martes, 20 de abril de 2010

RECUERDOS... CUANDO NOS PUSIERON LA TELE



-¡Bajar corriendo que nos están poniendo la tele!
Aquel grito de mi madre nos hizo saltar de la cama y lanzarnos escaleras abajo a toda prisa (como dice mi madre, los pies nos tocaban el tozuelo)

Abajo, nos encontramos a mi madre y a mi abuela que, con cierta incredulidad, escuchaban como el tío Agustín, el electricista, les decía que venía a poner la tele.


En el pasillo de casa se amontonaban la escalerilla y la caja de herramientas del electricista y un rollo de cable blanco que se usaba como antena.
Mi madre intentaba argumentar: -“¡Chico, Agustín, si mi marido no me ha dicho nada!”.
Mi abuela apoyaba a mi madre diciendo: -¿Y van a poner la tele sin estar tu marido?.
A todo esto, el tío Agustín aseguraba que hacía unos días, en la barbería, le preguntó a mi padre:
-¿Cuando te ponemos la tele?
A lo que éste contestó:-El día que te venga bien.
Y por eso vino a casa dispuesto a instalar la tele.

Mi hermano y yo no nos lo podíamos creer. Hasta entonces las posibilidades de disfrutar de la tele eran escasas. En el pueblo pocas casas disfrutaban de este extraordinario aparato. Veíamos dibujos animados por las tardes en el bar de “El Manco”. Algunas veces también fuimos a ver Eurovisión a casa de algún vecino. Por eso tener la tele en casa era para nosotros un sueño hecho realidad.
Aquel día, cuando el tío Agustín se fue de nuestra casa con el rollo de cable blanco al hombro y la escalera en la mano, el televisor “UNIC” lucía en nuestra salita sobre su mesa negra y mi hermano y yo nos disponíamos a disfrutar de aquel regalo inesperado que tanto nos había sorprendido y, que había convertido aquel momento en un día extra de los Reyes Magos.



CARORUA

11 comentarios:

cilindrin dijo...

¿Tendremos que esperar tantas visitas más para volver a leer a Carorua?

Me parece que lo que escribe es bastante interesante como para que se prodigue tan poco...

Anónimo dijo...

Antes íbamos locos por ver algo en la tele y ahora es todo telebasura. Ójala el apagón analógico tenga continuación con apagón digital.
Buen artículo, Carorua.

recordador dijo...

Recuerdo ver El hombre y la tierra en la te de casa de mis primos. En color, que maravilla!
Creo que era un ITT. Caja de madera, mando a distancia gigante empotrable en la tele y con el juego del tenis. Todo un adelanto.

The Last Samurai. dijo...

Yo recuerdo tener siempre tele en casa, a mí lo que más me impactó fue poder ver en el año 1978 Mazinger Z en color, aquello nunca se me olvidará.

un penyista dijo...

Buenos tiempos aquellos de la TVE. Con rombos o sin ellos, habían programas de más calidad que lo que nos echan ahora.

el rombo dijo...

Los rombos, ya ni me acordaba.

No hace mucho tiempo, cuando en la televisión emitían una película o serie no apta para menores, aparecian dos bonitos rombos en la parte superior izquierda de la pantalla. Para aquellos, no como yo, que no habían nacido bajo esa dictadura, decirles que se trataba de clasificar los contenidos televisivos por edades. Así, que un programa tuviera un solo rombo era algo así como para menores, pero acompañados… Dos rombos significaba irte a tu cuarto antes de tiempo, quisieras o no.

¡qué tiempos! dijo...

El gran chaparral, El virginiano, etc, aparte del estabilizador para la televisión que, haciendo click, te ofrecia el UHF: el no va más en tecnología electrónica en blanco y negro. ¡Qué tiempos!…

Lector de blogs dijo...

Música y texto, perfecta simbiosis.
Todo un acierto.
Con colaboradores así yo también hago las 200mil visitas, y mássss.

Valentina dijo...

La tele fue un regalo para todos los niños de los 60 y 70. A través de ella comenzamos a conocer el mundo. Me has hecho recordar las tardes de invierno, después del cole, sentados mis hermanos y yo frente al televisor... Los partidos de baloncesto del trofeo de Navidad con aquellos míticos Paniagua, Corbalán, Brabender, etc. y muchas imágenes que forman parte de mi infancia.
Gracias Carorua. Espero con impaciencia otro trocito de tu memoria.

Anónimo dijo...

Los viernes eran especiales por el Un,dos tres, y años despues el sabado en la mañana con la genial “la bola de cristal”.

Y las tardes con un globo, dos globos, tres globos en la que nos acompañaban bocadillos de mantequilla tulipan o con suerte un Bonny o un tigretons!, hace poco me acorde de esos tiempos, y en un supermercado no lo pude soportar y me deje llevar por una caja de Phoskitos-regalossss y pastelitosssss! jajjaja. pero no, ya ni los phoskitos son como aquellos.

DJ KGM dijo...

Yo solo esperaba el sábado por la mañana para ver la bola de cristal.
nos hacia a los mayores jóvenes.

Un besazo muy grande Carorua sigue con tus artículos y no nos hagas esperar tanto.