martes, 9 de noviembre de 2010

VIVIERON EN ALCUBLAS...

RÓMULO NEGRÍN
(4ª PARTE)


PRIMEROS MESES COMO PILOTO DE CAZA DE LA
GLORIOSA AVIACIÓN DE LA REPÚBLICA


En esta nueva colaboración para el blog PEÑA RAMIRO sobre la biografía de Rómulo Negrín, profundizaré en los intensos, trepidantes, duros y dramáticos primeros tiempos de su etapa como piloto de caza de La Gloriosa Aviación de la República Española. En concreto desde su incorporación en enero a la 4ª Escuadrilla de “Chatos” hasta su partida hacia el frente de Aragón a principios de marzo del año 1938. Y siempre a los mandos del ya mítico biplano “Polikarpov I-15” (“Chato”) de código CC-011.




Después de su vuelta de Kirovabad (URSS) y tras disfrutar como el resto de sus compañeros de promoción de un permiso de 10 días, Rómulo Negrín se presentó a primera hora de la mañana del día 11 de enero de 1938 en la sede de la Sección de Personal de la Subsecretaría de Aviación, situada en el Tibidabo (Barcelona), para conocer su primer destino ya como sargento piloto de Aviación (nombramiento de 20-11-1937, Diario Oficial del Ministerio de Defensa Nacional del 06-01-1938). Allí fue recibido por el comandante José Arcega Nájera, quién le comunica que debía incorporarse a la mayor brevedad posible a la 4ª Escuadrilla de “Polikarpov I-15” (“Chatos”) destacada en el aeródromo de Sabadell.

En esas fecha las unidades de aviación de caza de la República Española formaban la Escuadra nº11, que estaba integrada por el Grupo 21 con 6 escuadrillas de “Polikarpov I-16” (“Moscas”) y por el Grupo 26, con 4 escuadrillas de “Polikarpov I-15” (“Chatos”), además de una escuadrilla de Caza Nocturna compuesta también por biplanos “Polikarpov I-15”. La 4ª Escuadrilla de “Chatos”, a la que había sido destinado Rómulo Negrín, efectuaba labores de vigilancia y protección del litoral de Barcelona ante las incursiones aéreas enemigas procedentes de Mallorca, a la espera de más aviones y pilotos con los que quedar reconstituida tras la campaña del Norte.


Ese mismo día 11 Rómulo se desplazó hasta el aeródromo de Sabadell, poniéndose a las órdenes de quién iba a ser su Jefe directo, el teniente Ladislao Duarte Espés, sin duda un magnífico piloto a pesar de su juventud, acreditado por su experiencia en la denominada “Escuadrilla del Norte”, también conocida como “Escuadrilla Vasca”, que le puso al corriente de su situación y del papel que los nuevos pilotos iban a jugar en su unidad. Allí se reencuentra con algunos de sus compañeros y amigos del primer grupo en regresar de la segunda promoción de Kirovabad también asignados a esta 4ª Escuadrilla: Diego Guirao, Manuel Guasch, Manuel López, Joaquín Marquina, Fulgencio Martínez, Agustín Muñoz, Manuel Orozco y Juan Pinilla.




Encargado de reorganizar la 4ª Escuadrilla de “Polikarpov I-15”, Duarte contaba con varios pilotos supervivientes como él de la campaña del Norte (Román Llorente, José Recalde y Miguel Castillo), con los sargentos Manuel Martínez Alba y Vicente Pinar Marsall, además de incorporar a varios pilotos noveles llegados de su curso de formación en la URSS entre ellos Rómulo Negrín. Y para ello disponía únicamente de cuatro aparatos, cuando una escuadrilla completa de cazas biplanos “I-15” estaba compuesta por tres y algunas veces hasta por cuatro patrullas de tres aviones cada una, es decir, entre 9 y 12 aviones. En contra de los tópicos publicados y repetidos hasta la saciedad, la República en esa época cuenta con gran cantidad de nuevos pilotos formados en diferentes Escuelas de Vuelo pero no con suficientes aviones.



Ante esta escasez de aviones, Rómulo y el resto de recién llegados permanecerá como piloto de reserva, realizando durante los siguientes días vuelos de entrenamiento por turnos en un único avión, el propio de Ladislao Duarte, mientras los vuelos de defensa los efectuaban los más veteranos con los tres aparatos restantes. Sin embargo, estos vuelos de prácticas no carecían de peligro. De hecho, una semana más tarde, el día 18, se produjo un accidente en este aeródromo de Sabadell que quedó recogido en el “Diario de Operaciones de la Escuadra nº11”: “…al tomar tierra el piloto Diego Guirao capotó incendiándose el aparato, que resultó destrozado, el piloto con contusión ligera y heridas leves. El aparato es el CC.021.”.


Este periodo de prácticas terminó pronto, al recibirse pocos días después la orden directa del comandante Ramón Puparelli Francia, en esa época Jefe de la Escuadra nº11 a la vez que del Grupo 26, para que los pilotos de la 4ª Escuadrilla de “Polikarpov I-15”sustituyeran a los integrantes de la 1ª Escuadrilla, diezmados y agotados en los duros combates en el frente de Teruel. El día 23, Rómulo Negrín y el resto de los pilotos de la 4ª Escuadrilla llegaban al aeródromo de Sagunto (situado en el Grau Vell), donde procedieron a intercambiar aparatos y funciones con la 1ª Escuadrilla. Tras ello, los componentes de la 1ª Escuadrilla volaban seguidamente a Sabadell para sustituirles en su labor de protección aérea de Barcelona.


Por su parte, los pilotos de la 4ª Escuadrilla permanecieron un día más en Sagunto, a la espera de completar sus aviones y de que terminara de repararse el aeródromo de Barracas, su base de operaciones durante las siguientes jornadas, bombardeado severamente el día 22. No fue hasta el día 24 en que por fin volarán hasta Barracas (provincia de Castellón), donde se situaba un aeródromo de campaña junto a la carretera Teruel-Sagunto-Valencia. Y esa misma noche Rómulo tuvo la agradable sorpresa de recibir la visita de Juan Lario, compañero de estudios y amigo en Kirovabad, que se encontraba destinado en la 3ª Escuadrilla de “Chatos” con base en el cercano aeródromo de El Toro (también provincia de Castellón).




Al día siguiente, el Jefe de la Escuadrilla Estanislao Duarte comunicó a Rómulo que iba a ser uno de los pilotos que le acompañarían en el primer servicio al frente. Y a las 11,10 horas de la mañana del día 26 de enero de 1938, tras serle asignado el avión con código CC-011, Rómulo Negrín despegaba del aeródromo de Barracas junto a otros seis miembros de la 4ª Escuadrilla de “Chatos” con la misión de patrullar y ametrallar las líneas enemigas. En concreto como apoyo a la ofensiva de las tropas del Ejército Popular en el sector de Singra, durante la última fase de la batalla de Teruel, denominada del Alfambra. Fue su bautismo de fuego, regresando sin novedad, aunque con su aparato perforado por la metralla del fuego antiaéreo.


A partir del día 27 en el frente de Teruel comenzará un período de calma que unido a una adversa climatología (nieve, viento y bajas temperaturas) determinó que la mayor parte de los aparatos de la Escuadra nº11 de caza de la República se mantuvieran en tierra durante los últimos días de enero. En cuanto a la 4ª Escuadrilla del Grupo 26, no efectúa de nuevos vuelos hasta el 4 de febrero en que se traslada al aeropuerto de Manises (Valencia), siendo enviada poco después a Aragón. En una primera etapa hasta Caspe (Zaragoza) el día 7, continuando ruta a la mañana siguiente hasta llegar al aeródromo de Alcañiz (Teruel), su destino provisional. Allí permaneció los siguientes días, durante los que intervendrá en dos misiones de vigilancia.


El día 19 de febrero, a la vista de la ofensiva franquista sobre la ciudad de Teruel, gran parte de las unidades de caza de la República volverían de regreso a los aeródromos cercanos a dicho frente. Y ese mismo día, nada más regresar a Barracas, nueve aparatos de la 4ª Escuadrilla de “Chatos” despegaban en alerta a las 13 horas al divisarse cinco bombarderos “Heinkel He-111” de la legión Cóndor. Una vez en el aire se lanzaron a una violenta lucha con doce cazas “Messerschmitt Bf 109” que escoltaban a los “He-111”. Durante la misma uno de los “Bf 109” fue derribado por Estanislao Duarte, mientras que el sargento Marquina tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia con su “Chato” CA- 051 en las cercanías de Manzanera (Teruel). Para Rómulo Negrín fue su primera participación en un combate aéreo.



En las siguientes jornadas la actividad de la aviación de la República resultaría muy intensa a la vista de la difícil situación de las tropas del Ejército Popular que defendían encarnizadamente la ciudad de Teruel. Así, hacia las 8 horas de la mañana del día 20 Rómulo Negrín junto a cinco de sus compañeros intervino por primera vez en un servicio de protección de ocho “Polikarpov R-Z” (“Natachas”) mientras bombardeaban las posiciones enemigas en la zona del Mansueto (Teruel). Y ya por la tarde, a las 16,10 horas, seis aparatos de la 4ª Escuadrilla, y de nuevo Rómulo entre ellos, volverían a despegar junto a once aviones de la 2ª y cuatro de la 3ª escuadrilla también del Grupo 26 en misión de vigilancia de las líneas del frente.


No obstante no llegarán a realizar el servicio programado, puesto que poco después de iniciar el vuelo entre las nubes aparecerían 20 bimotores “Heinkel He-111” de la legión Cóndor en dirección a Barracas, protegidos por una escuadrilla de monoplanos. Y, como el día anterior, se inició un cruento combate aéreo con los cazas de apoyo “Messerschmitt Bf 109”, durante el cual fue derribado un “Bf 109” que caería al oeste de Sarrión (Teruel). En esta ocasión, los “Heinkel He-111” sí que lograrían su objetivo de bombardear el aeródromo de Barracas y sus alrededores, aunque sin ocasionar desperfectos en las pistas de aterrizaje ni en el resto de instalaciones. Únicamente sufrió graves daños la avioneta del Jefe de la Escuadra de Caza.


El día 21, dada la desesperada situación de los defensores de Teruel, todos los cazas disponibles de la Escuadra nº11 de la República prestaron servicio de vigilancia de las líneas del frente, en tres oleadas sucesivas, a fin de evitar posibles incursiones de la aviación enemiga. Ese amplio despliegue propiciará que durante la mañana, en el espacio aéreo entre Sarrión y Teruel, se produjeran dos dramáticos choques aéreos entre las unidades de caza de la República y nutridas formaciones de cazas “Messerschmitt Bf 109” del Grupo J/88 de la Legión Cóndor y “Fiat CR.32” (“Chirris”) del Grupo XXIII <> de la Aviación Legionaria italiana, en misión de escolta de bombarderos “Heinkel He-111” y “Savoya-Marchetti SM.81” respectivamente.


Sin duda fueron los mayores combates aéreos acaecidos hasta ese momento en la guerra de España, y en ambos la 4ª Escuadrilla del Grupo 26 intervino de forma destacada. Lo más plausible es que Rómulo Negrín a los mandos de su CC-011 se viera implicado en la fase final del segundo de los choques, que tuvo lugar al mediodía, entre Aldehuela y Puebla de Valverde, al suroeste de la ciudad de Teruel. Durante el mismo, una formación de 19 “Polikarpov I-15” (“Chatos”) de la 2ª, 3ª y 4ª escuadrillas, en misión de vigilancia, entabló una encarnizada y terrible lucha con 18 “Fiat CR.32” (“Chirris”) del Grupo XXIII <>, al mando del mayor Andrea Zotti, que protegían a 15 bombarderos trimotores “Savoya-Marchetti SM.81” (“Pipistrello”).


En la confusión de la refriega, un “Fiat CR.32” chocaba en pleno vuelo con el “Chato” CC-030 pilotado por el sargento Francisco Viñals, de la 2ª Escuadrilla, que lograría con muchas dificultades, y a pesar de los importantes destrozos en su avión, tomar tierra en un sembrado de Formiche Bajo (Teruel). Por su parte, el Fiat no pudo remontar el vuelo y terminó finalmente por estrellarse contra el suelo en los alrededores de puerto Escandón, falleciendo su piloto. Este no era otro que el capitán Carlos de Haya, famoso aviador antes del inicio de la guerra además de ser un miembro destacado de la aviación franquista. En esas fechas se encontraba agregado al Grupo de caza legionario <> como jefe de patrulla. Esta incorporación de un piloto español a dicho grupo italiano fue algo excepcional y, según algunos historiadores, por órdenes directas del mismo Franco.


La entrada en Teruel de las tropas franquistas en la mañana del día 22 implicó que las incursiones aéreas sobre posiciones del Ejército de la República disminuyeran ostensiblemente, aunque sin cesar por completo. De hecho, esa misma tarde a las 15 horas se produjo un estado de alerta general en los aeródromos republicanos de la zona (El Toro, Barracas, Villar y Alcublas), por el aviso de la presencia de una formación de aviones enemigos a la altura de Sarrión rumbo a Barracas. Se trataba de siete bombarderos (probablemente “Heinkel He-111”) de la Legión Cóndor del grupo K/88, que pocos minutos después dejarían caer su mortífera carga de bombas en las inmediaciones de Sarrión.



Al transmitirse las órdenes de alarma, despegaron en misión de interceptación buena parte de los caza disponibles de las escuadrillas de “Chatos” emplazadas en El Toro (9 aparatos de la 2ª y 5 de la 3ª) y de Barracas (4 de la 4ª, Rómulo Negrín con su CC-011 entre ellos), dando alcance a los aviones enemigos al sur de la Puebla de Valverde (Teruel). Inmediatamente se entabló un breve pero intenso y dramático enfrentamiento donde los “Chatos” debieron luchar en solitario contra los “Messerschmitt Bf 109” de escolta de los bombarderos, sin que las escuadrillas de “I-16” (“Moscas”) llegaran a tiempo de ayudarles. Sería el último combate aéreo de la batalla de Teruel. Al parecer, durante el mismo el sargento Zuazo de la 2ª Escuadrilla del Grupo 26 hizo blanco en un “BF-109” que se internó en sus líneas envuelto en humo.


La última acción bélica por parte de Rómulo Negrín en el frente de Teruel se producía el día 24, cuando a las 16 horas despegó junto a otros 7 aparatos de su escuadrilla, 9 de la 2ª y 7 de la 3ª, las tres del Grupo 26, con la misión de ametrallar concentraciones de tropas enemigas entre los kilómetros 172 y 178 de la carretera Teruel-Zaragoza, en los alrededores de la pequeña localidad de Concud (Teruel). Este ataque se llevó a cabo excepcionalmente sin la necesaria cobertura de las escuadrillas de “Moscas” que a tal fin habían despegado de Liria (la 1ª y la 4ª), puesto que debido a la poca visibilidad regresaron a sus bases sin efectuar el servicio de protección. Durante las siguientes jornadas, al quedar estabilizado el frente de Teruel, se inicia un periodo de relativa tregua donde las unidades de caza de la aviación de la República serían asignadas a otros escenarios bélicos.



Por su parte, la 4ª Escuadrilla del Grupo 26 no efectuaría nuevos vuelos hasta el día 2 de marzo, en que se trasladó desde Barracas a Sagunto, aeródromo en el que permanecerá una semana realizando misiones de vigilancia ante posibles ataques aéreos enemigos procedentes de Mallorca. Esta situación de cierta calma se rompió súbitamente el día 9 de marzo cuando todas las unidades de caza de la aviación de la República, incluida la 4ª Escuadrilla de “Chatos”, recibieron órdenes de acudir urgentemente al frente de Aragón, donde una sorpresiva ofensiva había roto las líneas de defensa del Ejército de la República. Comenzaba la batalla de Aragón que llevaría a las fuerzas franquistas a alcanzar el río Ebro y poco después el mar Mediterráneo en Vinaroz.



Hay que señalar que Rómulo Negrín, a pesar de su juventud e inicial falta de experiencia demostró durante estos meses iniciales en Teruel ser un excelente piloto, muy bien considerado tanto por sus mandos como por sus compañeros. Tanto es así que su jefe de escuadrilla Ladislao Duarte le hizo participar en la mayor parte de las misiones asignadas a la 4ª Escuadrilla del Grupo 26 de la Escuadra nº11 de caza de la República Española. Este periodo de actividad bélica vivida en Teruel serviría a los pilotos más bisoños para adquirir un poco de aplomo y destreza de cara a las trascendentales y difíciles jornadas que les esperaban en Aragón, algunas de ellas con trágicas consecuencias para algunos miembros de la 4ª Escuadrilla de “Chatos”.


Espero en una próxima colaboración en este blog de PEÑA RAMIRO dar por completada la biografía de Rómulo Negrín con el relato de su intervención durante los siguientes dramáticos meses de guerra, época durante la que fueron tomadas las famosas fotografías en las que aparece junto a su caza CC-011 “Polikarpov I-15” (“Chato”) en el aeródromo de La Balsilla (Alcublas).


Agradecimientos: A la Asociación de Aviadores de la República (ADAR) por la generosidad demostrada al permitir un acceso público a su ingente archivo, tanto de datos como fotográfico, a través de la página web (http://www.adar.es//). Y a Josep Guirao, nieto de Diego Guirao González.




Por Juan Antonio Fernández Peris


del Centro Excursionista de Chelva y colaborador del blog PEÑA RAMIRO de Alcublas

13 comentarios:

Anónimo dijo...

IMPRESIONANTE.

Manel dijo...

He seguido con atención todas las entregas de Negrín. Es casi ya de la familia.
El video que habéis preparado también es una pasada.
Un 10, Penya.

Poker dijo...

muy guapo el reportaje

Lector de blogs dijo...

Felicitar a Juan Antonio por su trabajo minucioso. El recopilar toda esta biografía supone un algo más sobre la historia de Alcublas, que todos debemos agradecer.

wiki dijo...

Alas rojas sobre Alcublas.
He buscado a Rómulo Negrín en internet y prácticamente la mayor información es la vuestra.
¿Para cuando aparecerá en la wikipedia? Serviría para engrosar la información referente a Alcublas.

Anónimo dijo...

Magnífica reseña de la vida de Romulo Negrín y de las visicitudes de los aviadores de la Repúblia y además ¡con vídeo incluido!.Enhorabuena y ya esperando con impaciencia la última entrega.

Miguel A dijo...

Completo e interesante relato historico. A media que lees te vas enganchando más.
Lo de la wikipedia una idea muy buena.

Anónimo dijo...

Si todo este grandísimo trabajo repercute en algo más ya sería el colmo.
Recuerdo: Museo de la Aviación, Campo de ídem.
Gracias a vosotros todo ello sigue en el candelero.

Merche dijo...

Estuve este verano en el exposición de Paisajes de Guerra y me detuve un buen rato delante de la chaqueta de Rómulo Negrín. Además del valor, sería impresionante el frío que pasarían pues el cielo alcublano a determinada altura debe estar más que frío.

Fernando M dijo...

Os estais especializando en este tipo de temas que tienen relación con Alcublas. Me produce sorpresa y alegría ver cómo se sacan siempre cosas relacionadas con el pueblo. Yo pensaba que esto en unos meses se acabaría, pero veo que Alcublas da para mas.

Anónimo dijo...

Hola a todos!Impresionantes documentos, la verdad.
Mi nombre es Angel Arcega y soy Nieto de Jose Arcega,fué piloto en la república y no tengo ninguna foto suya.Si alguin supiera de algún documento referente a mi abuelo....Muchas gracias!

PEÑA RAMIRO dijo...

Hola Angel. Lamentamos que no dispongas de ninguna fotografía de tu abuelo, pues siempre un documento gráfico nos ayuda mucho a recordar a nuestros seres queridos.
Si nos envías alguna información más sobre tu abuelo a penyaramiro@hotmail.es intentaremos investigar al efecto.
Gracias por leernos!!

Juan Boris Ruiz dijo...

Hola, quería saber si al final han recibido información sobre José Arcega Nájera, ya que no he visto ningún post sobre él. Me interesaría mucho saber más sobre su figura.

Muchas gracias