martes, 31 de agosto de 2010

REPOSTERÍA CON... RAQUEL

TARTA DE TRES CHOCOLATES
En esta ocasión Raquel coge el testigo de Carorua. Nos ha preparado una tarta de tres chocolates que, a la vista de las fotografías, y al gusto nuestro, está para chuparse los dedos...


INGREDIENTES:- 1 litro de nata liquida
- 150 gramos de chocolate blanco
- 150 gramos de chocolate con leche
- 150 gramos de chocolate negro
- 3 sobres de cuajada
- Tres tacitas de leche
- Un paquete de galletas Maria
- 50 gramos de mantequilla.

Triturar las galletas, mezclar la mantequilla y ponerlas en un molde.
Calentar 333 ml de nata y añadir el sobre de cuajada que habremos disuelto en la leche, fundir el chocolate blanco y añadirlo a la cuajada, ponerlo en el molde dejar reposar una media hora y repetir el mismo proceso con los otros chocolates.
Esta mejor si se hace el día anterior.
Nada más gráfico que poder seguir la elaboración de la tarta que con un montón de fotografías. Os dejamos con ella:
















QUE APROVECHE!!

sábado, 28 de agosto de 2010

FESTIVIDADES ALCUBLANAS: SAN AGUSTÍN

Alcublas y el agua siempre han tenido una complicada y a veces reñida relación. Es por ello por lo que, tras el descubrimiento del caudal que surte a la fuente de San Agustín, aunque ya con posterioridad, pasó a celebrarse como festividad alcublana dicha circunstancia.
En 1828 el Obispo de Segorbe atiende a la petición del Ayuntamiento de Alcublas y constituye el 28 de agosto como celebración anual y perpétua de la Fiesta a San Agustín.
Transcribimos a continuación una reseña al respecto de 1957.
ORÍGENES DE LA FUENTE DE SAN AGUSTÍN.

Cuando el 28 de agosto de 1618 se descubre el caudal de agua que surte a la Fuente de San Agustín, el pueblo de Alcublas recibía con el contento y la alegría popular, la seguridad de supervivencia a lo largo de siglos venideros, mitigada, en parte considerable, la sed de sus habitantes. Pero aquel descubrimiento que había de dar paz y sosiego a los alcublanos, venía a ser también el premio a sus desvelos, a los sacrificios y a sus trabajos persistentes en busca del agua necesaria para su vida.

Desde algunos años antes, desde el 1 de enero de 1609 concretamente, los alcublanos se debatían, en lucha titánica con la tierra, en persecución de una vena de agua que apagase la sed de sus gargantas no satisfecha, sino pobremente, por los pozos de las Ermitas de San Sebastián y de la Santa Cruz, que eran los que servían de fuente de abastecimiento por aquellas lejanas fechas.

Sin embargo, con el hecho del descubrimiento del agua, en tal fecha no se resuelve definitivamente el problema planteado, ya que el agua, lejos del lugar, hay que aproximarla a éste para que su aprovechamiento sea más práctico y satisfactorio.


Por eso en el mes de septiembre del mismo año, ya se concierta la obra de la nueva fuente que, tras varias visicitudes, alcanza el final de sus trabajos en 1628, pues en 1625 se dió fin a la obra de conducir el agua o "mena", no se consideraron éstas en condiciones de seguridad, a juicio de los expertos nombrados y, los contratistas de la obra, como diríamos ahora, se vieron en la necesidad de consolidar lo hecho hasta que en 1628, se dieron por válidas las obras realizadas.

Con el paso del tiempo, estas obras, como todo lo que sale de la mano del hombre, llegaron a resentirse y su estado preocupó a muchos de los Ayuntamientos que al mismo tiempo, también tuvieron miedo de acometer su reparación. Hasta que recientemente se ha llevado a efecto la necesaria consolidación y las obras de la Fuente de San Agustín ofrecen hoy toda clase de seguridad.


Desde la fecha real de la terminación de la Fuente de San Agustín hasta nuestros días, es de suponer que haya mediado alguna transformación de la misma. Al menos así nos lo sugiere esa fecha de 1798, que figura en la placa de marmol negro que todos conocemos sobre los dos caños de la fuente, y que debe evocar alguna de las reformas sufridas no sabemos si con buena o mala fortuna.

El día 20 de agosto de aquel año de 1628, el Consejo acuerda que se guarde la fiesta de San Agustín como reconocimiento del pueblo, a la generosa ayuda del Santo que permitió que la suerte favoreciera a los trabajos realizados.


También, como la fuente, esta fiesta ha tenido que sufrir sus visicitudes correspondientes, con algunos períodos de apatía, afortunadamente superados siempre, hasta que en 1828, por decisión de los vecinos, el Ayuntamiento pedía al Obispo de Segorbe la celebración anual y perpétua, en su mismo día, de una fiesta a San Agustín para que interceda con el Señor la continuación en su estado de la fuente y que nunca cese de manar tan preciado líquido para este vecindario. Petición que es atendida y que constituye la base de la fiesta que anualmente viene celebrando la población el 28 de Agosto.


Septiembre, 1957

Programa Oficial de Festejos, Alcublas.


Enlaces de interés:




viernes, 27 de agosto de 2010

AGOSTO SE NOS VA


Terminaron las fiestas de verano quizás demasiado pronto. Esta última semana de agosto el pueblo está mucho más tranquilo…


El mes augustus latino se llama ab en sirio y shahrivarmah en persa, y está compuesto de treinta y un días. El rocío empieza a volver, el calor decrece y las mañanas son un poco más frescas. Es el momento de cosechar la almendra. Los melocotones están en su punto , y dátiles y azufaifas empiezan a madurar. Se dice que la leña cortada a partir del tercer día del mes no se pudrirá. Es el momento para sembrar arroz, así como para recolectar zanahorias, semillas de cártamo, berros, coriandro, sésamo, melones y calabacines. Remover la tierra alrededor de las vides acelera la maduración de la uva, debido al polvo que se posa en los frutos.



Ibn al-Awan, Kitab al-Falaha,


Libro de la Agricultura, siglo XII.

martes, 24 de agosto de 2010

SERRANEWS

CLAUSURADA LA EXPOSICIÓN PAISAJES DE GUERRA DE ALCUBLAS

Más de mil doscientas personas asistieron esta semana a la Exposición Paisajes de Guerra en Alcublas.




En la Sala Plenaria del Ayuntamiento de Alcublas ha tenido lugar durante la semana que ahora concluye la Exposición PAISAJES DE GUERRA EN ALCUBLAS. Se han expuesto restos de material bélico recuperados en los montes cercanos a Alcublas, así como una extensa muestra de prensa de la época.

La muestra se acompañó de un documental en el que se explica el paso de la guerra por nuestro entorno inmediato y mediante testimonios de los mayores de Alcublas se recuerda el bombardeo que sufrió la población.

Asimismo se pudo leer la carta de un joven alcublano en el frente del centro que participó en la batalla de Brunete y que no pudo regresar a su pueblo.

Existe un público cada vez más amplio interesado en este tipo de cultura que combina el paisaje y el territorio, el excursionismo y el turismo, el ocio y la educación. Este creciente interés por la recuperación de los restos materiales de la guerra civil española coinciden tanto con aspectos relacionados con la llamada memoria histórica como con proyectos relacionados con el desarrollo del turismo o, ambos a la vez. Todo ello se ha pretendido conseguir desde la exposición.

Como colofón a la exposición, en la mañana del sábado 21 de agosto, dos Bücker Jugmann EC-GIS sobrevolaron el cielo alcublano rememorando antiguas batallas aéreas.

sábado, 21 de agosto de 2010

DOS BÜCKER SOBREVUELAN ALCUBLAS

Dos Bücker Jungmann EC-GIS sobrevolaron el cielo de Alcublas en la mañana de hoy sábado. Salieron de Manises alrededor de las 10,30 h. y nos deleitaron con varias pasadas sobre la población. Debido a su corta autonomía de vuelo tuvieron que regresar con prontitud a su base de Manises.









Fabricante: C.A.S.A. / Número Civil: 2229 / Número Militar: 781/27



Características Técnicas:

Motor: Tigre G-IV – A2 / Fabricado en el año: 1953 / Número de serie.: 4319

•Tipo: Biplano. Triciclo, patín de cola.
•Utilidad del Avión: Formación y entrenamiento de pilotos militares, entrenamiento de pilotos civiles.

viernes, 20 de agosto de 2010

AVANZA LA EXPOSICIÓN PAISAJES DE GUERRA EN ALCUBLAS

La Exposición PAISAJES DE GUERRA EN ALCUBLAS avanza con paso firme. Desde el pasado domingo están expuestos en el Ayuntamiento de Alcublas los restos de la contienda hallados en el frente cercano a Alcublas.
Llevamos unos días intensos pues la asistencia de público ha sido inmejorable y la colaboración de muchas personas es de agradecer. Varios de las personas que se acercaron a la exposición nos ofrecieron materiales que tenían en sus casas, por lo que la muestra fue ganando en riqueza y contenido con el paso de los días.
Existe un público cada vez más amplio interesado en este tipo de cultura que combina el paisaje y el territorio, el excursionismo y el turismo, el ocio y la educación. Este interés creciente por la recuperación de los restos materiales de la guerra civil española coinciden tanto con aspectos relacionados con la llamada memoria histórica como con proyectos relacionados con el desarrollo del turismo o, con ambos a la vez.


No hemos pretendido hacer homenajes, ni evidenciar hechos pasados. Nuestra propuesta ha estado siempre al lado de unos claros parámetros: En primer lugar, está la posibilidad de conservar todos estos Paisajes antes que desaparezcan producto del espolio y la utilización del territorio con fines puramente especulativos; dentro de poco nuestra guerra civil será para las generaciones futuras algo así como para nosotros son ya las carlistas. En segundo lugar, pero no menos importante porque los refugios del campo de aviación y otros restos de la guerra civil son un ejemplo de fortificaciones ligadas a la lucha por un modelo de sociedad, democracia o fascismo, que se dio en toda Europa a mediados del siglo pasado.



Se trata pues, y en tercer lugar, de dejar ese legado para las generaciones futuras que tendrán que construir su propio ideario, su propia manera de pensar sobre el mundo, pero que a nosotros, un poco más mayores, nos gustaría que lo hicieran provisto de un pasado que fue compartido y del cual, sin nostalgias, puedan extraer algunas experiencias importantes para diseñar proyectos para su futuro.




Está prevista la llegada el sábado por la mañana desde Manises de tres aviones restaurados que sobrevolarán de nuevo el cielo alcublano.

miércoles, 18 de agosto de 2010

LAS CUEVAS,VALOR A POTENCIAR

El próximo día 21 de agosto tendrá lugar en el Convento de San Francisco de Chelva a las 17 horas una mesa redonda a instancias de la Fraternidad Franciscana de Chelva. Actuarán como ponentes D. FRANCISCO TORRALBA RULL, arquitecto y CRONISTA OFICIAL DE LA VILLA DE CHELVA, D. Juan José Ruiz, arqueólogo, fray Fernando Hueso, de la Orden Franciscana, y Doña Miguela Cañigueral, de la Fraternidad Franciscana, actuando como moderador fray Juan Carlos Moya, de la Orden Franciscana.


Tras la mesa redonda y la celebración de una misa en la iglesia gótica conventual se dará paso a la Jornada de Puertas Abiertas, como se ha venido realizado en los últimos años. El bullicio de los vecinos de Chelva y de los veraneantes alterará la regla de estricto silencio que fue impuesta a los frailes conventuales, junto con la pobreza y la oración, por los estatutos de 1524, silencio que en la actualidad es casi absoluto ya que el convento sólo es utilizado para celebrar la Pascua Joven, un Campo de Trabajo durante el verano y algunos retiros.



Cuando en Chelva se habla de las Cuevas del Convento todos somos conscientes de que se está hablando de las “Cuevas de los Santos Mártires”, lugar donde se ha situado la primera fundación del Convento y que aún se conserva, estando formado por varias cuevas, el cementerio y una pequeña iglesia hoy en ruinas. Todo el recinto se encuentra cercado por una muralla que engloba tanto las primitivas “Cuevas” como las instalaciones construidas durante sucesivos siglos: el claustro, la iglesia gótica con portada renacentista, el refectorio, las celdas, varios corrales y almacenes, dependencias en las que ha dejado su huella tanto el transcurso del tiempo como la actividad humana -especialmente la desamortización y las guerras de la independencia, carlista y civil- y su propia inactividad: huertas y bancales de secano hoy olvidados por los religiosos al no existir una vida conventual continua.





Las Cuevas se encuentran situadas en la parte alta del recinto, junto y bajo el camino de Busera, antigua aldea medieval hoy desaparecida que dio lugar al nombre de una partida del término. Aunque se puede acceder a las mismas por el camino indicado, se suele utilizar un fresco camino que mira al cielo y está bordeado por cipreses que nos conducen a la puerta principal del Convento que, en palabras de cronistas de otros tiempos, se encuentra enclavado en un sitio agradable, con un bosquecillo alegre por una parte y, por la otra, con abundantes fuentes y arroyos que lo hacen ameno y delicioso.



En ese maravilloso lugar aparecieron en 1373 tres frailes franciscanos que se habían dado por perdidos después de haber desaparecido de Zaragoza. El motivo de la desaparición de su convento fue su disconformidad con la relajación de la disciplina religiosa a la que se había llegado. Buscando algún paraje apto para reanudar su vida regular al estilo originario de su fundador San Francisco de Asís, aparecieron cerca de Chelva, en un frondosa ladera al oeste de la villa. Sus nombres eran fray Raimundo Sanz, fray Sancho Fababux y fray Antonio Monrós, eligiendo las Cuevas como humilde morada.



El señor de la villa, Don Pedro Ladrón de Vilanova -en 1390 le fue concedido el título de vizconde de Vilanova y Chelva- les consiguió en 1388 autorización para la fundación de un convento de parte del cardenal Don Pedro de Luna -años más tarde Benedicto XIII- legado apostólico del papa Clemente VII, quien el 13 de mayo de 1390 firmaba en Aviñón la Bula “Sacrae Vestrae Religiones” que regulaba su vida. El primer convento, al que acudieron abandonando las primitivas Cuevas, fue una pobre y humilde fábrica diseñada como por la mano misma de la pobreza. Lo componían nueve celdas angostas y reducidas junto a una pequeña iglesia para celebrar los sagrados oficios, dependencias que fueron construidas a expensas del Vizconde de Chelva, quien en su testamento de 1408 constituyó un mayorazgo y ordenó a sus herederos que dedicasen parte de sus rentas a la construcción de un gran complejo conventual, así como la construcción del convento franciscano de Manzanera, señorío que poseía en el reino de Aragón. Con ambos conventos y con los del Santo Espíritu en Gilet y el de San Blas en Segorbe, se constituyó la primera Custodia Observante de España el 26 de julio de 1424 mediante la Bula “Ad ea quae ex apostolicae” concedida por el papa Martín V por recomendación de fray Juan de Tahuste, obispo de Segorbe. El convento de Chelva fue el primero de España de la Observancia o reforma franciscana.



Entre 1388 y 1391 vivieron, en las primitivas cuevas del Convento, el Beato Juan de Cetina -sacerdote- y el Beato Pedro de Dueñas -lego- quienes se preparaban para ir de misioneros al reino musulmán de Granada, hacía donde partieron en enero de 1397. Allí fueron encarcelados y encontraron la muerte ante el emir Abu Abdallah Muhammed VII, quien después de torturarlos los decapitó personalmente el día 19 de mayo. Sus reliquias fueron rescatadas por unos mercaderes catalanes que las enviaron a la catedral de Vich y a los conventos franciscanos de Sevilla y Córdoba. Fueron beatificados por Clemente XII en 1731.



Según la tradición, en la cueva mayor de todas que tiene una estancia situada bajo el camino de Busera, el padre Vicente Mares, cronista del siglo XVII, nos cuenta que estando Juan de Cetina en su interior hablando con otro compañero profetizó su martirio diciendo: “hermano, yo he de ser mártir, más mi compañero en el martirio no seréis vos, sino el que ahora pasa por encima de nosotros con una cesta de uvas”. Precisamente era Pedro de Dueñas, que regresaba al convento con una cesta llena de uvas de las muchas viñas que tenía el vizconde en aquella partida.



Es pues, en honor a los Beatos Juan de Cetina y Pedro de Dueñas, por lo que las cuevas del Convento de San Francisco de Chelva recibieron el nombre popular de las “Cuevas de los Santos Mártires”. En las mismas también habitó el Beato Francisco Pinazo, natural de El Chopo (Alpuente), mártir en Damasco el año 1860. Y entre los religiosos que habitaron en el Convento no podemos olvidarnos del Beato Nicolás Factor, excelente poeta, músico y pintor, que estuvo como guardián entre 1557 y 1559, abad en los conventos franciscanos, del que se comenta que hizo varios milagros, como aquel en que multiplicó prodigiosamente el trigo del granero para darlo a los pobres, y en otra ocasión, cuando el Vicario de la iglesia de Chelva le pidió que llevase el Santísimo en la procesión del Corpus, y habiendo llovido al llegar la comitiva a la esquina de la calle de La Parra, una de las entradas a la antigua judería, donde había un gran charco de barro, el beato Nicolás se detuvo, se arrobó y comenzó a elevarse corporalmente, prosiguiendo hasta mitad de la calle del Portal del Pico, desde donde descendió lentamente a la vista de todos los presentes que pudieron dar fe del milagro.



Entre tanto Beato, lo fácil sería solicitarles un milagro. Pero desde la humildad franciscana que presidió sus actos, sólo puedo pedirles que iluminen a los miembros de la Mesa Redonda en el camino, que al parecer inician, para potenciar el valor religioso e histórico del glorioso convento de San Francisco de Chelva y de sus primitivas cuevas. Chelva, sin sus franciscanos y su responsabilidad, servicio y armonía, nunca hubiera sido la misma.



VICENTE VALLET PUERTA, CRONISTA OFICIAL DEL VIZCONDADO DE CHELVA.
(Fotos Serranía Digital)

domingo, 1 de agosto de 2010

HA TERMINADO JULIO


Ibn al-Awan, Kitab al-Falaha, en su libro del siglo XII "Libro de la Agricultura" dice lo siguiente del més que acaba de concluir:
El mes llamado iulius en latín se conoce como tamuz en sirio y mordadmah en persa, y se compone de treinta y un días. Es época de plantar semillas de malvavisco, cártamo, melisa, lechuga, albahaca, beno de jardín, verdolaga, melón, pepino y calabacín. Las granadas empiezan a madurar y los dátiles a volverse rojos. Es un buen mes para remover la tierra alrededor de los olivos, pues el polvo que así se origina es beneficioso para las aceitunas. Debe hacerse justo antes, durante o inmediatamente después de salir el sol, pues a esa hora del día el polvo estará más fresco. Según el Agricultura Nabatea, toda grieta que aparezca en el terreno durante esta época debería rellenarse o cubrirse para impedir que durante el día el calor pueda afectar negativamente a las raíces del árbol. Dicen que no es un buen mes para plantar árboles ni semillas debido al tiempo caluroso, aunque en Sevilla he visto sembrar armuelle en esta época del año, así como trasplantar coles y remolacha.