miércoles, 22 de febrero de 2012

¡ALCUBLAS SÍ APARECE EN LOS MAPAS!

CARTOGRAFIA DE FLANDES Y HOLANDA


(SIGLOS XVI, XVII E INICIOS DEL S.XVIII)
(PARTE I)


ABRAHAM ORTELIUS

Como inicio de la serie de colaboraciones en este blog PEÑA RAMIRO mostrando una pequeña selección de mapas históricos donde ALCUBLAS SI APARECE, nada mejor que comenzar por el mapa Valentiae regni, olim Contestanorum si Ptolomaeo, Edetanorum si Plinio credimus typus del año 1584, publicado por Abraham Ortelius, uno de los fundadores de la cartografía moderna Se trata del primer mapa impreso donde se representa en solitario al Reino de Valencia.


Abraham Ortelius (Abraham Örtels), nació en Amberes (la actual Bélgica) el 14 de abril de 1527, en el seno de una familia de ascendencia alemana. Recibió una completa educación. Las primeras referencias que se tienen sobre él lo sitúan en el año 1547, cuando ingresa en la cofradía de artistas y artesanos de San Lucas de su ciudad natal como “afsetter van Karten” (iluminador/coloreador de mapas). En 1554, tras la muerte de su padre, se haría cargo del negocio familiar de venta de mapas, dibujos y libros, realizando largos viajes por diversos países con fines comerciales. Durante estos viajes conoció a estudiosos de otros países que alentaron su interés por la geografía y las antigüedades, materias sobre las que llegaría a convertirse en un experto con el transcurso de los años.

Aunque quién más influyó en Abraham Ortelius para tomar la decisión de dedicarse en exclusiva a la recopilación y publicación de mapas fue su amigo y mentor el famoso y célebre geógrafo Gerardus Mercator (Gerhard Kremer), con quién viaja en 1560 por las ciudades de Tréveris, Lorena y Poitiers. En esta nueva faceta, Abraham Ortelius publica en 1564 Typus Orbis Terrarum, un mapa mural de ocho hojas del mundo, del cual se conoce un único ejemplar, que se encuentra en la biblioteca de la Universidad de Basilea (Suiza). Un mapa en dos hojas de Egipto (de 1565), y un mapa en ocho hojas de Asia (1567), del que no existe constancia de que se conserve ningún ejemplar en la actualidad.
 
Abraham Ortelius es recordado fundamentalmente por haber publicado en 1570 la primera recopilación sistemática de mapas terrestres de todo el mundo impresos en un mismo formato uniforme y con su correspondiente texto descriptivo, es decir, lo que hoy denominamos un atlas geográfico: Theatrum Orbis Terrarum. Aunque entonces se desconociera la palabra "atlas" que comenzó a ser utilizada a partir del año 1595, fecha de la edición póstuma de la obra titulada Atlas del gran geógrafo Gerardus Mercator. Sin embargo, todos los expertos señalas que Theatrum Orbis Terrarum fue el primer atlas moderno y marcó el inicio de la brillante escuela cartográfica flamenca y holandesa, que desplazaría a la italiana que, hasta poco antes, había dominado el mercado europeo de la cartografía.


En 1575 fue nombrado por el rey Felipe II geógrafo real, por recomendación del humanista Arias Montano, cargo que le permitió tener acceso a los descubrimientos geográficos de los navegantes españoles y portugueses de su época. En 1579 Ortelius publica la primera edición de dos obras sobre geografía de la antigüedad: «Parergon» un atlas con 38 mapas y el «Nomenclator Ptolemaicus». En 1584, «Itinerarium per nonnullas Galliae Belgicae partes», basado en sus viajes por la región del Rhin durante 1575, así como la obra «Synonymia geographica», un tratado crítico de la geografía antigua, reeditado en 1587 en versión ampliada como «Thesaurus geographicus» y nuevamente ampliado en 1596. Y entre sus últimas obras una sobre la vida de Julio Cesar, «C. I. Caesaris Omnia quae extant», impresa en 1593, y otra en 1596 con el título de «Aurei saeculi imago, sive Germanorum vita».

Abraham Ortelius fue también un amante de las antigüedades, coleccionando todo tipo de medallas y monedas, que iba adquiriendo en los países que visitaba. Tal era su interés, que en 1573 publicó un tratado de numismática de la época con el título: «Deorvm dearvmqve capita: ex vetustis numismatibus in gratiam antiquitatis studiosorum effigiata et edita: ex museo Abrahami Ortelii». Llegó a gozar de gran fama y prestigio entre sus contemporáneos, que lo reconocieron con el sobrenombre del «Ptolomeo del siglo XVI». Por ello, tanto su muerte, el 28 de junio de 1598, como su entierro en la iglesia de la abadía de San Miguel en Amberes, estuvieron marcados por el luto público. “QUIETIS CULTOR SINE LITE, UXORE, PROLE”, reza la inscripción en su lápida.

La primera edición del Theatrum Orbis Terrarum, escrita en latín, terminó de imprimirse en Amberes el 20 de mayo de 1570 en el taller de Gilles Coppens van Diest. A partir del año 1579 pasaría a ser editada por el famoso impresor real Cristophe Plantin (Christoffel Plantijn). Desde su aparición, Theatrum Orbis Terrarum fue acogida con unánimes elogios en toda Europa, entre ellos los del gran geógrafo Gerardus Mercator, amigo personal de Ortelius. Aun siendo el libro más caro de la época, su primera edición se agotó en tres meses y su publicación dio a Abraham Ortelius una sólida reputación en el mundo de la cartografía. Sin ser un innovador, Abraham Ortelius logró con Theatrum Orbis Terrarumreunir y recopilar todo el conocimiento geográfico del siglo XVI en un único volumen enciclopédico.

Este éxito de Theatrum Orbis Terrarum animó a Abraham Ortelius a reeditarla, corrigiendo y añadiendo cada pocos años nuevos mapas para adaptarla a los datos más recientes. Incluso, ante la demanda existente, seguiría publicándose, tras su muerte en 1598, hasta 1612. A lo largo de estos años llegaron a imprimirse algo más 8.000 ejemplares, de los que hoy en día se conservan alrededor de 900. Con un total de 31 ediciones y reimpresiones en 7 lenguas diferentes: latín, holandés, alemán, francés, castellano (con dos ediciones, la primera del año 1588 y una segunda de 1602), inglés e italiano, y además, entre 1573 y 1597, con cinco suplementos titulados Additamentum Theatri Orbis Terrarum, sin ningún género de dudas Theatrum Orbis Terrarum fue una obra que en su género no tuvo rival en toda Europa.


Todas las ediciones del Theatrum Orbis Terrarum poseen una estructura común, aunque a lo largo de las nuevas ediciones fueron adicionándose o variando algunos elementos. En la primera edición del año 1570, tras la portada, sigue una dedicatoria a Felipe II, Rey de España y de los Países Bajos (pág. 1); un poema de Adolphi Mekerchi (pág.2-4); una introducción del propio Ortelius (págs.5-7); la lista de fuentes (Catalogus Auctorum) (págs.7-10); un índice de regiones y topónimos (Index Tabularum) (págs.11-13); el atlas propiamente dicho con 53 hojas a doble folio, de 57,6 x 42,6 cm, con mapas y en el anverso un texto explicativo (págs.15-225); un tratado sobre Inglaterra (De Mona Druidum Insula, por Humfredus Lhuyd) (págs.227-233); un registro de regiones y topónimos de la antigüedad (Antiqua Regionum) (págs.233-259); un índice con las equivalencias latinas para los topónimos modernos (Indice hoc primo and finem perducto) (págs.259-280) y finalmente el privilegio y un colofón (pág.281).



La portada, de carácter alegórico, apenas varió en las distintas ediciones. Semeja el frontispicio de una puerta monumental con las figuras que simbolizan los continentes conocidos en esa época. En su parte superior aparece la figura de una dama sentada en representación de Europa, con corona imperial, cetro en su mano derecha y en la izquierda un timón, en forma de cruz, sobre el globo terráqueo, significando cómo Europa dominaba el mundo inspirada por el cristianismo. En el centro Asia, a la izquierda, vestida con una rica túnica y un recipiente de incienso en su mano izquierda, y a la derecha África, con poca ropa y una rama de bálsamo en su mano derecha. Abajo América, como una india semidesnuda, y a su lado derecho una figura incompleta que representa la Terra Magallánica o Terra del Fuego, descubierta poco antes por Magallanes. No aparece Australia, que aún no era conocida en tiempos de Abraham Ortelius.


La edición latina original (año 1570) del Theatrum Orbis Terrarum contenía 70 mapas impresos calcográficamente a partir de 53 planchas grabadas en cobre expresamente para esta obra. El primero era un mapamundi (ORBIS TERRARUM); al que seguían los mapas de los cuatro continentes conocidos: NUVUS ORBIS (América), ASIA, AFRICA y EUROPA; y 65 mapas de regiones y países (57 europeos y 8 de Asia y África). En las sucesivas ediciones su número fue ampliándose, mientras que algunas planchas se grabaron de nuevo para adaptarse a los nuevos descubrimientos. La edición en inglés de 1606, la mayor publicada, incluía 166 de un total de 228 planchas diferentes, y sólo 29 de la edición original.



España está representada por un mapa general correcto y con abundante toponimia (REGNI HISPANIAE POST OMNIUM EDITIONES LOCUPLETISSIMA DESCRIPTIO.), en el que por cierto no llega a aparecer Alcublas. Este mapa no varió desde la primera edición de 1570. En sucesivas ediciones fueron incluyéndose mapas parciales de algunas regiones españolas. Así, en la de 1579 Andalucía Occidental (Hispalensis Conventus Deliniato). Y en la de 1584 el mapa del reino de Valencia (Valentiae Regni…), a doble folio, además de tres mapas de detalle en un único doble folio: el centro de la Península (Carpetaniae Partis), Guipúzcoa (Guipuscoae Regionis Typus) y Cádiz (Hanc Insulam…). Pero, pese a la gran reputación que Abraham Ortelius tenía en Europa y haber sido nombrado por el rey Felipe II en 1575 geógrafo real, Theatrum Orbis Terrarum no tuvo gran repercusión entre los eruditos españoles de su tiempo.

Este mapa del reino de Valencia lleva por título VALENTIAE REGNI, olim CONTESTANORVM SI PTOLEMAEO, EDETANORVM SI PLINIO CREDIMVS TYPVS (REINO DE VALENCIA, antiguamente de los CONTESTANOS SEGÚN PTOLOMEO, O DE LOS EDETANOS SI CREEMOS A PLINIO). Título que aparece inmerso en una orla muy trabajada. Se trata del primer mapa impreso conocido del reino de Valencia en solitario. El original fue grabado en una plancha de cobre en el año 1584, como reza en la cartela de su margen superior izquierdo (“Cum privilegio ad decenium. 1584”), siendo incorporado por Abraham Ortelius en la nueva edición de Theatrum Orbis Terrarum de ese mismo año. Se imprimió con tinta negra sobre papel mediante calcografía para posteriormente ser coloreado a mano a la aguada en intensos colores.


La escala aproximada del mapa es de 1:640.000 y unas medidas de 341 x 478 mm. Se presenta apaisado, con el norte a la derecha por cuestión de dimensiones geográficas y con los puntos cardinales en latín en sus márgenes: en el izquierdo Merides (Sur), en el superior Occidens (Oeste), el inferior Oriens (Este) y en el derecho Septentrio (Norte). Y en una cartela de su parte inferior izquierda la escala gráfica en las unidades usuales en la zona geográfica representada: "Scala leucarum Hispanicarum”. Además de las cartelas mencionadas, su bella ornamentación se completa con los dibujos de dos naves sobre la zona del mar Mediterráneo, una carabela a la izquierda y una galera a la derecha.


Los únicos accidentes geográficos que se muestran de forma destacada en este mapa VALENTIAE REGNI (…) son los cursos de los ríos, algunas ramblas y algunas lagunas (Albufera, albufera de Oriola…), además del perfil de la costa, que se representa muy marcado, hasta en exceso en algunos puntos. Por el contrario, el relieve como tal aparece de forma muy esquemática, quedando representadas únicamente unas pocas montañas (Bernia, Espadán…). Por otro lado, mientras que sí señala la población de Caudete como enclave valenciano, hoy en día incorporada a la provincia de Albacete, no así el Rincón de Ademuz al que se incluye equivocadamente en Castilla. También incurre en el error de situar al norte del río Cenia Aragón en vez de Cataluña.


Las poblaciones se representan mediante figuras de campanarios, más altos y grandes para las de mayor importancia. Asimismo a lo largo del litoral se incluyen las atalayas o torres vigía, de gran valor estratégico en la época ante los ataques de los piratas berberiscos. En cuanto a la toponimia que suministra el mapa, salvados los naturales errores y el paso del tiempo, coincide con la aún vigente, estando una parte de ella en valenciano, como es el caso de Alcublas, que figura como Alcubles. En lo referente a La Serranía, aparecen bastantes de sus localidades: Alcubles, Andilla, Villar, Pedralua, Gestalgar, Iulella (Chulilla), Sot, Llosa, Coniguala (Loriguilla), Domeñyo, Calles, Xelua, Tueja, Yesa, Alpuenta. Y hasta la turolense Majuela (Abejuela). Aunque faltan Benagéber, Titaguas, Higueruelas y Aras de los Olmos.

No se conocen ni las fuentes ni el autor de este primer mapa impreso del reino de Valencia. Sin embargo, diversos investigadores (ver por ejemplo el libro “El primer mapa del reino de Valencia 1568-1584” de Vicent García Edo y Albert Ventura Rius) señalan que muy probablemente Abraham Ortelius (1584) se habría basado para el trazado del perfil geográfico y la pertinente nomenclatura en la Descripción del reyno de Valencia y traça (mapa del que no se conserva en la actualidad ninguna copia) del valenciano Jerónimo Muñoz (del año 1568). Hebraísta, geógrafo, astrónomo y matemático, y en aquel momento catedrático de la Universidad de Valencia, Jerónimo Muñoz fue uno de los científicos españoles más destacados del Renacimiento.

A partir del año 1595 las nuevas ediciones del Theatrum Orbis Terrarum de Abraham Ortelius incluyen una nueva versión del mencionado mapa VALENTIAE REGNI, olim CONTESTANORVM SI PTOLEMAEO, EDETANORVM SI PLINIO CREDIMVS TYPVS. De un tamaño muy similar, a primera vista semejan prácticamente iguales, siendo la principal diferencia el tipo de las letras en la leyenda MARIS MEDITERRANEI PARS, de la parte inferior en la zona marítima, que en la nueva edición aparecen en cursiva y adornadas con grandes grafismos decorativos. Además, la calidad del nuevo grabado es mayor, y por tanto la impresión es más cuidada y elaborada que la del primer mapa. En cuanto a La Serranía y Alcublas, no se muestran cambios significativos entre esta segunda versión y la primera.

En el caso que estamos comentando, se desconocen las razones por las que Abrahan Ortelius introdujo a partir de 1595 esta nueva versión del mapa VALENTIAE REGNI (…), aunque a lo largo del periodo de edición de Theatrum Orbis Terrarum fue una práctica habitual cambiar las planchas originales de los mapas, sustituidas por otras nuevas grabadas específicamente en razón a que habían quedado obsoletas ante los nuevos descubrimientos geográficos, o simplemente por el desgaste del tiempo. Del mapa VALENTIAE REGNI, olim CONTESTANORVM SI PTOLEMAEO, EDETANORVM SI PLINIO CREDIMVS TYPVS se llegaron a imprimir algo más de 4.500 unidades en total. De la primera versión, es decir, durante el periodo 1584 a 1592, se estima la edición de unas 1.400 copias, mientras que de la segunda versión, desde el año 1595 a 1612, se imprimieron alrededor de 3.150 ejemplares más. Una cantidad muy notable para la época…

En una próxima colaboración para este blog PEÑA RAMIRO espero poder dar cuenta de otros mapas realizados por la famosa escuela cartográfica de Holanda y Flandes a lo largo del siglo XVII y en los que ALCUBLAS SI APARECE…


Por JUAN ANTONIO FERNANDEZ PERIS


Del Centro Excursionista de Chelva y colaborador del blog PEÑA RAMIRO

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Que pueblo tenemos. Estamos en todas partes, y por supuesto que investigador tenéis Peña, (no historiador). Este Juan Antonio es un Crack. Saludos a tod@s peñistas.

Anónimo dijo...

Comparto, este chelvano es un crack

Anónimo dijo...

Menudo curro. Los mapas es un tema que siempre me ha llamado la atencion. Incluso de niño un año me trajeron los reyes magos una bola del mundo que aun conservo. Os felicito por esta excelente página.

Anónimo dijo...

Un lujo de articulo, como siempre, y los mapas siempre me han tirado, pero os aseguro que dificilmente podreis experimentar el placer que yo senti por culpa de un mapa, os cuento:
Estando de paso por Sevilla, deambulabamos por la plaza de España, don de como sabreis en diferentes bancos estan representadas todas las provincias españolas con sus respectvos escudos y mapas echos de azulejo. Naturalmente nos dirigimos a ver el ricon destinado a la provincia de Valencia , pero como a un par de metros antes de llegar, escuchamos unas voces en un tono como de asombro "Ei pues no esta Casinos, che pues Alcublas si esta" y asi conforme iban pasando entre nosotros y el mapa perplejos volvian a repetir una y otra vez la magica frase aquel grupo de incautos turistas hasta que fuimos descubiertos, ya que lo que empezo con unas disimuladas risas acabo pues como tenia que acabar en estruendosas y burlonas carcajadas, en fin yo comprendo que es muy edificante pero si hubierais visto las caras que ponian a medida que iban adivinando la procedencia de aquellos ocasionales guasones.