lunes, 4 de febrero de 2013

ESCRIBIERON SOBRE ALCUBLAS...


MOSÉN VICENTE MARES MARTÍNEZ
                      (PARTE II)
ALCUBLAS EN “LA FENIX TROYANA”


Como lo prometido es deuda, a continuación completaré la anterior entrada dedicada en este blog Peña Ramiro al ilustre sacerdote Mosén Vicente Mares Martínez, natural de Chelva. En esta ocasión me centraré en describir su conocido libro “La Fénix Troyana”, y lo que en él escribió sobre Alcublas. No sería extraño suponer que el padre Vicente Mares, teniendo en cuenta los diversos cargos que llegó a desempeñar en el Obispado de Segorbe (Examinador Sinodal y Visitador General del obispado), visitara en alguna ocasión Alcublas, aunque en principio no se conocen datos ni documentos que lo demuestren. Pero sí al menos que escribió sobre ella. Veámoslo…


Esta obra, la única publicada de las varias escritas por Mosén Vicente Mares Martínez, y por la que es recordado, lleva por título «LA FENIX TROYANA. EPITOME DE VARIAS, Y SELECTAS HISTORIAS, ASSI Divinas, como Humanas: Breve resumen de la población del universo. Noticia, y descripción de toda la tierra. Succinta fundación de los lugares mas famosos de España, con la successión de quantos Principes la han dominado; y deleytoso Jardin de Valencianos». Está dedicada a la “Soberana Emperatriz de los cielos Virgen María del LORETO”, por la que el padre Vicente Mares sentía una grandísima devoción.


Fue editada en el año 1681 en Valencia por el autor, en los talleres del impresor Mateo Penen, situados junto a la Iglesia de San Martín. No se conoce el número de ejemplares impresos, aunque no debieron de ser numerosos. La portada, orlada, presenta un grabado de la Virgen del Loreto. El texto, en tamaño folio y mayoritariamente a dos columnas, consta de 20 páginas previas, 360 páginas con el texto de la obra, más 40 páginas con dos tablas finales a modo de índice de los lugares y hechos más relevantes descritos, y una fe de erratas. En su página 10 aparece un único grabado. De índole astrológico, relaciona Chelva con los planetas en el momento de la creación del mundo.


Tras la DEDICATORIA a la Virgen del Loreto, le sigue la preceptiva Aprobación (censura eclesiástica previa), fechada el 10 de abril de 1680, por parte del Doctor José Ramos, Presbítero, mayordomo y limosnero del Arzobispo de Valencia Fr. Juan Tomás de Rocaberti. Aprobación que fue realizada por el Doctor Ramos “De orden del muy Ilustre Señor Don Marco Antonio Alcaraz, y Pardo, Doctor en ambos Derechos, Juez de la Nunciatura de España, Protonotario Apostólico, y por el Ilustrísimo, y Excelentísimo Señor Don Fr. Juan de Rocaberti, mi señor por la gracia de Dios, y de la Santa Sede Apostólica, meritísimo Arzobispo de Valencia (…)”.


Y a continuación se reproducen “varias y muy bellas composiciones poéticas en alabanza del autor y de su libro”. Un Soneto de Fray Sebastián Dionisio Cólera de Avinent, reconocido matemático y astrólogo, nacido en Manises. Una Décima del notario y asesor de Chelva, y “amigo del autor”, Cristobal Roiz de Asagra. Dos Octavas del “Licenciado Mosén Jacinto Hernández, Presbítero” y Vicario de la Iglesia Parroquial de Chelva. Un curioso Laberinto del clérigo Roque Daubis, ahijado del autor. Una Décima de Fray Francisco Domingo, “benemérito Guardián del convento de San Francisco de la Villa de Chelva”, y amigo. Y una Sexta Rima del “Maestro José García, Presbítero, y Beneficiado en la Iglesia Parroquial de Chelva”.


El libro sigue con el “MOTIVO DEL AUTOR, Y Prólogo al Lector”, una “LISTA DE LOS AUTORES DE donde se ha sacado todo lo que se contiene en esta obra” y la “TABLA DE LOS LIBROS, y Capítulos de la obra”. A destacar, por cantidad y calidad, la bibliografía consultada por el padre Vicente Mares. Así, obras como “Coronica de los Reyes de Castilla” de Alonso Núñez de Castro; “Historia general del mundo” de Antonio Herrera; “Anales del Reyno de Valencia” de Francisco Diago; “Historia de Valencia” de Gaspar Escolano; “Chronica general de España” de Florian de Campo; “Anales del Reyno de Aragon” de Gerónimo Zurita; o las “Coronica de Valencia” de Martin Viciana y de Pedro Antonio Beuter.


La “Fénix Troyana” está dividida en 6 libros y 97 capítulos en total. El Libro I “De la población del Universo, desde el principio del mundo, hasta el diluvio”, se compone de 10 capítulos; el Libro II “De la población del mundo después del diluvio”, consta de 13 capítulos; y el Libro III “De la población de España”, de 17 capítulos. El libro IV habla “De la población del Reyno de Valencia” en 28 capítulos. El Libro V “De la Villa de Chelva”, cuenta con 29 capítulos. Y el “Libro Sexto, y ultimo, lista, y sucinto resumen de todos los Monarcas, que han tenido todos los Reynos sugetos a nuestro Rey Catolico, desde el diluvio universal, hasta el presente año de 1681”, que queda dividido en 16 capítulos.

La localidad de Alcublas aparece mencionada en dos únicas ocasiones en “La Fénix Troyana”. La primera en el Libro IV, “De la población del Reyno de Valencia”, Capítulo VIII, “De todas las poblaciones que el Reyno de Valencia comienzan por A”, en el folio 118. Allí en el listado alfabético de poblaciones, si buscamos Alcublas dice sobre ella: “Alcublas, es Villa a siete leguas de Valencia. Es fundacion de Moros. Tiene 180 casas. Es del Convento del ValdeChristo, por merced de los Reyes de Aragon, Don Pedro, y Don Martin: si bien la jurisdicion criminal, es de los Jurados de Valencia, y se tiene por calle, ò aldea de dicha Ciudad, y gozan de los mismos privilegios que la Ciudad.”

Y en una segunda al describir la pugna bélica entre el joven Pedro IV “El Ceremonioso”, recién nombrado rey de Aragón, y Pedro I de Jérica y Lloria (IV Barón de Jérica, VI señor de Chelva, y de otros señoríos, castillos y heredades, entre ellas el lugar de Alcublas), que contaba con la ayuda del rey de Castilla y parte de la nobleza. Conflicto originado al ser Pedro I de Jérica valedor de los derechos de Leonor de Castilla, viuda de Alfonso IV de Aragón, y de sus hijos Fernando y Juan, frente a los intereses de su hijastro el rey Pedro IV. Episodio histórico magníficamente descrito por nuestro admirado Vicente Vallet, recientemente fallecido, en su obra “El Señorío de Chelva y sus señores. Siglos XIII y XIV. Los linajes de los Azagra y los Jérica”.


Estas desavenencias entre el rey Pedro IV de Aragón y el barón Pedro I de Jérica derivaron en octubre de 1336 en una guerra abierta, durante la cual buena parte de los territorios del barón Pedro I, y Alcublas entre ellos, sufrirían el saqueo y la devastación por parte de las tropas reales al mando del propio monarca aragonés Pedro IV “El Ceremonioso”. Veamos lo que se relata al respecto en “La Fénix Troyana”, Libro V, “De la Villa de Chelva”, Capítulo I, folio 159: “Tomò el Rey en ellas a las Alcublas, a Pina, que entonces tenia una famosa fortaleza; ganó al Toro, y a Vivèl; atreviòse a Xerica; talò y quemò todas las casas, y alquerías de esta comarca; pegò fuego a las Barracas, donde estuvo el Rey a pique de perecer, porque le atajò el fuego”.


Por su parte, el barón Pedro I de Jérica no se quedó corto en sus represalias y, con la ayuda de tropas castellanas, se dedicaría a destruir cuantas propiedades reales encontraba a su paso, “…le embiò socorro el Rey de Castilla, con que juntò un grande exercito”, llegando a quemar los arrabales de Alpuente, entonces una villa real: “…cargò sobre la Villa de Alpuente (que entonces era muy fuerte) y la combatió, y quemò todos sus arrabales. Hizieron retirar al Rey a Valencia, y juntándose con el socorro del Rey de Castilla, entrando por la parte de Utiel, y Requena, y dando por la parte de Xativa, talando quanto encontraban, entraron hasta el Castillo de Enguera, hasta obligar al Rey Don Pedro, a solicitar con grande instancia las pazes.”


Ante la posibilidad de que estos enfrentamientos llevaran a una guerra abierta entre los reinos de Aragón y Castilla, se produjo la mediación del Papa. La sentencia arbitral papal, publicada el 29 de octubre de 1337 en el monasterio de los frailes menores de Daroca, puso fin a la discordia entre el rey Pedro IV de Aragón y el barón Pedro I de Jérica y la Reina Leonor y sus hijos los infantes. En virtud de esta sentencia, el rey Pedro IV “El Ceremonioso” y el barón Pedro I de Jérica se perdonaron mutuamente, prometiendo compensarse los graves daños infligidos. Reconciliado con el Rey, el barón de Jérica pronto se convertiría en uno de sus hombres de confianza.


Como curiosidad señalar que estos hechos históricos fueron reseñados en el “Programa Oficial de Fiestas” de Alcublas del año 1956. (“Transcripción de la revista “LA FENIX TROYANA”, que dirigió D. Gil Roger, en su número del 1- 6 -1917, dice): “A mediados de octubre de 1336, teniendo conocimiento [el Rey] Don Pedro IV de Aragón, que a la sazón estaba en Valencia, que Don Pedro de Jérica se había negado a prestarle juramento de fidelidad y separarse del [rey] castellano, a cuyo fin había delegado a su hermano el infante Don Jaime, salió de la capital, poniendo en movimiento sus gentes y pasando por junto a Sagunto, dirigiéndose a Alcublas, quemando y talando [destruyendo las cosechas de] todas las heredades y caseríos que Don Pedro de Jérica tenía en esta población, y, hallándola desierta, se dirigió a Pina, entregándole los vecinos la fortaleza que allí había”.

“La Fenix Troyana” es un libro que estuvo durante muchos años considerado como una joya bibliográfica de las bibliotecas institucionales y entre los coleccionistas particulares por su rareza. Hay que tener en cuenta que el número de ejemplares existentes ha sido siempre muy reducido puesto que fue una obra editada por el propio autor, como se señala en la portada: “SACALA A LA LUZ Y A SU COSTA EL DOCTOR VICENTE MARES”. Ello llevó al abogado y político chelvano Gil Roger Vázquez, alma mater de la revista “La Fénix Troyana” (publicada entre 1915 y 1920), a realizar una segunda edición en 1931 en la Imprenta “La Federación”, de Teruel.


Esta segunda edición de “La Fénix Troyana” consta de XXIII + 451 páginas además de un cuadernillo final con fotografías en blanco y negro de Chelva del primer cuarto del siglo XX. Por cierto, esta segunda edición pronto se convertiría en difícil de encontrar también puesto que se trató de una edición limitada. De hecho, hoy en día es un libro muy valorado por los coleccionistas y su precio resulta bastante elevado al existir pocos ejemplares. Por ello, hace pocos años, la Asociación Cultural “La Fénix Troyana” de Chelva reeditó en facsímil esa segunda edición de “La Fénix Troyana” de Gil Roger, lo que ha permitido acceder a su lectura con mayor facilidad.


Mosén Vicente Mares fue el máximo representante del Siglo de Oro en Chelva, aunque ya en su decadente época final, y escribió “La Fénix Troyana” siguiendo el modelo impuesto por los cronicones del siglo XVI, en los que eran habituales las elucubraciones y razonamientos carentes de objetividad histórica. No es de extrañar por ello que “La Fénix Troyana” no haya sido bien considerada entre los eruditos e historiadores, tanto actuales como pasados, sufriendo fuertes críticas, algunas de ellas bastante injustas y desproporcionadas. Hay que valorar la obra del padre Mares en la época en que se escribió, con todas las limitaciones, carencias y prejuicios de la misma.
Si bien es cierto que “La Fénix Troyana” presenta en sus capítulos iniciales fantásticas descripciones, teorías y disquisiciones sobre la creación del mundo, el diluvio universal y la posibilidad de situar el Paraíso Terrenal en Chelva, también hay que reconocerle el mérito de que ofrece abundantes datos históricos sobre Valencia y su Reino, incluida La Serranía, y con una especial referencia a Chelva. Así pues, “La Fénix Troyana” es una obra singular que por su interés merecería ser tomada más en cuenta por los historiadores.

Por Juan Antonio Fernández Peris del
Centro Excursionista de Chelva y colaborador del blog PEÑA RAMIRO de Alcublas



17 comentarios:

padre Apeles dijo...

De toda la historia de Pedro I de Jérica y de su hijastro Pedro IV, hijo de Teresa Gil de Vidaure que creo que fue su tercera o cuarta esposa, que creo que fue enterrada en el Monasterio de la Zaidía, que creo que estaba por la Avenida de la Constitución y fue derribado en 1970, para trasladarlo al Monasterio Cister-Trapa, en Benaguacil.¡¡Alee no diréis que no hago bien los deberes!!.
Pero lo que me llama poderosamente la atención según cuenta el amigo Juan Antonio, es lo de que "Alcublas, es Villa a siete leguas de Valencia, es fundación de los Moros,(así nos va),tiene ciento ochenta casas, la jurisdición criminal es de los Jurados de Valencia, y se tiene por calle ó aldea de dicha ciudad, y gozan de los mismos derechos que la Ciudad",
Como diría el amigo Mingote. ¡¡Ospera ahora resulta que nosotros también somos peroleros!!

con el carrito del helao dijo...

Vamos aver Apeles, seguro que anoche te tomaste un par de barrachats con Mingote.
De Monasterios seguro que entiendes, pero de Reyes estas pez.
Mira, que Pedro IV de Aragón no era hijastro de Pedro I de Jérica ¡que estaban a garrotazos!.
Con respecto a Teresa Gil de Vidaure, aparte de que has ido un siglo pa tras. Fue la pareja de hecho de Jaime I Conquistador, ese que está en La Salud, que sería bisabuelo de Pedro I de Jérica.
Lo de Benaguacil, supongo que habrá sido una aparición. pero tratandose de tí cualquier cosa.

chupate esa CARRITO dijo...

En 1268 fue fundado el monasterio de Monjas Cistercenses llamado de La Zaidya Santa Maria Gratia Dei, en Valencia, Por Doña Teresa Gil de Vidaure, cuarta esposa del Rey Don Jaime I.
El edificio actual es una edificación de los 70 del siglo XX en el término de Benaguacil, denominado Monasterio de Cister Trapa.
Tras el Altar Mayor se encuentra la imagen de la Virgen en oración con los pies apoyados en el mundo, bajo esta imagen está el Sagrario, insertado en una especie de calendario Maya. Destaca también la lápida donde reposan los restos mortales de la Reina Doña Teresa Gil, fundadora y cuarta esposa del Rey conquistador.

peñista dijo...

Pero bueno no me lo puedo creer!!!.Los Indios de Torres se han vuelto historiadores, es increible lo que puede hacer vuestro colaborador Juan Antonio. Solamente hace falta que Mingote nos de una conferencia acerca de la Cartuja de Vall de Cristo.

Menudo figura dijo...

Este tema me está enganchando.
Aquí todo el mundo va encaminaó aunque tod@s podamos meter la pata.
¡Aver sí doy en el clavo!.

Jaime I, de Aragón (que parece ser que no sólo tenía la espada larga), era bisabuelo de Pedro IV de Aragón por parte de su segunda mujer, Violante de Hungría.

Jaime I, también llamado el "Conquistador",(no solo de tierras),le tiraba los tejos a Teresa Gil de Vidaure con la que estubo liaó trece años, antes de quedarse viudo de la Reina Violante de Hungría (luego abandonaría a Teresa Gil cuando esta cojió la lepra, por Berenguela Alonso). Con Teresa Gil de Vidaure tubó dos hijos extramatrimoniales, Pedro y Jaime de Aragón.

Probablemente, un nieto de Pedro de Aragón, fuese Pedro de Jérica.
Osea que dos bisnietos por parte de padre vinieron como dice "el carrito del helao", a pegarse por nuestras tierras garrotás.

Anónimo dijo...

Con artículos como este nos entra la afición por investigar en nuestra historia. Es una buena noticia.

no quiero molestar a nadie dijo...

La verdad es que me están destrozando la imajen de un Mito el cual creia que era casí un Santo.
Yo que me pongo a indagar también un poco, y me doy de morros con la pura realidad.
Que Don Jaime tubó quince hijos reconocidos de diferentes mujeres de los cuales cuatro eran extramatrimoniales.
Por no hablar de las innumerables amantes a las que dotó de bienes y tierras conseguidos en sus conquistas.
Teresa Gil de Vidaure, no es que fuese el amor de du vida, simplemente fue una más. Que como en su día se les montaban pisitos a las amantes. Nuestras tierras eran el pisito que el Rey regalaba a las suyas.
De hay luego las luchas entre los mismos descendientes del Rey Conquistador.

Anónimo dijo...

Eso el una falta de respeto hacia el Rey Don Jaime el cual nos liberò del dominio de los Moros en Valencia.

J.P Morgan dijo...

Todavia en vida la Reina Violante de Hungria, tuvo amores con Blanca de Antiñon a la que le concedio el Castillo de Castro en la sierra de Espadan.
De sus relaciones con Berengela Alonso,(sustituta de Teresa),le concedió Biar, Castalla, Tárbena, Segorbe, Onda, Moixent, Finestrat y Serra.
Otras amantes reconocidas, fueron Sibila de Saga, Gillerma de Cabrera y Aurenbiaix de Urgell.

Por último detallo lo que le concedió a Teresa Gil de Vidaure.

-El 9 de Mayo de 1255 el Rey la hace donación del Castillo y Villa de Jerica.
-El 10 de Abril de 1257 se incorporan a este dominio; ALCUBLAS, Líria, Andilla, Bejís y Altura.
-El 18 Agosto del mismo año, el Castillo y Villa de Flix.
-EL 5 de Abril de 1260, la Herdedad de la Zaidía donde fundaría el Monasterio.
-El 13 de Abril de 1260, ella y su hijo Jaime dan Carta Puebla a Pina de Montalgrao, El Toro, Castelmontán, Tormón y Mora, incorporándolas al Señorío.
-Finalmente en 1263 recibe los castillos de Planes y Tavadell






Anónimo dijo...

En la Edad media eran normales ese tipo de actuaciones por parte de la nobleza. Pero como tu bien relatas, en 1257 de incorporó Alcublas, Lliria, Bejis, Andilla, y Altura.
Por lo tanto antes de cederlos a Dña Teresa el Rey Don Jaime tuvo que conquistarlos.
Puesto que no mencionas ni Sagunto ni Villar en sus donaciones, es de lógica que la conquista de Llíria y posteriormente la de Valencia se hiciesen desde Alcublas.
Por lo cual se apuntala la Leyenda.

mingote dijo...

¡No sé no sé!,...sí el Don Juan de la época hizo noche em el lugar....¡Hospera!,...¿podría darse el caso?,...que yo aquí sin saberlo,...Fuese,... Mingote I de Aragón.
Por cierto,...a quien correponda....Ayer subiendo de Torres,... había un pino quemaó en medio de La Rocha Juliana,...¡ospera en poco más!,... me voy con el Barreiros al terraplen.

Anónimo dijo...

Tú sabes lo que pasa?, Mingote I de Aragón. Que como eres tan liante y embustero, Igual algún día dices la verdad, pero como en la metafora de el pastor y el lobo, nadie te creerá.
Así que como tú comprenderas yo no voy a ir a la Pedrosa aver si en la rocha hay un pino cruzado.

La Lista de los Reyes Godos dijo...

Estoy leyendo los comentarios de esta página y me quedo alucinada. Entre bromas e ironías estoy aprendiendo los orígenes de la historia en la época Cristiana de nuestro pueblo.
No tenía ni idea del paradero de Teresa Gil de Vidaure, según tengo entendido está enterrada en Benaguacil cuanto ni menos de las fechas en las que se concedió sus posesiones por parte de Jaime I, parece ser que el 10 de abril de 1257, es para anotarla en mi bloc de notas.
Espero que algún día os dé por comentar desde la Desamortización de Mendizábal, hasta las Guerras Carlistas.
Aveces viendo el lado informal pero tal vez el más real de la historia, aprendes más que como nos la enseñaron en escuela,


con el carrito del helao dijo...

Pues ahora que le estaba cojiendo gustillo al asunto no me puedo callar to lo que he aprendido.

La Cartuja de Vall de Cristo, fue fundada en 1385 por Martin I el Humano, hijo del mencionado por Juan Antonio, Pedro IV de Aragón y de su tercera mujer Leonor de Sicilia,(osea que Pedríco, pecador también era un rato) por lo que deduzco que Martín I el humano era tataranieto del Rey Don Jaime.

Tras su fundación con rango real le fue concedido el señorio de las villas de Altura y Alcublas.
Toda la élite de la época se sentaron en sus pupires, desde San Ignacio de Loyola,(fundador de la Compañía de Jesús) Benedicto XII,(el Papa Luna de Peñiscola) siento prior Bonifacio Ferrer,(hermano de San vicente Ferrer).

Por otra parte la masía de Cucalón, fue conquistada por las tropas de Jaime I de Aragón en en el año 1235, su primer propietario fue el señor de Albarracin Pedro Fernández de Azagra, y posteriormente, confirmando la teoría de Morgan pasaría al señorío de Teresa Gil de Vidaure, osea el señorío de Jérica.

Así que Mingote I Aragón deja de labrar bancales con portillos de media hanegá en Torres, que como tataratataratataranieto de Jaime I de Aragón por dinastía te correponde Cucalón, así que ya sabes, a desfondarla y plantar almendreros.

Buaa que me embalo dijo...

Esto no son lios de faldas más bien son redecillas personales.
En el año 1220 Albarracín es uno de los escenarios de la rebuelta nobiliaria contra el Rey Don Jaime, protagonizada por Rodrigo de Lizana con el apollo de Pedro Férnandez de Alzagra, al que más tarde le birlaría Cucalón.
Jaime decidió sitiar Albarracín pero no consiguió esta plaza al no contar con todo el apoyo de la nobleza.
El linaje de los Alzaga, perduró con la ayuda de Navarra, hasta el año 1284, cuando el Rey Pedro III de Aragón, hijo de Don Jaime, derrotó a Juan Núñez de Lara, último señor de Albarracín.

Siento decir esto. dijo...

Esta demostrado que la dinastia de los Alzagra de Albarracín al final colaboraron con el Rey Don Jaime en la Reconquista de Valencia.
De hecho la reconquista de Bejis, la hizo en nombre del Rey Don Jaime en el año 1235, Pedro Fernández de Azagra. Posiblemente Cucalón perteneció al principio a su señorío, porque Alzagra también la reconquisto.
En ese mismo año Jaime I de Aragón tomó la Villa de Altura en dirección a el Puig de Santa María, desde donde sitío la ciudad de Valencia, tomandola el 28 de septiembre de 1238.
Por lo que deduzco que la reconquista de la ciudad de Valencia no pasó por las tierras de Alcublas, que probablemente esta localidad fue tomada como Bejis y Cucalón por Pedro Fernádez de Azagra.
Que el paso de Jaime I el Conquistador por Alcublas es eso. Simplemente una leyenda.

mingote dijo...

¡De eso nada monada!,...pasó por el lugar,...hizo noche,... y al día siguiente se fue con sus tropas, cara El Mundo Nuevo,...tomando Tufaltabas,...Los Virolas y Santa....Luego más recto que una vela cara Líria,...para luego conquistar El Puch....¡Aver si ahora algún histriador o ora de pacotilla!,... me quiere birlar la corona de Mingote I de Aragón....¡Ospera!,...que tengo apalabrá una charuga y treinta mil almendreros pa reconquistar Cucalón.