martes, 19 de febrero de 2013

LA SERRANIA DEL TURIA Y LAS FIGURAS Y MARCAS DE CALIDAD (PARTE IV)


VINOS CON DENOMINACION DE ORIGEN EN LA SERRANIA

Si en la primera parte de esta serie de colaboraciones sobre La Serranía del Turia y las figuras y marcas de calidad comentábamos que uno de los pilares de la economía agraria de la comarca era su excelente aceite de oliva, su otro producto estrella sin duda es el vino, del que hablaremos a continuación. En concreto de los vinos producidos en La Serranía del Turia amparados por la figura de calidad Denominación de Origen Protegida Valencia.

El Consejo Regulador de Vinos de la Denominación de Origen Protegida Valencia, constituido en 1957, es en la actualidad un organismo descentralizado de la Conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación, cuyos principales objetivos son garantizar el origen y la calidad de los vinos amparados, controlando su producción, promocionando y difundiendo el conocimiento de sus vinos, y fomentando su imagen de calidad y su consumo. El Reglamento vigente en la actualidad es el aprobado por Orden de 13/2011 de la CAPA de 20 de mayo de 2011. La sede del Consejo Regulador está ubicado en el centro histórico de la ciudad de Valencia, C/Quart, 22.


Los vinos amparados bajo la Denominación de Origen Valencia han de ser elaborados con uvas procedentes de la provincia de Valencia, en el marco de una adecuada técnica que les permite alcanzar sus peculiaridades características organolépticas, calificadas y controladas por el Consejo Regulador a través de sus servicios de inspectores y comité de cata. En la actualidad la Denominación de Origen Valencia cuenta con un potencial vitícola de unas 13.000 hectáreas de viñedo en cuatro subzonas de producción: Alto Turia, Valentino, Moscatel de Valencia y Clariano.


En cuanto a los magníficos vinos producidos en las localidades de La Serranía, la inmensa mayoría de ellos están incluidos dentro de la Denominación de Origen Valencia, quedando encuadrados en dos de sus subzonas. En la Subzona Alto Turia que copan al completo: Alpuente, Aras de los Olmos, Benagéber, Calles, Chelva, La Yesa, Titaguas y Tuéjar. Y en una parte destacada de la Subzona Valentino: Alcublas, Andilla, Bugarra, Chulilla, Domeño, Gestalgar, Higueruelas, Losa del Obispo, Pedralba y Villar del Arzobispo.

En cuanto a las variedades de uvas de vinificación de la Denominación de Origen Protegida Valencia, las variedades autorizadas son las siguientes:
a) Blancas: Chardonnay, Gewürztraminer, Macabeo, Subirat Parent, Merseguera, Moscatel de Alejandría, Moscatel Grano Menudo, Planta Fina de Pedralba, Planta Nova, Pedro Ximénez, Riesling, Sauvignon Blanc, Semillon Blanc, Tortosí, Verdejo, Verdil y Viognier.
b) Tintas: Bobal, Bonicaire, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Forcallat Tinta, Garnacha, Graciano, Malbec, Mencía, Merlot, Monastrell, Mazuelo, Petit Verdot, Pinot Noir, Syrah, Tempranillo y Tintorera.

Los viñedos de la subcomarca vinícola Alto Turia, que ocupan una extensión de más de 3.000 has, están situados preferentemente en tierras montañosos y de clima continental con una pluviometría anual de 475 milímetros/año y una temperatura media anual de 13,5 ºC. Los viñedos se encuentran situados entre los 400/500 metros de altitud en Calles a los 800 m en Titaguas y Aras, llegando hasta los 1.000 m. en varias partidas de Alpuente y la Yesa, lo cual provoca una diferencia térmica considerable entre la noche y el día. El perfil de los suelos es pardo-calizo, con horizontes de humus poco desarrollados, de textura limo-arenosa y de fertilidad media o baja.

En cuanto a la subcomarca vinícola Valentino, las poblaciones de La Serranía que se integran en ella presentan una variada orografía y un clima más suave que las del Alto Turia, con una pluviometría anual de 315 mm/año y una temperatura media de la subzona de 15 ºC. Los suelos son muy diversos, aunque en general pardo-calizos con horizonte de humus escasos y con texturas que van desde las arcillas y yesos hasta las gravas y arenas, generalmente sin horizontes impermeables. El viñedo está plantado entre los 200 m. de altitud en Bugarra y Pedralba a los 500 m. en Villar, llegando hasta cerca de los 800 m. en algunas zonas altas de Andilla y Alcublas.


Repasando el listado a fecha 09/11/2012 de las bodegas certificadas y autorizadas por el Consejo Regulador de Vinos de la Denominación de Origen Protegida Valencia, encontramos las siguientes ubicadas en poblaciones de La Serranía:
Cooperativa Vinícola San Antonio Abad de Alcublas.
Cooperativa Vinícola Nuestra Señora de la Consolación de Alpuente.
Cooperativa Agrícola Santa Bárbara de Titaguas.
Cooperativa Agricola El Villar - Villar del Arzobispo.
Comeche, Cooperativa Valenciana - Villar del Arzobispo.
SAT 368 CV Bodegas Polo Monleón – Titaguas.
Bodegas Vegamar, S.L. – Calles.


La Cooperativa Vinícola San Antonio Abad, de Alcublas, fundada en 1954, está autorizada dentro de la Denominación de Origen Protegida Valencia para la elaboración, almacenamiento y embotellado de vinos blancos y tintos jóvenes. Con su marca comercial “Balcón de Valencia” elabora dos tipos de vinos. Uno blanco, con la variedad de uva merseguera (también denominada meseguera), que se caracteriza por su color amarillo pálido con tonos verdosos y sabor suave y afrutado, ligeramente ácido, con una imagen renovada en su botella y etiquetado. Y otro tinto, 100% tempranillo, de color muy oscuro. Además hace pocas fechas ha presentado su nuevo vino tinto joven de la variedad tempranillo, con la marca "Palacia".


Por su parte, la Cooperativa Vinícola Nuestra Señora de la Consolación, de Alpuente, está autorizada por la Denominación de Origen Protegida Valencia para la elaboración, almacenamiento y embotellado de vinos blancos, rosados y tintos jóvenes. Con su marca comercial “Gran Turia” elabora un rosado y un tinto joven, pero sin duda destaca su “Gran Turia – Blanco del Alto Turia”. Vino obtenido del mosto flor tras un suave prensado de uvas de merseguera, con una graduación alcohólica entre 10,5 y 11 grados, de color amarillo pajizo, muy pálido, con reflejos verdosos. Es de sabor suave y fresco, aroma afrutado, muy buena acidez y una notable persistencia en boca.


La Cooperativa Agrícola Santa Bárbara, de Titaguas, fundada en 1955, está autorizada por la Denominación de Origen Protegida Valencia para la elaboración, almacenamiento, envejecimiento y embotellado de vinos blancos jóvenes y blancos envejecidos en barrica. Bajo la marca comercial “Llanos de Titaguas” elabora un conocido vino blanco joven de la variedad merseguera con un pequeño porcentaje de macabeo. Además, en los últimos años esta cooperativa ha apostado por una arriesgada innovación con un interesante vino blanco 100% merseguera envejecido en barrica, de nombre “Mersé” más los dígitos de la añada correspondiente.


En cuanto a la Cooperativa Agrícola El Villar, originada en 1970 con la fusión de la Cooperativa Nuestra Señora de la Paz y la Cooperativa San Isidro, está autorizada por la Denominación de Origen Protegida Valencia para la elaboración, almacenamiento, crianza y embotellado de vinos blancos, rosados y tintos jóvenes, tintos crianza, tintos reserva, tintos gran reserva y vinos de licor. La Cooperativa El Villar centraliza la producción de 1.200 has de viñedo de sus socios en Villar, Higueruelas, Chulilla, Losa, Gestalgar, Casinos, Domeño, Pedralba, Lliria y Bugarra.


Entre sus marcas comerciales destacan sus tintos crianza, reserva y gran reserva “Señorío Don Pedro de la Vega” (tempranillo, merlot y garnacha); sus crianza y reserva “Tapias” (merlot), “Viña Ñora” (tempranillo y garnacha) y “Viña Villar” (tempranillo y merlot); y tintos jóvenes “Viñaterra”, “Las Villas” y “Cerro Gordo” (tempranillo y garnacha); “Laderas” (tempranillo, merlot), “Ximo” (tempranillo). Rosados como “Viñaterra” y “Las Villas” (garnacha y bobal), “Laderas” (tempranillo y bobal). Y blancos como “Viñaterra”, “Las Villas” y “Laderas” (merseguera y macabeo), “Ximo” (semillón), y el semidulce “Las Villas” (merseguera y macabeo).


Por su parte, Comeche Cooperativa Valenciana, de Villar del Arzobispo, fundada en 1947 como bodega familiar, está autorizada por la Denominación de Origen Protegida Valencia para la elaboración, almacenamiento, envejecimiento y embotellado de vinos blancos y tintos jóvenes, tintos envejecidos en barrica, tintos crianza, reserva y gran reserva. Con sus marcas comerciales de sus tintos gran reserva, reserva y crianza “Comeche”; crianza y reserva “Vega Serrana”; y su joven “Partana”. Además de su rosado “Verino” y su blanco “Veredal” (Pedro Ximénez y Chardonnay).


Bodegas Polo Monleón SAT 368 CV, de Titaguas, fundada en 1952 como bodega familiar, está autorizada por la Denominación de Origen Protegida Valencia para la elaboración, almacenamiento, envejecimiento y embotellado de vinos blancos, rosados y tintos jóvenes, y tintos crianza en barrica. Con la marca comercial “Hoya del Castillo” elabora vino blanco (merseguera y macabeo), rosado (bobal) y tinto joven (tempranillo y bobal), además de su tinto “Hoya del Castillo-Crianza” (tempranillo).


Por último, la más reciente Bodegas Vegamar, S.L., de Calles, fundada en 1999, autorizada por la Denominación de Origen Protegida Valencia para la elaboración, almacenamiento, envejecimiento y embotellado de vinos blancos, rosados y tintos jóvenes, y tintos envejecidos en barrica, y tintos crianza y reserva. Entre sus marcas comerciales destacan sus tintos “Vegamar” (reserva), “Vegamar-Syrah” (crianza), “Viña Carrasses” (reserva), “Colección Privada” (reserva), “Viñas de Calles-Roble” (crianza) y “Viñas de Calles” (crianza y reserva). Además de su rosado y blanco “Viñas de Calles”, “Viña Costosa” (blanco) y su reciente vino de autor “Tito Rey-Blanca” (blanco crianza).


Hasta aquí un rápido repaso a los vinos producidos en La Serranía amparados por la marca de calidad Denominación de Origen Protegida Valencia, lo que garantiza al consumidor que el vino que se comercializa con este marchamo cumple con las más altas exigencias de calidad. Por ello, tanto los consumidores particulares como las empresas de restauración (bares y restaurantes) de La Serranía deberíamos apostar más abiertamente por consumir nuestros vinos de calidad que, a fin de cuentas, son en general al menos iguales o incluso mejores que muchos de los de fuera con mayor renombre. Ello no quita el que apreciemos los buenos vinos de otras zonas, pero a igualdad de calidad, deberíamos apostar por los nuestros…

Por
JUAN ANTONIO FERNANDEZ PERIS

del CENTRO EXCURSIONISTA DE CHELVA y colaborador del blog PEÑA RAMIRO



3 comentarios:

el Dios Baco dijo...

Hay que reconocer la buena labor de las bodegas Vegamar de Calles, que con sus solo catorce años de existencía, (por lo cual sus viñedos son muy jovenes) está produciendo unos de los mejores vinos de la denominación de origen Valencia.

Salva dijo...

Si tuvieramos la suerte de que pasara por aqui el Robert M.Parker y catara uno de los vinos que se han presentado y a la vez le diera buena nota,veriais si cambiaba la cosa.
Uno de los problemas que tenemos los restauradores de la serrania es la distribucion,solo esta bastante comercializado el de Vegamar de Calles porque tiene detras al grupo disber (empresa privada)las demas bodegas es muy dificil conseguir sus vinos porque no aglutinan a un solo distribuidor la venta de ellos,y tienes que buscarte la vida de que si algun paisano pasa por el sitio,te traiga alguna caja.
Y no nos engañemos hay zonas como Requena y Utiel que nos llevan muchos años de adelanto en la comercializacion de los caldos ,la serrania empieza ahora,pero bueno todo llegara,el caso es que estemos ahi.
un saludo

barato y cumplido dijo...

Recuerdo la botella de litro de Villar del Arzobispo que sale en este árticulo. No era un Ribera del Duero, simplemente era el seiscientos en vino de la época.