jueves, 8 de abril de 2010

PAISAJES DE ALPUENTE, RECORDÁNDOLO...

Paisajes de Alpuente supuso toda una novedad para nuestra Comarca. Inició una forma de comunicarnos en internet y una visión crítica del menoscabo paisajístico sufrido en La Serranía. Hemos querido recordarlo con uno de sus artículos que aún permanece en nuestra memoria.

ARQUITECTURA RURAL EN ALPUENTE

Hace unos días nuestra amiga Aveuc enviaba estas fotos de arquitectura rural. La mayoría son de Alpuente, del entorno de la aldea de La Cuevarruz.
Casi todas ellas son pequeños rincones del reino del silencio y en su mayoría orientado al este como no, y los orientados al norte siempre con un pequeño resguardo para evitar el aire frio de Javalambre. .. Mi bisabuelo hizo la casa de mi abuela. De piedra, naturalmente, y varios corrales. Y me sorprende cada dia mas como los hizo con los medios que disponía... - nos comenta - .
Es un placer publicarlas. Gracias Aveuc. Aprovecharemos para compartir algunos comentarios.



Empezamos con unos corrales. Son las expresiones más elementales de la técnica de construcción en piedra. Sus dimensiones y forma vienen determinadas por la disponibilidad de troncos que conforman su cubierta a un agua. Nada de revestimiento, pocos huecos, una única planta.


Pero a pesar de la inmediatez de sus soluciones, creo que merece la pena echarle un vistazo a un detalle de la ejecución de su mampostería y valorar la dificultad de esta técnica. A pesar de la irregularidad de las piedras, estas quedan perfectamente encajadas. Solución inmediata y económica si, ejecución sencilla, no. Hoy no es fácil encontrar alguien que domine esta técnica.


Esta fotografía un buen ejemplo de las distintas tipologías que podemos encontrar. En el centro una construcción de dos plantas, sin revestimiento alguno. A su lado una construcción de dos plantas y cambra, huecos mas generosos, revestimientos que mejoran sus condiciones de habitabilidad. Sobre el color añil de las jambas y dinteles, varias teorías. Algunas, prosaicas, otras algo mágicas.


En esta otra foto tenemos la oportunidad de ver dos esquinas. Bueno, en una de ellas vemos una solución no muy ortodoxa, pero ambas nos dan la oportunidad para comentar alguna cosa de ellas. En construcciones de mampostería es vital reservar las mejores piezas para trabar correctamente dos muros perpendiculares. También nos las encontraremos para conformar los huecos. Si pensamos en su peso, en la dificultad de obtener piedras de cierto tamaño y darles forma sensiblemente prismática, llegaremos a la conclusión que quien construyó esto, conocía muy bien esta necesidad.



Nos indica Aveuc, que esta reconstrucción de cubierta corresponde a un horno de leña. Una cubierta con estructura de troncos, apenas desbastados, y cañizo. Es importante cortar la caña en invierno y en luna menguante (luna vieja), para evitar su pudrición prematura. El resultado es, pensando en la creo necesaria evolución de estas soluciones, una cubierta mejorable hoy en sus aspectos higrotérmicos, pero con unas virtudes creo muy a tener en cuenta: el uso de un buen material estructural como es la madera, relativamente ligero, sostenible y poco consumidor de energía en su producción, y su condición de impermeable al agua de lluvia pero permeable para disipar las humedades que se generan en todo espacio interior.


Dejo para el final esta curiosa construcción. Curiosa que no única, en las arquitecturas a las que nos referimos: una construcción levantada sobre un camino. Es un buen ejemplo para entender el modo de crecimiento de una construcción. Conforme van siendo necesarios nuevos espacios, se van adosado nuevos volúmenes. Agregaciones que por lo general rompen la forma rectangular original. Esta agregación de cuerpos queda especialmente manifestada en las cubiertas.
Por lo general no será muy complicado adivinar que volumen se construyó primero y cual fue posteriormente adosado.
En este caso, crecimiento de una construcción en un núcleo de población probablemente ya consolidado, y por lo tanto ya con problemas de espacio para permitirlo. Debemos pensar que construir así sobre el camino, aún en contra de la lógica de sus pesados muros de piedra, era tal vez la única manera de agregar nuevos espacios.

http://paisajesdealpuente.lacoctelera.net/
Jesús, esperamos leerte de nuevo pronto!!

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Una verdadera pena que Paisajes de Alpuente ya no actualice.
Yo conocí La Serranía verdadera gracias a él.

mi no entender dijo...

Paisajes de Alpuente me enganchó, tengo que decirlo. Sin tener las mismas simpatías políticas que este blog, he de reconocer que hizo una campaña de concienciación en la comarca muy importante sobre ciertos temas. Lástima que no siga.
Por favor, animate y continua. Eramos muchos los que te leíamos.

mi no entender dijo...

Viva la libertad de expresion en los blog serranos.
Paisajes de Alpuente fomentaba el debate sano, vosotros también.
Lástima que no ocurra igual en todas partes: la pluralidad es síntoma de madurez democrática, sea de derechas o izquierdas. Los alabanciosos no tienen esa madurez, hay algún sitio en internet de por aquí cerca que veta todo comentario que no sea alabancioso hacia ellos.

luna lunera dijo...

Paisajes nos indica sabiamente que es importante cortar la caña en invierno y en luna menguante (luna vieja), para evitar su pudrición.
Es curioso el influjo lunar en nuestras vidas, construcciones, agricultura...
Luna llena: Es el período más propicio para cosechar, sacar el estiércol de los corrales, voltear el compost, cortar caña, o sembrar plantas de fruto.

Luna menguante: No sólo es el mejor momento para continuar las actividades iniciadas en luna llena, sino que también es el momento más propicio para sembrar raíces y tubérculos, tales como rábanos, remolachas o patatas.

un amigo dijo...

Jesús, anímate y vuelve. Alpuente no es el mismo sin tí, tanto en la red como en el pueblo.
Un abrazo muy fuerte.

amparo dijo...

hola

amparo dijo...

holaaaaaaaa