jueves, 28 de enero de 2010

¿TANTO NOS CUESTA LEER?

Y eso que nos lo ponen cada vez más fácil... Siempre se ha dicho que la necesidad agudiza el ingenio y en esta "cuesta de Enero", más empinada que nunca, los vendedores ambulantes han de recurrir a estrategias comerciales atractivas. Las clientas de esta parada se llevan, al comprar tres bragas, un libro. Esto sí que es FOMENTAR LA LECTURA. A simple vista parecen libros descatalogados por alguna pequeña editorial. Obras desconocidas, quizás editadas por sus propios autores, que no han tenido éxito en el circuito literario. Ahora estos libros se muestran al lado de las bragas, un poco avergonzados, decepcionados tal vez porque esperaban otro futuro.
Les han vuelto a dar otra oportunidad, la que todos los libros desean, que un lector o una lectora los abran y descubran el misterio escondido en sus páginas. Los primeros ejemplares, descuadrados de las pilas, parecen estar ansiosos por emprender su viaje y no les importa, ya no, compartir una arrugada bolsa de plástico con tres braguitas tanga de estampado sugerente.
Una buena idea para atraer clientes/as y sacar del olvido a muchos libros ignorados. Todos nos merecemos una segunda oportunidad.


Y aunque estemos en los últimos coletazos de la temida cuesta de enero, esperemos no tener que llegar a hacer lo que nos dice este señor en el vídeo adjunto:




9 comentarios:

a robar carterasss dijo...

Muy buena reflexión sobre la lectura, Peña. Hace pensar.
Y lo del vídeo de APM, sin comentarios. ¿Veis APM?

paco costas dijo...

Me ha gustado lo de que todos merecemos una segunda oportunidad. Aunque algunos vayan ya por la cuarta o quinta.
La oferta es buena.

Salva dijo...

El marketing está presente en nuestras vidas. De manera académica o autodidacta. El/la dueñ@ de esta parada de mercado no habrá ido a ninguna escuela de negocios, pero posiblemente gracias al cartelito venderá + bragas.
Si alguna compradora se lee el libro, habremos ganado todos.

Anónimo dijo...

¿Para cuando regalarán los tangas por comprar un libro?
De esta forma el objeto de valor cambia.

paladín dijo...

Dejemos que corra la cultura por el camino que sea. El fomento de la lectura es algo que brilla por su ausencia en muchos estamentos de nuestra vida.
Un 10 Peña.

Anónimo dijo...

La fotografia habla por si sola y francamente, aunque todo para vender en tiempos como este me parece,"admisible".
Bragas y libros , es una manera triste de hacer parejas.

The Last Samurai. dijo...

La difusión de la lectura, en cualquiera de sus vertientes, sea bienvenida.

Si se consigue que la gente lea más, aunque sea a costa de regalar libros vendiendo bragas, pues más vale eso que nada.

A ver si conseguimos que la gente se aficione a la lectura, y no como ocurre ahora que mucha gente sólo lee cuando va al water.

El Blanco dijo...

Dicen que nunca es tarde si la dicha es buena, por lo tanto, menos da una piedra.
De una forma casi insconciente no otorgamos el valor justo que posee un libro, que es inmenso, sea cual sea su relato.
Yo, por mi sordera, tuve que aprender a leer, hablar y escribir gracias a los libros, por lo tanto yo les otorgo un valor incalculable, pues con un libro se puede viajar mas lejos que Ramón Sanpedro, utilizando la imaginación podemos revivir otra época o, si queremos, aprender como funciona el TDT de casa.
Lo que quiero decir es que los libros en sí son tan versátiles y tan útiles, que sin querer, por rutina o por aquello de ser tan cotidianos, no damos ese valor que se merecen, tanto sentimental como económico.
Saludos!

Anónimo dijo...

Peña, sacas petróleo debajo de las piedras. El día que desveles tus fuentes...