viernes, 30 de abril de 2010

LA RUTA DE LA FIESTA DE VALENCIA ( II )

Hooola Peeeeñiiistasss.
Ya hemos dejado atrás el primer finde de comuniones y nos dirigimos directos al de la Cueva Santa, que lo disfrutaremos por el día y los más valientes por la noche, con la comisión "PASEN Y VEAN"que nos han organizado una buena FIESTA DE LOS 80.
Bueno nosotros a lo nuestro, mi pequeño homenaje a la ruta se compone de dos capítulos. Si en el primero he querido recopilar los llamados himnos de unas cuantas discotecas, en este segundo vamos a repasar unos cuantos hits de los mas sonados.
Así que sin pausa "VAMOS A DARLE CAÑA AL MONOOOO".


EL PRIMERO-MEGABEAT-ES IMPOSIBLE NO PUEDE SER. JEJEJEJE ¡ELQUEEEE!




PA VOLVERSE LOCO, VOLUMEN MÁXIMO. DANCE 2 TRANCE-PODER DE LOS NATIVOS AMERICANOS




UN TÍTULO UN POCO MACABRO. A SPLIT SECOND-RIGOR MORTIS. PERO CÓMO MOVÍA A LA GENTE.




UN LLENA PISTAS TOTAL Y SOBRE TODO CON ESTE REMIX QUE HIZO LAS DELICIAS DE MUCHOS.NEW ORDER-BIZARRE LOVE TRIANGLE




EL ÚLTIMO DE ESTE CAPITULO.RED FLAG-RUSSIAN RADIO.




Y CON ÉSTO Y LA CUEVA....QUE DISFRUTÉIS EL DÍAAAAA PEEÑISSTASSS.


DJ KGM:-)

jueves, 29 de abril de 2010

ALCUBLAS DE ROMERÍA

El próximo sábado Alcublas se va de romería. Como todos los años acudiremos a la Cueva Santa. Es un día especial para el pueblo: se reúnen las familias y los amigos para comer; es un día de reencuentros y de convivencia; se comparte almuerzo, charla y camino. Escenas como éstas, retratadas por Rafael Llatas, parecen no pasar de moda. El mismo recorrido, las mismas paradas, el respeto a las tradiciones. Grupos de jóvenes que hacen juntos el trayecto posan a la llegada a la Cueva para inmortalizar el momento. Vemos estas fotografías y sonreímos, ¿tanto hemos cambiado?


Se acompaña a la Virgen. Los 12 Km. que separan Alcublas de la CUEVA SANTA, ese día se acortan, disminuyen ¿ya estamos en el descansador? ¡no puede ser! La charla distrae, repercute en los pasos que se vuelven ligeros y animosos.

El aire fresco de la mañana es un regalo. El monte huele a romero, a tomillo, a espliego. La primavera acompaña a los caminantes. El paisaje se abre a los ojos, las montañas se funden con el cielo y allá al fondo, casi se percibe la costa, el mar ¡tan cerca y tan lejos!.


Los capazos con la comida están preparados. Empanadillas, jamón, pan, vino, tortillas, coca de llanda y un pedazito de chocolate para acompañar el café. No falta de nada.
A la vuelta, hay más calma.
Los caminantes acusan ya el cansancio y no son tan numerosos. Se ven diseminados: por aquí unos chavales que vuelven con el sol clavado en las mejillas y las frentes sudorosas, por allí una mujer sola a buen ritmo ensimismada en sus pensamientos, tal vez dándole gracias a su Virgen por algún favor recibido y por allá, bastante rezagado, va un grupo de hombres caminando sin hablar, quizás recordando a todos los que no están y que este día se echan en falta de una manera especial.


EL ÚLTIMO MILAGRO ESPAÑOL

Ocurrió en abril de 1996. La Asociación de Jubilados y Pensionistas de la ciudad de Sueca (Valencia) organizó un viaje turístico de cinco días a la villa de Segorbe. Entre los doscientos suecanos que se trasladaron a tierras castellonenses se encontraban Josefa Alapont y su marido, Blas Soler. Josefa llevaba cuatro años aquejada de síndrome de Parkinson, una dolencia de carácter degenerativo e irreversible que le impedía llevar una vida normal debido a los dolores y temblores que sufría.


Durante el último día de su estancia en Segorbe, la organización había programado una visita al popular santuario de Cueva Santa de Altura. Josefa arrastraba el esfuerzo realizado durante las jornadas anteriores, por lo que al llegar a las inmediaciones del templete no tuvo fuerzas para descender a la ermita, que se encuentra ubicada en el interior de la lóbrega y angosta sima.

“No podía más. Los temblores, las largas horas en el autobús y lo difícil que resultaba entrar hicieron que me lo pensara dos veces, y al final me quedé”, recordó Josefa Alapont.

Optó por no bajarse del autocar y esperó pacientemente el regreso de sus compañeros. Pero mientras tanto, una de sus inseparables, Francisca Ahulló, decidió rezar por su amiga en el altar de la capilla y recogió para ella agua que brota de las paredes del recinto.

“Ella no podía apenas moverse. Aún no me explico cómo pudo viajar con nosotros –afirmó Francisca–. Estaba tan mal que llorando me dijo que no podía acceder a la cueva”.

Francisca bajo hasta el tabernáculo, donde se guarda el relicario que expone la talla milagrosa de la Virgen, comenzó a orar y ocurrió algo insólito.

“Hubiera pedido para mí, que camino con dificultad y tengo problemas de corazón, pero pedí por ella, que lo necesitaba más que yo. No sé qué ocurrió, pero yo noté una cosa extraña al entrar en la cueva. Incluso vi un resplandor. Esa luz provocó el milagro, estoy segura y moriré convencida de ello”.


Ya en su domicilio, Josefa Alapont se lavó los brazos y las piernas con parte del líquido cristalino y el resto la tomó durante la cena.

“Bebí de esa agua. Me encontraba muy mal. Tenía –recordó Josefa– temblores en las manos y el dolor era insoportable”.

Horas más tarde ocurría lo imposible. Por la mañana, mientras se encontraba en la cocina con su marido, descubría estupefacta que no tenía ningún temblor ni dolor alguno en su cuerpo.


¿Había recobrado inexplicablemente la salud?

“Me levanté perfectamente –explicó–, no tenía dolor y no temblaba en absoluto, cuando los médicos me habían dicho que la enfermedad era irreversible y degenerativa”.

Los amigos y familiares de Josefa Alapont no dieron crédito a lo que vivieron.

No existió una respuesta lógica a su mejoría.

Pero a pesar de la extraña recuperación, Josefa Alapont continuó con sus periódicas revisiones hospitalarias en el Centro de Salud de Sueca. Allí fue donde los especialistas sanitarios avalaron lo inexplicable.

El Dr. Francisco Domínguez Sanz, el facultativo del ambulatorio que trataba a la valenciana, no obtuvo una explicación lógica para la desaparición de la enfermedad de su paciente. A pesar de no encontrar ninguna sintomatología de la dolencia recomendó a Josefa que prolongara los reconocimientos clínicos. Su drástico cambio de salud podía deberse a la autogestión o al efecto placebo.

Transcurrido un año, a lo largo del cual Josefa fue sometida a minuciosas pruebas y chequeos, un informe clínico certificó su rehabilitación sobrenatural. El expediente, al que pudimos tener acceso, fue fechado el 7 de enero de 1997 por el Servicio Valenciano de Salud del Hospital Universitario de la Fe y firmado por el doctor Francisco Domínguez Sanz.

“Entre noviembre de 1994 y mayo de 1996, la enferma acudió en 10 ocasiones a mi consulta, siendo diagnosticada de enfermedad de Parkinson de predominio tremórico y tratada con los fármacos habituales. Actualmente se ha retirado toda medicación y no presenta síntomas apreciables de dicha enfermedad”.

La noticia acaparó la atención de los medios de comunicación. Las portadas de todos los rotativos mediterráneos se hicieron eco del presunto milagro. Aun así, y para mayor seguridad, continuaron las exploraciones médicas.

Unas consultas que se zanjaron definitivamente el 13 de mayo de 1998, cuando se emitió el segundo y último certificado sobre el caso en el centro de Salud de Sueca por el Departamento de Neurología y rubricado nuevamente por el doctor Francisco Domínguez Sanz.

“Mujer de 70 años de edad –detalla el parte– que acude a consulta por primera vez en noviembre de 1994 por sintomatología iniciada dos años atrás compatible con el diagnóstico de enfermedad de Parkinson de predominio tremórico y hemicorporal izquierdo. Desde entonces y hasta la primavera de 1996 acude a consulta, objetivándose en su seguimiento una moderada progresión de su enfermedad a grados mayores de incapacidad, motivada en parte por una mala tolerancia a las medicaciones habituales.

A partir de la primavera de 1996, la enferma experimenta una progresiva mejoría espontánea que le permite incluso abandonar por completo su medicación. He prolongado, no obstante, su seguimiento clínico hasta la actualidad, comprobando que sigue completamente asintomática. Una resonancia magnética cerebral realizada en febrero de 1998 no ha mostrado tampoco hallazgos patológicos. Pese a lo atípico de su evolución y dado que su mejoría se ha consolidado, pude cursar alta en consulta”.

La curación de Josefa Alapont se ha convertido en el último incidente sobrenatural acaecido en este enclave sagrado castellonense, así como en el último Expediente X eclesiástico en nuestro país.


Cueva Santa De Altura: La Gruta De Los Milagros
por Francisco Contreras Gil






Y por último, hace unos meses me dejaron este libro "Historia de la Virgen de la Cueva Santa", escrito por el Padre Isosef de la Ivsticia en 1664.
En él se describen los milagros obrados por la Virgen a gentes de diversa procedencia: Altura, Jérica, Valencia, Puzol... y ¡cómo no! de ALCUBLAS.


Desde este blog deseamos a todos y todas que disfrutéis de este día y que vivamos la Romería a la CUEVA SANTA, como siempre, con la alegría de encontrarnos en un camino que se hace corto, con la libertad de vivir este acto desde la fe o desde la tradición. Lo verdaderamente importante es que ALCUBLAS se pondrá en marcha. ¡Ojala que la energía de nuestros pasos sirva para unirnos como pueblo!

Nos vemos.


miércoles, 28 de abril de 2010

CUEVA SANTA 2010. ALCUBLAS

Ya tenemos el programa para el próximo fín de semana y así poder celebrar como toca la Romería a la Cueva Santa. Creemos que la calidad de lo previsto hará que todo sea un éxito. Comencemos por el viernes... El viernes 30 a las 19,30 horas se inaugura el Archivo Municipal. Tras un largo proceso de adecuación, el archivo ya ha tomado forma y lo que era una vieja necesidad ya se ha concretizado.

Más tarde, a las 20,00 horas asistiremos a la presentación del libro de la serie Alcublas Escribe, "Estelas en el Cielo. Alcublas 1938". El libro, que recoge testimonios de la época, ha encontrado en los historiadores Francisco Teruel, como coordinador de la presente publicación, Cesar Salvo, Blas Vicente Marco, Francisco Izquierdo, y con la colaboración de Julián Oller desde la Fundación Aérea de la Comunidad Valenciana, la respuesta adecuada a nuestras inquietudes y la ilusión en documentar y exponer para conocimiento de todos, este episodio tan determinante de nuestra historia reciente.

En concreto, esta publicación nos acerca a la aviación republicana, que ofrecía ver en vuelo desde Alcublas a numerosos aviones de guerra, conocer algunos pasajes históricos y a familiarizarse con Natachas, escoltados por Chatos, con los Katiuskas y los Moscas, estos últimos aviones que ofrecían reconocimientos rápidos. Su actividad se vincula en defensa frente a las ofensivas franquistas de Levante.
El Cuartel General del Aire se estableció en Daroca y la Legión Cóndor en Bronchales. Así, Alcublas, en medio de un ámbito estratégico entre Manises, Llíria, Villar del Arzobispo, Viver, Sarrión, Barracas o Vilafamés, era plaza para defender al Gobierno Republicano, instalado en Valencia, en concreto en el entorno de la Sierra Calderona, donde se ubicó la residencia de Azaña.
Por su importancia, entre los pilotos que estuvieron en Alcublas, según testimonios fotográficos, con el Chato CA-028, estuvo Rómulo Negrín Mijailov, hijo del Presidente del Consejo de Ministros de la República. Fueron tiempos muy duros, la batalla de Teruel, a finales de 1937, provocó la reorganización de ambas aviaciones.
Evidentemente los partes de ambos contendientes daban siempre como objetivos las instalaciones militares del enemigo: aeródromos, cuarteles, concentraciones o acantonamientos de tropas, denunciando a la vez que el adversario realizaba ataques indiscriminados o de terror contra la población civil, lo cual hizo sufrir, efectivamente, sensibles pérdidas a lo largo de la contienda.
El día se cerrará con un concierto de la Unión Musical Alcublana en la Casa de la Cultura.

Ya el sábado, a la llegada de la Virgen a la Cueva, els Tornejants de Algemesí nos ofrecerán su danza. Els Tornejants son, junto a la Muixeranga, la danza más emblemática de la Virgen María de la Salud. Este singular baile de orígenes guerreros repleto de contenidos místicos pone en evidencia las destrezas y habilidades de un grupo de caballeros vestidos con pulcres vestidos que juegan con la gravedad con las toscas percusiones de un tambor como único acompañamiento.
Al terminar la misa habrá un Concierto de la Unión Musical. Más tarde comeremos... y a preparar la vuelta!!

martes, 27 de abril de 2010

DEJARON HUELLA EN ALCUBLAS...

Antonio Gallego y Valcárcel
MILITAR, MINISTRO y SENADOR
(1ª PARTE)


GUERRA DEL FRANCÉS

Continuando con la serie de colaboraciones en este blog PEÑARAMIRO sobre personajes reconocidos que han tenido algún tipo de relación con Alcublas, le llega el turno a un destacado militar español de la primera mitad del siglo XIX: D. ANTONIO GALLEGO y VALCÁRCEL. Primer propietario, tras la desamortización, de la masía de las Dueñas de Alcublas. En esta primera parte comentaré su destacada participación durante la Guerra de la Independencia (1808-1814).




Nació en la población albaceteña de Tobarra, el día 4 de enero de 1787, en el seno de una familia acomodada. Estudia primero en el colegio de San Fulgencio (Murcia) para posteriormente concluir en Valencia la licenciatura en leyes. En Valencia le sorprende el levantamiento popular del 23 de mayo de 1808 contra la presencia francesa, simbolizado por Vicente Domenech (“El Palleter”) cuando en la plaza del Mercado, frente a la Lonja, y subido en una silla, lanzó su histórica proclama: “un pobre palleter li declara la guerra a Napoleó: ¡Vixca Fernando VII i muiguen els traïdors!”. Ante estos dramáticos acontecimientos, Antonio Gallego no tardaría en alistarse e ingresa el 13 de junio en el Regimiento nº5 de Voluntarios de Murcia en la clase de “soldado distinguido”.

Pocos días después, el 28 de junio, entra en combate durante la defensa de Valencia frente a las tropas francesas del mariscal de campo Bon Adrien Jeannott de Moncey, Duque de Conégliano. Este ataque fue rechazado por los defensores de la ciudad, con grandes pérdidas para los atacantes que al día siguiente levantarían el sitio, retirándose precipitadamente. Por su destacada actuación se le asciende el 8 de agosto a Subteniente del Regimiento nº6, de la misma denominación Voluntarios de Murcia. En septiembre queda agregado al Regimiento Voluntarios de Valencia, que junto a otras unidades enviadas desde Valencia pasará a reforzar al Ejército de Aragón mandado por el general D. José Palafox, muy debilitado después de participar en los combates durante el primer sitio sufrido por Zaragoza.



Luchó con este Regimiento en la desastrosa batalla de Tudela, que enfrentaría el 23 de noviembre de 1808 a los Ejércitos españoles del Centro y Aragón, mandados por los Generales Castaños y Palafox, contra el IIIer Cuerpo de Ejército francés a las órdenes del Mariscal Lannes. Tras ésta, pasa como subteniente efectivo al regimiento de infantería de Chinchilla de la segunda división del Ejército del Centro al mando del mariscal de campo D. Pedro Grimarest, con el que sigue todos los movimientos de la épica retirada de dicho Ejército: Tarazona, Calatayud, Sigüenza, Guadalajara y la ciudad de Cuenca, donde la segunda división llegó desorganizada debido al ataque nocturno sufrido el 8 de diciembre en Santa Cruz de la Zarza (Cuenca) por las tropas del general francés MontBrun.


Reorganizado el Ejército del Centro, Antonio Gallego mostró un valeroso comportamiento el 13 de enero de 1809 durante la batalla de Uclés (Cuenca). Rescató la bandera de su Regimiento, ya vencido el ejército español, y con ella atravesó las líneas francesas del Mariscal Víctor, duque de Belluno, hasta presentarla al general en jefe de las tropas españolas del duque del Infantado. Mereció por su acción la cruz de San Fernando de primera clase. Tras esta derrota, el Ejército del Centro inicia una nueva retirada perseguido de cerca por las tropas francesas, hasta alcanzar en febrero de 1809 Santa Cruz de Mudela (Ciudad Real) donde se unirá al Ejército de Reserva de la Carolina (o Ejército de Andalucía) formando el nuevo Ejército de La Mancha, al mando del conde de Cartaojal.

Antonio Gallego con el Ejército de la Mancha debió luchar tanto en la calamitosa batalla de Ciudad Real de 27 y 28 de marzo de 1809, tras la que el conde de Cartaojal fue depuesto del mando, sucediéndole el general Venegas; como en la también adversa batalla de Almonacid (Toledo) del 11 de agosto, donde de nuevo es vencido el Ejército de La Mancha, quedando sus unidades dispersas en Sierra Morena. Ascendido a teniente en setiembre, se incorpora junto a su regimiento al nuevo Ejército del Centro, al mando del general Juan Carlos Areizaga, con el que intervendrá el 19 de noviembre de ese mismo año en la no menos aciaga batalla de Ocaña (Toledo), en la que las tropas españolas resultaron severamente derrotadas por las francesas al mando del mariscal Soult.


El disgregado Ejército del Centro, después de la derrota de Ocaña, no logra detener en los puertos de Sierra Morena la ofensiva francesa, dispersándose por Andalucía. Así, el Regimiento de Antonio Gallego, después de un enfrentamiento en Arquillos (Jaén) el 21 de enero de 1810 contra las tropas del general francés Horace Sebastiani, emprende un largo periplo en retirada por Jaén y Granada hasta Murcia, donde se refugiará junto a otras pocas divisiones del Ejército del Centro. Durante los meses siguientes combatió en acciones de hostigamiento en los límites de los reinos de Granada y Murcia. Ya en mayo de 1811 se unirá al Tercer Ejército mandado por el mariscal de campo D. Manuel Freire y cuyas tropas, tras una ofensiva, se situaban en la venta del Baúl, en las cercanías de Baza, provincia de Granada.


Días después, Antonio Gallego, destinado a la primera división a las órdenes del brigadier D. Ambrosio de la Cuadra, participa el 12 de mayo en la toma de Úbeda (Jaén), en su defensa el día 15 y en la posterior retirada que efectúa el Tercer Ejército de vuelta a Murcia, tras la derrota el 8 de agosto en Zújar (Granada) de las tropas españolas de la cuarta división ante las francesas del general Godinot. Una vez en Murcia, con su compañía de granaderos, pasó a guarnecer el castillo de Caravaca, luchando en el rechazo de un fuerte ataque de fuerzas francesas los días 15 y 16 de agosto. Posteriormente se incorporará a la cuarta división del mariscal de campo inglés D. Philipe (Felipe) K. Roche, que se hallaba defendiendo la ciudad de Alicante, último bastión, además de Cádiz, en manos españolas.

El 1 de enero de 1812 es nombrado ayudante de campo de D. Felipe K. Roche, interviniendo en las siguientes acciones: defensa de Alicante los días 16 y 17 de enero frente al asedio del general francés Montbrun; acción victoriosa del calvario de Muchamiel (Alicante) el 23 de abril; expedición naval a Mahón (Menorca) el 2 de julio; y, a su regreso, acción de Ibi durante la primera batalla de Castalla (Alicante), el 21 de julio, en la que las fuerzas españolas mandadas por el general José O´Donell fueron vencidas por las francesas del general Delort. Tras la misma, Antonio Gallego con su regimiento y el resto de las unidades dirigidas por el general Roche lograría con serías dificultades refugiarse en la ciudad de Alicante. El l de noviembre pasa al regimiento Cazadores de Valencia.



Durante la campaña de 1813, Antonio Gallego combatirá en la crucial segunda batalla de Castalla (Alicante) el 13 de abril, donde las tropas del Ejército anglo-españolas al mando del general Francisco Javier Elio derrotan en esta ocasión a las francesas mandadas por el mariscal Louis Gabriel Suchet lo que supuso el inicio del repliegue hacia el Norte de las tropas francesas. Ascendiendo a capitán el 6 de junio, Antonio Gallego participa en la acción de Carcagente (Valencia) el día 13, donde las unidades españolas dirigidas por el duque Del Parque fueron derrotadas por una contraofensiva del general francés Harispide, que obligó a las tropas españolas a replegarse y cruzar el río Júcar. Sin embargo, esta acción no varió el signo de la guerra, continuando las tropas francesas con su retirada de tierras valencianas.



Así, el 5 de julio de 1813 el mariscal de campo Louis Gabriel Suchet con el grueso del Ejército Francés evacuó Valencia, dirigiéndose hacia Aragón, aunque dejando pequeñas guarniciones en distintas plazas fuertes: Dénia, Sagunto, Peñíscola, Morella y Tortosa. En el castillo de Sagunto quedaron acantonados 1.200 soldados a las órdenes del general Rouelle con víveres para un resistir un año, cuyo bloqueo y asedio por las tropas españolas comenzaría en agosto, y en el cual participa activamente Antonio Gallego. Durante el mismo, y cuando como ayudante de campo recorría la línea bajo el fuego del enemigo, tuvo una caída del caballo resultando herido de gravedad de la que se repondrá un tiempo después, retomando su puesto.


El asedio al castillo de Sagunto, a pesar de que por el tratado de Valençay de diciembre de 1813 Napoleón devolvió el trono de España a Fernando VII, no terminará hasta la firma del armisticio final en abril de 1814. Sólo entonces las últimas tropas francesas abandonan pacíficamente sus posiciones para emprender su definitivo regreso a Francia. En el caso del castillo de Sagunto su evacuación se produjo el 22 de mayo. Así concluía la participación de D.Antonio Gallego y Valcárcel en la Guerra de la Independencia, que se había dilatado a lo largo de seis interminables años.



En una próxima colaboración en este blog PEÑA RAMIRO espero relatar el resto de la interesante trayectoria vital de D. Antonio Gallego y Valcárcel, muy relacionada con la corona española durante el final del reinado del infausto Fernando VII, “el rey felón”, y en el periodo inicial del reinado de su hija Isabel II, bajo la regencia de su madre Doña Cristina de Borbón y Dos-Sicilias al ser Isabel menor de edad.


Por Juan Antonio Fernández Peris del Centro Excursionista de Chelva y colaborador del blog PEÑARAMIRO


lunes, 26 de abril de 2010

HISTORIAS DE LA CHELVANA...

ANDRÉS SANZ SANTOLARIA, CALETO.
La historia de la Hispano Chelvana se remonta a 1925. Pero eso ya será para otra historia... Lo que nos compete ahora es hablar de Andrés Sanz.
Sirvan estas palabras como un pequeño homenaje a sus muchos años de trabajo en la Chelvana y a su reciente jubilación.



Nuestro amigo Andrés antes de trabajar en la Hispano Chelvana, como cobrador primero y chófer más adelante, inició sus andaduras con las labores del campo. A sus años decidió irse a valencia a trabajar y entró en la Chelvana de cobrador. Antíguamente todos los coches de línea llevaban cobrador aparte del chófer. Todavía Andrés no tenía carnet de conducir.
Nos dice que todavía hoy está muy agradecido a sus jefes, pues éstos le obligaron a sacarse el carnet, argumentándole que lo necesitaría para poder trabajar en cualquier empresa.

Cuando retiraron los cobradores de la Chelvana, él ya disponía del carnet profesional y es cuando empieza a hacerles las faltas a sus compañeros como conductor suplente.


Comenzó a subir a Alcublas como refuerzo, pues aunque en la actualidad sólo hay un servicio diario, en aquella época eran dos, al igual que los domingos. Los días que no subía se quedaba en el taller.
En esos años bajaban de Alcublas a valencia 20 o 25 personas, más otro coche para la gente que iba al Carril, a Liria o a Casinos. Por ello estaban justificados los dos servicios.
Antíguamente se daban billetes hasta Liria y viceversa (Liria-Alcublas). El trayecto de Liria a Valencia se abonaba a la VASA, por convenios entre las dos distintas empresas. Más tarde tomaron parte también los propios ayuntamientos.
Para recrear aquellos tiempos, Andrés nos cuenta el estado de la carretera, sobre todo el del las rochas, que era empedrado y de machaca. Textualmente nos dice:
"Fíjate la velocidad que llevábamos subiendo las rochas (entonces todavía iban chófer y él de cobrador) que en el tramo de la casilla, donde habían dos badenes seguidos, me tocaba bajar del autobús en marcha y le ayudaba al chófer a hacer la maniobra. Luego, sin parar, subía de nuevo al autobús."
Ya siendo Andrés conductor, en su primer viaje a Alcublas nos relata que no tuvo ningún temor por haber tenido esas experiencias como cobrador y también por el buen conocimiento de la carretera. ¿Carretera? Según nos cuenta la Chelvana ocupaba toda la carretera, pero afortunadamente debido a que desde Liria, el carril o Casinos a Alcublas no te cruzabas con más de 5 0 6 vehículos, muchos de ellos con volante a la derecha.
Por último, recuerda el transbordo en Casinos, pues había un convenio ya que tenían dos servicios los sábados y domingos. Empezando a ser deficitaria la línea, la empresa intenta un acuerdo con el Ayuntamiento , a lo cual éste se niega por no disponer de suficiente dinero, pero sí se responsabiliza del transbordo que se tiene que hacer en Casinos.

Andrés, te dejamos con esta imagen renovada y ya moderna de la Hispano Chelvana...

Feliz y merecida jubilación: disfrútala.




Aserrin-Aserran

domingo, 25 de abril de 2010

SERRANEWS

07/04/2010
19 municipios y una Mancomunidad de Los Serranos reciben un millón de euros del PPOS de la Diputación

La comarca destinará las subvenciones de este plan a ejecutar, principalmente, obras de reforma en calles y adecuación de almacenes y dependencias municipales

elperiodic.com

La Diputación de Valencia destinará un total de 1.014.739 euros a 19 poblaciones y una Mancomunidad de la comarca de Los Serranos a través del Plan Provincial de Obras y Servicios (PPOS), que fue aprobado, por unanimidad, en el Pleno de la corporación provincial del pasado mes de febrero.
Las localidades de Alcublas, Alpuente, Andilla, Calles, Chelva, Chulilla, Higueruelas, Losa del Obispo, Sot de Chera, Villar del Arzobispo, La Yesa, Aras de los Olmos, Benagéber, Bugarra, Domeño, Gestalgar, Pedralba, Titaguas y Tuéjar; así como la Mancomunidad del Alto Túria contarán con estas subvenciones que irán destinadas, principalmente, a la reforma de edificios y locales municipales y a obras de mejora y urbanización de calles, plazas y avenidas.

De hecho, las infraestructuras relacionadas con la pavimentación y urbanización de calles, plazas y avenidas copan una inversión de 434.223 euros y se ejecutarán en los municipios de Alcublas, Andilla, Chelva, Chulilla, Sot de Chera, Villar del Arzobispo, Aras de los Olmos y Pedralba.

La construcción y adecuación de dependencias municipales, tales como almacenes, naves o edificios consistoriales, también ocupan buena parte de las subvenciones del PPOS de la Diputación, con un total de 150.936 euros y que se realizarán en los municipios de Alpuente, Losa del Obispo y Titaguas.

En total, el PPOS de la Diputación de Valencia destinará durante 2010 una inversión superior a los 17 millones de euros, que permitirán ejecutar 312 obras en la provincia de Valencia, repartidas entre 268 municipios y 24 Mancomunidades.

“Hemos realizado un importante esfuerzo económico este año en el importe de los planes, lo que supone un impulso a las necesidades de las poblaciones de la provincia”, ha destacado Juan José Medina, diputado del Área de Cooperación Municipal.

Asimismo, Medina ha manifestado que “con el Plan Provincial de Obras y Servicios y la inyección económica que se realiza en la comarca de Los Serranos se cumplen los objetivos que la institución provincial se ha marcado para mejorar los municipios, de acuerdo a los principios de solidaridad municipal”.

Por último, la adecuación de auditorios y cementerios municipales o la mejora de zonas recreativas completan el resto de subvenciones del Plan Provincial de Obras en esta comarca, con un total de 100.187 euros y 92.473 euros, respectivamente. Dichas inversiones las emplearán los municipios de Tuéjar, Gestalgar, Bugarra e Higueruelas.

viernes, 23 de abril de 2010

LA RUTA DE VALENCIA I


Hoooola buenas noches, lo primero es felicitar a Peña Ramiro por sus primeras 200.000 visitas que ya les vale... y lo segundo, como es algo especial, pensando, pensando ya tenía el artículo hecho y dije:

No; éste tiene que ser algo especial. Y especial fue la mal llamada "ruta del bacalao" por los madriles y compañía. Mientras que fue algo nuestro no salió en ningún programa de televisión ni en radio, era nuestro pequeño secreto hasta que llego la popularidad.
Todos los fines de semana había caravana desde cualquier sitio de nuestro país, se hizo tan famosa que en cualquier televisión incluso extranjera se hacía eco de tal evento.
Yo que viví en directo aquel fenómeno solo puedo decir que no habrá fiesta tal, como en aquellos años.
Ejemplo: Estabas bailando y alguien te tocaba o pisaba sin querer y enseguida:"Host..a, nano lo siento, perdona. Igualito, igualito que en estos días. La gente iba a divertirse, conocer y disfrutar........Aaaaaaaah que tiempos.
Se que lo que vamos a poner va a distorsionar a alguna gente.Pero que delicia a si que vamos a comeeeeennnnnnnnnzarrrrrrrr.

!!!ATENNNCIÓNNN ESTOS SONIDOS PUEDEN HERIR LA SENSIBILIDAD¡¡¡¡¡....JEJEJEJEJEJEJEJE.

STEAM SYSTEM-BARRACA DESTROY. Y AHORA DICEN QUE HAN DESCUBIERTO EL HOUSE.




QUE PASADAAAAAAAAA.DISCOTECA CHOCOLATE EN ESTADO PURO.




Y SPOOK FACTORY. SUS SESIONES A PARTIR DE LAS 4 MAÑANA.




LA AÑORADA ESPIRAL. SE ME REVUELVEN LAS TRIPAS CADA VEZ QUE VEO EN LO QUE HA QUEDADO, UN CONCESIONARIO DE LA "MERCEDES"




ESTA NOCHE NO HAY DELICATESSEN POR QUE TODO ELLO LO ES. HEAVEN CUANTOS CHURROS CON CHOCOLATE EN LA SESIÓN DE LAS 10h DE LA MAÑANA!!!EEEEEEEEEHHHHHH¡¡¡¡¡.





FEEEEEEEEEEEEEEEEELICESSSSSSSSSSSSSS 200.000 VISITAASSSSS PEEEEEEEEEEEÑÑAAAAAAAAAAA.


DJ.KGM:-)

jueves, 22 de abril de 2010

HAN DEJADO HUELLA EN ALCUBLAS...

DON MIGUEL EL PRACTICANTE (PARTE II)

En la primera entrega de la vida de Don Miguel, lo dejamos recién terminado un parto. Después del peligroso parto anterior, tuvo otro de urgencia.
Una mujer que estaba enemistada con su familia, incluso con el vecindario, vivía aislada. Le cogió el parto sin tiempo para llamar nadie, solo estaba delante un hijo de 9 años y realmente necesitaba su ayuda. Pues le calentaba el agua, le preparó sábanas limpias, toallas, le acercaba el instrumental y luego se quedó a los pies de la cama, viviendo la experiencia en primera fila. Se me ocurrió incluso preguntarle al cura si había cometido inmoralidad dejando al niño observarlo todo.
Contrajo matrimonio en Piqueras y al no haber dinero prácticamente ni para comprar un par de calcetines, el cura se encargo de todos los papeleos, tanto civiles como eclesiásticos y el Ayuntamiento, la gente del pueblo y el propio cura costearon la boda. Allí estuvieron 5 o 6 años. Al marcharse la despedida fue muy emotiva el pueblo entero les acompañó durante un kilómetro, y no faltaron ni ancianos de 90 años.



Estuvo unos días con un hermano médico que ejercía en San Sebastián de los Reyes. Contactó con un amigo y se hizo visitador médico, en pocos días tuvo que aprender a montar en moto para recorrer pueblos y visitar clínicas y médicos particulares.
En el tablón de anuncios del Colegio Oficial de Practicantes, encontró una vacante para atender a cuatro pueblos en la provincia de Teruel. Y se fueron a Cuevas de Almuden. Los cuatro alcaldes firmaron sin ningún problema la admisión, pero el médico estaba enemistado con los alcaldes, y le hizo la vida imposible, intentando incluso meter a otra persona para quitarle el puesto, pero los alcaldes le decían que no se preocupara, que comida y alojamiento nunca le faltaría. Pero la presión llegó a tal extremo que tenía que presentarme en jefatura, si no mandaban a la Guardia Civil. Le obligaron a dejar esta plaza y que pidiera otra en la provincia, y le contestó “que mientras Vd. sea jefe de sanidad en la provincia me guardaré mucho de aceptar otra plaza”; “Vd. no es digno de ocupar la jefatura”. Se negó a firmar el cese voluntario y puso cese obligado. Todo esto fue amonestado por el Colegio de Valencia que dio cuenta a la D. G. de Sanidad y al Ministerio. El jefe de Jefatura se quedó ciego al medio año. Los pueblos que estaban contra él le mantuvieron aún tres meses, haciendo el servicio en bicicleta, gratis y volvió finalmente a Valencia.



A los pocos meses le avisaron del colegio para atender una zona rural de 300-400 masías, era por la zona de Culla (Castellón). Ofrecían casa y un caballo, ya que había que recorrer grandes distancias rozando por el Mayorazgo; zona montañosa, sin carreteras, sin luz, sin teléfono y estar dispuesto día y noche. Dijo que si, pero a prueba se alojaron en casa de una viuda, le dieron un caballo angloárabe, jerezano que fue su compañero inseparable durante s 6 años, día y noche, a veces sin poder regresar a casa por las intensas nevadas.
En otra ocasión, llamaron una noche para un parto, en una masía aislada en un barranco asistió a una chica, tras arreglar al recién nacido, al redactar el acta pregunte el nombre del padre y resultó ser el abuelo de la joven.
Otra aventura fue, el habilitar un cañizo como camilla para bajar a un enfermo con peritonitis por el monte a trabes, hasta la carretera, y parar al primer camión que pasaba.



Después ya se enteró que había oposiciones de APD, aprobándolas, tuvo preferencia por la zona de Valencia y con la puntuación que tenía pudo escoger Alcublas, pueblo de 3500 habitantes y situado a 50 Km. de Valencia, según lo que había leído del pueblo, y luego resultó que realmente tenía solamente 1500. Lo solicito y se le adjudico. Se presento al alcalde en el Ayuntamiento y al médico en la plaza de la iglesia. El recibimiento fue: ¿A qué viene Vd. Aquí? ¿Ha desecho las maletas?. Puede guardárselo, aquí no tiene nada que hacer. Se va a morir de hambre. Después supo que la mujer del médico ejercía de comadrona sin título y este era el chanchullo. Un veterinario de Alcublas con destino en Culla (pueblo donde estuvo) contó lo ocurrido y recogieron 50.00 Pts. para ayudarle, cosa que rechazó.
Pero poco a poco se fue ganando a la gente y al cabo de un año fue el médico el que no tenía nada que hacer y tuvo que abandonar la plaza. Esto fue el principio de 22 años de estancia en Alcublas, aunque pudo cambiar, prefirió tener la plaza en propiedad para atender la titularidad y la seguridad social, esto eran los funcionarios civiles del Estado (Musafe) y los pobres de solemnidad. Del Estado no podía cobrar más de 5000 Pts. al año, más las igualas. La seguridad social pagaba 0,75 Pts. por cartilla y 5 duros por parto.


Pasó tiempos de epidemias, sarampión, difteria….., estuvo 2 o 3 meses sin médico. Le decían que lo iban a denunciar si se le moría alguna persona, y fue a comentarlo a la Jefatura de Sanidad, donde le dijeron que no se preocupara, que ya “firmarían ellos si ocurriese algo”. El Supremo de Valencia le nombró 2-3 meses sustituto de juez y luego juez en propiedad. Por lo cual también levantó cadáveres. Entre los casos más curiosos fue el de una Sra. que se hizo el Harakiri, se abrió el vientre con evisceración, primero la atendió sanitariamente, introduciéndole las vísceras, y practicando unos puntos colchoneros y después el acta judicial. Otro, tuvo que poner 32 puntos y cuenta al juzgado de 1ª Instancia, porque un hombre le abrió la cabeza a su mujer. También tuvo que salvar la vida a un médico sustituto por agresión con un hacha. Todo fue porque una mujer se “empachó” con pimientos fritos y el hijo fue a buscar al médico y no estaba, al alcalde y no estaba; y empezaron las amenazas. El médico sustituto le pidió que le acompañara y cuando entraron en la casa el hijo estaba todo irritado y con un hacha en la mano, se puso delante y como le respetaba le dio el arma. Fue denunciado y detenido por la Guardia Civil, con un escarmiento de 10 días en el calabozo. La mujer del Alcalde que estaba en estado, presenció las amenazas contra su marido y se asustó tanto que a los pocos días, se le adelantó el parto y sacó dos niños muertos más otro que murió horas después. Casualidades de la vida, años después, en una boda la mujer del alcalde cayó desplomada, se estaba asfixiando con una hoja de lechuga, la cogió por la espalda y apretando todo lo que podía hizo que expulsara lo que le ahogaba.
En otro parto, el médico, ya saliendo el niño y viéndolo cianótico, lo dio por muerto y pidió una toalla para envolverlo y llevarlo al cementerio y se fue. No haciéndole caso no le cortó el cordón sino que le inyectó intracardiacal 2mg. de adrenalina a la niña, vio que el cordón funcionaba pero no el corazón, al rato pegó un latido, le hizo el boca a boca y empezó a vivir.
Otro caso fue un joven cazador que se pegó un tiro sin querer en el pecho. Los perdigones le rozaron la pleura y salieron por la espalda, pero se salvó llevando cantidad de perdigones por el cuerpo.
La primera clínica la tuvo en la casa al lado del bar Musical y después ya pasó a la plaza del Mesón.
Yo personalmente lo conocí bastante, por los motivos profesionales que le unía a mi padre. Me daba clases particulares de física, ciencias, etc. Me iba con el a cazar, a Valencia; con aquella moto Lambreta “Villow” de 125. Ami hermana también la asistió cuando nació. Hubo problemas porque nació toda morada (asfixiada) y el la salvó. La foto está hecha momentos después de nacer (cosas de mi padre).


Bueno, pues tras 22 años en Alcublas, tuvo que mirar el tema de jubilación y buscó un pueblo un poco más grande donde hubiera más cartillas y eligió Foios, donde ejerció los últimos seis años.
El Colegio Oficial de Médicos le distinguió con el titulo de “Colegiado de Honor” por los méritos profesionales adquiridos.
Al cabo de una vida profesional y ya disfrutando de la jubilación, gusta echar la mirada atrás. Y todas las penurias pasadas caen tras los recuerdos, ya no son tan horribles como fueron y si se busca hoy el pueblo de Piqueras, aún con casas de entonces y algunas nuevas, ya alcanzable por carretera, luz eléctrica, etc., nos invade cierto aire de melancolía, porque entonces sí que éramos jóvenes.

Pallamin


Agradecimientos a Carmen por su ayuda en la realización del artículo.






miércoles, 21 de abril de 2010

EL RINCÓN DE LA HISTORIA

JAIME I DE JÉRICA, EL ORIGEN DE UN LINAJE.

por Vicente Vallet Puerta.
Cronista Oficial del Vizcondado de Chelva.

Nacido en 1255, después del nueve de mayo, fue fruto del matrimonio morganático y secreto de Jaime I de Aragón con Teresa Gil de Vidaurre. Legitimado por su padre en su último testamento, se convirtió en uno de los principales barones de Aragón, sólo superado por sus hermanos los reyes Pedro III “el Grande” de Aragón y Jaime II de Mallorca, llegando a tener posibilidades, aunque mínimas, de ser rey si sus dos hermanos, “los infantes reales”, fallecían sin descendencia masculina.

Señor de vasallos mudéjares, la primera posesión que recibió después de su nacimiento fue la Zaidía, heredad situada fuera de las murallas de la ciudad de Valencia, en 1260. El 30 de junio del mismo año su padre le donó también la baronía de Eslida, formada por su villa y castillo, los castillos de Suera y Fanzara, y los lugares de Veo y Aín, con la condición de no poder ser vendidos. Después de la muerte de Jaime I de Aragón en 1276 quedó confirmado por vía testamentaria como señor de las anteriores posesiones y, además, de Jérica, El Toro, Planes, que comprendía también el lugar de La Almudaina, y Travadell, estos dos últimos a cambio del castillo de Arcos de las Salinas que había sido vendido previamente.

De su madre, Teresa Gil de Vidaurre, heredó en el reino de Valencia la baronía de Jérica, que comprendía la villa y su castillo junto con Las Alcublas, Barracas, Benafer, Castellmontant, donde construyó el castillo de Cirat, Caudiel, El Toro, Pina y Viver, y, en Aragón, los señoríos de Mora, Vallbona y Tormón.


Además, como señor feudal, recibió tierras en Aragón, tanto por parte de su padre como de su hermano Pedro III, por lo que estaba obligado a prestar el servicio feudal de acudir a las llamadas del rey con sus hombres, caballos y armas ante un peligro inminente para el reino o el monarca. Dicho servicio feudal recibía el nombre de “caballerías”.

Sobre su infancia nos consta que vivió junto con su hermano Pedro de Ayerbe muy unido a su madre y que residían en el centro de sus señoríos, en la villa de Jérica. Ambos fueron criados por el noble Gil Jiménez de Segura, siendo uno de sus preceptores un hijo de éste, Pedro Jiménez de Segura, que sería obispo de Segorbe entre 1273 y 1277.

Siendo aún un niño, antes de 1265, se debieron firmar sus capitulaciones matrimoniales con Elfa Álvarez de Azagra, hija de Álvaro Pérez de Azagra, señor del Estado independiente de Albarracín, y de Inés de Navarra y Borbón, hija del rey de Navarra. Jaime y Elfa eran parientes, ya que la abuela materna del señor de Jérica pertenecía al linaje de los Azagra. Contrajeron matrimonio cuando aún vivía Jaime I de Aragón, así lo confirma Diago, quien además afirma que Elfa aportó al matrimonio como dote el señorío de Chelva que comprendía también el lugar de Tuéjar.


Poseedor de “caballerías” en el reino de Aragón, tuvo que prestar numerosos servicios feudales a su hermano Pedro III de Aragón, a quien ayudó en la pacificación de las revueltas mudéjares que tuvieron lugar entre 1275 y 1277, durante las que falleció de muerte natural Jaime I de Aragón en 1276 y, también, Abû Abd Muhammad ibn Hudayl, más conocido como “al-Azraq”, que significa el azul, sinónimo de nobleza entre los árabes, que había sido señor del macizo montañoso existente alrededor de Denia y había vuelto de su destierro con tropas granadinas de auxilio.

Políticamente Jaime I de Jérica participó en las “Uniones” aragonesas, liga nobiliaria que se enfrentó a Pedro III de Aragón consiguiendo arrancar al monarca una serie de constituciones que moderaban el poder real, revalidaban ciertos privilegios de la aristocracia y de las ciudades, y consolidaban la función de las cortes. Llegó a ser un destacado dirigente de la Unión, siendo nombrado su “conservador” en el reino de Valencia, atribuyéndole, junto a Artal de Alagón, las siguientes funciones: poner paz a las disputas surgidas en la zona y procurar llevar a los litigantes ante los justicias locales; obligar a los alcaides de los castillos y villas a extremar la lucha contra los malhechores; exigir ayuda inmediata para su oficio a cualquier miembro de la Unión y recibir el juramento de los nuevos adheridos a la causa.

Elfa Álvarez de Azagra falleció antes que su esposo, seguramente antes de 1280, pero después de que Teresa Gil de Vidaurre otorgase su testamento, que, según Chabas, fue otorgado el 3 de octubre de 1278. En el mismo, Teresa Gil dejaba a su nuera Elfa la ropa de la casa en que se encontrase la testadora al fallecer. Elfa fue enterrada en la iglesia del monasterio de la Zaidía, mandado construir por su suegra, en una sepultura que con el tiempo compartiría con su esposo, muy cerca de la tumba de Teresa Gil de Vidaurre.


Jaime I de Jérica otorgó testamento ante Pedro López, notario de Jérica, el 2 de junio de 1284. No ha llegado a nuestras manos el testamento original, pero sí un traslado fechado el 8 de mayo de 1408. En el mismo declaraba heredero a su único hijo, Jaime de Jérica y Azagra, y mediante un legado dejó a su hermano Pedro Fernández de Híjar los lugares de Domeño, Tormón y Plasencia, estableciendo en ambos casos una sustitución hereditaria a favor de su hermano Pedro I de Ayerbe.

Falleció muy joven, entre el de 2 junio y el 27 julio de 1284, fecha en la que Pedro III de Aragón ordenó al justicia, a los jurados y al concejo del lugar de Suera que respondiesen de los derechos y de su alcaidía ante su hijo. Aún no había cumplido los treinta años de edad.

Con Jaime I de Jérica se inicio el linaje real de los Jérica, linaje aragonés que pervivió hasta 1369 por el fallecimiento sin descendencia de su bisnieto Juan Alfonso de Jérica. Durante más de un siglo, el villar de Las Alcublas perteneció a los Jérica junto con las baronías de Jérica, Chelva, Eslida, Planes y demás territorios, décadas durante las cuales los alcublanos tuvieron que sufragar con la utilización de las regalías retenidas por los señores y el pago de diezmos e impuestos parte los dispendios de una linaje que siempre vivió por encima de sus posibilidades económicas, a pesar de su extenso patrimonio territorial, para poder mantener su estatus nobiliario en la Corona de Aragón. Eran descendientes del rey conquistador, de Jaime I de Aragón.

Para Peña Ramiro de Las Alcublas (Valencia).

-Pequeño extracto de mi libro “El Señorío de Chelva y sus Señores. Siglos XIII y XIV. Los linajes de los Azagra y los Jérica”-.





martes, 20 de abril de 2010

RECUERDOS... CUANDO NOS PUSIERON LA TELE



-¡Bajar corriendo que nos están poniendo la tele!
Aquel grito de mi madre nos hizo saltar de la cama y lanzarnos escaleras abajo a toda prisa (como dice mi madre, los pies nos tocaban el tozuelo)

Abajo, nos encontramos a mi madre y a mi abuela que, con cierta incredulidad, escuchaban como el tío Agustín, el electricista, les decía que venía a poner la tele.


En el pasillo de casa se amontonaban la escalerilla y la caja de herramientas del electricista y un rollo de cable blanco que se usaba como antena.
Mi madre intentaba argumentar: -“¡Chico, Agustín, si mi marido no me ha dicho nada!”.
Mi abuela apoyaba a mi madre diciendo: -¿Y van a poner la tele sin estar tu marido?.
A todo esto, el tío Agustín aseguraba que hacía unos días, en la barbería, le preguntó a mi padre:
-¿Cuando te ponemos la tele?
A lo que éste contestó:-El día que te venga bien.
Y por eso vino a casa dispuesto a instalar la tele.

Mi hermano y yo no nos lo podíamos creer. Hasta entonces las posibilidades de disfrutar de la tele eran escasas. En el pueblo pocas casas disfrutaban de este extraordinario aparato. Veíamos dibujos animados por las tardes en el bar de “El Manco”. Algunas veces también fuimos a ver Eurovisión a casa de algún vecino. Por eso tener la tele en casa era para nosotros un sueño hecho realidad.
Aquel día, cuando el tío Agustín se fue de nuestra casa con el rollo de cable blanco al hombro y la escalera en la mano, el televisor “UNIC” lucía en nuestra salita sobre su mesa negra y mi hermano y yo nos disponíamos a disfrutar de aquel regalo inesperado que tanto nos había sorprendido y, que había convertido aquel momento en un día extra de los Reyes Magos.



CARORUA

lunes, 19 de abril de 2010

DOSCIENTAS MIL ALEGRÍAS



Hemos rebasado las 200.000 visitas en poco más de año y medio.


Puede parecer increíble, pero lo hemos conseguido.

Peña Ramiro comenzó casi como un juego. Al principio fue un pequeño experimento: abrir una nueva ventana en internet en la que se mostraran nuestras cosas (las de Alcublas y las de la Serranía), lo que fuimos, lo que somos y lo que quisieramos ser. Nuestra comarca, históricamente olvidada, necesita de voces (cuantas más mejor) que difundan su pasado y su presente porque queremos seguir estando en el futuro.

Estas 200.000 entradas nos animan a continuar en el camino emprendido con la misma ilusión y ganas. Porque tenemos un montón de proyectos que van engrosándose y perfilándose cada día, con las ideas de todos nuestros lectores.


Contamos con buenos colaboradores que han aportado a nuestro "experimento" artículos muy elaborados, curiosos, esclarecedores, sorprentes... porque seguimos pensando que esta comarca y nuestro pueblo tienen muchas cosas que decir, porque tenemos mucho que ofrecer, porque el futuro debe pasar, de una vez, por Los Serranos.

Sabemos que este blog, PEÑA RAMIRO, no es nada sin vuestras visitas. Queremos seguir abriendo esta puerta, que es la de vuestra casa, todos los días y que todo el mundo se sienta bien recibido.




¿Qué nos deparará el futuro?



Nuestra intención es continuar con todo lo que llevamos en marcha, que no es poco:



- Seguir haciendo crecer el blog Peña Ramiro.

- Concluir para su posterior publicación un libro sobre una de las mejores tradiciones alcublanas.

- Editar un CD interactivo sobre personajes alcublanos.

- Jornadas con exposición y mesas de trabajo sobre el Paso de la Guerra Civil por Alcublas. Puesta en valor de los restos de los paisajes de guerra: Cultura, Paisaje y Territorio.

Para celebrar estas 200.000 visitas nuestros colaboradores nos han preparado un artículo cada uno de ellos a modo de conmemoración.

Os invitamos a seguir participando, con comentarios, sugerencias, opiniones, ideas, proyectos, reflexiones...

G R A C I A S
A
T O D @ S ! ! !