miércoles, 11 de noviembre de 2009

EL SÁBADO COMEMOS EN... LAS BODEGAS

La oferta gastronómica de La Serranía es muy amplia, y hoy en día pueden encontrarse locales para todos los gustos y bolsillos. Sin embargo, desde hace unos pocos años a esta parte, van apareciendo jóvenes (y no tan jóvenes) restauradores que presentan una cierta ruptura con lo conocido, y cuya oferta innovadora se ajusta más a lo que podríamos denominar como “cocina de vanguardia”, más acorde con los gustos de una clientela que busca nuevas sensaciones… Estos locales (El Lentiscar, Asador La Seca, La Taifa, La Aldea, Los Tornajos, Aldea La Torre, etc.) van siendo reconocidos y valorados poco a poco por la crítica especializada. Algo de lo que deberíamos sentirnos todos orgullosos. Eso sí, sin desmerecer al resto de restaurantes de la comarca de cocina más tradicional. Además, como cliente, presentan otra gran ventaja añadida por lo que he ido comprobando personalmente: los precios no resultan en absoluto abusivos, pudiendo deleitarnos sin miedo al temido "sablazo" de algunos restaurantes mucho más afamados.

En estas líneas quisiera comentar un local, nuevo para mí, que sin duda alcanzará un justo reconocimiento. Se trata del restaurante LAS BODEGAS, que ocupa el remozado espacio donde antaño se situaban las conocidas Bodegas de Vanacloig, en la pequeña aldea a la que dieron nombre, a unos 3 km de Chulilla. Su situación no tiene pérdida, puesto que se encuentra en la calle principal, a orillas de la carretera local de Chulilla a las Ventas de Villar del Arzobispo. Su propietario, también regenta el alojamiento rural “La Presa”, junto al balneario de Chulilla.

Por casualidad, un sábado al mediodía a finales del pasado mes de septiembre, decidí ir a comer al restaurante LAS BODEGAS con mi mujer. Al no haber reservado, y estar la sala principal ya completa, nos acomodaron amablemente en LA SALA, pequeño comedor interior destinado a comidas privadas o reuniones de empresa. La verdad es que fue un acierto, puesto que el ambiente en LA SALA, al no estar tan concurrido, era más tranquilo. He de admitir que el barullo durante la comida me agobia un poco y me impide disfrutar al máximo de la velada…

A destacar tanto la decoración sencilla y agradable, con muy buen gusto, como la cocina y el trato con el comensal. Estos tres aspectos parecen competir, en positivo, para agrado de los asistentes. El servicio es discreto y atento, en su punto, lo que permite dar más énfasis a la oferta gastronómica de su cocina. Distinguir también la presentación de los platos, muy buena, de diseño, pero sin caer en el barroco, así como los magníficos servicios de vajilla, cubertería, etc.

Miramos la carta, sin tener ni idea de lo que nos íbamos a encontrar. Lo que había era una amplia lista de platos variados, a cada cual con mejor pinta. Sin embargo, nos recomendaron elegir entre dos tipos de menús: el MENU ESPECIAL y el MENU DEGUSTACION. Ambos muy similares, salvo que el menú degustación contaba con cinco entrantes, a diferencia del menú especial que contaba con tres.
Nosotros nos decidimos finalmente por el MENU ESPECIAL. Cinco entrantes nos parecía una cantidad excesiva de comida. Y así, tras un refrescante salmorejo obsequio de la casa, nos deleitamos con tres atractivos entrantes para cada comensal, magníficamente elaborados y con una muy acertada composición de gustos y sabores:
1º. Ensalada con variados tipos de lechuga, aderezada con un ligero toque a la naranja amarga
2º Puros de ajoarriero (crujientes rellenos de una suave pasta de ajoarriero)
3º Queso de cabra fundido con langostinos ya pelados

Para "plato principal" elegimos un arroz caldoso con gambas (también peladas), presentado en un cuenco de arcilla de boca ancha. Realizado con un contundente y sabroso caldo de pescado, estaba en su punto.

El remate, el postre: “coulant” de chocolate con mantecado de turrón, es decir, bizcocho relleno de chocolate fundido caliente acompañado por una gran bola de helado de turrón.
Sin palabras…


Y por último quiero comentar el precio: 21 euros por persona (IVA y bebida a parte). No nos pareció caro en absoluto. Y mucho menos si tenemos en cuenta su calidad, como tuvimos el placer de comprobar con agrado. Naturalmente no es un local para frecuentar todos los fines de semana, dada la crisis actual, pero sí para darnos un alegrón en fechas señaladas. Este sitio promete ser un éxito y convertirse en un referente en la oferta gastronómica de La Serranía. Darán que hablar, seguro…

LAS BODEGAS (VANACLOIG - CHULILLA)
Bodegas de Vanacloig, 84 - 46167 CHULILLA
- Telf: 666 407 945 - 636 761 866 - 96 211 77 75
Juan Antonio Fernández Peris,
del Centro Excursionista de Chelva y colaborador del blog PEÑA RAMIRO.



8 comentarios:

enologo dijo...

Estuve en Las Bodegas este verano. Buena comida, servicio correcto y un precio adecuado.
Para mi gusto, demasiado lleno (mucho alboroto), pedimos el menú degustación y nos vino justo el terminarlo.
Recomendable, Peña.

Cacao con Corfa dijo...

A ver si el jefe se moja y nos lleva a probar el menú degustación.
No te parece ,Pajarito?.

¡Es más agarrao que "tres" chotis!

Paco-Peña dijo...

Te haremos caso Juan Antonio y un fin de semana de estos pasaremos por allí para probarlo.Ya hablamos el día 21 en Alcublas.

maclet dijo...

Para Paco-Peña

La verdad es que La Serranía ya cuenta con una buena variedad de locales donde poder disfrutar de una buena comida.

Por cierto, ya hablaremos de cuando pasarnos por el asador de La Seca. Tengo mucha curiosidad de disfrutar de su muy recomendada cocina...

Nos vemos el sábado 21 en Alcublas.

otro serrano dijo...

He entrado en su web y la cosa promete. Tiene seis habitaciones. Perfecto para una cena larga de sábado sin problemas con el vino.

paraules dijo...

Cacahito, dejate de menus degustación que no vas a caber en la corfa.

Cacao con Corfa dijo...

¡ yeeeeeeeee! Paraules, cuanto tiempo sin vernos, ni hablarnos, ni comunicarnos, ni....Haber si escribes más.Lo tuyo lo tengo en marcha.
¡Besitos, y al Pajarito también¡

Pajarito Lindo dijo...

Hola,hola,hooooooooola perdonad por mi ausencia pero he estado mu liado y viajando alrededor del mundo como siempre por temas comerciales.Si tienes razon cacahuito que se page algo el jefe, que no se estira "na".Haaaaaaa me cachis casi se me olvida !!a que no sabeis a quien vi cuando pasaba cerca del TIBET !!!A THE LAST SAMURAY¡¡¡¡¡¡,no veas que alegria, me dio recuerdos para todos y me dijo asi como que estaba de retiro y rezando por todos nosotros para que podamos esquivar todos los malos "augurios",y que en unos meses estaba de vuelta con toda la energia a tope.

Saludos paraules.