lunes, 21 de diciembre de 2009

VIAJEROS ILUSTRES EN ALCUBLAS...

EL ABATE PONZ

En esta ocasión, y siguiendo con la serie de colaboraciones sobre personajes conocidos y su relación con Alcublas, repasaré la vida y obra de uno de los principales viajeros ilustres que recorrieron España en siglos pasados, en concreto a finales del S.XVIII, y que pasaron por Alcublas: Antonio Ponz, también conocido como EL ABATE PONZ.


Antonio Ponz Piquer, nació en 1725 en Bejis, aunque algunos autores lo citan erróneamente como nacido en Bechí. Recibió una formación muy completa, humanística, artística y teológica. Primero en el Colegio de los Jesuitas de Segorbe, donde estudió gramática y humanidades, y después teología en las Universidades de Valencia y Gandía. Se trasladó a Madrid para perfeccionarse en pintura en la Escuela de las Tres Artes, y de allí pasó a Roma y Nápoles, donde visita las ruinas de Pompeya, por entonces redescubiertas.

De regreso en España (1761), es comisionado por Carlos III para la recopilación de las obras y reliquias de la Biblioteca de El Escorial, y para pintar algunos cuadros que completen su galería de retratos. Por su prestigio en cuestiones artísticas, el Fiscal extraordinario del Consejo de Estado, Pedro Rodríguez Campomanes, le encomendó inspeccionar e inventariar los bienes artísticos que en Andalucía habían pertenecido a la Compañía de Jesús, recién expulsada por Carlos III en 1767. En 1773 fue nombrado Académico de la Historia y en 1776 secretario de la Academia de San Fernando. Además, perteneció a las Academias de San Lucas y los Arcades de Roma, a la Sociedad de Anticuarios de Londres, a la Real Sociedad Vascongada, y a la Económica de Madrid.


Aunque si por algo ha pasado a la Historia Antonio Ponz es por su magna obra “VIAGE DE ESPAÑA, EN QUE SE DA NOTICIA De las cosas mas apreciables, y dignas de saberse, que hay en ella”, en 18 tomos, editados entre 1772 a 1794, con numerosas reediciones posteriores. Los dos primeros tomos los publica bajo el seudónimo de Pedro Antonio de la Puente. También fue el autor de un “Viaje fuera de España” (1785) en dos tomos, que recoge sus viajes a Francia, Inglaterra, Bélgica y Holanda. Fallece esbozando sus últimos tomos de su “VIAGE…” en Madrid el 4 de diciembre de 1792, dejando su obra sin terminar. Su sobrino los editará en 1794 en un único volumen, como tomo XVIII, con el que se cierra la colección.

En el “VIAGE DE ESPAÑA, EN QUE SE DA NOTICIA De las cosas mas apreciables, y dignas de saberse, que hay en ella”, queda recogido el paso de Antonio Ponz por Alcublas. En concreto en su Tomo Quarto, editado por D.JOACHIN IBARRA, Madrid, MDCCLXXIV, Imprenta de Cámara de S.M. Hubo dos ediciones más, la 2ª en 1779 y la 3ª en 1789. Así en la Carta Séptima, páginas 163 y 164, epígrafe 14, refiere:


“14. Desde Liria á Alcublas hay quatro leguas de distancia; mas de la mitad del camino es una llanura, casi toda ella reducida á cultivo de sembrados, viñas, olivares, garrofales, &c. Se ve tal qual casa en la campiña, y al fin de ella se sube una cuesta no muy pequeña, llamada las Lacóbas, desde donde empieza la Serranía, ó continúa la que viene desde Murviedro por Portaceli. El Lugar de las Alcublas, ya bastante alto respecto del campo de Liria, y de la huerta de Valencia, se halla situado al extremo de un llano. Es de cerca de trescientos vecinos.”

Continuó viaje “Por entre altos, y espesos montes, pero fecundísimos de arbustos, y yerbas medicinales, cultivados en parte de viñas, caminé con mucho gusto dos leguas, hasta llegar á la Villa de Andilla…”

Y en la pág.171, epígrafe 26, describe la zona de la Vellida:

“26. Amigo, yo baxé con facilidad á este valle: Ad revocare gradum, boc opus, bic labor est. Me dí ánimo, y emprendiendo otra larga subida, llegué á un Lugarejo, llamado Canales, distante una legua de Andilla. Este es el parage en donde se recoge la nieve para Valencia, y para otras muchas partes. Quise subir un poco mas alto hasta llegar á la cumbre del monte llamado la Vellida, y desde allí se descubre una inmensa llanura hasta Valencia, continuando despues la anchura del mar, que forma una hermosa vista. Todavía hay ácia el Septentrion otro cerro mas alto, llamado el Cubillo, y es el segundo puesto de la nieve, entre el qual, y la Vellida nace por el Mediodia el riachuelo, que pasa por Andilla, y al lado opuesto otro, que junta despues sus aguas en Bexis con el rio que desagua en Murviedro.”




Para finalizar, recordar que este “VIAGE DE ESPAÑA…” constituye una de las más completas realizaciones culturales de los “ilustrados” españoles del siglo XVIII. El abate Ponz pertenecía a esa minoría que trató de incorporar a España a las grandes corrientes europeas, sacándola de su secular atraso. El propio Ponz, escribe al respecto en el último tomo que editó en vida (T-XVII):

“Las tinieblas son muchas, y el sueño muy profundo; es menester que las luces se renueven y difundan por todas partes, es preciso los gritos una y muchas veces quando á las primeras llamadas no despierta el soñoliento.”


Juan Antonio Fernández Peris,

del Centro Excursionista de Chelva y colaborador del blog Peña Ramiro.

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Antonio Ponz también hace referencia en sus escritos al potencial de la zona en el comercio de la nieve.
Me ha gustado leer el artículo, pues conocía de otros ilustres viajeros mucho más conocidos. Lo de A. Ponz era desconocido para mí.

calimero dijo...

El otro día Cavanilles en el otro blog, hoy aquí Ponz... interesante, pero dejad de copiaros unos a otros, dais risa, poneros de acuerdo y hacer una serie colaborando en vez de ir chafandoos el tajo, hombre.

PEÑA RAMIRO dijo...

Hola calimero, gracias por darnos tu punto de vista.
No estamos del todo de acuerdo contigo, pues creemos que eso de dar risa...
No creo que nadie se copie de nadie. Por lo que a nosotros atañe, la serie en la que llevamos tiempo trabajando "Dejaron huella en Alcublas" se inició a principios de abril, por lo que ya ha llovido para que ahora te descuelgues con lo de las copias.

En lo que debemos darte la razón es en que la coordinación y el trabajo conjunto es algo que enriquece a todos. Y algo hay de ello: tenemos un trabajo conjunto (que creemos es hora de poner en marcha definitivamente) sobre la ganadería en Alcublas.

Tomamos buena nota de tus sugerencias, calimero.

Jose dijo...

Cavanilles, Ponz, Labordeta, ilustres viajeros.
Qué envidia el disfrutar trabajando y a la vez ilustrar a los demás. Yo eso lo haría gratis.

El Blanco dijo...

Y estos nobles caballeros sí que dejaron constancia de su breve paso por Alcublas, pero... ¿cuantos otros mas nobles caballeros pasaron y no dejaron constancia? Ahí dejo la pregunta...

snif snif dijo...

"Es una injusticia, amiguitos" era una de sus frases más famosas. A partir de entonces, el sufijo "calimero" se utiliza para denominar a personas que siempre se están quejando por todo. Así que ya sabes, ¡no seas un calimero!

enólogo dijo...

Ponz indica en su relato que de liria a Alcublas existen garrofales, sembrados, viñas y olivares.
Si supiera que hoy hay naranjos, ¿qué podría llegar a pensar? Es cierto, la fardeta está llena de naranjos. Vivir para ver.

Lourdes dijo...

Hola Blanco,
el dejar constancia o no de su paso por Alcublas, o por otro sitio o por la vida de personas insignes o nobles como tú las nombras es algo muy relativo.
Yo particularmente considero que lo que realmente deja constancia es lo anónimo. La suma de esas pequeñas cosas de ese número ingente de personas anónimas es lo que compone la historia de un pueblo.
Que Ponz o cualquier otro afamado visitante tenga constancia histórica es lo normal. Pero la historia la hacen los otros, los que nunca saldrán en ningún libro, los que nunca podrán ser estudiados.
Y para mí, Blanco, esos fueron los más nobles caballeros, los que pasaron de puntillas por nuestra historia.
Esa es la historia, no la que nos pueden contar los historiadores.

Jose dijo...

Apoyo las palabras de Lourdes. Yo también creo que la historia la componen personas anónimas, gentes sencillas que no aparecen en los libros de historia pero que desempeñaron un papel vital cada uno en su entorno.
En el blog de la Memoria de Alcublas hay un texto muy interesante:
"La conversación tranquila con los mayores. El vuelo de la imaginación o la narración como vehículo natural para disfrutar, pero también para transmitir conocimientos, son actitudes de las que carece la vida actual. Están en peligro de extinción. Narrar es consustancial al ser humano. Siempre se han transmitido historias. Los relatos, los textos orales, contribuyen a estructurar nuestro andamiaje como personas. El consumo, las modas, los valores de lo joven, la televisión e internet son caminos que sabotean la conversación e imponen hábitos que impiden a los hijos recordar, o siquiera reconocer sus raíces, parte de su identidad. Lo que se aprende de pequeño no se olvida."
También dice o promulga la cultura de la oralidad como patrimonio de la humanidad.
Me uno a la reivindicación de la transmisión oral. No es menos fiel a la realidad que lo escrito.

Saludos Penya, buen debate hay abierto. Y al Blanco por abrirlo.

c/ historiador diago s/n dijo...

Es verdad todo lo que ponéis de las personas anónimas que no han pasado a la historia.
Pero también es verdad que si no fuera por persoajes como Ponz u otros, conoceríamos muy pocas cosas del pasado nuestro.
Al Cesar lo que es del Cesar...

El Blanco dijo...

Lourdes y Jose, estoy de acuerdo con vuestras palabras al cien por cien. Pero quizás no me hayáis entendido bien. Yo lanzaba la pregunta por que estoy convencido de que han pasado mas personajes mas o menos célebres por Alcublas. Era una pregunta desde la curiosidad, por si alguien sabría por ejemplo que el Rey de España actual a lo mejor sí ha pasado y no nos hemos enterado. O pasó Leonardo Da Vinci(por decir un personaje) por aquí y no nos enteramos. Yo lanzo la pregunta para que no sea PenyaRamiro y demás colaboradores hurgen en la historia. Los demás tambien pueden e incluso me atrevo a decir que deben hurgar, pues nunca podremos entender el presente ni el futuro, si no rebuscamos en el pasado, pues por desgracia somos los hombres y mujeres los únicos animales que tropiezan 2 veces. Yo esto lo digo desde mi máximo respeto sin querer levantar ánimos.

LA GIOCONDA dijo...

Pues para ser cura tampoco se esmeró demasiado, además seguro que llevaba algún escribano con él, hay que estar ciego para no ver que desde entonces existieron los ponz en el pueblo. Esa es su verdadera herencia y este abate no deja de ser un calimero más, calimero el incomprendido y no el llorón
Porque un abate
no llora,
un abate
.....
ARRIVEDERCHI

PEÑA RAMIRO dijo...

Por lo visto, Blanco, los comentaristas Jose y Lourdes (con los que también coincidimos al cien por cien) han cogido tu tema por otro lado.
Bienvenido lado, pues ha generado unos buenos comentarios.
Dejando al margen los buenos comentarios, hemos querido publicar tambien el de la gioconda-calimero, pues hay de todo en la viña del señor. Sobran las palabras...

The Last Samurai. dijo...

Bien está la discusión, pero lo realmente importante es que gracias al chelvano, que nos envía su artículo, aprendemos cosas de la historia y se entablan discusiones, lo que significa que la gente se preocupa por el pasado-presente-futuro, del pueblo.

Anónimo dijo...

Blanco, dentro de poco en Dejaron huella en Alcublas tendrás respuestas a tus comentarios...

perdigón dijo...

La gioconda está triste, triste por leer temas de interés en vuestro blog; triste por hacer comparaciones absurdas; triste porque no deja de ser un triste calimero.
snif snif.
Si la envidia fuera tiña...

un alcublano sin asociar dijo...

Excelente artículo Juan Antonio. Dejando de lado algún comentario manipulador, te animo a seguir dándonos a conocer lo desconocido que tenemos en Alcublas.
Gracias.