martes, 24 de noviembre de 2009

EL TÍO MANETA

Voy a intentar resumir la vida de un alcublano, pienso yo, de los más polifacéticos que hayan nacido en Alcublas. Si digo que se llama Joaquín Cabanes Domingo quizá a algunos no les suene de nada, ni lo conozcan; pero si digo que se trata del Tío Maneta la cosa ya cambia.Me gusta recordar a la gente que con el paso de su vida dejó huella en nuestro pueblo, y por supuesto no podía dejar de lado al Tío Maneta, padre de un amigo y profesor mío de solfa. Recuerdo que cuando me veía me decía siempre "Llates", y me pegaba con los nudillos en la cabeza para adivinar lo que había comido. Siempre con su cigarro en la mano y cogido con una forma especial, con el dedo pulgar y el índice y los demás dedos hacia arriba......

...Nació en Alcublas el 18 de Agosto de 1912 y su infancia la pasó pues como la mayoría de los niños de la época, aunque su familia no era de agricultores , pues tenían negocio familiar, como ya se hablará después. Tuvo la suerte de poder ir a la escuela y aprender a leer y escribir ... Ingresó en la Banda en 1919 con 7 años de edad, en la cual ya estaba tocando su padre, sus tíos, etc. Su afición por la música ya se hizo notar en estos tiempos de aprendizaje, pues se salía de madre a pesar de su corta edad.

Se bajó a Valencia unos años antes de comenzar la Guerra Civil a trabajar a una tienda de tejidos. Cuando se lo permitía su trabajo, tocaba cuando le llamaban en las bandas de La Unión de Liria, Aldaya, en fin, donde le necesitaban allí estaba el Tío Maneta, al mismo tiempo estaba preparando oposiciones para la Banda Municipal de Valencia, pero no pudo presentarse porque comenzó la Guerra Civil y lo llamaron a filas.

La Guerra la pasó en la zona de Teruel y por supuesto el trabajo que ejerció fue el de cornetín de órdenes…..
Después de la Guerra regresó a su pueblo y se casó con “la competencia”, me explico; el Tío Maneta mejor dicho sus padres tenían un negocio de tejidos y que a su vez era funeraria también, en la calle Colores, y resulta que se puso a “festear” con la hija de José Aparicio que vivían en frente, también en la calle Colores y a su vez tenían negocio de telas y funeraria también y me han contado (como anécdota) que en aquellos tiempos cuando se moría alguien del pueblo iban corriendo a ver quien se quedaba con el fallecido. Bueno, la “competencia” en concreto fue una guapa alcublana que se llamaba María Aparicio Albalat, se casaron en Alcublas el 25 de Agosto de 1941, teniendo ya un buen viaje de novios pues se fueron a Barcelona y Zaragoza.

Una vez casados el matrimonio se quedo en la Calle Colores y el otro negocio llevado por su hermano Víctor se pasó a la plaza del Porche, incorporando también la estafeta de correos.

En el año 1942 fue obligado (o sí, o sí) a coger la Banda de Alcublas, o si no, lo metían a la cárcel. Y en la Banda estuvo nada más y nada menos que 34 años hasta el año 1976. Tenía un don especial para los instrumentos pues era una persona que los tocaba todos, y todos los hacía sonar bien, enseñaba la solfa y luego a cada educando le enseñaba a tocar el instrumento que le había designado. Fue el impulsor de los festivales de Bandas que se celebran en nuestro pueblo, siendo el primer festival con las Bandas de Aldaya, Ribarroja y Alcublas (fotos) y se hizo en la plaza de San Agustín (en la puerta de lo que era la posada) hoy casa de Asunción y Julio. Su hermano Víctor esa tarde tocó en las tres bandas porque el saxo tenor que tocaba hacía falta en las tres (sirva como anécdota).

En esa época dio solfa a cuatro mujeres jóvenes del pueblo (incluida una hija suya) que una vez acabado los cursos de solfa quisieron entrar en la banda, pero hicieron votación y no entraron por ser mujeres, fue en 1952…
Llegó a componer una zarzuela con un maestro y un secretario de la época que se llamó Caperucita Azul, siendo él, el actor principal, pues tenía una gran voz de tenor y la hija del secretario Caperucita. Hizo teatro, adaptaba todo tipo de música, lo que más hizo fue transcribir música (archivo de la Unión Musical) y su última actuación fue unas fallas que coincidiendo con el bautizo de una de sus nietas acudió la Unión Musical al domicilio creando mucha expectación un bautizo con Banda de música.

Uno de los primeros años de bajar a tocar a Fallas, en Canovas del Castillo, como sabía tocar todos los instrumentos, el tío Agustín “Mollitas” se puso enfermo, y: ¿quién llevó el bajo en la ofrenda?, el Tío Maneta… Igual salía con los platillos, que con la caja, que con la trompeta, etc.
Estuvo también trabajando en la cámara agraria hasta los 61 años, que tuvo que jubilarse por enfermedad.

Ya en Valencia, unas Navidades después de la cena, estando el en la cama por culpa de su enfermedad, uno de sus nietos tocaba adrede mal los instrumentos y el desde la cama le gritaba: ¡¡esos sostenidos están mal!!, ¡¡esos bemoles están mal!!, el oído musical no lo perdió nunca…..después de pasar 16 años enfermo falleció en el año 1992.

Espero que disfrutéis viendo las fotos y con estas líneas podáis haber recordado los que lo conocisteis y conocido los que no al Tío Maneta.

Pallamin
















*Fotografías cedidas por la familia de Joaquín Cabanes Domingo.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias a todos por estas palabras llenas de cariño hacia mi abuelo...
Yo lo recuerdo con mucho cariño, y cada vez que , en los últimos años pasba la banad de música por la Plaza San Agustín, nos hacía abrirle el balcón y le encantaba marcar el compás de la música que gente como Caleto, Ciriaco, Julio,etc... se preocupaban porque siempre sonarán unos compases debajo de nuestra casa...no sabéis lo feliz que le hacía esto....
También decir que mi abuelo fue el mejor abuelo que nadie pudiera imaginar, lleno de miradas picaronas, sonrisas llenas de complicidad, y lleno de inocencia....que jamás perdió..recuerdo que ya en la cama le ponía el Cd con Zarzuela y hacía como que yo cantaba cogiendo un cepillo como micro...y el pobre me sonreía y se quedaba sonriendo y diciendo que lo hacía muy bien....aunque él y yo sabíamos que era un CD....
No sabéis lo que nos acordamos de él...un beso a todos y gracias por estos reportajes Peña.

montesa enduro dijo...

Otro Alcublano,que bien se merece una calle,los que le hemos conocido.Nunca lo olvidaremos.al "tio maneta".

Anónimo dijo...

Otro alcublano que dejó huella.
Felicidades Peña.

Anónimo dijo...

Otro artículo de Pallamin. No sé de donde sacarás el tiempo, pero un diez (o un veinte como os pusieron los chelvanos).
Haces feliz a mucha gente.

Lourdes dijo...

Como dice montesa enduro, si no para Pallamin van a faltar calles en Alcublas. Yo también apoyo su propuesta.
Gracias Penya.

Amparo dijo...

No conocía la vida del tío Maneta y me ha gustado leerla. Personas (pues el término personaje en ocasiones suena peyorativo) así surgen de muy de vez en cuando. Afortunadamente para la familia él fue una de ellas.
Saludos a todos.

Anónimo dijo...

Muchas gracias por este artículo!!! es una gran satisfacción saber que, al igual que yo, hay personas que adoraron a mi abuelo y se acuerdan de él. Con el paso de los años aprecio mucho más todo lo que me han enseñado,y enseñan ,mis mayores.Mi abuelo me inculcó, entre otras miles de cosas, el amor y pasión por la música, al igual que a muchos alcublanos. La música es un arte universal que une a las personas sin importar raza, creencias, ideas, edad...
De nuevo muchas gracias y enhorabuena PEÑA RAMIRO por el gran trabajo que desempeñáis!!!

josevi dijo...

He leido esta preciosa biografia de ese gran Alcublano, yo la conocia de boca de su hijo Joaquin, el cual cuando habla del tio Maneta, lo hace con el orgullo y la honrra de ser su hijo, el tio Maneta desde el cielo se debe sentir orgulloso de tener a su hijo, que habla de el siempre con tanta emoción, eniendolo siempre presente en su corazon .

Josevi