martes, 2 de febrero de 2010

LOS KASINS, BAILAMOS?


….”Deja por Dios, de una vez tus locuras, Teresa…” así cantaban unos músicos, cinco, seis, siete… qué más da que durante años y años, casi tres generaciones, nos animaron, nos divirtieron, nos hicieron felices, unos músicos de orquestina que llevaban por nombre LOS KASINS.


José Luis Bori, José María Llorens José María Murguía, Antonio Ibáñez, Luis Marqués… a finales de la década de los sesenta, comenzaron a actuar como un grupo armónico que después de casi treinta años de vida ha llenado huecos únicos e irrepetibles en los momentos más dulces y entrañables de nuestras fiestas populares. Estos comenzaron, otros se sumaron a la aventura, pues algunos se quedaron en el camino, y otros llegaron más tarde, pero lo bien cierto es que todos nos hicieron felices, entregaron a Casinos, una buena dosis de felicidad. Ellos y su incansable conductor, Juan Severino fueron perfilando una larga historia.
…”Sombrero, hay mi sombrero,” “… son nuestras islas Canarias”, “ el beso, el beso, el beso aquí en España, lo llevan las hembras muy dentro del alma”, pasodobles y más pasodobles, todos bailaban, que más daba que fuera en el primer piso del musical, en el hostal de Ginés, en el campo de fútbol, o en alguna plaza de toros portátil, instalada en el pueblo, para las fiestas patronales…, era indiferente, los corazones latían al ritmo frenético de aquellas melodías,… “Carnaval, Carnaval, Carnaval te quiero”, “… Mambo, que rico el Mambo”, Pepe Vidal, vocalista, conductor maravilloso de aquellas noches, y porqué no llamarlas despepitadas y carnavalescas, sabía poner la justa medida de lo que los cuerpos necesitaban para aguantar, y así comenzar una serie romántica, “… están clavadas dos cruces, en el monte del olvido”, ellos hacían suya la noche. Suya… nuestra… El eco de su música recorría las calles de nuestro pueblo en las noches frescas de estío hasta encontrarnos quizá comenzando a enamorarnos. La música, saliendo de ellos, no tenía edad. Casinos, quedaba envuelto por un manto mágico de serenidad y paz en el momento que la noche deja de ser noche para pasar a ser madrugada. Cuántas parejas se habrán prometido amor con el telón musical dels Kasins como fondo.
“…Agua del pozo de la Virgen Mejicana, para que aprendas a querer”, y cuando la canción llegaba a la estrofa”ya no es iguaaaal”, José Luis Bori, con el sombrero de Pancho Villa, y el poncho togado sobre sus hombros comenzaba tímidamente a cantar “… no tengo edad, no tengo edad, para amarte”, y tras un mal disimulado gesto, de haber metido la pata, y la carcajada del respetable continuaba la canción “… ya no te acercas a mi lado a coquetear…” “…. Torero cha, cha…”, “No te vayas de Navarra, que por ti planté bandera…”. “Brasil…”, “Tico-tico…”, aquella pequeña familia musical, sin duda alguna aventurera, que quería conocer el más allá de las fronteras de Casinos, en los difíciles años de los sesenta, se había convertido en un elemento necesario e imprescindible en los eventos locales. No había clavariesas, clavarios, musicales…que no contrataran a los Kasins. Nunca faltó en la Nochebuena la gloriosa actuación de los Kasins, jamás se conoció una noche del Cristo, del 18 de agosto, que los Kasins no acudieran a su puntual cita.

-“¿Huí qui toca?”, “ELS KASINS”, no hacía falta más su nombre todo lo decía, no importaba, que fuera una, dos o tres noches en las fiestas. Ellos sabían unir a la abuela que iba al baile, con la excusa de cuidar a su nieto, (y todos sabíamos a que iba), con el nieto, o a los padres con los hijos, cada uno en su círculo danzaba hasta que bien entrada la noche se retiraba a descansar.
Cuantos recuerdos podemos repasar de aquellas inolvidables noches: El Chirri, con su acordeón, “… Cantinero de Cuba, solo bebe aguardiente para olvidar”, Salvador Taberner, el rítmico batería,… el baile de los patitos, o de los pajaritos, la rumba “El cristal cuando se empaña, se limpia y vuelva a brillar, ni más ni menos, la honra de una mocita, se mancha y no brilla más”, “… hi ha en el Cabanyal, una casa que fa cantonet”, “… Horchatera valenciana ojos de noche serena, con tu boca color grana”. Las sufridas esposas Lolín, Visantica y Conchín, sentadas escuchando a sus maridos, esperando hasta altas horas a que finalizara el baile, ¡cuántas horas escuchando todas estas canciones tan nuestras!.
Así poco a poco hemos llegado casi a la década de los 2000, José Comeche, Fernando Veintimilla,…ayudaron a llenar aquella última etapa, como las últimas canciones que desgranaban la velada “…allá en el rancho grande”, “…. quiero que vivas solo para mí”,”…Ay Maria Rosa, que be estàs, si no t´aprimes no et casaràs”, y por fin “Valencia, es la tierra de las flores”.
Els Kasins, ¿por qué? ¿por qué las cosas que queremos tienen que desaparecer? La vida ha seguido, las fiestas han continuado, y ahora que no os tenemos sabemos lo poco que costaba manteneros. Yo solo os pediría, que alguna noche, os unierais, solo por una noche, para poder despedirnos, todos juntos, celebrarlo bailando, hacernos felices, porque todos hemos crecido con els Kasins, y aunque hayáis hecho muy feliz a la gente de nuestro pueblo, todos sabemos que allá donde habéis triunfado, y lo más importante es que durante muchos años, habéis llevado con elegancia, dignidad, alegría y honor, el nombre de esta tierra, gloriosa y bendita tierra que os ha visto nacer y que al igual que vosotros lleva por nombre CASINOS.

JOSÉ SALVADOR

9 comentarios:

Lector de blogs dijo...

¡Qué tiempos los de los Kasins!
Berbenas con pasodobles y música lenta. Y algo de rock.
Ya ha llovido desde que movíamos el esqueleto en Alcublas con ellos.

Anónimo dijo...

Mi memoria llega a los bailes de verano en la cooperativa. No se si los Kasins aun coincidieron con ello o son anteriores. De todos modos he disfrutado con la lectura.

Anónimo dijo...

Lo de la música de Teresa es demasiado. Qué tiempos y qué edades. La he bailado bastantes veces.

María Asunción dijo...

Yo pasé buenos ratos escuchando a los Kasin,s. al principio creo recordar, que el batería era de Villar, "Ciriaco" tubo alguna colaboración, no se si llegó a actuar con ellos, Salvador (el ex- alcalde, creo que también perteneció al grupo; si estoy equivocado que alguien lo corrija. Me acuerdo también que sacaron una canción con el principio de la música que sonaba igual que el obladi-oblada de los Beatles, empezaba....llevo la alegría contigo y la quiero compartir con todos los de este mundo, para que seas feliz...

Freddy Flautista dijo...

Que tiempos, a estos si que los llevaba a raya, no les dejaba pasar ni una, lo mismo que al KTM, lo tengo más controlado que a los Kasins en sus tiempos. Creo que si que tiene razón María Asunción, a mi me suena que hubo algún alcublano por el medio.

Que tiempos dijo...

¡¡Recuerdo la canción de los Kasins!!
Maria Asunción, tienes más edad que la humedad, pues también te acuerdas. Que jovencitos éramos entonces.
Cuando empezaban con su tema ... levo la alegría contigo... todo el mundo salía a la pista como por un resorte. Lo recuerdo como si fuera ayer.

Cacao con Corfa dijo...

Hasta en un remolque los he visto yo actuar en la calle de la era.
¡recuerdos a mi pajarito¡ y a los pajarones.

pajaron dijo...

Yo no los ví en el remolque, Cacao.
Una cosa, ¿llevabas puesta la gorra de NY?

Loles..... dijo...

Yo recuerdo esos bailes aunque era muy chiquillica y recuerdo estar esperando a que me sacara a bailar "ese" chico, que antes preferia disfrutar de su nueva bicicleta que hacerme caso.Bueno son cosas de chiquillicos.

Un beso a Susi cuanto tiempo. Haber si ya que hemos vuelto a aparecer me cuantas algo de tu vida.Recvuerdo aquella recolecta para comprarle la gorra de NY.