jueves, 22 de abril de 2010

HAN DEJADO HUELLA EN ALCUBLAS...

DON MIGUEL EL PRACTICANTE (PARTE II)

En la primera entrega de la vida de Don Miguel, lo dejamos recién terminado un parto. Después del peligroso parto anterior, tuvo otro de urgencia.
Una mujer que estaba enemistada con su familia, incluso con el vecindario, vivía aislada. Le cogió el parto sin tiempo para llamar nadie, solo estaba delante un hijo de 9 años y realmente necesitaba su ayuda. Pues le calentaba el agua, le preparó sábanas limpias, toallas, le acercaba el instrumental y luego se quedó a los pies de la cama, viviendo la experiencia en primera fila. Se me ocurrió incluso preguntarle al cura si había cometido inmoralidad dejando al niño observarlo todo.
Contrajo matrimonio en Piqueras y al no haber dinero prácticamente ni para comprar un par de calcetines, el cura se encargo de todos los papeleos, tanto civiles como eclesiásticos y el Ayuntamiento, la gente del pueblo y el propio cura costearon la boda. Allí estuvieron 5 o 6 años. Al marcharse la despedida fue muy emotiva el pueblo entero les acompañó durante un kilómetro, y no faltaron ni ancianos de 90 años.



Estuvo unos días con un hermano médico que ejercía en San Sebastián de los Reyes. Contactó con un amigo y se hizo visitador médico, en pocos días tuvo que aprender a montar en moto para recorrer pueblos y visitar clínicas y médicos particulares.
En el tablón de anuncios del Colegio Oficial de Practicantes, encontró una vacante para atender a cuatro pueblos en la provincia de Teruel. Y se fueron a Cuevas de Almuden. Los cuatro alcaldes firmaron sin ningún problema la admisión, pero el médico estaba enemistado con los alcaldes, y le hizo la vida imposible, intentando incluso meter a otra persona para quitarle el puesto, pero los alcaldes le decían que no se preocupara, que comida y alojamiento nunca le faltaría. Pero la presión llegó a tal extremo que tenía que presentarme en jefatura, si no mandaban a la Guardia Civil. Le obligaron a dejar esta plaza y que pidiera otra en la provincia, y le contestó “que mientras Vd. sea jefe de sanidad en la provincia me guardaré mucho de aceptar otra plaza”; “Vd. no es digno de ocupar la jefatura”. Se negó a firmar el cese voluntario y puso cese obligado. Todo esto fue amonestado por el Colegio de Valencia que dio cuenta a la D. G. de Sanidad y al Ministerio. El jefe de Jefatura se quedó ciego al medio año. Los pueblos que estaban contra él le mantuvieron aún tres meses, haciendo el servicio en bicicleta, gratis y volvió finalmente a Valencia.



A los pocos meses le avisaron del colegio para atender una zona rural de 300-400 masías, era por la zona de Culla (Castellón). Ofrecían casa y un caballo, ya que había que recorrer grandes distancias rozando por el Mayorazgo; zona montañosa, sin carreteras, sin luz, sin teléfono y estar dispuesto día y noche. Dijo que si, pero a prueba se alojaron en casa de una viuda, le dieron un caballo angloárabe, jerezano que fue su compañero inseparable durante s 6 años, día y noche, a veces sin poder regresar a casa por las intensas nevadas.
En otra ocasión, llamaron una noche para un parto, en una masía aislada en un barranco asistió a una chica, tras arreglar al recién nacido, al redactar el acta pregunte el nombre del padre y resultó ser el abuelo de la joven.
Otra aventura fue, el habilitar un cañizo como camilla para bajar a un enfermo con peritonitis por el monte a trabes, hasta la carretera, y parar al primer camión que pasaba.



Después ya se enteró que había oposiciones de APD, aprobándolas, tuvo preferencia por la zona de Valencia y con la puntuación que tenía pudo escoger Alcublas, pueblo de 3500 habitantes y situado a 50 Km. de Valencia, según lo que había leído del pueblo, y luego resultó que realmente tenía solamente 1500. Lo solicito y se le adjudico. Se presento al alcalde en el Ayuntamiento y al médico en la plaza de la iglesia. El recibimiento fue: ¿A qué viene Vd. Aquí? ¿Ha desecho las maletas?. Puede guardárselo, aquí no tiene nada que hacer. Se va a morir de hambre. Después supo que la mujer del médico ejercía de comadrona sin título y este era el chanchullo. Un veterinario de Alcublas con destino en Culla (pueblo donde estuvo) contó lo ocurrido y recogieron 50.00 Pts. para ayudarle, cosa que rechazó.
Pero poco a poco se fue ganando a la gente y al cabo de un año fue el médico el que no tenía nada que hacer y tuvo que abandonar la plaza. Esto fue el principio de 22 años de estancia en Alcublas, aunque pudo cambiar, prefirió tener la plaza en propiedad para atender la titularidad y la seguridad social, esto eran los funcionarios civiles del Estado (Musafe) y los pobres de solemnidad. Del Estado no podía cobrar más de 5000 Pts. al año, más las igualas. La seguridad social pagaba 0,75 Pts. por cartilla y 5 duros por parto.


Pasó tiempos de epidemias, sarampión, difteria….., estuvo 2 o 3 meses sin médico. Le decían que lo iban a denunciar si se le moría alguna persona, y fue a comentarlo a la Jefatura de Sanidad, donde le dijeron que no se preocupara, que ya “firmarían ellos si ocurriese algo”. El Supremo de Valencia le nombró 2-3 meses sustituto de juez y luego juez en propiedad. Por lo cual también levantó cadáveres. Entre los casos más curiosos fue el de una Sra. que se hizo el Harakiri, se abrió el vientre con evisceración, primero la atendió sanitariamente, introduciéndole las vísceras, y practicando unos puntos colchoneros y después el acta judicial. Otro, tuvo que poner 32 puntos y cuenta al juzgado de 1ª Instancia, porque un hombre le abrió la cabeza a su mujer. También tuvo que salvar la vida a un médico sustituto por agresión con un hacha. Todo fue porque una mujer se “empachó” con pimientos fritos y el hijo fue a buscar al médico y no estaba, al alcalde y no estaba; y empezaron las amenazas. El médico sustituto le pidió que le acompañara y cuando entraron en la casa el hijo estaba todo irritado y con un hacha en la mano, se puso delante y como le respetaba le dio el arma. Fue denunciado y detenido por la Guardia Civil, con un escarmiento de 10 días en el calabozo. La mujer del Alcalde que estaba en estado, presenció las amenazas contra su marido y se asustó tanto que a los pocos días, se le adelantó el parto y sacó dos niños muertos más otro que murió horas después. Casualidades de la vida, años después, en una boda la mujer del alcalde cayó desplomada, se estaba asfixiando con una hoja de lechuga, la cogió por la espalda y apretando todo lo que podía hizo que expulsara lo que le ahogaba.
En otro parto, el médico, ya saliendo el niño y viéndolo cianótico, lo dio por muerto y pidió una toalla para envolverlo y llevarlo al cementerio y se fue. No haciéndole caso no le cortó el cordón sino que le inyectó intracardiacal 2mg. de adrenalina a la niña, vio que el cordón funcionaba pero no el corazón, al rato pegó un latido, le hizo el boca a boca y empezó a vivir.
Otro caso fue un joven cazador que se pegó un tiro sin querer en el pecho. Los perdigones le rozaron la pleura y salieron por la espalda, pero se salvó llevando cantidad de perdigones por el cuerpo.
La primera clínica la tuvo en la casa al lado del bar Musical y después ya pasó a la plaza del Mesón.
Yo personalmente lo conocí bastante, por los motivos profesionales que le unía a mi padre. Me daba clases particulares de física, ciencias, etc. Me iba con el a cazar, a Valencia; con aquella moto Lambreta “Villow” de 125. Ami hermana también la asistió cuando nació. Hubo problemas porque nació toda morada (asfixiada) y el la salvó. La foto está hecha momentos después de nacer (cosas de mi padre).


Bueno, pues tras 22 años en Alcublas, tuvo que mirar el tema de jubilación y buscó un pueblo un poco más grande donde hubiera más cartillas y eligió Foios, donde ejerció los últimos seis años.
El Colegio Oficial de Médicos le distinguió con el titulo de “Colegiado de Honor” por los méritos profesionales adquiridos.
Al cabo de una vida profesional y ya disfrutando de la jubilación, gusta echar la mirada atrás. Y todas las penurias pasadas caen tras los recuerdos, ya no son tan horribles como fueron y si se busca hoy el pueblo de Piqueras, aún con casas de entonces y algunas nuevas, ya alcanzable por carretera, luz eléctrica, etc., nos invade cierto aire de melancolía, porque entonces sí que éramos jóvenes.

Pallamin


Agradecimientos a Carmen por su ayuda en la realización del artículo.






4 comentarios:

Anónimo dijo...

Q pluma tienes, Pallamin.

AMPA dijo...

FANTASTICO,ME HAS HECHO LLORAR,PUES ES BIEN CIERTO QUE DON MIGUEL ME SALVO LA VIDA,Y SI ESTOY EN ESTE MUNDO ES POR EL Y ESO JAMAS LO OLVIDE,NI LO OLVIDARE,MI MADRE SIEMPRE ME RECUERDA EL PARTO,CUANDO YO NACI(FOTO DE ARRIBA)EL CUANDO YA EMPECE A RESPIRAR DESPUES DE UNOS CUANTOS MINUTOS,MINUTOS QUE SE HICIERON HORAS PARA MI MADRE,LE DIJO MUY SERIO,ANDA NIÑA(ASI LA LLAMABA EL)QUE PARA SER LA ULTIMA Y NIÑA,TE HAS LUCIDO,ERA EL PRIMERO QUE ME FELICITABA EL DIA DE MI CUMPLEAÑOS,AHORA HECHO DE MENOS ESAS LLAMADAS.HACE POCO FUIMOS LA MAMA Y YO A VER A DOÑA MANOLITA,SE PUSO MUY CONTENTA,PUES CON ELLOS HEMOS TENIDO UNA RELACION DE MAS QUE FAMILIA,YO PERSONALMENTE LOS QUIERO MUCHO.RECUERDO A DON MIGUEL,SIEMPRE MUY BIEN ARREGLADO Y CON SUS IMPECABLES ZAPATOS BLANCOS,ERA GENIAL,MUY COQUETON,QUE BIEN SE LO PASABAN LOS CUATRO TODOS LOS SEPTIEMBRES,CUANDO SE IVAN POR ESOS MUNDOS DE DIOS,EN FIN QUERIDO DON MIGUEL,NUNCA LO OLVIDARE,Y ESPERO QUE USTED Y MI PADRE SE LO ESTEN PASANDO EN GRANDE AYA DONDE ESTEN,Y COMO MI PADRE DIJO,SI NO NOS VEMOS.........................HASTA LA ETERNIDAD PAREJA,OS MANDO UN BESO MUY FUERTE,UN BESO CELESTIAL,SIGUE ASI HERMANO,RECORDANDO A GENTE QUE HA DEJADO HUELLA,ELLOS SE LO MERECEN,T.Q.

paraules dijo...

¿Pallamin pluma? Creo que iba a salir del armario... si su perímetro craneal se lo permite.

windows xp dijo...

El CD previsto se va a tener que convertir en DVD interactivo, pues con toda la información que vais recopilando...