martes, 29 de mayo de 2012

LA TERCERA ESPAÑA

Existen personas no catalogadas. Existen personas que no les gusta encasillarse. Existe un pensamiento alternativo... Existe la Tercera España.


Una de estas personas fue Manuel Chaves Nogales (1897-1944). Chaves Nogales era un periodista republicano y azañista. Un hombre de centro izquierda que, para los franquistas era un rojo desatado, y para los comunistas, un pequeño burgués. Fue su drama...
El que se sale del guión preestablecido es incomprendido y criticado.
Chaves se define como intelectual liberal, antifascista y antirrevolucionario. "Con el debido respeto –dice Chaves– todo revolucionario me ha parecido siempre algo tan pernicioso como cualquier reaccionario". Y añade: "Mi única y humilde verdad era un odio insuperable a la estupidez y a la crueldad. (...) Pero la estupidez y la crueldad se enseñoreaban de España (...) Idiotas y asesinos se han producido y actuado con idéntica profusión e intensidad en los dos bandos. (...) Un hombre como yo, por insignificante que fuese, había contraído méritos bastantes para haber sido fusilado por los unos y por los otros".


"Cuando estalló la guerra –sigue Chaves– me quedé en mi puesto cumpliendo mi deber profesional (...) Vi entonces convertirse en comunistas fervorosos a muchos reaccionarios y en anarquistas terribles a muchos burgueses acomodados. La guerra y el miedo lo justificaban todo. (...) Me fui cuando tuve la íntima convicción de que todo estaba perdido y no había nada que salvar (...) Y tanto o más miedo tenía a la barbarie de los moros, los bandidos del Tercio y los asesinos de Falange, que a la de los analfabetos anarquistas o comunistas (...) Yo he querido permitirme el lujo de no tener ninguna solidaridad con los asesinos".


Hace unos días leímos "A Sangre y Fuego", memorable obra de Chaves Nogales. El libro se compone de nueve relatos breves sobre la guerra civil española, extraídos, según nos informa en una nota previa, fielmente de hechos rigurosamente verídicos.
Nos llamó extraordinariamente la atención uno de los relatos, "La Columna de Hierro", en el cual narra un episodio de la columna con la entrada de la misma en un pueblo valenciano. Tiene mucha similitud con los hechos acaecidos en Alcublas el siete de noviembre de 1936 cuando se personó en la población la columna de hierro al mando de José Amorós Benedito.

Aquel apasionante acontecimiento terminó con la muerte del dirigente de la columna a manos del alcalde de Alcublas. Ese trozo de nuestra historia, que estamos investigando, implicó a un sacerdote (el cura Maná), a los miembros del comité de Alcublas, a la Columna de Hierro y al pueblo de Alcublas al completo.
Si rescatamos fragmentos del relato de Chaves Nogales, nos vienen a la cabeza los paralelismos con Alcublas:

"Con el pretexto de limpiar el país de fascistas emboscados iban aquellos hombres por pueblos y aldeas matando y saqueando a su antojo, sin que las escasas fuerzas de orden público de que disponían las autoridades pudiesen hacerles frente."

"Todas las fuerzas con que contaba estaban en los frentes, y cuando los hombres de la Columna de Hierro se presentaban en un pueblo, las autoridades locales tenían que pactar suministrándoles cuanto les pedían —armas, dineros, sangre— o luchar contra ellos a la desesperada. A veces los comités locales conseguían imponerse y salvaban al pueblo del despojo. Otras veces sucumbían."

"El Chino le saltó al cuello, pero Tomás consiguió desasirse y, sacando la pistola con un rápido movimiento, lo contuvo momentáneamente, así como a sus hombres, mientras decía a uno de los milicianos del pueblo que estaba a su lado..."

"Pero la lucha era más dura de lo que los milicianos de la Columna de Hierro esperaban. Los milicianos de Benacil acudían en oleadas dispuestos a batirse con coraje y estaban organizando un verdadero asedio a la prisión."


Esta actuación de la Columna de Hierro fue bastante similar a la que se produjo en muchas poblaciones valencianas. Sanchez Nogales lo contó con veracidad y neutralidad.
En un momento en el cual "la estupidez y la crueldad se enseñoreaban de España", alguien para quien "todo revolucionario es tan pernicioso como cualquier reaccionario" se queda sin espacio político y contrae con su actitud crítica insobornable "méritos bastantes para haber sido fusilado por los unos y por los otros." De modo que "cuando el terror no me dejaba vivir y la sangre me ahogaba, escribe Chaves Nogales en el prólogo a su libro, me fui".


¿No creéis que siguen habiendo muchas similitudes con la actualidad?
 




6 comentarios:

Anónimo dijo...

El tempo pasa, pero seguimos igual.

mati dijo...

"Idiotas y asesinos se han producido y actuado con idéntica profusión e intensidad en los dos bandos."

No se puede resumir mejor...verdades como puños.
La tercera España,la España del equilibrio,algo impensable en este país,aquí o eres rojo,o eres azul,y si intentas aclarar cualquiera de los dos colores ya sabes lo que pasa,ya te lo contó Chaves en su día.

Anónimo dijo...

Pues aquí nos hace falta también una tercera Alcublas, pues las dos actuales no me gustan nada.

democracia liberal dijo...

El liberalismo es un sistema filosófico, económico y político, que promueve las libertades civiles; se opone a cualquier forma de despotismo, suscitando a los principios republicanos, siendo la corriente en la que se fundamentan la democracia representativa y la división de poderes.
Con lo cual se puede ser LIBERAL DE DERECHAS como de tendencias de IZQUIERDAS.

Ultimamente ,ante todo los jovenes, asocian la republica con izquierda.Grabe error historico que la izquierda española no ha sabido administrar,han conseguido que la sociedad tenga un cierto "repelus" a la PALABRA REPUBLICA.pues la han tomado como bandera los partidos de izquierda.
Tristemente volvemos a las dos Españas.y eso no trae más que division.

Anónimo dijo...

El episodio de la columna de hierro en Alcublas fue peculiar. Un pueblo en manos de la republica luchando contra supuestos republicanos. O los de la columna mas que republicanos eran forajidos o que en ocasiones puede mas la alcublania que las ideologías.

Anónimo dijo...

SIEMPRE LAS DOS ESPAÑAS.
¡QUE ESTAMOS EN EL 2012!!