jueves, 12 de enero de 2012

HOMENAJE A MIGUEL DOMINGO EN ALCUBLAS

Dentro del marco de las Fiestas de San Antón:

EN RECUERDO DE MIGUEL DOMINGO

Ascensión Martínez
 
Hay personas que pasan por la vida sin hacer mucho ruido, con pasitos suaves… y se van de la misma manera, sin armar escándalo, sin avisar.

Hay personas que nunca dejan de soñar y buscan incansablemente entre las sombras grises el color más puro y se empeñan en atrapar un segundo de belleza engañando al tiempo, convirtiendo las emociones y los sentimientos en pequeños regalos para los sentidos, flechas lanzadas sin pudor al corazón de los demás.

Miguel Domingo creó su propio mundo en el que encontraba lo que le faltaba, en el que podía expresarse sin miedo porque el dolor se podía transformar en otras cosas y la soledad no existía. El teatro formaba parte de ese mundo. En cada obra que el GAT ha representado está su esencia, su manera de entender la realidad, el acento original de unas ideas que, algunas veces, no eran comprendidas pero, sobre todo están su talento, su generosidad, su entusiasmo y un profundo amor por su pueblo.

Todos los veranos le decía a Alcublas cuánto lo quería. Aquí ha estado durante más de 25 años, cada vez que se han encendido las luces del escenario y han comenzado a brotar las primeras palabras del texto entre nervios, micrófonos averiados y timbres que nunca suenan cuando deben.

Hay personas que envuelven el mundo en papel de celofán, reinventando la vida con trazos de colores. Miguel amaba la pintura porque a través de ella su corazón volaba y convertía la oscuridad en luz, la soledad en tumulto y el murmullo apagado de la tristeza en grito compartido.

Hay personas que nos parecen distraídas, ensimismadas, introvertidas, que pierden la noción del tiempo y, a veces, del espacio, que se despistan y se olvidan de las citas, pero siempre te reciben con una sonrisa en los ojos y se alegran de verte aunque haya pasado mucho tiempo.

A Miguel no le gustaban los homenajes, ni el reconocimiento público, le sonrojaban los  aplausos. Seguramente si leyera estas líneas, entornaría sus brillantes ojos de niño, le daría otra calada a su inseparable cigarro y con una sonrisa nerviosa pensaría que no merece ningún halago.

Hay personas que sin hacer mucho ruido, con pasitos suaves, hacen mucho por los demás, sin pretender nada… porque lo único que desean es atrapar ese pequeño instante, ese suspiro efímero de belleza. Miguel la persiguió incansablemente sin saber, sin reparar, que la tenía muy cerca, justo en el centro de su corazón.

Gracias A Ti por regalarnos tu corazón rebosante de hermosura, siempre.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Que voy a decir yo de Miguel,dios,aun no me puedo creer que ya no esta,tus palabras,me han emocionado Ascen,sabes que lo he pasado muy mal,por su marcha y no te creas,que paso del todo,ufffff.
En fin,ni pude ir a su entierro,ni a su funeral y tampoco,estare en su homenaje..............no,no por que no quiera,si no por que no puedo aun,espero que me perdone,se que lo hara,desde donde este,de todos modos,yo ya le hago sus homenajes desde mi casa y lo sabe tambien.
Siempre lo he querido mucho,mucho,le he reñido mucho,jaja,siempre llegaba tarde a todos lados¿recuerdas?,me contaba muchas cosas,le escuchaba siempre,y siempre le animaba cuando estaba,un poco bajo,me he reido mucho,con sus despistes..........que eran muchos,si,vamos,para escribir un libro,siempre con su cigarro,o cigarros en los labios,y por algo lo digo,con su botella de agua,lleno de bolsas con libros,nervioso,lleno de ideas,geniales por cierto,que siempre nos contaba la vispera del estreno,jaja.
GRANDE MIGUEL,MUY GRANDE,recuerdo cuando me pedia que le acompañara,aca,o alla,para montar alguna exposicion,siempre le faltaba algo,como,unas tijeras,chinchetas,en fin,menos mal que yo me encargaba de esas cosas,contaba conmigo para muchas cosas y eso me hace sentir orgullosa,porb ser la elegida para ayudarlo,incluso para preparar algunas clases de la facultad,venia y me decia,"chica que torpe que soy,tengo el ordenador mas tiempo que tu y no me aclaro,que fuerrrte, y yo me reia mucho,se nos pasaban las horas aqui en valencia,en casa de mi madre,en la cocina,haciendo los trabajos y que agusto lo hacia,ojala lo pudiera hacer mas veces,como me gustaria,por eso ya termino,por que tengo,tanto que contar de el,que no terminaria.
Miguel,se que estas bien,en donde estes,estas tranquilo,pero nos has dejado un gran vacio,un vacio que nunca sera ocupado por nadie,por que tu eras,unico,eras buena persona,buen amigo,muy trabajador,con gran ingenio,con grandes ideas,en fin,solo decirte,que te sigo hechando mucho de menos y que siempre estaras vivo en mi corazon,hasta siempre AMIGO..............siempre te he querido y siempre te querre,te mando muchos besos de mi madre y mios,cuidate MUCHO MIGUEL.

Anónimo dijo...

Magnifico el recuerdo y entrañable Miguel. Otro bueno que se ha ido.

Anónimo dijo...

Parece un tópico, pero siempre se van los mejores.
Miguel, tantas veces incomprendido, tenía una mente diferente a lo convencional en el pueblo. Una mente privilegiada.

AMPARO LLATAS MINGUEZ. dijo...

Por cierto ayer cuando escribi,se me olvido poner el nombre y por eso ha salido,como anonimo y no quiero eso para este comentario,pues de todo lo que digo no me averguenzo,ni critico a nadie,todo es verdad y de corazon,al que no le guste,lo siento,ale pues ya esta dicho.

Anónimo dijo...

Me acuerdo, hace un monton de años del montaje de JESUCRISTO SUPERSTAR en el antiguo centro. Miguel de profesion, director artistico, teatral, cocinero, pintor y sobre todo,....BUENA PERSONA.

Anónimo dijo...

Copio un texto de ALFONS CERVERA referido a MIGUEL.


SACAR LOS LIBROS AL AIRE DE LA CALLE

El domingo pasado anduve entre esos libros, entre esa gente, entre los libros de antes y de siempre. Muchas veces viajo a un pueblo de la Serranía que empieza a ser como mío de toda la vida. En Alcublas había hace setenta años casi tres mil habitantes y ahora, como sucede en toda mi tierra, apenas llega a los ochocientos. Pero no sé qué pasa que es como si tuviera treinta mil. O más. No paran de montar saraos culturales a todo tren. No paran. Ese domingo habían montado, bajo el auspicio del incansable Grupo de Teatro del pueblo, el patrocinio del Ayuntamiento y con la participación de numerosas asociaciones locales de todo tipo, una muestra de libros en la calle que sería la envidia de otras iguales en ciudades de mucha más envergadura. No faltaba de nada ese día de libros a destajo. Todos los géneros. Todos los autores. Todas las épocas literarias puestas boca arriba en los tableros que ocupaban la plaza entera durante todo el domingo hasta que se pusieron boca abajo en la hora de la cena. Decía Conrad en “Notas de vida y letras”, el libro con el que empezaba esta crónica, que la imaginación es la materia básica del novelista. También lo fue para quienes organizaron el evento cultural en Alcublas el primer domingo de agosto. Un viaje irrepetible al corazón de lo humano. Nada de horror al final de ese viaje sino todo lo contrario. Un gozo que se habrá de repetir en otras ocasiones. Seguro que sí, Seguro.