martes, 9 de febrero de 2010

CULTURA, PAISAJE Y TERRITORIO


Recopilación de los restos de los paisajes de guerra. Proyecto cultural.

Los restos del mayor conflicto bélico de nuestro país de los últimos siglos han estado abandonados y expoliados en su mayor parte. No cabe duda que, en los últimos tiempos, las administraciones locales y las asociaciones culturales están realizando un gran esfuerzo por su recuperación. Son lugares históricos, elementos enclavados en el paisaje, que al ser interpretados en su contexto añaden un valor extra al territorio y a nuestro patrimonio cultural, a la recuperación de nuestra pertenencia e identidad.




Existe un público cada vez más amplio interesado en este tipo de cultura que combina el paisaje y el territorio, el excursionismo y el turismo, el ocio y la educación. Este interés creciente por la recuperación de los restos materiales de la guerra civil española coinciden tanto con aspectos relacionados con la llamada memoria histórica como con proyectos relacionados con el desarrollo del turismo o, con ambos a la vez.
Las fortificaciones, trincheras, refugios y todo tipo de restos de la guerra civil española son un ejemplo moderno de cómo se modificó el medio natural para ocupar el territorio y dominarlo, con ventaja, respecto del contrario. Pero también nos muestran, desde la arqueología histórica y la etnología, por su organización y trazado, la manera de hacerlo y de su relación estrecha con las formas de trabajar, construir, y vivir de nuestros antepasados recientes.
A nuestro modo de ver, este mayor interés por los restos materiales de nuestra reciente guerra tiene elementos específicos. En primer lugar, está la posibilidad de conservarlos antes de que desaparezcan producto del espolio y la utilización del territorio con fines puramente especulativos; dentro de poco nuestra guerra civil será para las generaciones futuras algo así como para nosotros son ya las carlistas. En segundo lugar, pero no menos importante porque los refugios del campo de aviación y otros restos de la guerra civil son un ejemplo de fortificaciones ligadas a la lucha por un modelo de sociedad, democracia o fascismo, que se dio en toda Europa a mediados del siglo pasado.


En resumen, nos encontramos ante nuestra propia historia, ante un elemento que bien tratado puede servir de hilo conductor para generaciones futuras de las aspiraciones de aquella sociedad que, finalmente, no pudo ser, pero sin la cual no deberíamos emprender el camino de nuestro presente y nuestro futuro. Se trata pues, y en tercer lugar, de dejar ese legado para las generaciones futuras que tendrán que construir su propio ideario, su propia manera de pensar sobre el mundo, pero que a nosotros, un poco más mayores, nos gustaría que lo hicieran provisto de un pasado que fue compartido y del cual, sin nostalgias, puedan extraer algunas experiencias importantes para diseñar proyectos para su futuro.



Cuidado con la inmediatez.
A raíz de toda esta reflexión también sería útil que a la hora de recuperar y poner en valor todo el legado se hiciera de una forma ordenada. No podemos pecar de inmediatez y de las urgencias que el interés por desarrollar proyectos marca muchas veces la propia dinámica política, que con la mejor voluntad puede pervertir los proyectos. Ordenada quiere decir, a nuestro modo de ver, estableciendo un protocolo riguroso desde el punto de vista patrimonial. Hay que documentar (tanto histórica como arqueológicamente y nos atreveríamos a decir que medioambientalmente) los restos, hay que inventariar y catalogar con instrumentos adecuados. No se deben realizar intervenciones paisajísticas, ni de puesta en valor, ni de centros de interpretación sin el desarrollo de los estudios, que como hemos repetido son previos y necesarios para dar mayor consistencia y precisión a las decisiones que se tengan que adoptar. Y ello por varias razones, primero por el tratamiento y respeto que debemos a este patrimonio, que como mínimo ha de tener el mismo listón que cualquier otro. En segundo lugar, porque hay que intervenir de una manera coherente cualquier proyecto y de manera global, teniendo en cuenta la suma de las partes. Tercero, porque la investigación arqueológica, histórica y medioambiental aún debe depararnos información sobre muchos elementos que no han podido ser estudiados documentalmente. Por último, porque a la hora realizar las declaraciones patrimoniales correspondientes se actúe con criterio suficiente.


FOTOS DEL BLOG DE ACLA Y DEL PP DE ALCUBLAS
Ayer se denuciaron unos hechos lamentables en Alcublas. Un atentado contra el patrimonio. Este fenómeno ni es nuevo ni exclusivo de Alcublas, lo cual no significa que se deba tomar con resignación por aquello de que "mal de muchos, epidemia". Todo lo contrario; ahora bien, la erradicación del vandalismo no es tan fácil como para solucionarlo sólo con las medidas que se debaten en los corrillos de los bares o en los comentarios de los blogs. Los expertos en pautas sociales dicen que estos comportamientos están relacionados con la desintegración social de la familia, la dinámica de los grupos, la poca educación para la ciudadanía, etc, sin olvidar el componente químico de cada uno de nosotros que nos puede provocar alteraciones en el metabolismo de algunas hormonas cerebrales estimulantes de la agresividad.

Queriendo aislar este episodio y no darle más importancia de la necesaria, volvamos al tema que nos incumbe: la relación entre cultura, paisaje y territorio. Todo ello creemos que en Alcublas se está haciendo desde la coherencia, pues Asociaciones Culturales luchan por ello; unas catalogando el patrimonio histórico y otras intentando no perder los hechos históricos acaecidos en Alcublas mediante recreaciones de los mismos. Por otro lado, equipos de trabajo como los del Taller de Empleo de Mampostería rescatan restos como la casa del molinero en la zona de Los Molinos, etc.


Poco a poco se hace el camino...

20 comentarios:

Anónimo dijo...

Peña, estáis en un plan que no hay quien os tosa. Qué marcha lleváis últimamente.
Artículos como éste hacen meditar. Qué queremos hacer de Alcublas y su entorno; qué futuro queremos para nosotros. ¿Lo rural puede sobrevivir?
Excelente pensamiento en voz alta.

cambio climático dijo...

Recuperar nuestra pertenencia e identidad.
Ahí has dado en el clavo, Penya, nuestro compromiso debe ser ese. Y no debe ni puede estar reñido con el turismo, siempre y cuando se emplee la palabra mágica que nombras: SOSTENIBILIDAD.
Me ha encantado leer el artículo. Lo comparto totalmente. Gracias.

Anónimo dijo...

sensatas palabras
y sostenibles.

Anónimo dijo...

Peña, esta entrada está muy bien. La iniciativa de Alcublas Slow también me parece acertada.Cultura, paisaje y territorio, los tres muy importantes para el ser humano.Preocupantes los actos de vandalismo realizados por jóvenes.
Mi opinión:
Si echamos un vistazo a algunos de los alrededores de Alcublas nos daremos cuenta cual ha sido la cultura de años atrás: se han destruido los antiguos pajares para hacer feos garajes de ladrillo, se han ensuciado lugares de interés paisajístico sin control alguno,etc Los lectores de este blog ¿creen realmente que la sociedad adulta de Alcublas está preparada para debatir sobre los errores que se han cometido y que quizás se puedan seguir cometiendo ahora y en el futuro? si no somos capaces los mayores de dar ejemplo en la conservación de cultura, paisaje y territorio, de debatir y de intentar arreglar las cosas ¿cómo vamos a exigir a los jóvenes que hagan las cosas bien?

montesa enduro dijo...

Escelente articulo,suena muy bien,no creo que haya ningun alcublano de bien que vaya encontra.
Pero las cosas cuando se deciden tienen que tener una contuniudad.
El conservar y restaurar los refugios han costado un dinero al Ayuntamiento de todos (de todos es de todos).
Se hicieron unos folletos (que por cierto ya no hay) publicitando dichos refugios,y resulta que no se puede adceder,intransitable sin horario de visitas ,un verdadero caos organizativo.
Lo mismo tenemos con nuestros munumentos emblematicos que son los molinos.
no hay horarios de visita ,no hay explicaciones de su funcionamieno.
cuando se hacen cosas hay que coordinarlas para que lleguen a buen fin.
Una de las soluciones que podria tapar estas anomalias,seria contratar a unos estudiantes de Alcublas y que los fines de semana con un horario estuvieran en el ayuntamiento y acompañaran a los visitantes.Eso seria una respuesta a lo que todos queremos,que se conozca nuestro pueblo.
un saludo a todos

cambio climático dijo...

Yo creo que la gente adulta de Alcublas sí está preparada para aceptar y asumir un cambio en el modelo paisajístico. (en contestación al anónimo de las 10:18).
Todos los cambios deben estar tutelados, pues nunca surgen de la divina providencia. El tema está en explicarlos bien para que sean entendidos y aceptados.
Lo cómodo es hacerse un garaje en el pajar, ¿pero es lo adecuado?
Falta docencia, mucha docencia.

caminante dijo...

Caminante no hay camino
se hace camino al andar.

Bonitas palabras, Peña, ójala se acerquen a la realidad. La realidad no es otra que la que queramos hacer entre todos. Partidismos, segregaciones... es lo que menos nos interesa.

una de la AC Virgen de la Salud-Jaime I dijo...

Copio lo más importante para mí de todo lo que dices:

"la relación entre cultura, paisaje y territorio. Todo ello creo que en Alcublas se está haciendo desde la coherencia, pues Asociaciones Culturales luchan por ello; unas catalogando el patrimonio histórico y otras intentando no perder los hechos históricos acaecidos en Alcublas mediante recreaciones de los mismos. Por otro lado, equipos de trabajo como los del Taller de Empleo de Mampostería rescatan restos como la casa del molinero en la zona de Los Molinos, etc."

Son palabras que me las voy a memorizar. Son un ejemplo de unión, respeto por las asociaciones que trabajan y apuntan a la dirección donde debemos de ir.
Gracias Peña.

PEÑA RAMIRO dijo...

Gracias por todos los comentarios. Son de agradecer los diversos puntos de vista. Todos aportan.

Montesa Enduro, te estás convirtiendo en un colaborador habitual nuestro. Nos gusta mucho. Coincidimos contigo en que todo tiene que tener una continuidad. Y también en que el dinero invertido por todos es de todos. La filosofía es esa.
Nunca entraremos a polemizar (dios nos libre!!) sobre temas relacionados con la política municipal. Pero sí que nos gusta el intentar aportar soluciones:
Dices que el no haber horario de visitas para refugios y molinos, así como que nadie actúe de guía lleva al caos organizativo.
Propones una solución (desconocemos su viabilidad económica) que es la de contratar estudiantes para la promoción turística de los mismos. Podría ser una medida a valorar.
Nosotros cuando recibimos la visita del Centro Excursionista de Chelva pedimos la llave de refugios y molinos a Miguel, que tiene copia de las mismas. Esto debería publicitarse de nuevo, pues no sabemos si todo el mundo está al corriente.
En tiempos de penurias económicas como los actuales, hay que agudizar el ingenio. Hace más el que quiere que el que puede, por lo que cada uno puede y debe poner su granito de arena en el fín común.
Por nuestra parte, tienes nuestro compromiso de que podemos acompañar a las personas que vengan a conocer nuestro pueblo (en fín de semana) para darles a conocer y explicarles modestamente los lugares emblemáticos de Alcublas.

Anónimo dijo...

Pues yo opino que la sociedad alcublana en general no está preparada para debatir sobre estas cosas. Sinceramente es lo que pienso. No quiero abrir polémicas ni mucho menos, pero es mi opinión. Ojalá dentro de poco pueda opinar de otra manera.
Gracias Peña por tu interés en estos temas.

Lector de blogs dijo...

Me ha ecantado leer el artículo. hacía mucho tiempo que no leía algo con escrito con tanta coherencia y sensatez. Creo que es el momento en que las fuerzas vivas del pueblo (me refiero a tod@s) se dejen de rencillas, politiqueos y envidias infundadas y colaboren. Uno más uno es igual a tres. Y cuantos más mejor.

Paco GAT dijo...

Peña quiero aprovechar esta entrada para decir que el pasado viernes día 5 el G.A.T. (grupo alcublano de teatro) echó dos bandos para ver si alguna persona estaba interesada o le gustaría formar parte del grupo, la respuesta fue la esperada, NO VINO NADIE. He querido decir todo esto, porque si hay alguien que le gusta leer o interpretar algún "romance", ahora tenía la oportunidad de haberse incorporado al grupo, para hacerlo más amplio; porque con "suplentes" y todo, sepáis que somos cinco.

Anónimo dijo...

La cultura hace que tengamos respeto por el paisaje y que amemos el patrimonio. Llegará un día en que los vandálicos amen el territorio respetando el paisaje.
Todo ello gracias a la cultura.
Llegará el día.

Anónimo dijo...

Articulazo, Peña, para conservar.
Digno de aparecer en cualquier medio. Poco a poco vamos haciendo grande Alcublas.

caminante dijo...

Qué lástima que la llamada del GAT no sirviera para que algún romacero no fuera a colaborar con vosotros. Luego hay que oir a algún bocazas (son pocos y localizados) poneros verdes. Ánimo y adelante.

Anónimo dijo...

Magnífico artículo, y con comentarios para todos los gustos. El poder expresarse aunque no estés de acuerdo con el autor del artículo y que se publique es fomentar la libertad de expresión. Lamentablemente no sucede lo mismo en todas partes, pues si no les doras la píldora no te publican tus pensamientos.
Cultura y libertad de expresión, eso es para mí la Peña Ramiro.

rafa dijo...

Creo que el comentario de Paco Gat difiere con la tendencia de la entrada, "Cultura, Paisaje y Territorio", asi como el de Caminante. Dificilmente sumaremos así, la coherencia también es importante.

PEÑA RAMIRO dijo...

Gracias por tu aporte, Rafa.
Pero el que un comentario difiera del contenido de la entrada en ocasiones ocurre y no por ello es criticable. Es lógico que un grupo se sienta dolido por críticas recibidas de manera infundada por un acto no realizado. Y tan lícito es el estar dolido como el expresarlo.
Nadie de este modo suma ni resta, sólo expone su malestar, y eso indica mucha coherencia.
Hasta la próxima, Rafa.

Anónimo dijo...

Tu comentario Rafa tambien difiere con la entrada y te lo han publicado, cosa que no ocurre en todas partes.

Laura dijo...

Tras leer el último libro de Alcublas Escribe he recordado este artículo y lo he releído.
Magnífica trilogía la de cultura, paisaje y territorio. Adecuar el uno al otro y al restante tiene un grado de dificultad altísimo pero una recompensa superior todavía.