.com

PD:¿Cómo me hago seguidor de vuestro blog? No encuentro el enlace...

PEÑA RAMIRO dijo...

Muchas gracias por tu interés, José Antonio.
Ya que me indicas tu mail ya te hacemos nosotros seguidor de Peña Ramiro. Todo un honor...
Y al tema: nos vamos a poner en contacto con Vicente Vallet para indicarle tus dudas. Le pasamos también tu mail por si te quiere/puede contestar directamente, o a través del blog

Saludos!!

GUÍA DE TURISMO Y CULTURAL DEL ALTO PALANCIA dijo...

Gracias por la rapidez en la contestación y la mediación para resolver mis dudas.

Aquí me teneis para lo que querais.

Un abrazo

Jose Ángel Planillo

Patricio Espejo dijo...

Hola, he leído en varias páginas de la web que la madre de Teresa Gil de Vidaurre fue Toda García de Azagra, ¿es efectivo?, ¿era pariente directa de Gil Garcés de Azagra?, ¿existe información sobre los antepasados de Teresa?.
Gracias de antemano y felicitaciones por el trabajo

PEÑA RAMIRO dijo...

Hola Patricio,
Hemos trasladado tus dudas al autor del artículo, pues es la persona indicada para ello.

Te agradecemos tu participación en Peña Ramiro, y esperamos que continúe.

Anónimo dijo...

Hola Patricio, soy Vicente Vallet.

Peña Ramiro me ha remitido su pregunta.

Según mis investigaciones, Teresa Gil de Vidaurre (*1279/80) era nieta de Gil Garcés de Azagra y Toda Ladrón. Hija de Gil de Vidaurre y de, en su momento y en mi libro aún no sabía el nombre de su madre, ? Gil Ladrón (*d.1280). Mi libro se publicó en el año 2009. El mismo año, pero después de su publicación, el cronita de Albalat dels Sorells escribió un artículo, aparece en la página web de Cronistes Regne de Valencia, entra y pulsa en noticias y en recerca pon Albalat dels Sorells y vuelves a pulsar y te saldrá su artículo, en el que se dice que Teresa Gil de Vidaurre y Toda Garcés recibieron tierras en dicha alquería, por lo que puede ser que el nombre de su madre fuera Toda Garcés, a la que yo denominaba, al desconocer su nombre: ¿ Gil Garcés, ya que aquella época los hijos e hijas tomaban como apellido el nombre del padre. En mi libro aporto documentación que implica que Teresa Gil Vidaurre pertenecía al linaje de los Azagra, bien es conocido que de ella se dice que era una dama navarra, y lo era, no sólo por parte de padre, sino también por parte de madre ya que los Azagra, de quien descendía Gil Garcés de Azagra.

Saludos.

patricio espejo dijo...

Vicente, muchas gracias, a veces es confuso encontrar tanta información en internet, muchas veces sin fuentes claras.
un saludo a todos desde Chile y gracias de nuevo

José Cerveró dijo...

Buenos días.
Como casi todo lo bueno, he encontrado este blog por casualidad. Buscando información sobre la "Reina Santa" Teresa Gil de Vidaurre, he llegado hasta aquí.
Mi intención ( o pretensión ) es que alguien me informe de si Doña Teresa tuvo algun tipo de relación con la población de Albuixech, pues según Wikipedia, fué señora de dicha población hasta que el Rey Pedro I Hijo del Jaime I,lo revertió a la Corona.
Pero como Las informaciones de Wikipedia tienen una fiabilidad relativa, Me gustaría que alguien me aclarara este punto.
Dando las gracias anticipadamente
y a la espera de una respuesta,
José Cerveró

Magnolia dijo...

Excelente artículo me ha servido de gran ayuda para mi artículo sobre esta dama. Tengo algunas preguntas que formularle. Algunos autores dicen que los dos hijos de Teresa nacieron antes o durante el matrimonio con Violante y se dan como fechas 1238-1240, pero si las donaciones de Jaime I a Teresa y sus hijos se efectuaron a partir de 1255,¿no demuestra que nacieron después de la muerte de Violante?

Otra duda que tengo, se dice que Teresa viajó a Roma para apelar ante el Papa y a su regreso cayó prisionera de piratas que la llevaron a Argel, siendo liberada por san Pedro Nolasco. ¿Cuándo realizó este viaje a Roma? ¿Cuándo Jaime I quería casarse con Berenguela Alfonso?

Y la última pregunta. Si Teresa contrajo matrimonio con Jaime I por verba de futuro antes del matrimonio con Violante de Hungría ... ¿Quién era entonces la legítima reina de Aragón, Violante o Teresa?

Muchas gracias por su atención

PEÑA RAMIRO dijo...

Hola Magnolia.
Lamentamos no poderte ser de más ayuda pues el redactor de esta excelente entrada fue un gran amigo nuestro recientemente fallecido de forma repentina.
Lo sentimos. Un saludo,

Peña Ramiro.