jueves, 19 de septiembre de 2013

DE CIPRESES... A PINOS

MADERERA SE HACE CON MÁS DE 4.500 EJEMPLARES EN ANDILLA
Paralizada una tala masiva de pinos sanos en un monte valenciano
Ecologistas en Acción la Serranía impide que continúe una tala de pinos en el municipio de 
Andilla, Valencia. Más de 4.500 árboles han sido talados en una semana por una empresa 
privada con el aval de la Conselleria de Medio Ambiente.
María José Esteso Poves. Periódico Diagonal
12/09/13 ·0
Corta de pinos en un monte público de Andilla. / FOTO: ECOLOGISTAS EN ACCIÓN LA SERRANÍA.
Una empresa maderera ha talado más de 4.500 pinos sanos en una semana en un monte público de localidad de Andilla, Valencia, según ha denunciado Ecologistas en Acción de la Serranía. Las cortas se han producido en una zona catalogada como de especial protección paisajística y forestal con los permisos de la Conselleria de Medio Ambiente, a través de la sección forestal, y abalada por la técnica de plagas Carmen Saiz. El lunes, tras las protestas de Ecologistas en Acción de la Serranía, el alcalde de Andilla, Jesús Ruiz, ordenó paralizar la corta de pinos.
Ecologistas en Acción de la Serranía ha denunciado que las cortas se han llevado a cabo entre pinos adultos de grandes dimensiones "con la excusa de la existencia de una plaga de escolítidos (escarabajosTomicus destruens)". Sin embargo la organización ecologista denuncia que los pies de los pinos demuestran que son pinos sanos y no existe rastro de plaga alguna y que esta 'entrega' de madera "ha sido un favor de la Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente a la empresa que se está llevando la madera", afirma a DIAGONAL el portavoz de Ecologistas en Acción la Serranía, Lluis Súller.
La Conselleria de Medio Ambiente desmanteló la brigada de prevención de plagas en Andilla y no existe ningún plan de tratamiento preventivo de plagas. Además, según Ecologistas, los trabajos de corta de árboles se han hecho incumpliendo el protocolo de seguridad antiincendios "no hay peones de apoyo ni extintores en las zonas de trabajos", afirma Súller.
Por su parte, la portavoz del gabinete de prensa de la Conselleria de Medio Ambiente ha declarado a este periódico que la tala se debe a que "según los estudios que se vienen realizando en la Universidad de Valencia desde 2004, pasados dos otoños tras un incendio, aparecen plagas de escolítidos y por ello se ha autorizado la tala de Andilla".

Una zona castigada por los incendios

Ecologistas en Acción ha denunciado también que la tala ha sido una adjudicación directa a la empresa maderera Monroyo S.L, de la localidad de Moixent, y que esta empresa se está llevando los troncos de gran porte y deja en el pinar público los restos de la tala, ramas y copa de los pinos.
Es precisamente Monroyo la adjudicataria del aprovechamiento de la madera quemada en la zona tras el incendio del año pasado.
La zona en la que se han llevado a cabo las cortas de cientos de pinos fue precisamente una de las pocas que se salvaron del grave incendió que asoló el pinar de este municipio, en el que ardieron más de 59 km2 de una superficie total de 142,8 kilómetros, un 41,5% del territorio municipal.
Andilla es el segundo término municipal de Valencia en extensión y el primero en masa forestal de alto valor ecológico. Súller explica que su organización ha comunicado los hechos a la guardia civil y han solicitado información sobre quién dio la orden de la tala, sin obtener ninguna respuesta por parte de la Conselleria de Medio Ambiente.

Ocho insectos trituran el monte quemado

Técnicos de la conselleria y de la UPV estudian desde 2004 la mortandad sobre las zonas forestales por efecto de los escolítidos
15.09.2013 | 00:00
http://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2013/09/15/ocho-insectos-trituran-monte-quemado/1032825.html

Troncos de pinos apilados y en aparente buen estado, tras ser talados. ecologistas en acción la serranía laura ballester valencia Los técnicos del Servicio de Ordenación y Gestión Forestal la Conselleria de Medio Ambiente en colaboración con científicos de la Universitat Politècnica de València han realizado desde 2004 varios estudios sobre las plagas de escolítidos (escarabajos) que se generan tras los incendios forestales.
Uno de estos trabajos incluso se presentó al 5º congreso forestal nacional y a la reunión del Grupo de Sanidad Forestal de la Sociedad Española de Ciencias Forestales, según explican fuentes de la Conselleria de Medio Ambiente. "Existe una bibliografía internacional sobre este asunto muy extensa, que se desarrolló muchos tras el gran incendio que afectó al parque nacional de Yellowstone en Estados Unidos en el que este fenómeno fue especialmente virulento", señalan. El estudio presentado al 5º Congreso Forestal estudió "la mortalidad post-incendio en una masa de "Pinus halepensis" en la provincia de Castelló.
El incendio se produjo a finales de agosto de 2007 y el estudio comenzó en mayo de 2008". Los investigadores marcaron 200 árboles que sobrevivieron al fuego, y que se vieron afectados, y realizaron un seguimiento de su evolución "hasta finales de 2008". "El número de árboles muertos en el último muestreo realizado fue de 34, representando el 17% del total de los árboles", explican en la ponencia presentada al congreso, a la que ha tenido acceso Levante-EMV.
Las mortalidades más elevadas de los árboles se produjeron "a mediados del mes de junio (10 meses después del incendio), a partir del mes septiembre y sobre todo en octubre".
Los investigadores también realizaron un seguimiento de los árboles muertos "para saber qué coleópteros perforadores se habían reproducido" y encontraron hasta ocho especies, algunas en grandes cantidades: 7.200 insectos de "Pityogenes calcaratus (Eichhoff)", 1.100 de "Orthotomicus erosus (Wollaston)", 840 insectos de "Crypturgus sp", 500 de "Tomicus sp", 280 de "Pogonocherus perroudi Mulsant", 170 ejemplares de "Acanthocinus griseus (Fabricius)", 56 de "Monochamus galloprovincialis (Olivier)" y sólo 10 de "Arhopalus syriacus (Reitter)". La conclusión a la que llegaron los científicos es que "los parámetros del árbol en los que habría que fijarse a la hora de decidir si un árbol afectado por el fuego debe ser o no eliminado son: altura del árbol afectada, diámetro del árbol a la altura del pecho, espesor de la corteza medido a la altura del pecho y perímetro basal". Este tipo de plagas son las que la Conselleria de Medio Ambiente alega que han afectado a la zona forestal de Andilla, incendiada durante el verano de 2012, para autorizar una tala de pinos en la zona. Sin embargo, Ecologistas en Acción de la Serranía denunció el jueves que se está produciendo "una tala masiva sin ningún tipo de control ni un marcado previo de los árboles enfermos por parte de los agentes medioambientales o técnicos de la Conselleria de Medio Ambiente, por lo que el criterio lo pone el motoserrista". Por eso hoy van a celebrar un "almuerzo, concentración y marcha" en las Bodegas de Pardanchinos, a partir de las 9 de la mañana para protestar por la tala masiva y "en defensa de nuestro bosque", aseguran.


 

8 comentarios:

Mario dijo...

Le dais pábulo a una versión interesada. ¿Por qué no ponéis el artículo que los técnicos de sanidad forestal publicaron, a través de la conselleria en la prensa del día 15 de septiembre? Así, con las dos fuentes, igual la gente saca alguna conclusión un poco menos "manipulada".
Los árboles también mueren debido a los insectos que se alimentan de la madera. Pura ecología forestal y concepto de "plaga", en la que es necesario entender la dinámica de poblaciones naturales. Las cosas son más complicadas que como las ha pintado la noticia que con tanta alegría habéis copiado y pegado en el blog.
El tema es más complicado de lo que parece para simplificarlo como se ha hecho. O no se ha entendido, o no se ha escuchado o no se ha querido entender.
Hasta la fecha, no conozco de un médico que diagnostique por intereses políticos, sino médicos. Y también se pueden equivocar, pero llevan años estudiando medicina para poder permitirse el lujo de equivocarse. Tened, pues, un poco de precaución al criticar una decisión técnica. Os aseguro que no es gratuita, ni banal.

http://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2013/09/15/ocho-insectos-trituran-monte-quemado/1032825.html

PEÑA RAMIRO dijo...

Tienes toda la razón, Mario.
Ya hemos incluído la noticia de Levante-EMV.

Mario dijo...

Gracias por considerar mi aportación.
Seguid así, siendo plurales.

A perro flaco todo son pulgas dijo...

Vayamos por partes para que todo el mundo lo entienda.
Después de un incendio o una sequía, los insectos como los escarabajos o la famosa procesionaria, tienen muchos menos árboles donde comer. Por lógica se concentran en los pocos sanos y verdes que quedan.
Sin embargo creo que el mayor depredador de todos los insectos es el hombre. Esos técnicos que tanto presumen de sus estudios, que aún no sé para qué han servido dados los resultados. Tenían que a ver visto sus maquinas de cadenas triturando el monte quemado en pleno barrizal, después de las abundantes lluvias de la Primavera.
Como ya no me creo nada de nada y menos de los técnicos forestales que me dicen que ahora la solución para el monte Mediterráneo es el Ciprés, cuando miraban para otro lado, cando se estaban abandonando los cortafuegos y nuestros montes eran un autentico auténtico polvorín.
He llegado a la triste conclusión del PIENSA MAL Y ACERARÁS.

Anónimo dijo...

Querido Mario:
Dime cuántos Ingenieros Técnicos Forestales o Ingenieros de Montes hay trabajando en Conselleria en Control de Plagas, ¿son suficientes para tener controlado todo el territorio?
Las únicas oposiciones que ha habido para Ingeniero Técnico Forestal en los últimos 25 años son dos: una el año 1989 y la última en el 2006.En total, si no recuerdo mal, se convocaron 7 plazas en 1989 y 6 plazas en 2006 (sin contar las reservadas para promoción interna que eran 5 plazas en el 2006). Creo que este escaso número de personal indica el escaso interés que hay en la naturaleza por parte de nuestro Gobierno Valenciano. No me creo que sea posible que con tan escaso personal sea posible tener todo el territorio de la Comunidad Valenciana controlado, en cuanto a plagas, erosión e incendios, que creo son los peores enemigos del bosque mediterráneo. Por otro lado, instituciones como el CEAM, con un departamento de Investigación Forestal, ha estado recientemente al borde de la quiebra por el escaso apoyo que ha tenido por parte del Gobierno Valenciano, entre otros motivos.
Conozco los entresijos de la Conselleria porque yo personalmente trabajé allí y además denuncié un hecho hace unos años y la jefa de área me atendió empolvándose la nariz y diciéndome que tenía que irse a recoger a sus hijos al Cole ( pues entonces para qué me cita a las 16,30 horas?). Como bien dice "a todo perro flaco son pulgas", si la gestión forestal de la Conselleria hubiera sido buena el incendio no habría tenido tal magnitud,¿ cómo nos vamos a creer ahora la buena voluntad de la Conselleria en esta extraña maniobra de atajar las plagas? Sinceramente no me creo nada de nada. Desgraciadamente para nuestro mal Gobierno Valenciano prima más el interés económico que el interés en conservar la naturaleza y eso lo sabe cualquier persona cercana al mundo forestal y natural. Lo triste es que la ciudadanía se contagia y sólo se moviliza para exigir responsabilidades cuando hay una gran desgracia, pero lo que ha pasado se veía venir después de años de abandono, el cual ha pasado casi inadvertido para la mayor parte de la ciudadanía.

dotor dijo...

Buen debate. Otro mas en este blog.

librepensador dijo...

Y digo yo, ¿qué interés puede tener Consellería en arrancar pinos verdes? No alcanzo a encontrar una razón para ello.
Me parece que los ecologistas mean fuera de tiesto en ocasiones.

Anónimo dijo...

Contestando a librepensador, quisiera pensar que la Conselleria no tiene un interés especial en arrancar pinos sanos. Pero, yo de ti, la pregunta la formularía así: ¿Qué diferencia de beneficios obtiene una empresa extrayendo del monte madera quemada versus madera no quemada? yo creo que antes de juzgar a Ecologistas hay que ver qué hay detrás de esas empresas madereras porque el beneficio de la extracción debería ser una parte para repoblar y otra para la empresa, pero lo que no es de recibo es que se estuvieran extrayendo pinos sanos para luego volver a repoblar el monte. En caso de que la plaga existente de escolítidos afecte a ciertos ejemplares habrá que evaluar qué daños puede provocar en cada ejemplar en concreto y qué métodos de control de plagas existen en la actualidad. En caso de que exista un método de control, cosa que no nos cuenta el periódico Levante, habrá que preguntarse porqué no se utilizan dichos métodos y se opta por la corta. Y ya una vez decididos a cortar ( parece ser que es la solución por la que ha optado Conselleria) lo que creo que denuncia el Grupo Ecologistas es simplemente la falta de evaluación del daño que la plaga está ocasionando en cada uno de los pinos no quemados por el incendio y que se están extrayendo. No creo que sea mear fuera de tiesto, en todo caso es exigir algo que seguramente estará en una ley.