domingo, 13 de mayo de 2012

EXCURSION A LOS NAVAJOS Y BALSAS DE ALCUBLAS



 EL CENTRO EXCURSIONISTA DE CHELVA VISITA ALCUBLAS  


Unas de las grandes riquezas naturales de Alcublas son sus  navajos, charcas y balsas. 
Desde  hace  un  tiempo  en  Alcublas  existe  un  grupo  de  amigos,  El  Gallipato  Alcublano 
(http://gallipatoalcublano.blogspot.com.es/), que dedica sus desinteresados esfuerzos a cuidar y 
divulgar este valioso patrimonio natural. Hace unos meses, conocedores de esta biodiversidad,
desde  el  Centro  Excursionista  de  Chelva  nos  pusimos  en  contacto  con  El  Gallipato
Alcublano  para  ver  si  alguno  de  sus  miembros  podía  acompañarnos  en  una  excursión  para
conocer las  pequeñas zonas húmedas  de Alcublas, y en especial contemplar a su especie más
destacada: el gallipato (Pleurodeles waltl).  

En nombre de El Gallipato Alcublano Rafa Casaña aceptó con gran amabilidad nuestra
propuesta y fijamos la visita para el pasado sábado 28 de abril. El punto de reunión acordado
fue a las 10 de la mañana en  la alamedita de Santa Bárbara, a la salida de Alcublas, junto a la
carretera en dirección a Segorbe. Y con bastante puntualidad fuimos llegando los participantes
desde diferentes localidades (Alcublas, Chelva, Calles, Quart de Poblet - Associació Cultural 
El Mussol- y Valencia), con varios niños, verdaderos protagonistas de la jornada.

Todos juntos nos reunimos junto a la cercana ermita de San Agustín para concretar la
ruta  a  seguir.  Y  después  de  realizar  la  foto  de  grupo  los  28  participantes  partimos  hacia  los
navajos  y  balsas  guiados  por  nuestro  buen  amigo  Rafa  Casaña  que  tenía  planificada  una
estupenda ruta.

  La  primera  parada  fue  en  el  abrevadero  de  San  Agustín,  donde  Rafa  Casaña  nos
explicó el motivo de la construcción del mismo, su utilización pasada y actual, y la vida que
alberga, aclarando asimismo las dudas surgidas. Como curiosidad nos informó que en Alcublas
al abrevadero también se le denomina chariz.

Aunque con bastantes nubes, el día acompañaba y reemprendimos la marcha siguiendo
por el sendero PR CV-105. El camino, que no era excesivamente duro, discurría muy agradable
entre arbustos y bancales de almendros.

En  una  segunda  parada,  Rafa  Casaña  continuó  con  sus  didácticas  explicaciones,
hablándonos  del  trabajo  en  piedra  seca,  muy  tradicional  y  abundante  en  tiempos  pasados  en
Alcublas.
 Y puso como ejemplo unos impresionantes bancales, muy antiguos, situados en frente
de nosotros y hoy en día lamentablemente en estado de abandono por falta de rentabilidad de los
cultivos de secano.

Seguimos  ruta  hasta  llegar  al  Navajo  de  las  Cañadillas  cuya  cubeta  de  hormigón,
realizada por la sociedad de cazadores,  es un claro ejemplo de cómo con el tiempo la tierra de
arrastre  regenera  el  fondo  haciendo  que  la  biodiversidad  se  recupere,  creciendo  plantas  y
recibiendo vida de anfibios e invertebrados.

Aunque la fuerte sequía que padecemos se hacía patente en su bajo nivel, aun así la vida
bullía en sus escasas aguas y eran visibles cientos de renacuajos de sapo común (Bufo bufo).
Con grandes dotes didácticas, nuestro magnífico guía respondió ampliamente a las numerosas
cuestiones  que  le  hicimos,  en  especial  los  niños,  sobre  las  características  de  los  renacuajos,
hábitos de vida y posibilidades de supervivencia si finalmente el navajo terminaba por secarse
por completo.

Proseguimos la ruta siguiendo por el sendero PR CV-105 hasta llegar a la corraliza de 
los Silvinos-Tiesos. Aquí, Rafa Casaña nos habló de la gran cantidad de corrales que existen en
Alcublas por haber contado en el pasado con una gran cabaña ganadera. Su principal medio de
vida. Y lo triste que resultaba ver su actual deterioro, originado sobretodo por no tener techado
al haberse vendido las tejas. Como curiosidad, algunas de ellas exportadas a California.
Asimismo nos explicó el intenso e importante comercio de la nieve en Alcublas durante 
los siglos XVIII y XIX, y que cesó a principios del XX, mostrándonos las llamadas “carrilás”,
marcas en la roca del suelo dejadas por las ruedas de los carros cargados de nieve que bajaban
hacia Valencia.

Los  niños  se  adelantaron  hacia  la  Balsa  Silvestre  donde  esperaba  Pilar  Climent,
también del grupo El Gallipato Alcublano y que nos tenía preparada una agradable sorpresa.
La  tarde  anterior,  Toni  Martinez  y  Rafa  Casaña  habían  rescatado  de  un  efecto  trampa
expresamente para esta ocasión cinco simpáticos gallipatos, dejándolos en una pecera para que
pudiéramos verlos y fotografiarlos a placer.
 Ni  qué  decir  tiene  que  todos  nos  arremolinamos  en  torno  a  los  gallipatos,  que  se
convirtieron en estrellas indiscutibles desde ese momento, captando todas nuestras miradas, y
cámaras fotográficas.

Poco después los niños quisieron observarlos mejor y comenzaron a sacar los gallipatos
de  la  pecera  con  bastante  cuidado  para  no  hacerles  daño.  Quedamos  sorprendidos  de  la
tranquilidad y buen carácter de los pobres animalitos.

Al poco tiempo, como era esperable, los gallipatos de la pecera dejaron de interesar a
los niños. Y siempre inquietos, se lanzaron bajo la atenta supervisión de Pilar Climent a la caza
y  captura  de  cualquier  bicho  acuático  de  la  Balsa  Silvestre.  Aunque,  la  verdad,  sin  mucha
suerte al principio…

En  ese  momento,  los  mayores  aprovechamos  para  acercarnos  a  los  gallipatos.  Rafa
Casaña, siempre atento, nos informó de algunas de las características de los mismos, como por
ejemplo  que  ante  una  amenaza  grave  pueden  llegar  a  sacar  al  exterior  sus  costillas  que  son
visibles como pequeños bultos de color naranja a lo largo de su lateral.  


Y  del  curioso  nombre  que  en  Alcublas  se  le  da  al  gallipato:  ranueco.  Además  iba
detallando   las   interesantes   actividades   del   grupo   El   Gallipato   Alcublano,   como   el
apadrinamiento  de  algunas  de  las  balsas  de  Alcublas,  dentro  de  un  programa  de  voluntariado
ambiental que coordina el, y para el que el  grupo RONCADELL y con el patrocinio de la CAM
cuentan con todos los permisos legales. Esta interesante actividad de protección de balsas, del
todo altruista, es merecedora de todos los elogios.

A  continuación,  Rafa  Casaña  tuvo  la  gentileza  de  realizar  varios  muestreos,  con  la
colaboración de algún pequeño ayudante, para mostrarnos en vivo la gran cantidad de habitantes
que pueblan la Balsa Silvestre.

Con pericia, fruto de muchas horas de práctica, capturó diversos Odonatos, Hygrobia 
hermanni, Notonectas, ninfas de libélulas, renacuajos y quironómidos que iba depositando
en  una  bandeja  con  agua  para  que  pudiéramos  contemplarlos.  Quedamos  sorprendidos  de  la
cantidad de vida que tienen las balsas. Pero en especial del tamaño y aspecto amenazador de la
ninfa de libélula.

Y llegada la hora del almuerzo los niños seguían incansables buscando vida en la Balsa
Silvestre...
El tiempo pasó volando, en un gran ambiente de camaradería, pero debíamos continuar
nuestra  ruta,  y  devolvimos  a  la  balsa  los  muestreos  y  los  gallipatos.  Naturalmente  los
protagonistas de la ceremonia volvieron a ser  los niños.
Antes de seguir todavía tuvimos tiempo de hacer una última foto de grupo a orillas de la 
Balsa Silvestre, como recuerdo de una jornada verdaderamente inolvidable…

Reanudada  nuestra  marcha,  pasamos  a  visitar  la  calera  que  se  encuentra  en  las 
inmediaciones de la Balsa Silvestre, explicándonos Rafa Casaña con todo lujo de detalles los
usos de la cal y su proceso de fabricación, así como las normas para poder realizar hornadas.
Los más jóvenes demostraron gran interés, pues no conocían su uso.
Nuestra siguiente visita fue al Navajo de la Roza, otro de  punto de agua realizado con
hormigón por la sociedad de cazadores y que con el tiempo se ha naturalizado por completo. Un
claro ejemplo de que la preservación de los valores naturales no tiene porqué estar reñida con
otras actividades. Independientemente de lo que cada uno pueda pensar de la caza.

Tocaba ya volver a Alcublas para coger los coches y que la gente que no se quedaba  a
comer partiese hacia su destino. Nos despedimos de ellos y nos dirigimos hacia la masía de las 
Dueñas,  propiedad  familiar  de  nuestro  compañero  Rafael  Romero  Sevilla   del   Centro
Excursionista  de  Chelva,  y  donde  gracias  a  su  hospitalidad  nos  esperaba  la  comida  ya  casi
lista. Todo un lujo… 

Terminada la agradable comida, Rafael Romero nos tenía guardada otra grata sorpresa.
Hizo de guía para enseñarnos la masía de las Dueñas. Gracias a él pudimos recorrer todos los
rincones de esta magnífica construcción cuyos orígenes se remontan al siglo XVI.
Entrada la tarde, todavía nos dio tiempo de visitar la zona encharcadiza de El Prao, que desde  hace  tiempo  Rafa  Casaña  sugiere  que  sea  declarado  “humedal  de  interior”,  y  donde admiramos los singulares ejemplares de sabinas albares que allí se encuentran. Una verdadera maravilla.

Y  ya  de  vuelta  en  Alcublas  llegó  el  momento  de  las  despedidas.  De  este  día  nos
llevamos  además  de  nuevas  amistades,  un  buen  número  de  proyectos  e  ideas  para  futuras 
colaboraciones  entre  el  Centro  Excursionista  de  Chelva  y  El  Gallipato  Alcublano.  Los 
alcublanos deben de estar muy orgullosos del gran patrimonio natural que su término municipal 
encierra… 
Para concluir, quisiera  mostrar nuestro agradecimiento a Rafa Casaña, Toni Martinez y 
Pilar Climent, de El Gallipato Alcublano, por sus atenciones y gran amabilidad al mostrarnos 
la  gran  biodiversidad  de  Alcublas.  Seguro  que  volvemos.  Y  agradecer  asimismo  a  nuestro 
compañero Rafael Romero Sevilla su gran deferencia al descubrirnos los secretos de la masía 
de las Dueñas. 

Por:
Juan Antonio Fernández Peris  
del Centro Excursionista de Chelva, y colaborador del blog PEÑA RAMIRO 

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Impresionantes fotografías. Menuda excursión.

Gallipato Alcublano dijo...

Un día esplendido.

Anónimo dijo...

QUE PEDAZO REPORTAJE...ENHORABUENA

Anónimo dijo...

Esto si que es fomentar el turismo cultural y de medio ambiente. Ahora solo falta cuidar un poco mas el gastronómico y potenciar el premio a nuestro aceite de la cooperativa.

Anónimo dijo...

Tenemos Gallipatos, tenemos Travinas, tenemos Neveros, pero sobretodo tenemos a Rafa que es nuestro mejor embajador.

Anónimo dijo...

Buen documental.... si señor

Anónimo dijo...

Bonitas fotografias de Gallipatos... si yo creia que eran solo leyenda.

agradecido dijo...

BIEN RAFA BIEN, POQUITO A POCO CONCIENCIANDO DE NUESTRA BIODIVERSIAD

pensemos dijo...

Yo pensaba como el anónimo anterior, que lo de los gallipatos era una leyenda rural. Claro, es que con ese nombre es fácil confundirse.
Casinos tiene una plaza dedicada a ellos, nosotros algo tendremos que pensar, pues gracias a Rafa y a su equipo lo del gallipato alcublano cada día suena en más sitios.

collons com plou dijo...

Rafeta no te quejaras de como se te trata en este, tu pueblo.

ACLAremos la ropa dijo...

Veo que también hay otra gente que prepara excursiones, y por lo visto, muy bien. Me alegro que Alcublas tenga diversidad de acontecimientos para que la gente se lo pase bien, es una lástima que la misma gente del pueblo no nos lo tomemos mas en serio y haya en estos casos mas gente de fuera.

no pue ser dijo...

¡Hombre!.... que lastima, demasiao tranquila estaba la cosa, siempre tiene que haber algun Aclamoide, dando la nota.

a quien corresponda dijo...

Recuerdo que vosotros también hicisteis de maestros de ceremonia en otro grupo que vino a Alcublas.
El Ayuntamiento podía promover la figura (gratuíta)de promotor cultural del pueblo, pudiendo ser rotatoria entre varias personas para no quemarse. Estaría al tanto de visitas a molinos, refugios, gallipatos, caleras, etc, e incluso podría promover estas visitas.
¿Qué os parece?

no soporto a la mila dijo...

Me voy a ver Gran Hermano, que por lo menos hay imagenes

ACLAremos la ropa dijo...

Me parece estupenda idea "a quien corresponda". Ah¡ y recuerdos a no puede ser.

afortunados dijo...

Una de las cosas que siempre me hubiese gustado ver es la Masia de las Dueñas por dentro.

entusiasta dijo...

No se si tiene algo que ver, pero ahora estan preciosas las carrascas en flor. Que variedad de coloridos