lunes, 26 de abril de 2010

HISTORIAS DE LA CHELVANA...

ANDRÉS SANZ SANTOLARIA, CALETO.
La historia de la Hispano Chelvana se remonta a 1925. Pero eso ya será para otra historia... Lo que nos compete ahora es hablar de Andrés Sanz.
Sirvan estas palabras como un pequeño homenaje a sus muchos años de trabajo en la Chelvana y a su reciente jubilación.



Nuestro amigo Andrés antes de trabajar en la Hispano Chelvana, como cobrador primero y chófer más adelante, inició sus andaduras con las labores del campo. A sus años decidió irse a valencia a trabajar y entró en la Chelvana de cobrador. Antíguamente todos los coches de línea llevaban cobrador aparte del chófer. Todavía Andrés no tenía carnet de conducir.
Nos dice que todavía hoy está muy agradecido a sus jefes, pues éstos le obligaron a sacarse el carnet, argumentándole que lo necesitaría para poder trabajar en cualquier empresa.

Cuando retiraron los cobradores de la Chelvana, él ya disponía del carnet profesional y es cuando empieza a hacerles las faltas a sus compañeros como conductor suplente.


Comenzó a subir a Alcublas como refuerzo, pues aunque en la actualidad sólo hay un servicio diario, en aquella época eran dos, al igual que los domingos. Los días que no subía se quedaba en el taller.
En esos años bajaban de Alcublas a valencia 20 o 25 personas, más otro coche para la gente que iba al Carril, a Liria o a Casinos. Por ello estaban justificados los dos servicios.
Antíguamente se daban billetes hasta Liria y viceversa (Liria-Alcublas). El trayecto de Liria a Valencia se abonaba a la VASA, por convenios entre las dos distintas empresas. Más tarde tomaron parte también los propios ayuntamientos.
Para recrear aquellos tiempos, Andrés nos cuenta el estado de la carretera, sobre todo el del las rochas, que era empedrado y de machaca. Textualmente nos dice:
"Fíjate la velocidad que llevábamos subiendo las rochas (entonces todavía iban chófer y él de cobrador) que en el tramo de la casilla, donde habían dos badenes seguidos, me tocaba bajar del autobús en marcha y le ayudaba al chófer a hacer la maniobra. Luego, sin parar, subía de nuevo al autobús."
Ya siendo Andrés conductor, en su primer viaje a Alcublas nos relata que no tuvo ningún temor por haber tenido esas experiencias como cobrador y también por el buen conocimiento de la carretera. ¿Carretera? Según nos cuenta la Chelvana ocupaba toda la carretera, pero afortunadamente debido a que desde Liria, el carril o Casinos a Alcublas no te cruzabas con más de 5 0 6 vehículos, muchos de ellos con volante a la derecha.
Por último, recuerda el transbordo en Casinos, pues había un convenio ya que tenían dos servicios los sábados y domingos. Empezando a ser deficitaria la línea, la empresa intenta un acuerdo con el Ayuntamiento , a lo cual éste se niega por no disponer de suficiente dinero, pero sí se responsabiliza del transbordo que se tiene que hacer en Casinos.

Andrés, te dejamos con esta imagen renovada y ya moderna de la Hispano Chelvana...

Feliz y merecida jubilación: disfrútala.




Aserrin-Aserran

8 comentarios:

un nostálgico dijo...

Esos tiempos de la chelvana son ya pasado y nostalgia. Y seguro que mejores que los actuales. El servicio actual deja mucho que desear.

plumífero dijo...

Vuestro material gráfico es un lujo para todos nosotros. Da gusto observar todas las fotografías que aparecen en Peña Ramiro.
Aserrin/Aserran otra buena pluma.

Ricardo dijo...

Diez pesetas de Chelva a Domenño. Igualito que ahora. Y lo mejor de todo es que en aquella época se podía fumar en la Chelvana. ¡Qué autobús con sus ceniceros!

Perito dijo...

Con la información de Andrés y la que por ahí recojáis sale un artículo ámplio sobre la Chelvana. Hay poco sobre ello.
Animaos.

q tiempos dijo...

Chelvanas con volantes a la derecha; las rochas toda una aventura; la gente teniéndose que bajar del coche para que puediera subir bien las cuestas, etc. Aventuras.
¡Q tiempos!

Anónimo dijo...

En mi juventud la chelvana era mi único medio de transporte.La usaba diariamente y como yo había bastantes pasajeros fijos. Aunque los viajes en chelvana eran lentos y había que pegarse un buen madrugón, lo pasábamos bien. En el asiento del fondo siempre había risas y bromas.
Gracias Aserrin-Aserran por traer estos momentos a mi memoria

AMPA dijo...

MADRE MIA,CUANTOS RECUERDOS TENGO YO DE LA CHELVANA(LAQ COCHINA,LA MARRANA)OS ACORDAIS,JAJA.RECUERDO QUE LA TOMABA TODOS LOS VIERNES PARA SUBIR AL PUEBLO,CON MI AMIGA SEFA,NOS PONIAMOS SIEMPRE DETRAS DEL TODO PARA PODER FUMAR(A ESCONDIDAS,CLARO)NUESTROS PRIMEROS CIGARROS,QUE TIEMPOS,AHORA YA,NI FUMAMOS NI NA,TAMBIEN NOS PONIAMOS A COMER PIPAS Y KIKOS,Y ANDRES NOS DECIA,CHIQUILLAS NO TIREIS LAS PIELES AL SUELO,AQUELLO OLIA A TODO UN POCO,TABACO RUBIO,PUROS,MAIZ,EN FIN,LO PASABAMOS EN GRANDE Y COMO NO CON LA BOLSA DE PLASTICO PREPARADA,POR SI NOS MAREABAMOS,ALGUNA VEZ QUE SUBIA YO SOLA Y CON POCA GENTE,ANDRES ME DEJABA SENTARME EN EL ASIENTO QUE HAY AL LADO DEL CONDUCTOR Y HABLABAMOS TODO EL CAMINO,HASTA LLEGAR AL POBLE,EN FIN TODO SON RECUERDOS,BUENOS RECUERDOS,ANDRES DESEO QUE AHORA DISFRUTES MUCHO DE TODA TU FAMILIA,TE LO MERECES,SIEMPRE HAS SIDO MUY AGRADABLE CON TODO EL MUNDO Y LO SIGUES SIENDO,TE DESEO LO MEJOR,EN ESTE LARGO FUTURO QUE TE ESPERA,UN BESO PAISANO.

Anónimo dijo...

mi madre es de 1934, y sus historias de la Chelvana, no aaparcen ni por asomo en vuestro blog. Hay una que explica que se estropeo, y estubieron un dia entero n la carretera, hasta que vino la de repuesto, comiendo fruta, ya que el que fue a avisar fue andando.