lunes, 17 de mayo de 2010

ESTRENAMOS BOLETÍN


Esta semana vamos de estreno. Iniciamos un nuevo proyecto que queremos tenga una periodicidad mensual. Un boletín -en principio electrónico- que recoja aspectos destacados de nuestra cotidianidad.
Es más trabajo... pero sarna con gusto no pica.
Y qué mejor inicio que con la presentación del libro "Estelas en el Cielo. Alcublas 1938". Este libro va a suponer para Alcublas más que un número de la serie Alcublas Escribe: va a ser la referencia para intentar optar por el nuevo aeródromo de Valencia; va a ser el motivo de la visita de Carmen Negrín a Alcublas; es ya noticia en varios medios de prensa escrita...







Y no queríamos cerrar el artículo sin dejaros una muestra fotográfica de los recuerdos del Campo de Aviación y Refugios de Alcublas.




7 comentarios:

AMPA dijo...

Magnifico documento,para ser el primero del boletin,no me puedo imaginar como seran los siguientes.Todos los dias sigo vuestras noticias y me encanta todo lo que publicais,la verdad,es que os lo currais y mucho,felicidades de nuevo,y seguir asi,un saludo a toda la peña.

malapeleja dijo...

Magnifico reportage,otro granito de arena para que Alcublas se vuelque con este proyecto del aerodromo.¿Os imaginais que Alcublas lo consiguiera?,eso si que sería un buen "despegue" para nuestro pueblo.

Anónimo dijo...

Felicitaros por vuestra labor desinteresada por La Serranía en general y Alcublas en particular.
No me perderé la visita de
Carmen Negrín a Alcublas el próximo sábado 22 de mayo.
Allí nos veremos.
Un saludo.

I love-Alcublas dijo...

Alcublas se merece tanto esfuerzo adelante, entre tod@s conseguiremos que la Serrania este VIVA.
Felicidades!!!!!!!!!!

H.R. dijo...

Me parece una muy buena idea. Os lo habeis currado con el boletín.
Lo vuestro es la innovación.

Albert dijo...

Excelente el montaje de las fotos. Y lo del boletín s/c.

Felicidades por vuestro trabajo, que es el de todos.

Lector de blogs dijo...

Una agradable sorpresa esto del boletin mensual. Es una forma más de mantener y difundir nuestro nombre. Siempre en la punta de la lanza, está perfecto.