domingo, 31 de julio de 2011

PEÑA RAMIRO ESTUVO...

En el 20 ANIVERSARIO del CENTRO DE ESTUDIOS LA SERRANIA (CELS)


El pasado sábado día 23 de julio tuvo lugar en el restaurante El Azud de Tuéjar la cena conmemorativa de los 20 años del Centro de Estudios La Serranía (CELS), en la que además se hicieron entrega, en su edición de 2011, de sus ya clásicos premios “Cardo y Romero”. Estos premios reconocen a entidades, organizaciones, grupos o personas que se han caracterizado por su acción positiva o negativa respecto de la comarca de La Serranía.



En esta edición de 2011 figuraban entre los nominados al premio “Romero” varias entidades y asociaciones de Alcublas: Asociación Cultural las Alcublas, blog Peña Ramiro (algo que nos orgullece y nos obliga a mantener nuestra apuesta para que este blog continúe siendo un encuentro de ideas por y para Alcublas y La Serranía), candidatura PSOE-PSPV de Alcublas y Ayuntamiento de Alcublas.



Y por supuesto, una representación del blog PEÑA RAMIRO estuvo presente, a pesar de unos problemas de última hora que hizo que algunos compañeros no pudieran asistir finalmente como hubiera sido su deseo.




A la celebración, muy concurrida por cierto, acudieron además de un buen número de socios y simpatizantes de CELS, un nutrido grupo de representantes de diversas asociaciones comarcales que no quisieron perderse este merecido homenaje al Centro de Estudios La Serranía (CELS).


Terminada la cena, el acto principal de este 20 aniversario de CELS se inició con una muy grata sorpresa musical. El conocido cantante valenciano Paco Muñoz nos deleitó con una de sus canciones en una versión traducida al castellano expresamente por Alfons Cervera: “La Serranía, aquella tierra donde de niño viví”.


Y, tras el inicio musical, la velada continuó conducida principalmente por Vicente Cortés (“El tío Paragüero”), que nos hizo pasar buenos momentos con sus divertidas y agudas ocurrencias y comentarios.


Finalmente, llegó el esperado momento de la entrega de los premios “Cardo y Romero” en su edición de 2011.


El premio “Cardo” fue concedido a la empresa Renomar (Energías Renovables Mediterráneas) por su falta de sensibilidad en la localización de algunos de sus parques eólicos que han creado un importante impacto paisajístico. En especial el de la Muela de Santa Catalina en Aras de los Olmos y el situado en las proximidades de Andilla. Ningún representante de Renomar estuvo presente para recogerlo.


En cuanto al premio “Romero”, muy reñido al haber candidaturas de gran nivel, fue finalmente adjudicado a la Serranía.tv, joven empresa nacida en julio de 2009 como web-televisión con noticias y reportajes de toda la comarca de la Serranía del Turia.


El acto terminó con un minirecital de Paco Muñoz (cantó otros tres temas) y con la propuesta, muy bien acogida por la mayor parte de los presentes, de realizar una cena anual que permita de forma periódica reunirnos a todos los grupos y entidades comarcales.

Desde aquí damos la enhorabuena al Centro de Estudios La Serranía (CELS) por su gran trayectoria a lo largo de estos 20 años, y desear suerte al grupo de personas jóvenes que se ha hecho cargo de la coordinación del CELS “con la intención de continuar la marcha iniciada hace ahora veinte años y con la clara idea de seguir realizando esa labor de concienciación comarcal que nunca debemos perder”.

Blog PEÑA RAMIRO

jueves, 28 de julio de 2011

ELABORACIÓN TRADICIONAL DEL PAN EN ANDILLA

El próximo 1 de agosto celebraremos en Andilla la Jornada “Al Calor del Horno. Primera Jornada sobre Repostería y Elaboración de Pan”. La jornada se celebrará a caballo entre el salón de actos del ayuntamiento y el horno que ha sido restaurado recientemente. Con esta jornada esperamos que, además de recuperar su función tradicional, el horno de Andilla comience una nueva andadura como espacio formativo y expositivo al servicio de la localidad y su desarrollo.


 
La jornada estará al cargo del equipo formado por el maestro artesano panadero Josep Antoni Ribas Cervera, que desde su horno de Altura (Castelló) está consiguiendo un creciente reconocimiento por la elevada calidad de su trabajo tras haber desarrollado una larga trayectoria en diferentes empresas vinculadas a la elaboración agroalimentaria y repostería; y por Carles Rodrigo, geógrafo bien conocido en el entorno rural valenciano por sus aportaciones al desarrollo local, valorización del patrimonio y gestión del territorio.


El programa tendrá una doble vertiente teórica y práctica. Al tiempo que se impartirá formación sobre aspectos de la elaboración de pan, el papel de éste y el cereal en la alimentación tradicional o cómo reconvertir el patrimonio asociado a la elaboración de pan en un elemento para el desarrollo local; se realizarán varias sesiones prácticas de elaboración que concluirán con una degustación.

PROGRAMA:
 
9:00 Tras la recepción de asistentes en el Ayuntamiento de Andilla sesión práctica inicial de elaboración del pan en el horno. Josep Antoni Ribas Cervera, maestro artesano panadero. Horno de Andilla.


10:00 "El cereal y el pan en Andilla en la sociedad tradicional". Carles Rodrigo Alfonso, técnico en desarrollo local y promoción cultural. Salón de actos del Ayuntamiento de Andilla.

10:30 “Factores en la elaboración tradicional del pan". Josep Antoni Ribas Cervera, maestro artesano panadero. Salón de actos del Ayuntamiento de Andilla.

11:30 Pausa café.

12:00 "Recuperación y adaptación de infraestructuras tradicionales para nuevos usos: los hornos de pan cocer. Carles Rodrigo Alfonso. Salón de actos del Ayuntamiento de Andilla.

12:45 Sesión práctica final de elaboración del pan. Josep Antoni Ribas Cervera, maestro artesano panadero. Horno de Andilla.

13:45 Degustación de pan artesanal. Horno de Andilla.


Para recibir más información contactar con:



Maite Estevan Mieres (ADL Ayuntamiento de Andilla) 962 72 90 05
Carles Rodrigo Alfonso (Pebrella ATF Consultora) 616 854 514

domingo, 24 de julio de 2011

DEJARON HUELLA EN ALCUBLAS...

ANTONIO GALLEGO y VALCARCEL
MILITAR, MINISTRO Y SENADOR


(4ª PARTE y final)


LITIGIO POR LA FUENTE DE LAS DUEÑAS


A continuación completaré las anteriores colaboraciones publicadas el año pasado en este blog PEÑA RAMIRO sobre la biografía de D. Antonio Gallego y Valcárcel, destacado militar, ministro y senador de la primera mitad del siglo XIX. Y primer propietario, tras la desamortización, de la masía de las Dueñas. Como conclusión de esta serie voy a comentar un aspecto poco conocido de la relación de D. Antonio Gallego y Valcárcel con Alcublas: el largo y complejo litigio que mantuvo con el Ayuntamiento de Alcublas por la posesión del agua de la fuente de las Dueñas.


Para ello tenemos que situarnos en el tiempo. El 13 de febrero de 1823 se produciría durante el proceso desamortizador la mejora de la subasta de la masía de las Dueñas, hasta ese momento propiedad de la Cartuja de Vall de Cristo, cuyos bienes se remataron definitivamente por la cantidad de 525.000 reales. El adquiriente fue D. Antonio Gallego y Valcárcel que en esas fechas, en el Estado Mayor del Ejército, se encontraba destinado en Valencia. Sin embargo, por vicisitudes políticas (“década ominosa”, primera guerra carlista), la definitiva escritura de propiedad de la masía de las Dueñas no sería expedida por el Intendente de Valencia a nombre de D. Antonio Gallego y Valcárcel hasta el 9 de mayo de 1840.

En principio, este cambio de titular de la propiedad no debió suponer una verdadera innovación en las formas de explotación de las fincas que constituían el patrimonio de las Dueñas. Siguieron en arriendo y, al menos durante un tiempo, seguramente con el mismo arrendatario que con los cartujos: Francisco Albalat o relevado por alguno de sus hijos. Sin embargo, en España la agricultura iniciaba una nueva andadura hacia la modernidad y la arcaica concepción tradicional estaba llegando a su fin. Era sólo cuestión de tiempo que se produjera una colisión entre las dos formas de entender la agricultura. Y en Alcublas el conflicto finalmente estalló por la posesión del agua, bien tan escaso, de la fuente de las Dueñas.

Las partes inicialmente enfrentadas fueron tres vecinos de Alcublas que llevaban su ganado a abrevar a los gamellones construidos junto a la fuente de las Dueñas y de otra los arrendatarios de la masía de las Dueñas, que reiteradamente, y sin mayor éxito, les exigían que no lo hicieran al argüir que dichas aguas eran propiedad exclusiva de la masía. Hacia 1849, aunque no se conoce con exactitud el año, y ante la reiterada negativa de los tres ganaderos de Alcublas a dejar de abrevar sus rebaños en la fuente de las Dueñas, D. Antonio Gallego y Valcárcel presentó ante el Juez de primera instancia de Villar del Arzobispo la petición de un interdicto de amparo contra estos tres vecinos de Alcublas.




En primer lugar, y como consta en el expediente judicial, D. Antonio Gallego y Valcárcel por medio de testigos, entre ellos el procurador del antiguo monasterio de Vall de Cristo de cuyo patrimonio
desamortizado procedían las tierras de la masía de las Dueñas, justificaba ante el referido Juez la propiedad de la fuente de las Dueñas argumentando que: “dentro de ellas nace y corre una fuente, cuyas aguas se han reputado siempre de su exclusiva propiedad, aprovechándolas los dueños para los usos que han tenido por conveniente, y entre otros el de regar los terrenos que han creído oportuno y abrevar los ganados de las masías, construyendo á sus espensas los acueductos y gamellones necesarios”.






Luego continuaba señalando el motivo de su petición de amparo judicial, que no era otro que: “como tres vecinos de Alcublas hubiesen llevado á estos últimos (gamellones) sus rebaños desatendiendo las intimaciones de los arrendatarios para que se abstuviesen de hacerlo”. Por ello propuso ante dicho Juez de primera instancia de Villar del Arzobispo un interdicto de amparo contra los mismos, que en principio obtuvo. Al respecto, aclarar que un interdicto de amparo, en este caso prohibitorio, es un procedimiento judicial muy sumario y de tramitación sencilla, cuyo objetivo es de manera provisional impedir a una determinada persona hacer una cosa que pueda perjudicar a quien promueve el interdicto.


Los tres ganaderos, ante la resolución del Juez de Villar del Arzobispo que les impedía momentáneamente abrevar sus rebaños en la fuente de las Dueñas, no se resignaron, acudiendo al Ayuntamiento de Alcublas a reclamar sus derechos. Ante ello, el Pleno de la corporación local se reunió con los mayores contribuyentes (algo normal en la época), acordando “pedir licencia para vindicar en juicio la pertenencia y uso de las aguas” de la fuente de las Dueñas. Poco después, el Ayuntamiento de Alcublas presentaría ante el juez de primera instancia de Villar, mediante práctica testifical, los fundamentos de estos derechos, remitiendo al mismo tiempo escrito con dicha información al Gobernador de la provincia de Valencia.



Las consideraciones del Ayuntamiento de Alcublas eran: “que la fuente en disputa se halla en el camino que vá desde dicha villa de Alcublas á la de Begís, y dentro de la vereda por donde transitan los ganados vecinales ó estantes y los trashumantes. Que los mojones que marcan los límites de las masías se hallan fuera del camino, y en la parte inferior de él y de la vereda, resultando en la actualidad algunos sobre dicho camino, porque éste fue rebajado para mejorarle como treinta años atrás; pero siempre aparece en dicha parte inferior del camino viejo, y que los vecinos de Alcublas han estado aprovechando las aguas desde inmemorial, así para el uso doméstico, llevándosela á cargas, como para abrevar los ganados; teniendo en este último caso preferencia los de los vecinos sobre los de las masías”.



El Gobernador de Valencia, creyendo ver en estas diligencias una justificación de que las aguas de la fuente de las Dueñas eran de uso común, requirió al Juez de inhibición, basándose “en que la administración de las mismas corresponde en tal caso á los Ayuntamientos y que no puede procederse por vía de interdicto en materias administrativas”. Por su parte el juez de Villar del Arzobispo, al no estar de acuerdo con dicha inhibición, presentó conflicto de competencias de jurisdicción que tuvo que ser resuelta por el Ministro de la Gobernación, el Conde de San Luís, previa consulta del Consejo Real que por ley de 6 de julio de 1845 tenía el carácter de cuerpo supremo consultivo del reino.

Esta resolución jurisdiccional fue publicada en la pág. 2 de la Gaceta de Madrid nº 5917, del miércoles día 25/09/1850, mediante Real decreto del Ministerio de la Gobernación. En la misma se señala que: “En el expediente y autos de competencia entre el Gobernador de la provincia de Valencia y el Juez de primera instancia de Villar del Arzobispo (…) Oido el Consejo Real. Vengo en decidir esta competencia á favor de la Autoridad judicial. Dado en Palacio á 18 de setiembre de 1850.- Está rubricado de la real mano.- El Ministro de la Gobernación, el Conde de San Luis”.

Este conflicto de competencias entre el Gobernador de la provincia de Valencia y el Juez de primera instancia de Villar del Arzobispo, generado por la posesión del agua de la fuente de las Dueñas (Alcublas), pasó a ser un caso clásico dentro del apartado de competencias en Jurisprudencia Administrativa. Tanto es así que fue ampliamente recogido en las publicaciones especializadas de la época.
Así por ejemplo, en el apartado INDICE de los puntos de jurisprudencia administrativa resueltos por consultas del consejo real, págs.188-190 del Tomo XI de “El Derecho Moderno, Revista de Jurisprudencia y Administración”. Publicado por D. Francisco de Cárdenas, en Madrid en 1851.

Y también en el Tomo II, págs. 17-19, de la “Colección Completa de las Decisiones Dictadas a Consulta del Consejo Real. Competencias de Jurisdicción”, de los Directores de la Revista de Legislación y Jurisprudencia. Madrid, 1857. Y donde aparece reflejada como la nº 344: “Aguas.- Se decide á favor de
la autoridad judicial la competencia suscitada entre el Gobernador de la provincia de Valencia y el Juez de primera instancia de Villar del Arzobispo, con motivo de la pretensión sobre propiedad de ciertas aguas entre D. Antonio Gallego y Valcárcel y el Ayuntamiento de Alcublas”.



No he podido encontrar hasta este momento ningún dato documental sobre el sentido de la sentencia del Juez de Villar del Arzobispo, sobre el que finalmente recayó la potestad de juzgar el pleito en primera instancia entre el Ayuntamiento de Alcublas y D. Antonio Gallego y Valcárcel por la posesión del agua de la fuente de las Dueñas. Ni tampoco ningún dato que señale si dicha sentencia, en su caso, fue finalmente recurrida o no por alguna de las partes en instancias superiores, lo que de haberse producido habría alargado sin duda durante varios años el litigio. No puedo pronunciarme al respecto, aunque esta posibilidad podría haberse dado, puesto que D. Antonio Gallego y Valcárcel todavía vivió algunos años más, ya que falleció en Madrid el 21 de abril de 1857.


No obstante, lo más probable es que judicialmente se dictaminara que la fuente de las Dueñas era un bien de uso común, y por tanto de propiedad del Ayuntamiento de Alcublas. Titularidad municipal que aun conserva en nuestros días. No obstante, por la existencia de ciertos elementos hidráulicos como la acequia que desde la fuente llega hasta un gran aljibe situado en los terrenos de la propia masía, parece deducirse que al mismo tiempo también se otorgó el uso del agua sobrante de la fuente al propietario de la masía de las Dueñas. De ser cierta esta hipótesis, habría sido una resolución salomónica que pudo contentar a ambas partes.


Por otro lado, no se conoce con exactitud la razón por la que D. Antonio Gallego y Valcárcel, militar de profesión, se interesó y adquirió la masía de las Dueñas de Alcublas, aunque hay que tener en cuenta que estaba relacionado con el sector agrario por parentesco familiar. Así, “Una cuarta parte de las propiedades rústicas del general Antonio Gallego Valcárcel constituyeron un vínculo heredado de su tío en la villa de Tobarra, de donde era originario”, según queda reflejado en el Volumen I de las Actas del Congreso Internacional La burguesía española en la edad moderna, celebrado en Madrid y Soria en diciembre de 1991. Además, existen datos que señalan que aprovechó los procesos de desamortización para adquirir otras propiedades rústicas, por ejemplo en la provincia de Alicante.


No hay que olvidar, de todas formas, que D. Antonio Gallego y Valcárcel, como destacado miembro de la incipiente burguesía liberal, mostraba un gran interés en la modernización de la economía española en general, y muy en especial de la agricultura, muy atrasada en esa época respecto de la del resto de países europeos más avanzados. Además, el liberalismo español estaba fuertemente impregnado del espíritu de La Ilustración, nacido a partir de la publicación en París entre los años 1751 y 1772 de la Encyclopèdie de Denis Diderot y Jean D´Alembert, que daba gran importancia al progreso de la agricultura. Y, asimismo, fueron destacados liberales los que fundaron la mayor parte de las Sociedades Económicas del País, que tuvieron un papel importante en la difusión y fomento de la agricultura en España durante el último tercio del siglo XVIII y primera mitad del S.XIX.


Este interés en la modernización de la economía española llevó a D. Antonio Gallego y Valcárcel a incorporarse a varias sociedades. Entre otras a la Junta Inspectora de La Prosperidad, creada el 27 de julio
de 1846. De “Los objetos que propone realizar esta compañía” cabrían destacar: “Abrir canales de riego”, “Desecar lagunas y pantanos”, “Establecer depósitos de agua á fin de atender con ellos á los campos, á los molinos y demás industrias, y surtir á los pueblos que lo soliciten”, “Reducir á poblacion y cultivo terrenos abandonados ó eriales, estableciendo en ellos nuevos pobladores, teniendo presente la urgente necesidad de impedir la emigracion de nuestros habitantes á países extrangeros”. Siendo el último, “Por fin, facilitar á los particulares el capital necesario para ejecutar las obras por si mismos, bajo las condiciones y con las garantías que se estipulen”.


Y también fue vocal de Fomento Mútuo. Sociedad Anónima Mercantil de Subsistencias y Frutos Coloniales, constituida en Madrid el 28 de diciembre de 1846. Su creación fue muy bien aceptada, existiendo mayor demanda de acciones que títulos disponibles. Asimismo, la prensa especializada de la época manifestaba la necesidad de la existencia de este tipo de sociedades: “No hay duda de que una de las necesidades mas permanentes y ejecutivas de las grandes poblaciones, es la de tener en todos tiempos provision suficiente de artículos de consumo; y que una sociedad mercantil que se consagre á este interesante asunto, ha de obtener ventajas muy señalas en sus especulaciones, y que los habitantes reportarán incalculables beneficios de su establecimiento”.


Además, en su vertiente de político, D. Antonio Gallego y Valcárcel tenía también un estrecho contacto con la agricultura. Así, por Real decreto de 11 de diciembre de 1848, publicado en la Gaceta de Madrid núm. 5.205, de 13/12/1848, la reina Isabel II lo nombró comisionado regio para la inspección de la agricultura en la provincia de Segovia “En atención á los especiales conocimientos que concurren en (…)  D. Antonio  Gallego y Valcárcel, mariscal de campo y Senador del Reino”. Real decreto que también apareció publicado poco después en el Nª51 del Boletín Oficial del Ministerio de Comercio, Instrucción y Obras Públicas. Año I, del jueves 21 de diciembre de 1848.


Para terminar un último apunte. La puesta en cultivo de los terrenos pertenecientes a la masía de las Dueñas no fue ni mucho menos una idea novedosa de D. Antonio Gallego y Valcárcel. Ya los monjes de la Cartuja de Vall de Cristo venían roturando desde el siglo XVIII amplias extensiones de terreno forestal de la zona para ampliar la siembra de cereales a fin de abastecer a los habitantes de Alcublas y poblaciones de los alrededores, dado el fuerte aumento demográfico de las mismas. Y esto supuso que la vegetación natural, formada por un magnífico carrascal, sufriera un fuerte retroceso, muchos años antes de que se iniciaran los procesos desamortizadores.

No fue la desamortización del siglo XIX, como en otros lugares de España, quién aceleró el proceso de deforestación del entorno de la masía de las Dueñas. La más importante agresión a su zona forestal se inició ya en el siglo XVIII, además de por la ampliación de cultivos, por un origen industrial poco divulgado: la fabricación de papel por parte de la Cartuja de Vall de Cristo. Actividad que se iniciaría en 1683 cuando se propuso “a la Venerable Comunidad que sería de gran utilidad para la Casa, hacer una fábrica de papel de estraza, en el mismo lugar que estaba ubicado el Batán de Paños de Altura, pudiéndose hacer sin deshacer dicho Batán, pues en él había lugar para dos molinos”.


Ante las ventajas económicas que suponía la fabricación de papel, un artículo muy demandado en la época y de alto precio, la Cartuja de Vall de Cristo aprobó el proyecto, y el 2 de mayo de 1683 parte del batán, que utilizaba el agua de la Fuente de la Esperanza de Altura, se transforma en fábrica de papel de estraza. Medio siglo después, en 1728, y a la vista de lo positiva que había resultado la inversión, la Cartuja de Vall de Cristo llevaría a cabo una gran reforma en esta fábrica de manera que se pudiese producir papel blanco de calidad, de un mayor valor, en lugar del de estraza como hasta entonces.


¿Y que tiene que ver todo esto con la deforestación del entorno de la masía de las Dueñas?. Muy sencillo. A partir del siglo XVIII, gracias a dos concordias firmadas con Alcublas, la Cartuja de Vall de Cristo había adquirido el derecho “a utilizar la madera cuando la necesitase” de la masía de las Dueñas.
Y bien que lo ejerció. Por una parte, vendiendo parte del carrascal que la Comunidad poseía en la masía
para paliar los gastos generados por la reforma de 1728 de su fábrica de papel. Por otra, utilizando directamente la madera del propio carrascal como materia prima para la fabricación de papel blanco. Y esta
sobreexplotación fue la que realmente abrió el camino para la desaparición del famoso y espléndido carrascal de las Dueñas, del que hoy en día ya no quedan más que unos pocos ejemplares de carrasca que
todavía acentúan más el triste recuerdo de tiempos pasados...


Espero que esta serie de colaboraciones en este blog PEÑA RAMIRO sobre D. Antonio Gallego y Valcárcel, uno de los personajes más destacados e influyentes en España durante el segundo cuarto del
siglo XIX, sirvan en alguna medida para que su figura sea mejor conocida por los alcublanos. A fin de cuentas estuvo muy vinculado a la masía de las Dueñas y por tanto a Alcublas.

Por


Juan Antonio Fernández Peris


del Centro Excursionista de Chelva y colaborador del blog PEÑA RAMIRO de Alcublas.

lunes, 18 de julio de 2011

JORNADA DE CONSUMO INTELIGENTE EN ALCUBLAS

El viernes próximo 22 de julio se celebrará en Alcublas una Jornada de Consumo Ecológico e Inteligente. A las 19,00 h en la Sala de Plenos del Ayuntamiento de Alcublas. Patrocinado y organizado por la Fundación Navarro y con la colaboración del Ayuntamiento de Alcublas.


MARCO DE REFERENCIAS CONCEPTUALES:

1. Alimentación inteligente


Definimos la alimentación inteligente como aquella forma de alimentarse que integra la alimentación verde, la alimentación responsable y la alimentación saludable, alternativas a la alimentación que no sea respetuosa con la salud de las personas, el equilibrio de los ecosistemas y el desarrollo sostenible.

o La alimentación verde,

Integrada por alimentos exentos de cualquier pesticida o producto químico que los altere. Una alimentación rica en nutrientes básicos tanto para construir o regenerar nuestro organismo como para suplir el desgaste energético del mismo.

o La alimentación responsable

Solicita una elección explícita de productos y procesos convergentes con el propósito de desarrollo sostenible y de respeto al entorno en todas sus modalidades, entorno físico, entorno social, entorno personal.

o La alimentación saludable,

Además de proveer de criterios e ingredientes para el equilibrio físico a las personas, busca opciones dietéticas concretas para el control y/o la mejora de la salud frente a patologías específicas, como las que pueden sufrir los celíacos, los diabéticos, los hipertensos, los obesos, etc.

La alimentación inteligente solicita a las personas que se alimenten con responsabilidad, cooperando con su salud y siendo coherentes con el propósito de un desarrollo sostenible, eligiendo los alimentos cuyos nutrientes convienen mejor a su desarrollo físico, incorporando conocimientos y conductas que cooperarán a su estabilidad emocional y al equilibrio social en el entorno con el que conviven.

De este modo, las personas:

• Integran la alimentación como factor corresponsable de la salud de las personas en los niveles físico, mental, emocional y social, y para una mejor calidad de vida

• Aprenden a elegir. Aprenden a vivir con conciencia.

• Conocen los beneficios de los alimentos, sus propiedades, la acción que cada uno ejerce en nuestro organismo.

2. Consumo inteligente.

El consumo inteligente parte de una visión individual de las necesidades del mundo, y siendo conscientes de ello actuar en función de las alternativas de consumo que más se orientan a satisfacerlas.

De hecho, precisamente son esas diferentes motivaciones individuales que pueden marcar la pauta de actuación de consumidores y usuarios. Son libres para elegir teniendo en cuenta los siguientes ámbitos o criterios:

o Consumo ético.

Un consumo ético es aquel que se pregunta por las condiciones sociales y ecológicas en las que ha sido elaborado un producto o producido un servicio. Es una actitud diaria que consiste en elegir de manera meticulosa lo que compramos sobre la base de dos criterios: cómo se ha producido el producto o servicio, y cuál es el comportamiento de la empresa productora.
Implica pues ser crítico, exigir información o buscarla, reducir, reutilizar o reciclar en mayor medida y ser respetuoso con la sociedad, las personas y las culturas

o Consumo solidario.

El consumo solidario por su parte tendría dos líneas de acción: el comercio justo y la producción artesanal o local. Es pues un criterio esencialmente de origen geográfico, donde se introducen criterios positivos a un origen de países en desarrollo o del entorno en el que vivimos, pero tiene también en cuenta las condiciones bajo las que se han producido los productos.

o Consumo ecológico.

Finalmente, el consumo ecológico tiene pues en cuenta los criterios ambientales, en especial en productos de alimentación (pesticidas, origen semillas, equilibrio con entorno, alimentos no transgénicos, eco-etiquetas, etc.), y en general en aquello relacionado con la gestión de los recursos hídricos, las energías renovables, el transporte sostenible y la gestión de residuos y el reciclaje.

miércoles, 13 de julio de 2011

FIV: FIESTA INTERCULTURAL VILLAR

Desde FPA El Villar nos envían la siguiente información.

Hola amigos!
Estamos organizando una nuevo festival en Villar del 15 al 17 de julio, en el que pretendemos acercar la Cultura de diferentes lugares y distintas disciplinas a la calle.


Ecologistas en Acción, Poupées du Plastic y el Colectivo "Ojalá", os invita a participar y disfrutar del FIV (Fiesta Intercultural de Villar) que se llevará a cabo los próximos días V15/ S16 y D17 de Julio en Villar del Arzobispo.
Las jornadas incluirán talleres, teatro, cuentacuentos, cine, desfile intercultural, conciertos, feria asociativa y solidaria, rastro, exposiciones, exhibiciones de Parkou, Capoeira y muchas cosas más, que van a ser posible con la ayuda de algunas asociaciones y colectivos del pueblo.

Es un festival bastante amplio. No tenemos un céntimo, pero tenemos entusiasmo, así que esperamos que sea una fiesta muy divertida e interesante!


Por favor, envia esta información a todos tus amigos y enemigos que tengan un poco de interés en que la cultura se quede viviendo en nuestra sociedad!!




Besos interculturales!

lunes, 11 de julio de 2011

DESALOJADO EL REAL AEROCLUB

AENA desaloja al Real Aeroclub de sus instalaciones en el aeropuerto de Valencia.



*La orden del juzgado se ejecuta el 12 de julio a las 10 horas.
*El Real Aeroclub continuará su labor deportiva y social en nuevas dependencias en una localización próxima a Manises mientras están en proyecto nuevas sedes en Requena y Alcublas.
*Se ha presentado Recurso de Apelación por la perentoriedad del plazo, ante le Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 3, solicitando la suspensión de la medida.

Aena no se lo ha pensado dos veces y pese a las conversaciones, propuestas e intentos de llegar a un acuerdo el martes 12 de julio desaloja al Real Aeroclub de Valencia de sus actuales instalaciones en el aeropuerto mediante una orden del juzgado.


La notificación del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 3 de Valencia, que se ejecutara a las 10 horas, insta al desalojo de muebles, enseres y personas de las actuales dependencias.

El Real Aeroclub lleva desde hace 79 años realizando su labor social y deportiva en dicha ubicación. Una labor que seguirá realizando, inicialmente en unas dependencias provisionales hasta su próximo traslado al Aeródromo de Requena desde donde seguirán ofreciendo cursos, circuitos y organizando el festival aéreo de la ciudad de Valencia. Recordamos que pese a la crisis el Real Aeroclub de Valencia ha incrementado en 2010 y 2011 el número de socios. Un hecho que evidencia el interés de los valencianos por la aviación.

El presidente del Real Aeroclub de Valencia, Carlos Arnal, recuerda que “no habría sido necesario llegar a esta situación si las instituciones valencianas y nacionales implicadas en esta cuestión hubieran intervenido tomando decisiones”. Este desinterés institucional sumado al de AENA por poner trabas y condiciones inviables a cualquier negociación ha provocado que en cinco días, desde que se recibió la notificación del juzgado, se tenga que trasladar todos los servicios del Aeroclub a una nueva ubicación con la consiguiente problemática que esto conlleva. “No se trata de una mudanza sino del traslado de toda una institución deportiva y social”.

El presidente recuerda que las negativas reiteradas de AENA a cualquier diálogo e incluso sus propuestas inviables e inaceptables por el elevado precio aplicado estrangulaban cualquier iniciativa de encontrar una salida viable.

“Es una pena que los actuales dirigentes no aporten soluciones creativas e inteligentes a la situación sino que ejecuten ordenes sin sentido. Y luego apliquen un ERE reduciendo personal por no tener actividad para mantener a la gente en su puesto de trabajo”.

El presidente confía en que esta situación pase pronto “y podamos contar con dirigentes más comprometidos con la familia aeronáutica”.

Recuerda que el Real Aeroclub lleva 79 años en Manises y durante este periodo ha habido distintas problemáticas, pero en todas ellas se ha mantenido una actitud de colaboración responsable, por parte de todas las instituciones comprometidas, para que se mantuvieran las actividades del club aeronáutico, menos ahora.

Haciendo un poco de historia recordamos que esta situación se recrudeció en marzo de 2010 cuando la dirección del Real Aeroclub de Valencia y ante la insistente amenaza de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea, AENA, de desalojarles del edificio presentó un contencioso administrativo solicitando el cumplimiento del acuerdo marco de colaboración firmado por AENA en diciembre del 95. En dicho contencioso se solicitaba la adopción de medidas cautelares que permitieran suspender el desahucio y analizar las posibles salidas a una situación sumamente embarazosa.

Pese a existir un Acuerdo Marco firmado en 1995 por AENA y el Real Aeroclub de España, entidad que engloba a todos los aeroclubs, y en el que se establece la obligación por parte de AENA de colaborar en el fomento de la aviación deportiva y además el compromiso de abonar un canon al Real Aeroclub de Valencia de 33.000 euros anuales. El Aeroclub no ha recibido las cantidades correspondientes a los últimos años, esto no ha imposibilitado a la entidad deportiva hacer frente a los compromisos con la misma AENA de abonar el alquiler de los terrenos que ocupa, incluido el mes de julio, así como el pago de las tasas de vuelo (que por cierto se han visto incrementadas de manera desorbitada este año) y de asumir el coste del traslado de sus instalaciones.

Recordamos que el Real Aeroclub de Valencia celebró recientemente su 79 aniversario en los mismos terrenos de Manises en los que inició su actividad en 1935. Terrenos sobre los cuales se construyó posteriormente el actual aeropuerto de Manises que ahora gestiona AENA. El Aeroclub es una entidad deportiva sin ánimo de lucro que se dedica a la formación de pilotos privados de cuyas aulas han salido más 300 pilotos que actualmente trabajan en líneas aéreas comerciales del mundo entero.

jueves, 7 de julio de 2011

ESPACIO TURÍSTICO DE LA SERRANÍA Y RINCÓN DE ADEMUZ


La Conselleria de Turisme, dentro del  "Plan de Espacios Turísticos de la Comunitat Valenciana" ha publicado el relativo a Serranía del Turia - Rincón de Ademuz.

El documentado, redactado por la Universidad de Alicante, nos indica... "La delimitación de los espacios turísticos comporta un mejor conocimiento de la realidad territorial y turística valenciana que posibilita una mejor adaptación de las políticas públicas a la singularidad de cada espacio, favoreciendo actuaciones coordinadas que permitan una mayor eficiencia de la inversión pública y privada. Hay que destacar que la delimitación propuesta no pretende, en modo alguno, constituir una división administrativa de carácter turístico. Se trata de identificar una serie de espacios dotados de características similares que justifican la aplicación de directrices particulares, adaptadas a las necesidades de cada espacio."
Os animamos a leerlo con atención...



lunes, 4 de julio de 2011

VIVIERON EN ALCUBLAS...

RÓMULO NEGRÍN


(6ª PARTE y final)


DE ALCUBLAS A LA URSS Y AL EXILIO




Con esta nueva entrada para el blog PEÑA RAMIRO doy por concluida la serie de colaboraciones sobre la apasionante biografía de Rómulo Negrín iniciada hace algo más de un año. En esta ocasión profundizaré en los meses que transcurrieron desde su paso por el aeródromo de La Balsilla (Alcublas), a finales de abril de 1938, hasta su salida definitiva de España en agosto de ese mismo año para realizar un nuevo curso de aviación en la URSS y su posterior marcha al exilio.

El 4 de mayo se reanudó el ataque franquista sobre Valencia, con una pausa en los combates los días 8 y 9 debido al mal tiempo. Por estas fechas los mandos de la aviación de la República ordenaron el traslado de la 1ª y 2ª escuadrillas de “Chatos” con todos sus aparatos al completo y con nuevos pilotos, como por ejemplo Joaquín Calvo Diago, desde sus bases en Cataluña a Alcublas (Valencia).
Simultáneamente, tanto la 3ª Escuadrilla del G26 como la 4ª de Rómulo Negrín dejaban Alcublas, donde se encontraban destinadas, para pasar a aeródromos del Alto Palancia (Castellón) más próximos al sector del Maestrazgo, en Teruel, donde las tropas de C.E. de Castilla apoyadas por la Agrupación de Enlace de García Valiño habían emprendido una fuerte ofensiva. La 3ª Escuadrilla a Barracas y la 4ª de Rómulo a El Toro, a la que pocos días después se le unió la 2ª Escuadrilla.


El día 11 una formación de 18 bombarderos ligeros del Grupo 30 de Polikarpov RZ “Natachas”, con la protección de 43 cazas de la Escuadra de caza nº11, atacaron las líneas enemigas de de García Valiño en Portell de Morella (Castellón), ya en el límite con Teruel, en concreto las posiciones de la 1ª División navarra que presionaba las defensas republicanas del sector. En esta acción debieron participar las escuadrillas 3ª y 4ª de “Chatos” además de dos escuadrillas de cazas “Moscas”. No se conoce si intervino Rómulo Negrín, aunque sería lo más probable puesto que su Jefe Ladislao Duarte lo incluía habitualmente en los servicios de combate realizados por la 4ª Escuadrilla del G26, al ser uno de los pilotos más destacados de la misma.


Al día siguiente, la 4ª Escuadrilla de “Chatos” participó en un servicio de ametrallamiento de las posiciones franquistas, probablemente en la zona del Maestrazgo, entre Teruel y Castellón. Con ello “La Gloriosa” intentaba ayudar a las tropas republicanas en su desesperado intento de frenar el avance de las tropas de García Valiño. Estas acciones de ataque al suelo eran muy peligrosas para los “Chatos”, que frecuentemente resultaban acribillados por el fuego enemigo desde tierra. Así los sargentos pilotos Juan Martín Mínguez y Pedro Martínez Rodríguez, compañeros de Rómulo Negrín que se habían incorporado a la 4ª Escuadrilla del G26 poco tiempo antes en Cataluña, resultaron derribados durante esta misión, siendo hechos prisioneros al caer en territorio enemigo.


El 13 resultó ser uno de los días donde hubo varios combates aéreos en el frente de Levante. Esa tarde, en uno de ellos, se vieron implicadas entre otras escuadrillas de la aviación de caza de la República la 4ª de “Moscas” así como la 4ª de “Chatos”, probablemente con la presencia de Rómulo Negrín. Y, como adversarios, los “Fiat CR-32” de los grupos franquistas 2-G-3 (una escuadrilla) y 3-G-3 (dos escuadrillas) que escoltaban a un grupo de bombarderos “Junker Ju-52/3m”, que pudieron huir camuflados entre las nubes. Entre ambas formaciones de cazas se produjo una importante confrontación aérea sobre Allepuz (Teruel), en la zona norte de la sierra de Gúdar. El resultado del mismo es confuso, dada la disparidad en las cifras de aviones derribados que reclamaron ambos bandos en liza.

Los siguientes días continuaron las salidas constantes de las escuadrillas de “Chatos”, tanto en servicios de protección de bombarderos como de ametrallamiento y ataque al suelo, acudiendo a los diversos sectores donde los combates terrestres eran más importantes. Las fuentes documentales son bastante escasas y no aportan datos para conocer en cuales de estas misiones llegó a participar Rómulo Negrín. Durante la mañana del día 15 de mayo, la 3ª Escuadrilla de “Moscas” dio escolta a la 3ª y 4ª escuadrillas de “Chatos” en un servicio de ametrallamiento contra unidades del Cuerpo de Ejército de Galícia que atacaban la línea defensiva republicana Albocàcer-Coves de Vinromà-Alcalá de Xivert (Castellón). En las proximidades de la ciudad de Castellón fueron interceptados por un grupo de los temibles “Messerschmitt Bf 109” de la Legión Cóndor, al parecer sin consecuencias destacables.


Esa misma tarde, una importante formación de la Escuadra nº11 de la República compuesta por 40 cazas entre “Moscas” y “Chatos” (al parecer varios de la 4ª Escuadrilla de Rómulo Negrín) acudieron al sector del Maestrazgo, en concreto a la zona de Iglesuela del Cid (Teruel), protegiendo a una formación de bombarderos ligeros Polikarpov RZ en su ataque a las tropas de García Valiño. Uno de los “Natachas” fue alcanzado por el fuego de las baterías antiaéreas y debió tomar tierra en las cercanías de Mosqueruela (Teruel). Por otra parte, en estas fechas resultaría herido en accidente al capotar su avión durante el aterrizaje en el aeródromo de El Toro (Castellón), aunque de poca consideración, el jefe de la 4ª Escuadrilla de “Chatos” Ladislao Duarte Espés.


El día 18 se efectuó un servicio de protección de 9 bombarderos “Tupolev SB” (“Katiuskas”), por parte de 42 cazas entre “Moscas” y “Chatos” (algunos de la 4ª Escuadrilla de Rómulo Negrín) en su bombardeo a Catí (norte de Castellón), y un posterior ametrallamiento de posiciones enemigas en dicho sector por parte de los “Chatos”. En la tarde del siguiente día se repitió el servicio de protección de “Tupolev SB” también en el norte de Castellón. Se reunieron 49 cazas entre “Moscas” y “Chatos” (entre ellos probablemente algunos de la 4ª Escuadrilla de Rómulo Negrín) para custodiar a 5 bombarderos “Katiuskas” durante un ataque a la zona de Tírig, siendo hostigados por abundante fuego antiaéreo. Según algunas fuentes, uno de los “Chatos” resultó derribado en las cercanías de Sant Mateu.


Hacia el 20 de mayo comienza el desplazamiento de las unidades de caza republicanas para apoyar el inminente ataque del Ejército Popular en el sector leridano de Tremp y Balaguer. Esta ofensiva republicana, que se iniciará el día 22, estaba ideada como maniobra de distracción a fin de disminuir la presión de las tropas franquistas sobre el frente de Valencia además de intentar eliminar las peligrosas cabezas de puente del río Segre. La 4ª Escuadrilla de “Chatos” pasó en un principio desde de El Toro (Castellón) al aeródromo de La Señera (Valencia), donde sería reforzada con nuevos aparatos, incorporándose asimismo el día 21 nuevos pilotos. Entre ellos, Jacinto Montero Muñoz, también de la 2ª Promoción de Kirovabad como Rómulo Negrín, al que se le asignó el caza CA-036.


A primeras horas del 22, Rómulo Negrín y el resto de componentes de la 4ª Escuadrilla del G26 despegaron de La Señera con dirección a Cataluña, adentrándose en un primer momento en el Mediterráneo para evitar sobrevolar territorio enemigo. Una vez frente al Delta del Ebro variaron de rumbo internándose en tierra, ya en zona controlada por la República, donde en primer lugar aterrizarían en Valls (Tarragona), siguiendo ruta tras repostar hasta llegar a su base de destino en Cervera (Lérida), aeródromo donde ya habían estado destacados a principios del mes de abril. Allí pudieron reencontrarse con la mayor parte de sus compañeros del escalón rodante inicial, que habían quedado en Cataluña a mediados de abril al resultar partido en dos el territorio de la República y pasar la 4ª Escuadrilla al sector aéreo de Valencia.


La ofensiva del Segre aunque de corta duración fue muy violenta, y de ella se ha conservado poca documentación. Así pues no es posible saber con exactitud en qué misiones intervino la 4ª Escuadrilla de Rómulo Negrín, aunque debieron ser las mismas que el resto de las escuadrillas de “Chatos”: servicios de protección de líneas propias y ametrallamiento de posiciones enemigas, siempre contando con la cobertura aérea de los I-16 “Moscas”. Asimismo las escuadrillas de “Chatos” también se vieron envueltas en los enfrentamientos aéreos mantenidos entre unidades de “La Gloriosa” contra formaciones de cazas “Fiat CR-32”, tanto de las escuadrillas italianas de la Aviazione Legionaria (el día 23) como de las escuadrillas franquistas en días posteriores. Y no sería descartable, por tanto, que Rómulo Negrín o sus compañeros de escuadrilla hubieran intervenido en alguno de esos combates.


En este mes de mayo Rómulo Negrín tuvo un “…accidente en combate”, según parece sin mayores consecuencias. La referencia disponible es muy escueta y no especifica ni el día ni el lugardonde sucedió. No obstante, hay un hecho que sí parece avalar que fue durante esta ofensiva del Segre.
El historiador Jesús Salas Larrazabal en su libro “Guerra Aérea en los cielos de la antigua Corona de Aragón”, señala que: “El jefe del Gobierno, Negrín, quien dirigía personalmente la ofensiva (del Segre) y cuyo hijo volaba en el Grupo 26, se presentó en su aeródromo (Cervera) e insistió en ver los restos de los Fiat abatidos (el día 23), aunque fuesen de poca entidad”. Resulta cuanto menos sorprendente que el Dr. Juan Negrín, Presidente del Consejo de Ministros y en esas fechas también Ministro de Defensa abandonara por un tiempo sus obligaciones para ver unos irrelevantes fragmentos de aviones italianos. En cambio, este hecho parecería más lógico si en verdad hubiera servido como excusa para visitar, tras el percance bélico sufrido, a su hijo Rómulo. Lamentablemente a día de hoy se carece de datos documentales que puedan refrendar o negar esta hipótesis. Todavía hay mucho que investigar.


Además, este accidente que sufrió Rómulo Negrín en el mes de mayo podría explicar un pequeño misterio respecto del grafismo del I-15 CC-011. Existe una fotografía tomada en un hangar franquista donde se observa un “Polikarpov I-15” de idéntica inscripción CC-011 al de Rómulo Negrín, aunque los números 011 son de un estilo bastante diferente al que muestran las fotografías tomadas a finales de abril de 1938 en La Balsilla (Alcublas). Ante ello, ha surgido en algún foro de internet la conjetura de si pudo haber dos “Chatos” distintos pero de igual numeral CC-011. Algo totalmente improbable puesto que la aviación republicana nunca repetía una misma matrícula en dos aviones diferentes ni tampoco rotulaba sus nuevos aparatos con la misma numeración de los aviones destruidos. En cambio era muy habitual recuperar a toda costa los aparatos accidentados para su reparación y puesta de nuevo en servicio.


La carencia de aviones fue uno de los mayores problemas con los que se enfrentó “La Gloriosa” durante la mayor parte de la guerra. Por ello y, si este accidente de mayo de 1938 se produjo realmente en el frente del Segre, es lógico suponer que a partir de ese momento a Rómulo Negrín se le debió asignar un nuevo “Chato” con otra matrícula mientras que el CC-011, con desperfectos pero no completamente destruido, sería enviado para su arreglo a alguna de las varias fábricas catalanas de aviación, donde lo repintarían con su mismo numeral pero con otro grafismo. De ahí los dos estilos diferentes de los números 011 que se aprecian en ambas fotografías. Siguiendo esta misma secuencia lógica, la captura del “Polikarpov I-15” CC-011 a manos franquistas debió de producirse meses después también en Cataluña.


A pesar de la dureza de la lucha, las fuerzas republicanas no lograron reducir las cabezas de puente del Segre y la línea del frente en este sector quedó de nuevo estabilizada a los pocos días de iniciada la ofensiva. Ello, unido al empeoramiento de la situación en el sur de Teruel y en el interior de Castellón, obligaría a parte de la Escuadra de Caza nº11 a un rápido regreso a sus anteriores bases. Así a las 20 h del 28 de mayo, Rómulo Negrín junto a sus compañeros de la 4ª Escuadrilla de “Chatos” emprendieron, en una primera etapa, el vuelo desde el campo de Cervera (Lérida) hasta el de Monjos (Tarragona). Ya en la mañana del día 30 el G26 se desplazó casi al completo desde Monjos a Manises (Valencia), yendo a su frente un avión de la Plana Mayor del Grupo 26 y dos de la Plana Mayor de la Escuadra nº11 agregados al grupo al pasar sobre Valls (Tarragona). Esa misma tarde, Rómulo Negrín y el resto de miembros de la 4ª Escuadrilla de “Chatos” volvieron, aunque por pocos días, al campo de El Toro (Castellón). A principios de junio se trasladarían de nuevo de base, pasando esta vez al aeródromo de La Señera (Valencia).


En esas fechas de finales de mayo y principios de junio la lucha en tierra era violentísima ante el empuje de las tropas franquistas en su ofensiva dirigida hacia Castellón y Valencia, y la Aviación de la República trataba en vano de acudir en auxilio de todos los sectores atacados. Por ello, las cuatro escuadrillas del Grupo 26, protegidas por varias escuadrillas de “Moscas”, realizarán durante estas jornadas extenuantes servicios, dos y hasta tres veces por día, de ametrallamiento y ataque al suelo, alternados con algunas escaramuzas contra formaciones de cazas “Fiat CR.32” (“Chirris”), en una de las cuales resultaría herido el teniente Miguel Castillo Puerta, compañero de Rómulo y jefe de patrulla de la 4ª Escuadrilla de “Chatos”. Este ritmo tan elevado de vuelos diarios, en cada uno de los cuales se jugaban la vida, terminó por pasar factura a los pilotos de “La Gloriosa”, que comenzaron a mostrar claros signos de agotamiento. Y Rómulo Negrín no fue una excepción.

Aunque en esos tiempos tan duros y dramáticos surgían buenas noticias. Rómulo Negrín recibió el 4 de junio un escrito del Jefe del Estado Mayor en el que de manera oficial se le comunicaba su nombramiento de teniente: “Pongo en su conocimiento que según D.O. nª131 del 31 de mayo y por méritos contraídos en la actual campaña contra los rebeldes ha sido Vd. ascendido al empleo de Teniente”. Diario Oficial del Ministerio de Defensa Nacional Nº131, del martes 31 de mayo de 1938, que recoge el ascenso a Teniente de Rómulo Negrín: “Como recompensa a los méritos contraídos y servicios prestados durante la actual campaña (…) Con efectos administrativos de primero de junio de 1938 (…) con la antigüedad de primero de abril”. Merecido ascenso vista su brillante trayectoria en combate. En este Diario Oficial también fueron publicados los ascensos a Teniente de otros pilotos de la 4ª Escuadrilla de “Chatos”, como por ejemplo Diego Guirao González o Manuel Martínez Alba.


Muy pocos días después, un periodista de la revista ilustrada Mi Revista, de Barcelona, entrevistaba en el aeródromo de La Señera (Valencia) a varios pilotos de la 4ª Escuadrilla de “Chatos”, entre ellos al jefe de la escuadrilla capitán Ladislao Duarte y a los tres jefes de patrulla: tenientes Miguel Castillo, Román Llorente y Manuel Orozco. Y asimismo a Rómulo Negrín. Un amplio resumen de las mismas apareció en el nº 44-45 de 15 de julio de 1938 de Mi Revista, en su sección “Siluetas de Aviación”. Este artículo es un documento de primer orden para conocer qué pilotos eran los mandos de la 4ª Escuadrilla del G26 a primeros de junio de 1938.

Y sobre Rómulo Negrín se publicó la siguiente reseña: “Charlamos después con un chicarrón alto, fuerte, rubio y que dibuja en sus labios una constante sonrisa. Nos cuenta su afición a volar y dice que no ha tenido la fortuna de hacer nada extraordinario (?). Un compañero suyo nos llama aparte, diciendo: "Es Negrín, el hijo del presidente del Consejo; por eso le da reparo contar sus hazañas; pero puede usted decir su ascenso a teniente por méritos de guerra es una de las cosas presididas por el más estricto espíritu de justicia. Nosotros le hemos contado cuarenta y tres impactos en su aparato y… son muchas las veces que toma tierra con él acribillado, lo cual quiere decir que se "arrima al toro". Además tiene en su haber más de treinta combates en muy poco tiempo y el enemigo conoce bien la música de sus ametralladoras al cantar, pues le ha derribado ya tres aparatos de caza.
Sin comentarios… Pero lo señalamos como ejemplo a los "niños enchufados”.


Rómulo Negrín, Diego Guirao González o Manuel Martínez Alba no tuvieron tiempo de celebrar sus ascensos a teniente. A los pocos días la lucha se recrudeció enormemente en la zona montañosa del interior de Castellón, en una nueva fase de la ofensiva franquista sobre Castellón y Valencia, y donde la aviación se empleó intensivamente por ambos bandos lo que dio origen a múltiples enfrentamientos aéreos en el sector de Castellón. Así, en la mañana del 9 de junio de 1938 se produciría en el área de Lucena del Cid (Castellón) un importante combate aéreo entre cazas de la Escuadra nº11 contra una formación de “Fiat CR.32” del grupo “Gamba di Ferro” de la Aviaziones Legionaria italiana.


Esa misma noche, el Ministerio de Defensa Nacional facilitaba a la prensa el siguiente parte de operaciones: “Cuarenta y un cazas propios entablaron combate con ocho aparatos facciosos de gran bombardeo, a los que protegían cuarenta y cinco «Fiat». Fueron derribados los siguientes aparatos enemigos; uno de gran bombardeo que cayó incendiado; un «Fiat», que cayó en la cuenca del río Lucena; otro al N. del pueblo de este nombre; otro al N. de Figuerolas; otro al S. de Adzaneta; otro al NE. de este pueblo, lanzándose el piloto en paracaídas; otro en Lucena del Cid, entre el pueblo y el castillo de Híjar, y otro que cayó incendiado en Benafigos. Además, dos «Fiat» chocaron, ardiendo uno de ellos y cayendo los dos bastante dentro del territorio rebelde. Nosotros perdimos tres aparatos, resultando ilesos los pilotos”.



Uno de los tres aparatos de la “Gloriosa” perdidos en dicha refriega fue el de Rómulo Negrín. No se conocen con exactitud los detalles de su derribo, aunque por comentarios directos del propio Rómulo a su amigo Alfredo Salas Viu parece ser que, agotadas sus municiones, decidió lanzarse en una acción desesperada chocando contra la cola de un avión enemigo: la arriesgada maniobra de ataque conocida como “tarán”. Lo cierto es que no está confirmado que lograra derribar a ningún «Fiat» antes de caer, aunque una vez perdido el control de su avión, bien por fuego enemigo o bien por realizar un “tarán”, Rómulo se vio obligado a lanzarse en paracaídas para salvar la vida. Hay informaciones sobre que “cayó, por enredo de las cuerdas, de cabeza”, resultando con heridas leves.


Por su parte, el padre de Rómulo el Dr. Juan Negrín sería informado de los hechos al poco de producirse. Se encontraba en su despacho de la Presidencia del Consejo de Ministros de la República en Barcelona, cuando recibió la llamada telefónica del general Vicente Rojo Lluch, Jefe del Estado Mayor Central del Ejército, como relata Joan Llarch en su libro Negrín: Resistir es vencer: “(…) comunicándole que el aparato que pilotaba su hijo Rómulo había sido alcanzado por el fuego enemigo y precipitado a tierra, dándose por segura la muerte de su hijo. Negrín encajó el golpe como otro padre que pierde el hijo en la guerra. (…) Por fortuna, dos horas más tarde, una nueva llamada telefónica del general Rojo le comunicaba con alegría que su hijo estaba a salvo. Había conseguido tirarse del aparato en paracaídas cayendo en territorio leal a la República”.


Una vez en el suelo, y tras identificarse ante varios soldados de la República con los que se encontró, fue recibido con una mezcla de incredulidad y alborozo. Según me relató personalmente Antonio Vilella, presidente de ADAR-Barcelona y sargento mecánico en esa época de la escuadrilla de Rómulo Negrín: “rápidamente se extendió el rumor entre las tropas y no lo dejaban marchar, todos querían ver con sus propios ojos al hijo del Dr. Negrín”. Al final Rómulo pudo ser evacuado al Hospital de Aviación de El Vedat en Torrent (Valencia). Sólo tenía heridas leves, quedando ingresado por poco tiempo en el pabellón de Medicina. Días después terminaría de recuperarse en la Casa de Reposo de Aviación, antiguo hospital de niños tuberculosos, de la playa de la Malvarrosa (Valencia).


Un incidente de estas características no podía ocultarse y la Prensa de la época se hizo eco de la noticia. Así en el periódico “La Vanguardia” del 14 de junio de 1938 se leía:  Rómulo Negrín, hijo del Presidente del Consejo, herido en un combate aéreo “Según informaron a los periodistas en la Subsecretaría de Aviación, el teniente piloto Rómulo Negrín, hijo del presidente del Consejo y ministro de Defensa, ha resultado herido en el violento combate aéreo sostenido por nuestros aviadores, con un grupo de aparatos facciosos, el día 9 del corriente, en Lucena del Cid (…) El herido se halla hospitalizado en un dispensario médico del sector de Levante (…)”.

El derribo de Rómulo Negrín puso en entredicho la oportunidad de que el hijo del Presidente del Consejo de Ministros continuara en una unidad de combate, enfrentándose en cualquier momento a algún percance grave o incluso a la muerte. Así, el capitán Andrés García Lacalle, en esas fechas Jefe del Grupo 28 (de aviones “Grumman G-23 “Delfín”), y quién había sido responsable de Rómulo durante su estancia en Kirovabad, relata en su libro Mitos y verdades: La aviación de caza en la guerra civil española: “Cuando me enteré de que Rómulo Negrín había tenido su segundo accidente en combate y que esta última vez se había salvado de milagro(…) me presenté indignado en la Jefatura de Aviación y pregunté que si deseaban que nuestro Primer Ministro tuviese más problemas de los que ya tenía. Nadie respondió una sola palabra, pero a los pocos días fue trasladado”.


Y no era únicamente la opinión de García Lacalle. En la prensa de la zona republicana ya se había escrito sobre este tema, que por sus protagonistas se había convertido en un verdadero asunto de estado. Así en el periódico “La Libertad” (de Madrid) del 2 de marzo de 1938, en un artículo titulado oportunamente “La Ofrenda del doctor Negrín”, se podía leer:“(…) el hijo menor de Negrín ha sido destinado al arma de Aviación y, tripulante de uno de nuestros formidables "chatos";, lucha como cualquier otro soldado de la República (…)Mientras nos enteramos de este hecho, un pensamiento angustioso nos perturba: el que la devastadora preocupación del corazón de padre pueda entorpecer el funcionamiento sereno y álgido del cerebro del estadista (…) Aplaudimos el gesto de Negrín y el gesto del muchacho, pero el organismo también tiene sus límites de resistencia, y apenas se concibe que un padre en circunstancias así pueda desarrollar la misión suprema que Negrín realiza (…)”.


No se sabe si los airados comentarios de Andrés García Lacalle fueron tenidos en cuenta por los mandos de la Aviación de la República. Pero la realidad es que Rómulo Negrín, recibida el alta pocos días después, no volvería a reincorporarse a la 4ª Escuadrilla de “Chatos”. Y ya hacia finales de ese mismo mes de junio o principios de julio estuvo durante un tiempo en la Escuela de Alta Velocidad y Reentrenamiento de El Carmolí (Murcia). Información que me facilitó en junio de 2010 Alfredo Salas Viu, amigo de Rómulo Negrín desde la época del Instituto-Escuela y observador de Tupolev SB “Katiuska”, que a mediados de 1938 se encontraba asignado al cuadro eventual a la espera de destino, en la cercana base de Los Alcázares (Murcia), y donde Rómulo le llegó a visitar en un par de ocasiones.


Y por esas mismas fechas, entre los mejores oficiales de la aviación de la República, se seleccionó un pequeño grupo de pilotos, Rómulo Negrín entre ellos, para que realizaran un curso profesional en la Escuela Superior Táctica de Lipestk, en la URSS. En un primer momento el Estado Mayor ofreció el mando del grupo al capitán Juan Comas Borrás, uno de los más destacados pilotos de “La Gloriosa”, pero éste rechazo el ofrecimiento. Finalmente la expedición fue encabezada por el entonces capitán Leopoldo Morquillas Rubio, Jefe de la 2ª Escuadrilla de “Chatos” (que sería ascendido el 1 de septiembre a Mayor –Comandante-), teniendo el resto de oficiales pilotos la graduación de Teniente: Marciano Díez Marcos, de “Polikarpov I-16”; Manuel Orozco Rovira, Román Llorente Castro y el propio Rómulo Negrín Mijailov, de “Polikarpov I-15” (los tres de la 4ª Escuadrilla de “Chatos”), y Alfonso García Martínez y Anselmo Sepúlveda García de Tupolev SB “Katiuskas“.


Entrado el mes de agosto Rómulo Negrín dejaría la Escuela de Alta Velocidad de El Carmolí (Murcia) para viajar a Sabadell en uno de los trayectos nocturnos que realizaban los aviones de transporte de pasajeros De Haviland DH-86 “Dragon Rapide” de las Líneas Aeropostales Españolas (LAPE), con capacidad para 8 a 10 personas dependiendo de su peso. Estos vuelos, para evitar sobrevolar zona enemiga, debían adentrarse en el Mediterráneo hasta aguas de las islas Columbretes y, dando un rodeo, llegaban hasta territorio controlado por la República. Es muy probable que Rómulo, una vez en Cataluña, aprovechara la oportunidad para visitar en Barcelona a su padre, el Dr. Juan Negrín, y tal vez a su hermano mayor Juan, antes de emprender su segundo viaje a la URSS.


El día 23 de agosto Rómulo Negrín salió hacia Francia junto al grupo elegido para cursar estudios tácticos de aviación en Lipetsk (URSS). En ferrocarril primero hasta París y de allí al puerto de El Havre. Por las fechas, lo más plausible es que embarcaran en el “Maria Ulianova”, buque soviético de carga y de pasajeros, uniéndose al primer contingente de la 4ª Promoción (y última) de alumnos pilotos de Kirovabad al mando de Antonio Blanch Rodríguez, capitán observador de Tupolev SB “Katiuska”. Tras realizar una escala en Londres atracaron el 1 de septiembre en Leningrado, donde toman inmediatamente un tren en el que viajarán hasta Moscú. Allí el grupo de alumnos pilotos continuaría trayecto en ferrocarril hasta arribar el día 6 a su destino final: la Escuela de Kirovabad.

En cuanto a Rómulo Negrín y el resto del grupo liderado por Leopoldo Morquillas, permanecería unos pocos más días en Moscú, hasta emprender viaje hacia la Escuela Superior Táctica de Aviación situada en Lipestk, a unos 400 km. al sur de Moscú. Esta Escuela ocupaba desde el otoño de 1933 las mismas instalaciones que los alemanes habían construido de manera secreta en 1924 para la formación y entrenamiento de los pilotos de la futura Luftwaffe, algo que Alemania tenía prohibido en su territorio por el Tratado de Versalles. Los siete oficiales españoles cursaron con normalidad sus estudios de táctica aérea durante los siguientes meses hasta que a principios de abril de 1939 se les informaba de la demoledora noticia del fin de la guerra con la derrota de la República.


Al conocer la noticia, Rómulo Negrín solicitó una pronta salida de la URSS, al parecer hacia México, mientras que el resto de sus compañeros decidieron quedarse en la Unión Soviética continuando con sus estudios en la Academia de Lipestk hasta acabar los mismos en el otoño de 1939. A pesar de su gran experiencia y formación, no fue hasta que se produjo el ataque alemán a la URSS en 1942 cuando se les permitió ingresar en las Fuerzas Aéreas Soviéticas. Leopoldo Morquillas como Inspector de Regimientos de Caza con el grado de Teniente Coronel. Manuel Orozco como Inspector de diversas unidades de aviación de caza. Y el resto lo haría en la Aviación Táctica (Voienni Vozduni Sil), combatiendo en los aviones de asalto Petlyakov Pe-2 “Peshka” e Iliushin Il-2 “Stormovik”, donde destacaron por su valentía en combate.


Por su parte, Rómulo Negrín sería trasladado ese mismo mes de abril de 1939 a la casa de reposo nº 15 de la Unión Central de Sindicatos de Planiernaya, situada a unos 5 km. a las afueras de Moscú. Se trataba de una residencia oficial que durante esos meses era el alojamiento de numerosos exiliados españoles llegados a la URSS tras su salida de España y donde se les dispensaba un trato atento. De hecho, el 1º de Mayo una delegación de los residentes españoles de Planiernaya, entre ellos el propio Rómulo Negrín (detalle que me fue comunicado por su hija Carmen), fue invitada por las autoridades soviéticas, como muestra de cortesía y consideración, a desfilar en la Plaza Roja durante los actos de celebración del “Día de los Trabajadores”.

No obstante, y en contra de lo que se ha publicado hasta ahora, Rómulo Negrín no obtuvo trato de favor para abandonar la URSS. De hecho, su padre el Dr. Juan Negrín debió de realizar numerosas y arduas gestiones ante las autoridades soviéticas hasta lograr el permiso para que Rómulo pudiera salir de la Unión Soviética. De hecho llegó a sentirse bastante desconcertado y preocupado puesto que los meses iban pasando y su hijo Rómulo, con diversos pretextos, seguía retenido. Así se desprende de una carta de 8 de agosto de 1939 del dirigente socialista Julián Zugazagoitia a Marcelino Pascua, último embajador de la República en Francia, donde se hace eco de que el Dr. Negrín en esas fechas sólo parecía preocuparle un único tema: “traer a casa a Rómulo Negrín desde la Unión Soviética”.


La fecha en la que Rómulo Negrín dejó la URSS no se conoce con exactitud. Por comentarios del propio Rómulo a su hija Carmen parece ser que su segunda estancia en la Unión Soviética duró alrededor de un año. Así pues, podría aventurarse que su partida se produjo hacia el mes de septiembre u octubre de 1939. La ruta que siguió, primero hasta México y después a su destino definitivo en Nueva York, junto a su madre María y sus hermanos Miguel y Juan, tampoco es conocida, aunque en Alcublas se conserva actualmente una prueba concluyente de que debió de pasar primero por Francia: su chaquetón y gorro de vuelo. Prendas de vestir que su hija Carmen Negrín Fetter, con gran generosidad, donó a Alcublas en mayo de 2010 para su futuro Museo Histórico de la Aviación, y que Rómulo había dejado en París, en casa de su padre el Dr. Juan Negrín, antes de emprender su viaje a América. Comenzaba un amargo exilio que duraría el resto de su vida…


La estancia de Rómulo Negrín en Alcublas fue muy breve, de unos pocos días, pero ello no es relevante. Lo que verdaderamente importa es que Rómulo Negrín se ha convertido en el icono del aeródromo de La Balsilla. Así, gracias a las fotografías tomadas junto a su “Polikarpov-I15” CC-011 ha quedado unido para siempre a Alcublas. Y este hecho que podría considerarse anecdótico, y olvidado en el tiempo, en la actualidad ha tenido su continuidad con la visita que realizó el pasado año 2010 a Alcublas su hija, Carmen Negrín. Visita en apoyo de un proyecto de futuro: el Museo Histórico de la Aviación y del aeródromo deportivo. De esta manera, a través de unas viejas fotografías de más de 70 años, Alcublas une su pasado con el presente para intentar lograr un porvenir más esperanzador para sus habitantes. Esperemos por el bien de Alcublas y de la Serranía que este ilusionante proyecto se haga realidad lo antes posible…



Agradecimientos: a Carmen Negrín, Josep Guirao, Guillem Rubio, Alfredo Salas Viu y a Antoni Vilella por su amabilidad y ayuda.




Por Juan Antonio Fernández Peris


del Centro Excursionista de Chelva y colaborador del blog PEÑA RAMIRO de Alcublas