sábado, 8 de diciembre de 2012

LA NOCHE DE LOS QUINTOS EN ALCUBLAS

En la madrugada de hoy, día de la Inmaculada, hemos celebrado la Noche de Quintos con menos frío del esperado y con la plaza a rebosar de personas expectantes de ver cantar a los quintos.


El invierno en Alcublas es una estación muy rica en tradiciones y manifestaciones populares, el trabajo en el campo exige dedicación en la recolección de la oliva, pero siempre encontrará Alcublas un tiempo para la diversión. Y anterior al paso de las Navidades y con la víspera de la festividad de la Inmaculada se celebran en nuestro pueblo las fiestas de los Quintos.



Es una fiesta que tiene su origen entrado el siglo XIX, y que ya en nuestros días se traduce en el recordatorio festivo de las llamadas a filas. Los quintos de Alcublas (junto las quintas), cuando llegan las doce de la noche celebran, con cantos festivos dedicados a las solteras del pueblo, su gran fiesta.
Los jóvenes alcublanos que debían marchar al servicio militar (los nacidos en 1994) - EL DESENFRENO - al caer la noche y hasta el alba recorrieron todas las calles del municipio acompañados de jóvenes miembros de la Unión Musical Alcublana parando en los portales de las mozas solteras para dedicarles tanto una copla como una despedida.


El simbolismo de la fiesta entronca con el ya desaparecido sorteo a filas, pues eran las fechas adecuadas para despedirse mozos y mozas ya que éstos marcharían al servicio militar. En los inicios de esta fiesta, si algún joven quería que rondaran a su novia, pagaba cinco céntimos por canción y así surgía la rivalidad entre los jóvenes, porque todos querían ser los que más canciones dedicaran a su moza. Las letras de las coplas eran improvisadas. La jota que cantaban era la segorbina, mezclada de valenciana y aragonesa.
Antíguamente no eran los quintos los que cantaban
; lo hacían gentes del pueblo que a su vez tocaban instrumentos como la guitarra, el acordeón y la bandurria. Aún se recuerda a Manolo el Cerezo, a Agustín, Pepe… Con el paso del tiempo estos cantadores fueron abandonando y los quintos decidieron que para que la fiesta prosiguiera debían cantar ellos mismos y así ha perdurado hasta nuestros días.


Podremos discutir si la tradición pesa más o menos en esta fiesta...lo que sí podemos garantizar es que los jóvenes de Alcublas fieles a la conmemoración anual, disfrutaron y deleitaron los oídos de las mozas solteras de la población.
 




PEÑA RAMIRO

5 comentarios:

tercio dijo...

Gran noche de QUINTOS.
Aunque el primero le ha costado coger la entonación, ha ido mejorando todo mucho a lo largo de la noche.
Tienes razón Peña, poco frío y mucho ambiente.

Aquellos viejos tiempos dijo...

Magnifico reportaje Peña, solo me gustaria añadir que antaño, servia para que los mozos cantasen a las mozas, desde declaraciones de amor, de despecho y hasta ironias de lo mas picantes.
Yo recuerdo salir corriendo despues de que cantasen una coplita.

con el carrito del helao dijo...

La verdad es que fue una de las noches mas concurridas que recuerdo, y escondido entre la multitud a Mingote pegado como una lapa al carrito, pero no al mio, sino al de Mercadona que llevaba la bebida.

y al dia siguiente la replega dijo...

Si, si, yo sé de uno que salió por la Carretera Estrecha por no dar un duro

Anónimo dijo...

A esta puerta hemos venido
cuatrocientos en cuadrilla
si quieres que te cantemos
saca cuatrocientas sillas.