miércoles, 18 de septiembre de 2013

A VUELTAS CON LOS FAMOSOS CIPRESES...

Los cipreses de Imelsa protagonizan el Día de la Cooperación Europea en la Filmoteca de Valencia



  • La muestra de cine de la Filmoteca incluye el pase de un documental sobre los cipreses que resistieron el incendio de Andilla
  • El programa “Barreras Verdes de Ciprés” de IMELSA ha sido seleccionado como ejemplo de cooperación europea
Parcelas experimentales de cipreses del Proyecto CypFire, Jerica . Incendio de A

El proyecto del departamento de Árboles Monumentales de IMELSA (Impulso Económico Local), “Barreras verdes de ciprés contra los incendios: una solución factible, ecológica y económica para salvaguardar las regiones mediterráneas” ha sido seleccionado para difundir sus resultados en la Filmoteca Valenciana con motivo de la celebración del Día de la Cooperación Europea.
Este audiovisual se emitirá en diferentes sesiones dentro de la programación de la Muestra de Cine que se extiende hasta el próximo 1 de octubre.
La programación de esta muestra se basará en una selección de películas que darán a conocer al gran público los aspectos más positivos que aporta la cooperación territorial a los países que forman parte de la Unión Europea y en su vecindad.
Este ciclo de cine, cuya entrada será gratuita, ha sido impulsado conjuntamente por la Filmoteca y tres programas europeos que disponen de un punto de información en Valencia: INTERACT, programa MED, y ENPI Cuenca Mediterránea.
Algunas de las películas que se podrán ver son: “Lisbon Story”, dirigida por Wim Wenders; “Caramel”, de Nadine Labaki; “Una casa de locos”, del director Cédric Klapisch; “Hasta la vista”, de Geoffrey Enthoven; y “La mirada de Ulises”, dirigida por Theo Angelopoulos.
La Muestra de Cine se enmarca dentro de la celebración del Día de la Cooperación Europea, que se conmemora cada 21 de septiembre en numerosas ciudades de la UE y en algunos países vecinos.

Los cipreses, centro de atención
La práctica totalidad de los grandes medios de comunicación nacionales se han hecho eco de los estudios del departamento de Árboles Monumentales de la Diputación de Valencia sobre la utilización de cipreses como barreras naturales contra el fuego, desde que la zona de ensayo sobrevivió al pasado incendio de Andilla verano. Tras el paso de las llamas técnicos IMELSA visitaron las parcelas experimentales de cipreses y constataron que habían sobrevivido el 90 por ciento de los ejemplares.
La barrera, formada por 946 cipreses de distintas especies y variedades con una altura de hasta 9 metros, quedó completamente rodeada por el fuego. Sin embargo, la vegetación colindante formada por un bosque de mixto de pinos carrascos, encinas, quejigos, coscojas, enebros, sabinas y aliagas quedó completamente calcinada.

Una especie característica del Mediterráneo
El ciprés mediterráneo o ciprés común presenta una serie de características morfológicas y ecológicas que le hacen especialmente interesante en la lucha contra los incendios forestales: menor inflamabilidad y combustibilidad que otras especies, baja emisión de partículas incendiarias, disminución de la biomasa presente en la superficie y su acción como cortavientos, lo que dificulta el avance del fuego de copa, de suelo y los incendios explosivos.
Bernabé Moya, director del departamento de Árboles de IMELSA, destaca la necesidad de “continuar creando nuevas líneas de actuación, desarrollar estrategias comunes y potenciar las líneas de investigación contra los incendios forestales para mejorar la prevención, disminuir los daños e incrementar la seguridad de los ciudadanos y profesionales frente al fuego”.

CypFire se desarrolla en nueve países
El proyecto europeo “CypFire”- “Barrières vertes de cyprès contre l’incendie: une solutión faisable, écologique et économique pour sauvegarder les régions méditerranées”, está cofinanciado por fondos FEDER del programa MED de la Unión Europea, y se desarrolla en colaboración con 12 centros de (I+D+i) de 9 países del arco mediterráneo (Italia, Francia, Portugal, Grecia, Malta, España, Túnez, Israel y Turquía) como un ejemplo de cooperación.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Que le pregunten a Alejandro como le fueron a los cipreses que rodean su granja de la Balsa Calzón.
Me parece que esos estudios, eso estudios son

Anónimo dijo...

Que manera de comernos la cabeza con los dichosos cipreses.
Una plantantación descontrolada de estos destrozaría la biomasa del suelo y con ello todo tipo de plantas y arbustos propios de nuestra zona, como pueden ser, el romero, el tomillo, la manzanilla, los enebros y un largo etc.
Aún están arrepentidos en Galicia con las macroplantaciones de Eucaliptus.

Mario dijo...

Hubo un tiempo en el que llevaba actualizado una entrada en el blog, pero he terminado por desistir.

Mi recomendación: si algo no quieres que se queme, que sea de piedra u hormigón. Cualquier vegetal arde, sólo hay que saber la cantidad de calor que necesita ser aplicada. Pura física del carbono.

Espero que algún día les exijan responsabilidades a estos señores, por difundir algo que no es cierto de la forma que lo intentan transmitir.

Ah! ... y no pienso refugiarme de un fuego detrás de una barrera de cipreses. Quien no esté en su sano juicio o se estime poco su vida, que lo haga.

Más información (ya no quiero seguir actualizando):
http://marioelbloggerprescindible.blogspot.com.es/2012/09/sobre-los-cipreses-ignifugos.html

Anónimo dijo...

Fíjate si les gustará la idea que ya les llaman los cipreses de imelsa.

Anónimo dijo...

Conozco bien la zona, está pasando el camino que atraviesa el Práo, Rodenas y Argullón ya bien entrado en el término de Jérica.
Varias observaciones con respecto al tema de los dichos cipreses que se están encargando de meternoslos hasta en la sopa.
Están semicultivados y muy espesos,(mis almendreros que están labrados, exceptuando los que lindan al monte, tampoco se quemaron y sí lo hicieron.
rebrotaron), lo mismo que los cipreses pues todos los que lindan al monte también se quemaron.
Están en una vaguada. El fuego por propia inercia tiende a subir, cualquier corriente de aire caprichosa puede hacer que en esa zona fuese menos violento,Yo personalmente tengo campos de olivos,(y el olivo es muy delicado para el fuego) que me echo las manos a la cabeza de el por qué no se quemaron.
Así otra de cipreses no por favor, que limpien y cuiden nuestros montes.

HAY NO HAN TOMAO NOTA SUS EMINENCIAS dijo...

Como dice super Mario, yo no me metería detrás de una barrera de cipreses, que en la granja de la Balsa Calzón no lindaban ni con el monte, simplemente era la broza de un perdido que por ella el fuego bajó hasta la carretera. Pues bueno por la broza se quemaron los cipreses y una Renault Expres que había detrás.