martes, 12 de octubre de 2010

LA ECONOMÍA ALCUBLANA: GRANJAS DE ENGORDE

Iniciamos una serie de artículos que relatarán las principales actividades económicas de la Alcublas actual.
En esta ocasión estuvimos hablando con José Vicente Mañes, que tiene -conjuntamente con su tío- una granja de pollos de engorde en "La Hoya".


El pollo de engorde en sus primeros días es incapaz de regular su temperatura corporal, debido a su inmadurez cerebral. Por esto, es importante la utilización de fuente de calor externa: las criadoras. Asegurando un ambiente favorable para que el pollo coma, y que todo el alimento se transforme en carne y no se pierda en la producción de calor corporal.  Se debe regular bien la temperatura, ya que si el habiente esta muy caliente el pollito se amontonara en los extremos del galpón, y si sucediera lo contrario, se amontonaría debajo de la criadora o el centro del galpón. En cualquiera de las dos circunstancias en las cuales el pollo se amontona, podría haber aumento de la mortalidad por asfixia o semanas después problemas de edemas. Se debe manejar a 1.20 metros del piso.

Nos cuenta que la tienen ya 26 años, y ya por aquel entonces, la tenían Pepe “Justo” y Orrios. El motivo de hacerla, era tener un complemento económico, alternativo a la agricultura.
A la pregunta de si su granja ha evolucionado con el tiempo nos contesta:
- Al principio lo único que teníamos automático era el agua, lo demás era todo manual. Con el tiempo, la calefacción que era de leña, la pusimos de cáscara de almendra, y los comederos automáticos.


Su granja suele albergar cada camada de unos 30.000 pollos, divididos en dos plantas.

Los traen con apenas cuarenta y pico gramos, y en 45 o 50 días, llegan a pesar entre dos kilos y medio a tres.
Aunque a los 35 días, se llevan un camión para el consumo de pollo asado, el resto son para consumo de carnicerías.

Normalmente suele haber como mucho un 6% de bajas, aunque nos dice que un día de poniente se le murieron 2500 pollos de golpe.

También hablamos del trabajo que supone llevarla:

- Venimos todos los días por la mañana, retiramos las bajas, y luego dos o tres veces al día para controlar que todo va bien, que no falla la comida y el agua, esto nos permite compaginar el trabajo de la granja con otra actividad laboral. Cuando el pollo llega al peso ideal, viene un camión y se los lleva.


Nos comenta José, que antes los cargaba la familia, pero que ahora viene una “colla” de fuera para hacer esta faena. Después, cuando la granja está vacía, retiran la cascara de arroz, que es lo que pisan los pollos, la limpian, la desinfectan y vuelta a empezar.

En cuanto a la rentabilidad del negocio, dice que las ganancias de ahora son las mismas que cuando empezaron, pero con las subidas de los costos, la rentabilidad es menor.


... y con esta imágen de los pollos ya adultos esperando ser reemplazado por nuevos pollitos, me despido de todos vosotros hasta un nuevo reportaje (je, je)-

The Last Samurai

11 comentarios:

Añoranzas dijo...

Original artículo. Lo malo es que gracias a lo mal que va la economía alcublana pocos artículos podreis hacer sobre ella.

cacao maravillao dijo...

Gracias a estas granjas hay un número de personas que pueden vivir en el pueblo. Y gracias a vosotros nos podemos enterar el resto de cómo son.
Espadachín, a ver si te vas estirando, que con lo que cobras!

un quechua serrano dijo...

Una pregunta al sr/a moderador/a:
¿Quien vigilaba al Samurai cuando realizaba el reportaje? ¿Jose Mañes contó luego los pollos?
Alguna paella de baldes le saldrá a aluno.

pipirigallo dijo...

Me gusta + mi pueblo: en zonas pijas hay clínicas de adelgazamiento y en Alcublas hay granjas de engorde.

la gallina turureka dijo...

Me parece que a vuestro espadachin lo matais de hambre o es un caso inexplicable.
edita el diccionario de palabras alcublanas que no son todas de alcublas
y confunde la olla que es donde va a para el pollo
por la HOYA que es donde los crian.
El proximo que nos cuente si los pollos llevan cresta o plumero,

lao-min dijo...

Gallinita, el diccionario no es alcublano, sino serrano. Es la segunda vez que lo dicen.
Lo de la olla tienes razón, no hay nada como escribir con hambre.

sinue dijo...

Samurai, limpia la cámara porque salen unas ronchas en las fotos que pa qué.
Aprende de otras fotógrafas que son aclamadísimas por algunos.

Lector de blogs dijo...

Otro aspecto más de la vida diaria alcublana. Muy buena idea.
Granjas, vendimia, labores agrícolas, comercios, e incluso, la vida de un jubilado/jubilada en su día a día.
Estáis que lo tiráis.

Anónimo dijo...

Mientras confundas olla con hoya pero no sigas con la rima, bien va la cosa.
Sigue con tus menesteres, Samurai, que ver caras conocidas del pueblo en internet me dan alegría.

Mi no entender dijo...

Peña, Peñita, Penya. Creo q se me va la hoya o la olla, como quieras.
Entro en el internet y me paso por otro sitio del pueblo y creo q no he salido de aquí. Q si la Peña Ramiro por aquí, que si un resumen de unas jornadas que salieron ya por aquí, que si una cruz que ya se habló por aquí.
¡Díme q pasa!
¿Se está enredando el internet? ¿Hay interferencias?
Me parece que tendré q actualizar el antivirus.

Anónimo dijo...

Vamoa a ver,pero quien subió a la Peña Ramiro.No fuísteis vosotros.No me aclaro,llevo una empanada mental de tres narices.Publican otros,subís vosotros,ahora aparece la cruz,que seguro ya estaba en la Peña cuando llegásteis. Las jornadas por allá,así no hay quien se aclare.Ya volveré cuando esto está mas tranquilo