lunes, 4 de junio de 2012

EL MAQUI OJOS AZULES.

Seguimos nuestra intermitente y complicada recopilación de información sobre "Ojos Azules".
La historia de un alcublano que, sin ser guerrillero, se vio abocado a huir al monte. No se afilió nunca a ningún partido ni tampoco se integró en la Agrupación Guerrillera de Levante (AGLA). Si se hubiera significado y amparado bajo esas siglas, hablaríamos hoy no de una leyenda, sino de un MITO.
Ya son bastantes informaciones cruzadas las que nos dan un perfil más esclarecedor de su vida. Versiones varias...

*Ojos Azules trabajaba en Valencia en una fábrica de lejías. Era un buen empleado, y el dueño meditaba en dejarle el negocio a él en propiedad. Esto fue el desencadenante de las envidias del hermano del dueño, que pensaba que el negocio acabaría en sus manos.

Fruto de sus pensamientos fue el denunciarlo por rojo para de este modo quitárselo de en medio. Entre todos estos acontecimientos el hermano del dueño del negocio murió, y todos los números apuntaron hacia Ojos Azules. Había estado ya tres veces en prisión con anterioridad, y debido al cariz de los acontecimientos se vio obligado a huir al monte.




*Ojos Azules estaba en el monte como pepe por su casa. Se conocía bien el terreno. La verdad es que era una persona atípica. No estaba afiliado a ningún partido, ni tampoco pertenecía al AGLA (Agrupación Guerrillera de Levante y Aragón). Es por ello por lo que no generaba muchas simpatías entre los demás maquis. Cuando se daba cuenta que los guardias iban tras de él, les dejaba después papeles escritos en los pinos diciendo el día y la hora que los guardias habían pasado por allí. Esto era una muestra de su buena voluntad, pues perfectamente los podría haber matado…






*Era hijo de Alcublas. Su padre, nacido en Alcublas, aún lo conocí yo. Dicen que Ojos Azules está enterrado en Alcublas, yo eso no lo sé, creo que no. En tiempos se comentaba que mató a un Brigada y a varios guardia civiles por la parte de Requena y Utiel. Allí se cargó a un Brigada y dos números. Pero él estuvo mucho tiempo por Abanillas.
A su padre le llamaban Camilo Montera, no sé si el Montera sería mote o apellido, no te lo puedo decir. Su padre tenía una finca en Torres. Tenía la tierra junta con A.C. de Alcublas, a partes iguales.
El que estuvo también unas cuantas veces por aquí era éste, Rufino, a lo mejor. Yo no lo llegué a ver, pero sí oír de él. Lo que sí que sé es que iban varios: iba uno como si fuera de lego. Mira, iba con una vara grande como de peregrino, llevaba una calabaza y siempre iba disfrazado. Había veces que algunos, cuando se lo encontraban, se ponía a rezar padre nuestro ave maría no se cuantos ni se más… y santiguándose. Iba vestido como si fuera un lego con el capuchón dentro la cabeza. Lo vieron unos cuantos, pero ese no era Rufino.


*Ojos Azules después de sus escarceos por Utiel regresó hacia la zona de Alcublas, pues conocía el terreno perfectamente. Estaba casado con una mujer de Villar y tenía una hija. Era familia del Garrofinero de Casinos, uno muy grandote. Y como sospechaban de él, le pegaron una paliza que lo dejaron molido.

Se escondió durante mucho tiempo en una cueva, frente de la masía de Abanillas, y tapaba la entrada con una aliaga grande. Bueno, no era una cueva, ¡era una mansión! La gente –pastores y demás- pasaban cerca o casi por la entrada y ni la veían. Allí estaba como si estuviera en casa.
Por la zona de Torres estuvieron también dos maquis del Villar, pero…¡a mí me jodían! Cada noche estaban en una caseta y se traían comida del Villar: llevaban coles, patatas y lo escondían en mata por el monte. Y yo iba con el ganao y ¡mecagüen! Las borregas acudían allí todas, donde las patatas, las cebollas y las coles. Yo les decía:
-Chicos, ¡Avisar pa que yo no vaya por allí! ¡Maricones!
Y al final seguramente que los buscó, tropezó con ellos un forestal que había en Liria, que los barruntó. Ellos que viendo que había mucha gente conociéndolos, se fueron a otro lado.

Esperamos en breve tener información clave para poder ir dando forma a todo lo ya disponible.
Os informaremos...

1 comentario:

Anónimo dijo...

Menuda historia,de las de antes.