miércoles, 13 de febrero de 2013

HOMENAJE EN ALCUBLAS

EL ALCALDE DE VALENCIA PRESIDE LOS ACTOS DE ALCUBLAS EN HOMENAJE A CASTILLO CIVERA.

5 DE JUNIO 1.960
Alcublas está de enhorabuena y viene sonando estos días, tanto por haber sido adoptado el municipio por la excelentísima Diputación de Valencia -lo que permitirá emprender obras de carretera, de las que está muy necesitado el pueblo-, como también por los actos de homenaje a su hijo ilustre don José María Castillo Civera.


El pasado domingo tuvo lugar el descubrimiento de la placa que en lo sucesivo dará el nombre de José María Castillo Civera a una importante plaza de la villa.
Con este motivo se desplazaron a Alcublas autoridades y representaciones de la capital y de numerosos pueblos valencianos, presidiendo el doctor Rincón de Arellano, alcalde de Valencia, y asociándose al acto representaciones oficiales o grupos de vecinos de Andilla, Chelva, Aras de Alpuente, Casinos y de otros pueblos más distantes, Almácera, Ador, Altura, unidos por diversos vínculos al homenajeado. También acudió el jefe de los Servicios Municipialistas de la Diputación, don Ramón Jurado Eiras, y representaciones de los ilustres Colegios de Abogados y Procuradores, del Centro de Cultura Valenciana, "Lo Rat Penat", Cronistas del Reino, etc.


Toda la villa de Alcublas, vecindario y fuerzas vivas, e incluso la Colonia Alcublana de Valencia, se congregaron en la plaza de nueva rotulación, ante la tribuna levantada al efecto, cubierta por la "Señera" y la bandera nacional.


Primeramente, el secreatrio del Ayuntamiento y cronista oficial, don José Millán Lacruz, dio lectura al acuerdo municipal, y entre grandes aplausos y a los acordes de marchas valencianas, el doctor Rincón de Arellano procedió al descubrimiento de la placa. Siguieron en el uso de la palabra, entre otros, el doctor Albalat, hijo adoptivo del pueblo; el presidente de la Colonia Alcublana; el alcalde de la villa, don Joaquín Lázaro Gabarda; el jefe de los Servicios Municipialistas de la Diputación, don Ramón Jurado Eiras; el alcalde de Valencia, doctor Rincón de Arellano; y terminando, con un brillante discurso, don José María Castillo Civera, agradeciendo el homenaje y ofrendándolo a la villa de Alcublas.


Del breve y sustancioso discurso de don Adolfo Rincón de Arellano, recordamos su apelación a la verdadera unidad -entendida también como armónica trabazón de las estructuras geohistóricas, pueblo, comarca, región, etc-, que permitía que el alcalde de Valencia y consejero nacional del Movimiento en la España de Franco, se asociara al homenaje que el pueblo de Alcublas tributaba a un político del régimen republicano, exgobernador civil, subsecretario, etc., como el señor Castillo precursor, entre otras cosas institucionales de tipo social y agrario, del Instituto Nacional de Colonización que inició su paso por la Subsecretaría de Agricultura, y hombre, en fin, de grandes calidades humanas.


Del discurso de José María Castillo fue particularmente emotiva la justificación de la presencia del alcalde de Valencia en Alcublas y en el ejercicio de funciones históricamente jurisdiccionales. Porque Alcublas, aclaró, juntamente con Altura, tuvieron la condición de "calles" de Valencia y sometidas por tanto a las ordenaciones ciudadanas de la capital del histórico Reino, conforme había tenido ocasión de comprobar semanas antes en el Ayuntamiento de Altura, examinando la fabulosa documentación histórica que le mostró el erudito alcalde de aquella villa, don José Martínez Antich.
Terminado este acto, tuvo un vino de honor y visita, en acción de gracias, a la Virgen de la Cueva Santa.

V.B.M.


8 comentarios:

historiador diago dijo...

Que fotos, Peña. Parecen fotogramas de una película de Berlanga. De las primeras, de blanco y negro.

las cosas cambian dijo...

Viendo las fotos y leyendo me doy cuenta de como cambian los tiempos.
Hoy en día un médico o un abogado son personas reconocidas pero "normales".En esos años eran seres extraordinarios, y más si los comparamos con la incultura y pobreza de los pueblos. Debido a ello, más de uno se endiosó.

Blanco y Negro dijo...

En aquellos memorables tiempos los estratos sociales se dividían en tres.

LA ARISTOCRACIA LOCAL: Comprendía los licenciados o simplemente adinerados ilustres. Tenían el tratamiento de Don, y sus respectivas de Doña, sus hij@s el tratamiento de señoritos. Una mayoría lucían orgullosos el medio bigote, última tendencia en la moda del régimen. Gustaban de juergas en cacerías del conejo y la valorada perdiz. Solían tener casero, chacha o mujer de la limpieza.

LA PEQUEÑA BURGUESÍA: Comprendía a los más potentados agricultores y los comerciantes prósperos de la época. Tenían el tratamiento de el Tío, sus respectivas de la Tía, sus hij@s el tratamiento de Yeyes Normalmente eran el lado pelotero y el brazo ejecutor de la Aristocracia, poniendo nombre a sus calles reservándoles las zonas de caza, ó simplemente recogiendo garrafas de aceite de un empobrecido pueblo, para ofrenda darles por su divina presencia.

LOS DE LA ALBARCA: Comprendía la más amplia masa social de la localidad, eran pastores y pequeños agricultores de reducidos y pedregosos bancales, que sobrevivian compaginándolo con los jornales que les daban la pequeña burguesía, y temas de reforestación y esporga por parte del ICONA.
También tenían el tratamiento de Tí@, sus descendientes al ser "de la Albarca", no solían emparentarse con "l@s Yeyes", y por descontado con tampoco con "l@s Señoritos".
En ciertas ocasiones eran invitados a las mencionadas cacerías en la condición de conocedores del terreno, o simplemente para hacerles reír.

Agorasique dijo...

Blanco y negro, qué buen retrato has hecho!!! A veces pienso que los tiempos no han cambiado mucho yque algunos nostálgicos siguen viviendo en aquellas épocas del blanco y negro y se sienten molestos si no se les rinde "pleitesía". La igualdad es uno de los logros del progresismo... Aunque hayan todavía algunos que no lo digieran.

con el carrito del helao dijo...

Como está mandao, "blanco y negro". Sin dejar ni el apuntador, y si alguien se pica, ajos come

Cronicas de un Pueblo dijo...

Hoy, paseando por las estrechas calles de la bella localidad de Alcublas, en una mañana primaveral, en la cual la humedad se hace de notar en mis castigados huesos, y notas el pinchazo de esa herida mal cicatrizada que me hice antaño segando yedros. Se barrunta la llegada del Tortosano, y con èl las ansiadas lluvias.
Pero no estoy aquí para hablar del tiempo, ni de ese dichoso reúma que con la edad me encoje el cuerpo, diciendo mi médico de cabezera que son cuentos mios para cojer la baja, y que no están las arcas públicas para un cotizante menos y una pensión menos.
Mi breve comentario es para comentaros la atención que me ha dado el nombre de una calle, en uno de las zonas más castizas de la localidad. En esta placa está inscrita, Calle Don Daniel Piqueras.
Yo como persona curiosa que soy y de verbo facil, empiezo a indagar entre mis convecinos. La mayoría no tienen pajotera idea de quien es, pero suerte la mia que encuentro una persona de considerable edad y me cuenta quien es y que meritos tiene tan ilustre personaje.
-Era un ingeniero que tabajaba en el Ministerio de Obras Publicas.(me esplicaba el hombre con efusivo interes).
-En 1954 hizo gestiones aver sí se podía hacer la carretera Requena-Segorbe.
Una vez dicho esto, el hombre se me acercó a la oreja, como sí las paredes escuchasen en tan solitaria calle.
-Pero pa tú y pa mí chiquillo, la verdad es que era primo del de el chalé grande del Mesón, Don Victor Albalat.

Anónimo dijo...

La calle de Daniel Piqueras, es de un ingeniero de puentes y caminos, procedente de Manzanera, pueblo del que proceden por via materna (visabuela) los manzaneros de Alcublas.
Véase Don Víctor.

Anónimo dijo...

Magnificas fotos y muy buenas las descripciones. Tengo que confesar que al principio no había leído el año y me he alarmado con lo de ¡¡¡alcalde¡¡¡ (¿pero no era alcaldesa?) jua jua jua y es que a las puertas de mi medio siglo de existencia parece que "la señora" está incluso antes de que yo naciera.

Reitero mis felicitaciones por el relato y las fotos. Saludos a tod@os l@s alcublan@s.